Reciente

lunes, 7 de junio de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 183

Capítulo 183. Cinco Noches (1)


No podía recordar mucho después de eso, dejó de pensar en muchas cosas. Sólo se concentró en lo que estaba haciendo con él.

Fue literalmente un momento en que se convirtieron en uno. Leah e Ishakan compartían las mismas sensaciones. Se devoraban mutuamente con avidez dándole placer al otro.

Cada parte del cuerpo de Leah pertenecía a Ishakan y lo mismo aplicaba a la inversa. Desde su saludable piel morena hasta los deslumbrantes ojos dorados que tanto le gustaban a ella. Todo le pertenecía a Leah.

Leah e Ishakan se poseían por completo mutuamente. Aunque el mundo se derrumbara, esta verdad nunca cambiaría, nunca moriría.

Después de agotar todas sus fuerzas teniendo s3xo, Leah perdió el conocimiento. Cuando se despertó después de haber estado desmayada durante algún tiempo, estaba en la cama. Ishakan seguía moviendo su cadera.

"¡Ahhh, hmm...!" En cuanto abrió los ojos, una oleada de placer recorrió su mente. Su virilidad hinchada siguió entrando y saliendo del interior mojado de Leah mientras estuvo desmayada.

"¡Hmm...!" Poco después de recuperar la compostura, ella llegó al cl!max fácilmente. Ishakan dejó escapar un gruñido parecido al de una bestia mientras la pen3traba rápidamente.

"Ahh, detente, no puedo soportarlo más...." Ella le suplicó forcejeando, pero no se detuvo. Sólo mordió con sus dientes su cuello tembloroso, dejando otra marca más en su cuerpo.

Sus ojos dorados con las pupilas dilatadas estaban llenos de pasión desenfrenada. No había el menor rastro de razonamiento en sus ojos, pero ella no sentía miedo. Porque su compañero nunca la dañaría sin importar la situación.

Manteniendo el contacto visual, abrazó a Ishakan por el cuello y lo besó. Leah alcanzó el cl!max nuevamente, ya no sabía cuantas veces lo había hecho. "Hmm, ahhh..."

Soportó el placer con el ceño fruncido. Ishakan abrazó con fuerza el cuerpo tembloroso de Leah y le ey@culó adentro gimiendo levemente. Entonces, ella volvió a perder el conocimiento.

Cuando se despertó sin saber cuánto tiempo había estado desmayada, sintió una sensación extraña en su vientre. Fue porque todavía tenía la virilidad de Ishakan en su interior. Justamente en ese momento, su virilidad volvió a hincharse y expulsó s3men intermitentemente.

"......"

Ishakan la abrazaba. A diferencia de Leah, que se había desmayado dos veces, parecía que Ishakan no había dormido nada. Sus ojos se habían aclarado. Parecía que había recuperado el razonamiento porque se había detenido y se había acostado tranquilamente.

Ishakan besó su frente en silencio. Leah tampoco dijo nada, solo enterró su cara en el pecho de Ishakan. Extrañamente, ella se sentía llena. Cuando dejó escapar un gemido de dolor, Ishakan le dio suaves palmadas en la espalda.

En el pacífico silencio, podían entender los sentimientos del otro sin necesidad de decir una palabra. Sintiendo la mano de Ishakan acariciándola, Leah se perdió en sus pensamientos.

Quería un hijo suyo. Quería formar una familia teniendo un hijo que se pareciera a él o a ella misma. Nunca había tenido una familia adecuada durante toda su vida. Su madre biológica murió pronto, su padre biológica fue un tonto, su hermanastro y su madrastra eran repugnantes. Por esa razón, Leah tenía escepticismos hacia la familia.

Sin embargo, pensaba que sería diferente si tuviera una familia con Ishakan. Definitivamente sería un buen padre. Sería un padre atento y afectuoso que no podría compararse con su padre biológico.

Aunque no tuviera hijos, su amor no cambiaría y seguirían siendo felices. Pero también existe el deseo de suplir sus carencias.

En su pecho firme y cálido, Leah cerró los ojos con un suspiro.

***

El tiempo pasó salvajemente. Aunque colocaban la comida fuera de la puerta a la hora de comer, estaban tan absortos en el s3xo que siempre comían cuando la comida se había enfriado.

Pero ella ni siquiera se daba cuenta que tenía hambre. A pesar de que habían entrelazado sus cuerpos innumerables veces en el pasado, todo se sentía nuevo desde esta ceremonia.

Leah comprendió perfectamente lo que quería decir Ishakan cuando dijo que sería el centro de su mundo. Ahora ella ni siquiera podía imaginar un mundo sin él. Apenas se despertaban, se entrelazaban.

"¡Hmm...!"

"Ahh..."

Ishakan expulsó s3men caliente. Leah llegó al cl!max al mismo tiempo, todo su cuerpo se estremeció. Ishakan besó a Leah por todo el cuerpo y luego se levantó. Fue a buscar la comida que estaba colocada en la puerta.

Se acercó sosteniendo una gran bandeja llena de comida con una mano y con la otra mano agarró la nota que estaba en la esquina de la bandeja. "......"

Los ojos de Ishakan se hundieron mientras leía rápidamente la nota. Luego, notando la curiosidad de Leah, le dijo. "No es gran cosa."