Reciente

sábado, 8 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 165

Capítulo 165. Planes de Byun Gyeongbaek


La oficina del Rey encajaba perfectamente con Ishakan. Todo se adecuaba a sus estándares, hasta el punto de que una persona normal se sentiría algo incómoda sentada en su oficina.

La oficina que estaba compuesta de colores oscuros, tenía una atmósfera tranquila y fría en general, exceptuando por algunas decoraciones coloridas. Pero hoy había un pequeño florero en el escritorio que destacaba. Ocasionalmente, Ishakan miraba fijamente las flores de peonía y sonreía para sí mismo.

Una pluma blanca estaba en su mano. Se trataba de una pluma proveniente del ala izquierda de un cisne. Ishakan cortaba el extremo de la pluma con una pequeña daga.

Normalmente se usaban plumas de ganso. Las plumas de cisne se consideraban un producto de calidad superior. El precio dependía del ala donde se obtuviera la pluma, generalmente el ala izquierda solía ser más cara. Como las plumas del ala izquierda estaban inclinadas hacia la derecha, facilitaba su uso para los diestros.

El precio también dependía del tamaño, pero los Kurkan siempre utilizaban las mejores y más grandes plumas de cisne. Sin embargo, las plumas de cisne que compraron esta vez eran un poco más pequeñas de lo habitual. Ishakan preguntó mientras cortaba hábilmente la pluma. "¿Dónde está Leah?"

Haban, que estaba parado frente a él, respondió rápidamente. "La acompañe a la habitación. Estaba demasiado cansada, así que se durmió enseguida." Utilizaron hechizos para intentar descubrir bajo qué tipos de hechizos estaba Leah. Aunque se podía considerar excesivo para su debilitado cuerpo, no tenían otra opción. Probablemente esta vez dormiría un poco más. "Según Morga, probablemente dormirá durante tres o cuatro días."

El sonido de la cuchilla afilada cortando el extremo de la pluma se extendió por la oficina. Haban, que se había quedado en silencio por un tiempo, le preguntó a Ishakan. "¿La noticia... se la dirás cuando se despierte?"

"Probablemente."

El Rey de Estia había muerto. Esta noticia había llegado esta mañana mediante un ave mensajera. A Leah se le dijo que la tensión de la mañana se debía a Byun Gyeongbaek, pero en realidad se debía a la muerte del Rey de Estia.

Puede que ella no fuera tan cercana al Rey de Estia, pero de todos modos seguía siendo su padre. Tenía que decirle la noticia y realmente pensaba hacerlo hoy. Después de un delicioso almuerzo, él intentaría decirle la noticia cuidadosamente, pero desde el momento en que Leah le dijo que la tomara como su prometida, Ishakan no pudo decirle nada.

Ella parecía muy feliz mientras sonreía. Aunque sólo fuera por un día, quería que ella sólo sonriera. Más aún sabiendo su inestable estado mental. Haban entendió las intenciones de Ishakan e informó de otro asunto sin decir nada más.

"Ellos se han adentrado en el interior del desierto, pero seguramente no se atreverán a invadirnos. Probablemente los seguidores del anterior Rey intentarán secuestrar a Leah y escapar usando a las tropas como escudos." Haban dijo burlonamente. "Con ellos entrando en el desierto, la suerte de Byun Gyeongbaek también terminará."

Ishakan detuvo sus movimientos y examinó el extremo de la pluma. Después de comprobar el extremo finamente tallado, recogió la siguiente pluma. "Creo que le dejaré esto a Genin."

Haban tragó. Expresó su opinión cuidadosamente. "Me preocupa un poco."

Esto se relacionaba con las viejas heridas de Genin. A Haban le preocupaba que Genin pudiera cometer un error por tomar alguna decisión irracional. No se trataba sólo de erradicar los remanentes, sino de algo en lo que Leah estaba involucrada.

"Debo darle una oportunidad. He matado al anterior Rey... en su lugar, iré contigo"

"Sí, entonces me prepararé para eso. ¿Qué piensas hacer con Byun Gyeongbaek?”

Ishakan respondió recogiendo ordenadamente todos las plumas afiladas.

"Es poco genial esperar a la boda para darle un regalo." Haban parpadeó ante la inesperada respuesta, pero pronto se dio cuenta de lo que quería decir. Ishakan sonrió suavemente. "Tendré que darle uno más pequeño primero."

***