Reciente

martes, 6 de julio de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 202

Capítulo 202. Ideas (2)


Antes de que Leah e Ishakan realizaran la ceremonia de votos, los Kurkan se enteraron de la tragedia que había sucedido en el funeral del Rey de Estia. La Reina, que completó el hechizo, había engullido el Palacio Real de Estia.

La Reina había estado fingiendo que su hijo pertenecía a la realeza mediante el uso de hechizos. Ella no solo esperaba cambiar el color de su cabello, sino convertir la sangre más humilde en la más noble.

El hechizo en el que se había centrado durante al menos una década, se completó en el momento en que el falso miembro de la realeza de origen humilde se convirtió en el verdadero Rey de Estia. Se trataba de un hechizo audaz y complicado que ningún hechicero consideraría hacer.

Al realizar con éxito un hechizo casi imposible, la Reina obtuvo más poder. Por lo tanto, ahora no estaba en un nivel que Morga pudiera enfrentar. Como resultado, la compañera del Rey fue arrebatada ante sus ojos.

Cuando finalmente pudieron retener a Ishakan que quería dirigirse inmediatamente a Estia y se estaban preparando para la conquista, llegaron noticias alarmantes. Leah había perdido la memoria y se había enamorado de Blain, debido a los hechizos de Cerdina. Morga tuvo que confesarle su incompetencia al Rey.

No creo que pueda romper los hechizos...

Cuando examinaron los hechizos bajo los cuales estaba Leah, afortunadamente no encontraron ningún hechizo que vinculara su vida. Por esa razón, aunque asesinaran a la Reina, Leah debería estar a salvo.

Pero independientemente de si la Reina estaba viva o muerta, no estaba seguro de que se pudieran romper los hechizos. El hecho de que un hechicero muriera no significaba que los hechizos dejarán de funcionar.

Leah seguiría enamorada de Blain. Incluso si la traen de nuevo al desierto, Ishakan tendría que vivir con una compañera que amaba a otra persona durante toda su vida.

Aunque es muy poco probable, existe una forma de hacerlo.

Después de varias noches de investigación con los hechiceros Kurkan, Morga propuso un nuevo método.

Leah debe recordar y darse cuenta de sus verdaderos sentimientos.

Se podía intentar este método porque se trataba de Ishakan, una existencia temible para los hechiceros. Esto se debía a que representaba una variable importante que podía aumentar la ineficacia de los hechizos.

Incluso durante los últimos días, entrando en contacto con Ishakan e intercambiando fluidos corporales, los hechizos se habían debilitado. Además, partes del alma de cada uno se entrelazaron debido a la ceremonia donde ambos se dieron la bienvenida como pareja. Aunque la probabilidad fuera extremadamente baja, valía la pena intentarlo.

Si este método tuviera éxito sería lo mejor. Todos los hechizos sobre Leah estaban enlazados como una cadena. Si ella pudiera recuperar sus recuerdos y emociones, incluso sería posible romper el lavado de cerebro.

Hay que hacer cosas que puedan estimular su memoria.

Así que el plan consistía en hacer que Leah pudiera recordar en el palacio real de Estia. Y cuando esto estaba decidido, llegó una carta de Estia. Se trataba de una invitación a una boda.

Frente a los Kurkan, que estaban conteniendo la respiración, Ishakan no se enfadó. Sólo dijo con voz tranquila.

No quiero ver a mi pareja casándose con otro.

Pero todo el mundo sabía que se trataba de la calma antes de la tormenta.

Tomaré una decisión el día de la boda. Hasta entonces, haré lo posible para que ella recupere sus recuerdos.

Llegó a la conclusión de que aunque no pudiera hacer que Leah recuperara sus recuerdos, la traería al desierto. Ishakan continuó hablando.

Estoy seguro de que podrá hacerlo. Con la ayuda adecuada de mi parte, ella podrá superarlo… creo en ella.

Ishakan confiaba plenamente en ella. Tanto, que incluso Morga que sabía mejor que nadie lo difícil que sería, se sintió optimista.

"He terminado." Cuando terminó el hechizo, Morga se levantó sacudiendo su ropa. Por lo tanto, Genin y Haban también se pusieron de pie. Morga, cruzado de brazos, le dijo a los dos Kurkan. "Tengo algo que preguntarles..."

Aunque todo parecía andar bien en la superficie, Ishakan ciertamente se estaba desmoronando. Se aferraba al borde de sus límites. Por esa razón, pensó en otra manera de ayudar a que ella recuperara los recuerdos. 

"¿Saben de alguien que Leah haya conocido y que no le hayan lavado el cerebro?" Alguien que no estuviera atrapado en las garras de la Reina, seguramente ayudaría a estimular su memoria. 

Genin habló ante la pregunta de Morga. "Hay una mujer que trabajó como dama de compañía en el palacio de la princesa y se marchó antes del funeral." Después de decir eso, Genin se quedó pensando en el nombre, intentando recordarlo.

"Eh... ¿Cinael?" Haban gritó. "¡La Baronesa Cinael!"