Reciente

lunes, 17 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 170

Capítulo 170. Venganza De Genin (2)


Ishakan se rió suavemente y le dijo. "Debes volver. Tu compañero seguramente te está esperando."

Había llegado el momento de que ella volviera a su hogar. Genin le hizo una reverencia a Ishakan después de levantarse y metió las cabezas decapitadas en un saco. Finalmente, Genin se marchó con el saco manchado de sangre a sus espaldas.

Aunque faltaban unas horas para el amanecer, cuando ella llegó a la mansión seguía iluminada. El hombre que estaba mirando por una ventana, salió inmediatamente al jardín. Mientras se acercaba apresuradamente conduciendo su silla de ruedas, sus ojos se agrandaron por el olor a sangre que impregnaba todo el lugar. 

"Lamento llegar tarde." Genin vertió el saco a los pies del hombre. Las cabezas impactaron contra el suelo. "Finalmente los he matado."

El hombre miraba hacia abajo con el rostro rígido. Reconoció los rostros que no podía olvidar ni siquiera en sus sueños. Susurró con voz temblorosa. "...Te dije que estaba bien."

Genin no dijo nada, sólo susurró para sí misma arrepentida. El hombre agarró con fuerza los reposabrazos de la silla de ruedas. Sabía que Genin había estado sufriendo por esos recuerdos hasta ahora y por eso le dijo cientos de veces que estaba bien, que lo olvidara. No se podía hacer nada al respecto...

Pero Genin terminó vengándose. El hombre podía entender cómo ella se había sentido cuando los mató, y porque había traído las cabezas decapitadas de los muertos. Por esa razón, el hombre le dijo a Genin lo que ella más deseaba.

"Gracias." Genin parpadeó. El hombre extendió sus brazos hacia ella. "Ven aquí. Te daré un abrazo."

Como su pareja no podía levantarse, Genin se arrodilló y lo abrazó por la cintura. Luego apoyó la cabeza en su pecho. Por primera vez, ella sentía una paz total.

***
 
Hasta que se durmió, Leah había estado con Ishakan. Ella se sentiría abrumada por la pen3tración, así que decidieron tocarse ligeramente mutuamente. Pero realmente era imposible que él lo hiciera de esa manera.

Ishakan introdujo sus dedos en el interior de Leah mientras lamía cada parte de su cuerpo. Ella alcanzó el cl!max varias veces, aunque no podía recordar el número exacto. Finalmente, Leah se quedó dormida tan pronto como tragó su s3men.

"......"

Cuando se despertó, estaba sola. Al parecer, Ishakan había regresado primero al palacio real debido a que tenía trabajo que hacer. Hoy ella sentía su cuerpo en mejores condiciones que de costumbre. Aunque resultaba vergonzoso admitirlo, sus fluidos corporales parecían funcionar de verdad.

Leah estaba acostada en la cama de la barraca, preguntándose sobre el pasado de Ishakan. En esta ocasión se había negado claramente, aunque Ishakan rara vez le había dicho que 'no' a Leah. Si ella conocía su pasado, probablemente estaba relacionado con el tráfico de esclavos… Leah frunció el ceño y dejó de pensar en ello, no resolvería nada sólo haciendo eso.

Entonces, ella se sentó y tiró de la cuerda al lado de su cama. 

"Leah, voy a entrar."

Una voz que ella nunca había escuchado antes vino desde el exterior de la barraca. La puerta de lona se abrió y con un destello de luz, varias Kurkan entraron en la barraca. La mujer que estaba al frente del grupo hizo una reverencia.

"A partir de hoy, le serviremos. Soy Mura, su dama de compañía principal." Estas damas de compañía habían sido seleccionadas después de una feroz competición. Los ojos de Leah se agrandaron tan pronto como recibió sus saludos.

La dama de compañía principal, que llevaba su cabello largo recogido, tenía un pequeño tatuaje cerca del ojo izquierdo, que le parecía familiar. El tatuaje tenía el mismo tamaño y la misma forma que el tatuaje cerca del ojo derecho de Haban.

Dándose cuenta de que Leah observaba ese tatuaje, Mura apuntó con un dedo hacia su ojo izquierdo y dijo sonriendo. "Haban es mi pareja. Me gustaría aclarar de antemano, que el puesto de dama de compañía principal lo obtuve por méritos propios." Haban no intervino en absoluto, obtuvo el puesto de dama de compañía principal dignamente.

Después de su breve alarde, puso ordenadamente un abundante desayuno frente a Leah, que estaba sentada en la cama. Como de costumbre, le habían traído una enorme bandeja llena de comida. Mientras Leah comía, Mura comenzó a suministrarle información.

"Por favor, escucha mientras comes." Mura dijo con una sonrisa. "La fecha de la boda está fijada. Será en dos semanas."