Reciente

jueves, 13 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 167

Capítulo 167. Secuestro de Byun Gyeongbaek (2)


Los bárbaros afirmaron audazmente que secuestrarían a la Princesa. Debido a que ellos eran seguidores del anterior Rey, conocían la estructura interna del palacio real, por lo que sería bastante posible.

Pero le sugirieron a Byun Gyeongbaek que condujera sus tropas al desierto, puesto que los otros Kurkans seguramente los perseguirían. Planeaban reunirse con ellos en el medio.

Tontamente, Byun Gyeongbaek se comprometió a hacerlo. No sabía que los bárbaros tenían un motivo oculto. Después de desviar al grupo que los perseguía hacia Byun Gyeongbaek, seguirían huyendo con la Princesa.

En ese momento, Byun Gyeongbaek reunió todas las tropas que pudo y se dirigió al desierto. El comandante caballero se oponía rotundamente a la idea de cruzar la frontera, pero Byun Gyeongbaek insistió firmemente. Él creía que sus valientes soldados serían capaces de derrotarlos, si se enfrentaban a los bárbaros adecuadamente.

Pero tan pronto como comenzaron la marcha, Byun Gyeongbaek se arrepintió. Aunque quería tener a la Princesa entre sus brazos lo antes posible, el desierto no era fácil.

Esta era la primera vez que Byun Gyeongbaek permanecía en el desierto durante días. Aunque estaba siendo transportado por sus asistentes durante todo el camino, no podía soportar el calor y el frío que se alternaban.

Esta noche no fue diferente. En el cielo nocturno las estrellas fluían como un río, un espectáculo magnífico a la vista, pero Byun Gyeongbaek estaba encerrado en su barraca.

Estaba harto del desierto, no quería ni seguirlo mirando. Finalmente, se durmió mientras murmuraba malas palabras.

"¿......?"

Más tarde, Byun Gyeongbaekse se despertó sobresaltado. Hacía mucho frío dentro de la barraca. El brasero que estaba encendido ahora no tenía fuego, y la lámpara de aceite que estaba encendida ahora estaba apagada.

Sintiendo un escalofrío por todo su cuerpo. En la oscuridad total de la barraca, se levantó e intentó salir corriendo al exterior, pero… "¡Ah!" Perdió el conocimiento después de recibir un golpe en la nuca. 

Cuando recobró los sentidos, Byun Gyeongbaek estaba sentado en una rígida silla de madera y su cuerpo atado firmemente. Sus ojos estaban cubiertos, sólo podía mover libremente su boca.

Sus brazos estaban atados con tanta fuerza que sentía que la sangre no circulaba adecuadamente. Mientras retorcía su cuerpo intentando liberarse, sintió la presencia de alguien. Byun Gyeongbaek gritó desesperadamente con los labios secos.

"¿Quién eres? Te daré todo el dinero que quieras..."

Cuando removieron la tela que cubría sus ojos, Byun Gyeongbaek se quedó atónito.

"Tiempo sin vernos, Byun Gyeongbaek." Dijo el hombre mirando a Byun Gyeongbaek con arrogancia.  "Podías considerar una buena noticia que no hubieras recibido noticias sobre mí. ¿Por qué haces tonterías innecesarias que me hacen actuar personalmente?"

"¡Tú, Ishakan...!" 

Byun Gyeongbaek miró rápidamente a su alrededor. Estaba en una barraca desconocida. Intentó secuestrar a la Princesa, pero terminó siendo secuestrado. No podía creerlo. Byun Gyeongbaek estaba lleno de rabia, pero no podía hacer nada porque estaba atado. 

Ishakan dijo tranquilamente mientras lo veía agitado. "Pero no es conmigo con quien vas a conversar hoy." La puerta de lona del cuartel se abrió y una mujer entró. Los ojos de Byun Gyeongbaek agrandaron ampliamente.

Su rostro se veía tan fresco como una flor en plena floración. Sus ojos, que se habían vuelto mucho más vívidos, parecían gemas amatistas. Estaba llena de vitalidad, incluso sus mejillas tenían un tono melocotón. Entonces, ella abrió los labios lentamente.

"Byun Gyeongbaek."

Byun Gyeongbaek murmuró perplejo.

"¿Princesa...?"
 
***
 
El comportamiento del hombre, que hablaba de secuestrar a Byun Gyeongbaek como si se tratara de una excursión, estaba más allá de lo inimaginable.

"¿Qué sentido tiene secuestrarlo...?"

"Es un regalo." Ishakan respondió a la pregunta de Leah con naturalidad. "Puedo matarlo o mantenerlo con vida, como quieras..." Susurró con una sonrisa. "Lo haré."

Mirando las brillantes pupilas doradas, Leah se dio cuenta de sus intenciones. Lo que esperaba obtener haciendo esto en este momento era realmente simple.

Era la confianza de Leah.

A pesar de que estaba en el desierto, Leah estaba ansiosa e inestable. La Reina representaba el mayor problema, pero eso no se podía resolver inmediatamente. Así que Ishakan utilizaría a Byun Gyeongbaek como ejemplo para demostrarle que podía protegerla.

Ishakan nunca dudaría en actuar. Si Leah le pedía que lo matara, él le cortaría el cuello y le traería su cabeza.

Sin embargo, ella no quería que simplemente lo matara. La muerte no bastaba comparado con todo lo que Byun Gyeongbaek había hecho. Antes de que muriera, tenía que hacerlo pagar.

***

"......"

Mientras Byun Gyeongbaek miraba alternativamente a Ishakan y Leah, de repente dijo. "No tienes ninguna relación afectuosa con este bárbaro, ¿Verdad?" 

Leah no dijo nada, pero su silencio fue como una respuesta tácita. Byun Gyeongbaek gritó frenéticamente. "¡Con una humilde bestia...!" La silla de madera crujió ante sus violentos movimientos. Pero las cuerdas fuertemente atadas no se aflojaron en absoluto. Más bien, lastimaron más su piel.

"¿Acaso lo sabes?" Byun Gyeongbaek dijo apretando los dientes. "Fue un joven esclavo."

"¡......!"