Reciente

lunes, 10 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 166

Capítulo 166. Secuestro de Byun Gyeongbaek (1)


Byun Gyeongbaek era un hombre desagradable, pero ella creía que había que reconocerle sus capacidades, debido a que durante mucho tiempo había lidiado con los Kurkan en la frontera del oeste. Pero todo fue una mentira.

Además, supo que Ishakan no sólo había ascendido al trono en una lucha por el orden jerárquico, sino que había reunido a otros Kurkan para rebelarse contra la tiranía del Rey anterior.

Leah ahora miraba el mundo a su alrededor con una nueva perspectiva. Quería saber más sobre Ishakan. Se preguntaba cómo había sido su vida y cómo se había convertido en el Ishakan de hoy en día.

"......"

Ella abrió los ojos lentamente. Probablemente había estado durmiendo mucho tiempo. Morga le había dicho que ella se despertaría en tres o cuatros días, así que ella supuso había pasado más o menos ese tiempo.

Cuando Leah fue a agarrar la jarra de agua en la mesa de noche, también vio una caja sobre ella. Había una pequeña nota al lado de la caja atada con un bonito lazo. 

Después de beber agua, ella agarró la caja y la nota. Sólo había una palabra escrita en la nota.

[Regalo.]

Leah que sonrió mientras observaba la letra feroz, desató apresuradamente el lazo y abrió la caja. Dentro de la misma habían varias plumas. Las plumas blancas hechas de cisne eran más pequeñas que las que había visto el otro día en la oficina de Ishakan. Sujetando una pluma, Leah se rió suavemente.

Tenía el tamaño adecuado para Leah. Seguramente Ishakan había pensando en este regalo después de verla usando su pluma en la oficina. Leah no pudo soltar la pluma durante mucho tiempo.

Sentía una felicidad increíble. Quizás esta vez sería la última. Después de esta gran alegría, le preocupaba que volvería a caer en la oscuridad del infierno.

Leah sacudió la cabeza para liberarse de la ansiedad. Ella seguía teniendo este tipo de pensamientos negativos. Dejó la pluma que sostenía sobre la mesa de noche.

"¿No te gusta?" Leah se volteó hacia atrás, donde había escuchado la voz. Ishakan se le acercó y la abrazó. Leah apoyó su cara en el pecho de él. "Me gustó. Gracias." 

Los ojos de Ishakan se curvaron en una sonrisa, enrolló a Leah con una manta, la levantó como una princesa entre sus brazos y salió al jardín. 

Bajo el cielo nocturno repleto de estrellas, Leah respiró el aire fresco. Después de haber estado dormida durante tanto tiempo, ella necesitaba el aire exterior.

De pronto, cuando ella apoyó de nuevo su cara en el pecho de Ishakan y pudo percibir un olor a metal, como si él hubiera tocado una espada. "Ishakan."

Ella levantó lentamente la vista. Sus ojos dorados, que reflejaban la luz de luna, eran oscuros. Leah recorrió sus labios con un dedo. Ishakan apartó la mirada ligeramente antes de volver a mirar a Leah. Entonces, ella le hizo la  pregunta.

"¿Me estás... ocultando algo?"

Después de un breve silencio, Ishakan dijo con calma.

"El Rey de Estia ha muerto."

"......"

Ella apretó rápidamente los puños para ocultar el temblor involuntario de sus dedos, pero Ishakan pudo darse cuenta de ello antes.

Probablemente Cerdina no creía que valiera la pena seguir manteniendo vivo al Rey, así que decidió deshacerse de su inutil existencia.

Leah no tenía ningún afecto por su padre, pero la muerte del Rey la dejó conmocionada. Ella no sentía tristeza, ni arrepentimiento, ni nada parecido. Lo que Leah sintió fue miedo. Porque sabía cuál sería el siguiente objetivo de Cerdina después de matar al Rey.

De repente, Leah tuvo una espeluznante alucinación auditiva con cadenas, que sonaron como si la estuvieran esperando. Leah inhaló y exhaló profundamente, para despejar sus emociones. En ese momento, escuchó una voz grave.

"Se decidió discutir nuevamente sobre la expedición después del funeral."

Un último acto de cortesía, no por la familia real de Estia, sino porque era el padre de Leah. Leah respondió con firmeza ante su consideración.

"No asistiré al funeral." No hubo vacilación. Pero a pesar de la firmeza de sus palabras, su mente seguía estando caótica. Después del funeral, Blain ascendería al trono. ¿Qué pensaba hacer Cerdina después de que su hijo tomara el trono de un país arruinado? Especialmente si Byun Gyeongbaek, decidiera tomar la iniciativa y asaltar...

Por favor, detente.

Incluso estando en el palacio real de Kurkan, se preocupaba por la familia real de Estia. Leah se obligó a dejar de pensar en ello. Entonces ella sacó a relucir su pensamiento más feliz. "¿Cuándo llevaremos a cabo nuestra boda?"

Ishakan miró fijamente a Leah. Por su mirada parecía como si ella se estuviera aferrándose a su última esperanza. Viendo esto, contestó. "Lo antes posible."

Leah asintió. Ella quería estar atada a Kurkan lo antes posible. De esta manera, sentía que podría dejar de pensar un poco en las cosas malas. Ishakan, que había estado paseando por el jardín, de repente le dijo, "Este  paseo nocturno ha terminado..." Luego, le hizo una pregunta. "¿Estarías dispuesta a salir conmigo afuera?"

Leah parpadeó. No había salido del palacio desde su llegada. Ishakan la tentó con algunas palabras insinuantes. "Te va a gustar. Será muy interesante."

Por su forma de hablar, no parecía que simplemente saldría a observar el exterior. Leah no pudo evitar preguntarle. "¿A dónde piensas ir...?"

Dijo Ishakan, riéndose como un niño que va a hacer una travesura. "A secuestrar a Byun Gyeongbaek."