Reciente

martes, 25 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 175

Capítulo 175. No Puedo Quedar Embarazada (2)


En un rincón de su corazón, quería que Ishakan negara lo que ella había dicho. Pero se mantuvo en silencio.

Las comisuras de su boca, que había levantado forzosamente, bajaron lentamente. Su sonrisa se desvaneció poco a poco. Después de todo, Leah no pudo reprimir su melancolía.

Una novia con el cuerpo y la mente completamente destrozados, que ni siquiera podía tener hijos. Ella sabía lo importante que eran los hijos para una pareja, puesto que lo había aprendido abruptamente en Estia.

La madre de Leah fue expulsada tan pronto como se volvió infértil. Sin embargo, Ishakan se casaría con Leah sabiendo su condición.

Pero Ishakan era un Rey muy poderoso. Necesitaba hijos para mantener su línea de sangre, así que tendría que procrear descendientes con otras mujeres. Incluso la familia real de Estia permitía los matrimonios incestuosos con la finalidad de preservar el linaje. 

Pensamientos negativos invadieron su mente. Si Ishakan se acostaba con otra persona…

"¿Qué tanto estás pensando, Leah?" Ishakan pellizcó suavemente la punta de su nariz. "No tienes que preocuparte por nada."

"......"

Parecía que se había dado cuenta de que ella estaba pensando en todo tipo de cosas. Leah enterró su cara en su pecho sin decir una palabra. La calidez que le transmitía calmó poco a poco su turbulento corazón. Ishakan puso su mano en la cabeza de Leah y la acarició durante un buen tiempo para consolarla, hasta que finalmente habló.

"Te traje al desierto para hacerte feliz." 

No para tener un hijo.

Leah levantó la vista para hacer contacto visual con Ishakan.

"Realmente eres la única. Serás el centro de mi mundo." Ishakan añadió refunfuñando. "¿Acaso no lo he demostrado hasta ahora?"

Leah respondió rápidamente. "Es que en Estia..."

"Estás en el desierto, no en Estia." Sus labios besaron su frente. "Serás la Reina de Kurkan."

Bajó su boca hasta encontrarse con los labios de Leah. Después de un suave beso, Ishakan dijo. "Morga me dijo que no podías quedar embarazada. Sin embargo, hay factores que pueden influir y que no puede determinar, como mi peculiar constitución." Continuó hablando mientras abrazaba firmemente a Leah. "Además, con el tratamiento mejorarás gradualmente. Un día cuando los hechizos sean removidos, podrás quedar embarazada de forma natural. Por supuesto, quiero tener un bebé lo antes posible..."

Ishakan, que hablaba tranquilamente, de repente sonrió traviesamente. "Así que intentaré hacerlo hasta conseguirlo."

"¿......?"

"No te preocupes. Afortunadamente, tu amado es muy enérgico, así que algún día tendrás un bebé."  Se subió encima de ella. Leah se quedó mirando a Ishakan alarmada. "¿Por qué no practicamos desde ahora?"

Leah se olvidó de todo y esbozó una pequeña sonrisa ante la pregunta. Un dedo tocó suavemente sus labios mientras sonreía.

"Sonríe a menudo." Su mirada estaba llena de afecto mientras ella sonreía suavemente. "Te ves muy hermosa cuando sonríes."

Imposible no enamorarse de sus ojos encantadores. Leah rodeó su cuello con los brazos y tiró de él. Entonces, se besaron con más intensidad que antes.

Ahora pensaba que entendía un poco por qué Ishakan no le había hablado de su pasado. Porque los recuerdos del pasado no importaban en el presente.

Incluso si olvidara todos sus recuerdos y se encontraran nuevamente... ella seguiría amando a Ishakan. Porque no podía evitar amar a este hombre.

Leah dejó a un lado sus pensamientos sobre el pasado de Ishakan. No había ninguna prisa. Se conocerían poco a poco durante el tiempo que pasarían juntos en el futuro.

Sólo le preocupaba... que tal vez no hubiera tal tiempo. Leah siguió besándolo, mientras lo rodeaba con sus brazos fuertemente. 

Fue una noche felizmente aterradora.

***

Byun Gyeongbaek había estado diciendo más palabrotas últimamente. Vivía diciendo palabrotas durante todo el día. Los asistentes que lo atendían susurraban a sus espaldas se había vuelto aún más grosero, pero Byun Gyeongbaek tenía sus propias razones para ello.

Había tomado una extraña poción por culpa de la malvada Princesa y no tenía más remedio que obedecerle, por lo que su temperamento había empeorado.