Reciente

sábado, 15 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 169

Capítulo 169. Venganza De Genin (1)


¿Qué quería decir con que ella ya lo sabía? ¿Tal vez se conocieron en el pasado? Pero si ella hubiera conocido a Ishakan, no podría haberlo olvidado. Leah miró en silencio al hombre que tenía delante. 

Tenía rasgos muy marcados. Su rostro, que estaba iluminado por la luz de la luna, se podía considerar superior comparado al de otros Kurkan. Ella no podría olvidar la apariencia de este hombre aunque quisiera.

Pero Ishakan no parecía dispuesto a seguir hablando del asunto. Levantó a Leah entre sus brazos y cambió de tema. "Suficiente de esta charla aburrida." Ishakan puso una expresión de picardía en su rostro. "Hay mucho que hacer, Leah. Tengo que besarte y también necesitas comer algo más."

"......"

Leah quiso decir algo, pero se quedó callada. Ishakan sonrió viendo su reacción. "Una barraca ha sido instalada para nosotros, así que vamos a dormir afuera en ella."

A Leah no le importaba dónde durmiera, siempre que pudiera dormir con Ishakan. Con su permiso, Ishakan se dirigió hacia otra barraca. Mientras caminaba, murmuró algo que ella no pudo comprender. "...El palacio real estará un poco ruidoso hoy."

***

Bajo la tenue luz de la luna, Genin respiraba lentamente. Un calor ardiente recorría todo su cuerpo. Sus ojos brillaban de forma espeluznante.

Había carne y sangre por todas partes. En medio de todo lo que estaba destrozado, sólo se podían distinguir las cabezas sin cuerpo en el suelo. Los Kurkan puristas, seguidores del anterior Rey, tuvieron un final miserable. Las espantosas expresiones en los rostros de los Kurkan mostraban lo dolorosa que había sido su muerte.

Genin contempló durante horas los cuerpos destrozados, cubiertos de sangre. Cuando supo que los individuos que siempre había creído muertos estaban vivos, no pude evitar alegrarse de que aún tuviera la oportunidad de infligirles el mismo dolor infernal.

Pero ahora que todo había terminado, Genin no estaba contenta. Mientras estaba perdida en sus pensamientos, de repente percibió un aroma fresco. Genin miró hacia atrás y habló con una voz quebrada.

"...Ishakan."

Ishakan, que sostenía una larga pipa, exhaló una bocanada de humo. Sus ojos dorados miraron a Genin y la horrible escena que había creado.

Aunque el lugar estaba impregnado por el olor de la sangre, Ishakan caminó tranquilamente hacia ella. Sin decir nada, encendió un habano y se lo entregó a Genin. Ella lo recibió con su mano temblorosa.  

(Nota: Habano antes lo llamaba Tabaco.)

Después de unas cuantas bocanadas de humo, las emociones de batalla y el brillo en sus ojos, se desvanecieron. Genin cerró los ojos con fuerza. 

"......"

Lágrimas se derramaron de sus ojos, mezclándose con la sangre seca en su rostro. Pronto, las lágrimas de sangre que fluían por sus mejillas, comenzaron a caer al suelo.

Ellos fueron quienes le cortaron las piernas a su compañero ante sus ojos. Aunque los había matado de la forma más dolorosa posible, Genin seguía arrepentida. Sin importar lo que hiciera, el pasado no se podía cambiar.

"Prometí protegerlo... No pude hacerlo..." Dijo sollozando. "Aunque me haya vengado, nada volverá a la normalidad..." Finalmente, ella dejó caer al suelo el habano que sostenía y se limpió las lágrimas con el dorso de la mano.

"No debí.... ponerlo en peligro desde el principio..." Genin apretó los dientes y continuó hablando mientras sollozaba. "Creo que tú no hubieras tan tonto como yo. Tú habrías protegido a tu compañera sin importar la situación. Siento que soy tan estúpida..."

"Bueno, no lo sé." Después de exhalar una larga bocanada de humo, Ishakan dijo. "No soy un dios."

"Pero..."

"Si me ocurriera algo similar, me sentiría como tú." Genin miró a Ishakan con los ojos humedecidos. "Por eso hago todo lo que puedo." Ishakan afirmó con determinación. "Tú también hiciste todo lo que pudiste, Genin."

Con esas palabras, ella sintió que algo pesado que estaba alojado en su corazón se desvanecía. Genin, que había estado sollozando, se mordió el labio inferior con fuerza y se arrodilló en el suelo ensangrentado. "Gracias por darme la oportunidad."

Lógicamente Genin no debería haberse encargado de esto, porque tomar alguna decisión irracional. Como estos Kurkan estaban invadiendo el interior del palacio real, había que ocuparse de ellos con certeza.

Sin embargo, Ishakan le había dado la oportunidad y ella finalmente pudo vengarse. Genin sólo tenía una manera de devolverle su amabilidad. "Le serviré a la Dama Leah con toda mi disposición."