Reciente

viernes, 14 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 168

Capítulo 168. Secuestro de Byun Gyeongbaek (3)

Inconscientemente, Leah miró a Ishakan. Él no dijo nada, pero sus ojos se oscurecieron ligeramente. Viendo sus reacciones, Byun Gyeongbaek dijo con determinación. "Piensas que él es un verdadero Rey simplemente porque ascendió al trono mediante una estúpida lucha por el orden jerárquico. No entiendes nada."

Cuanto más hablaba Byun Gyeongbaek, más se oscurecían los ojos de Ishakan. Una sombra se había cernido sobre su rostro.

 "Aún no es demasiado tarde, puedes regresar como la Princesa de Estia. Yo te ayudaré... "

Slap. Leah le dio una bofetada en la mejilla a Byun Gyeongbaek. Lentamente, el sorprendido Byun Gyeongbaek giró su cabeza para mirarla nuevamente. Leah apretó su mano palpitante, lo había abofeteado con todos sus fuerzas.

"Eres tú quien no entiende nada." Leah se acercó a Byun Gyeongbaek. Inclinándose ligeramente, ella acercó su rostro. Byun Gyeongbaek contuvo la respiración. Entonces, Leah dijo. "Has estado engañando a todos."

"Eso..."

"¿Fue divertido jugar al héroe?"

Byun Gyeongbaek abrió la boca y dijo con voz quebrada.

"Qué demonios, me sacrifiqué en la frontera del oeste..."

Parecía que no había entrado en razón. Leah quiso volver a abofetearlo, pero se quedó viendo su mano que todavía estaba hinchada y roja.

Mientras ella dudaba, Ishakan que había estado observando en silencio, se movió. Sabía exactamente lo que Leah quería. Una gran mano golpeó la mejilla de Byun Gyeongbaek.

"¡¡Ahh!!" Se escuchó el sonido de un fuerte golpe. Byun Gyeongbaek salió volando, atado a la silla, hasta una esquina de la barraca.

"Oh, cielos." Ishakan dijo. "No es fácil controlar mi fuerza."

Leah se apresuró a comprobar el estado de Byun Gyeongbaek. Pensó que podría haber muerto a causa de una fractura de cuello, pero afortunadamente estaba vivo. Ishakan volvió a colocar a Byun Gyeongbaek en el centro de la barraca, mientras éste se retorcía.

Byun Gyeongbaek no estaba en sus cabales. La saliva fluía descuidadamente por su cara hinchada. Algo patético para Byun Gyeongbaek, que mandaba en la frontera del oeste.

"Todavía sigues siendo útil, Byun Gyeongbaek." Leah le extendió un sospechoso vaso de vino rojo oscuro a Byun Gyeongbaek y dijo fríamente. "Bébelo, si no quieres morir."

Byun Gyeongbaek gritó desenfrenadamente. "¡¡No puedes matarme!!"

"¿Qué te hace pensar que no puedo?"

"......"

Morir bebiendo el líquido o morir de otra manera, no había ninguna diferencia. En ese caso, era mejor elegir la opción que le daba alguna posibilidad de vivir. Byun Gyeongbaek prefirió beberse el líquido. 

Después de comprobar que se lo había bebido todo, Leah le reveló la verdadera identidad del vino. "Es una poción que puede provocarte la muerte inmediata si desobedeces las órdenes."

"Eh, realmente..."

"Si no me crees, tendrás que arriesgar tu vida para comprobarlo." Mirando a Byun Gyeongbaek que tenía la boca abierta, Leah le ordenó fríamente. "A partir de ahora, tendrás que espiar para mí, Byun Gyeongbaek."
 
***
 
Para Leah, que había decidido convertirse en la Reina de Kurkan, todavía valía la pena mantener vivo a Byun Gyeongbaek. Antes de la conquista, era necesario plantar tantas fuerzas Kurkan como se pudiera dentro de Estia.

Especialmente ahora que no sabía lo que haría Cerdina, Leah quería averiguar más sobre la situación en la capital. De todos modos, habría un funeral, así que eso bastaba como excusa para que Byun Gyeongbaek acudiera a la capital.

Byun Gyeongbaek puede profundizar más en los asuntos internos de Estia que cualquiera de los nobles que los Kurkan hubieran sobornado.

Dejando atrás al abatido Byun Gyeongbaek, Leah se reunió con Ishakan afuera de la barraca. Después de hacerles una breve reverencia, unos Kurkan entraron en la barraca. Ellos acomodarían y regresarían a Byun Gyeongbaek adecuadamente.

Leah desvió su mirada hacia la barraca por un momento, luego volvió a mirar a Ishakan. Con sus dedos comenzó a acariciar suavemente su mano hinchada. Entonces Ishakan sonrió y habló primero.

"No sabía que existía esa extraña poción. Nunca había escuchado sobre ella."

"Fue una mentira."

Cuando ella se dio cuenta de que Byun Gyeongbaek estaba siendo sobrestimado, pudo determinar con precisión su verdadera capacidad. Ella consideró que él se dejaría engañar incluso por una mentira de esa magnitud. El miedoso Byun Gyeongbaek nunca intentaría comprobar las palabras de Leah.

"Realmente eres…" Ishakan, que se quedó sin palabras por un momento, se echó a reír. "Creo que olvidé por un momento el hecho de que incluso actuaste como una traficante de esclavos." 

Esto no fue nada para Leah. En cambio, ella sentía curiosidad por otras cosas. Sin embargo, no se atrevía a preguntarle directamente.

Leah quería saber sobre el pasado de Ishakan, antes de que ascendiera al trono, cuando se llamaba Isha. Ahora que lo pensaba, no sabía mucho sobre Ishakan. De repente, sintió cierta sensación de distanciamiento.

"Es una historia poco interesante." Ella levantó la mirada ante la voz que escuchó de repente. Ishakan dijo con una extraña sonrisa. "Además, tendrás que pagar un precio significativo por escuchar la historia."

"Cómo supiste que quería preguntar..."

"Tienes curiosidad sobre mi pasado."

"...Sí." Dudando, Leah preguntó. "¿Puedes hablarme al respecto?"

"No."

Sus ojos se agrandaron ante la firme negativa. Ishakan haló su mano hinchada y besó el dorso de la misma. Luego susurró suavemente

"Ya lo sabes, Leah."