Reciente

jueves, 6 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 163

Capítulo 163. No Fue En Vano


Ella decidió no prestarle atención por los momentos a lo que Ishakan estaba escondiendo. En cambio, se concentró en el asunto de Byun Gyeongbaek.

Ella creía que Byun Gyeongbaek no se quedaría quieto. Ella había supuesto que él reuniría sus tropas para atacar inmediatamente, pero había actuado con más paciencia de la que ella esperaba. Teniendo en cuenta el temperamento de Byun Gyeongbaek, su reacción había sido demasiado moderada.

Además, incluso confabuló con los Kurkan seguidores del Rey anterior. Era una acción extraña por parte de un hombre que normalmente despreciaba a los Kurkan y los llamaba 'bárbaros'. De repente, una duda surgió en Leah. 

¿Realmente Byun Gyeongbaek había defendido con éxito la frontera con los Kurkan? Los ojos de la realeza nunca llegaron a la frontera del oeste. Siempre habían creído lo que Byun Gyeongbaek les decía.

Leah intentó indagar sobre la situación en la frontera del oeste. Sin embargo, la información que se podía obtener estando en el palacio real era limitada. Como sus esfuerzos no fueron suficientes para profundizar en ello, ella decidió centrar sus esfuerzos en otra parte

En retrospectiva, todo cambió drásticamente desde el momento en que Ishakan mató al Rey anterior y tomó el trono de Kurkan. Tal vez había una verdad oculta.

"He venido a buscarte, Leah."

Después del almuerzo con Ishakan, Leah tenía previsto reunirse con los hechiceros de Kurkan. Ishakan y Genin no podían acompañarla por motivos de trabajo, así que Haban vino en su lugar.

Durante el camino hablaron de muchas cosas. De repente, Haban le mencionó una impactante noticia casualmente. "Recientemente todo el mundo ha estado ocupado preparándose para la expedición." Leah tragó saliva. No necesitaba preguntar a dónde se dirigían, sin duda sería hacia Estia.

¿Cuándo le dijo que le daría un regalo se refería a Estia? Ishakan seguía haciendo cosas más allá de lo que podía imaginar.

"Planeamos derramar la menor cantidad de sangre posible. También estarás contenta con eso." Haban continuó hablando mientras miraba la cara de Leah. "Todavía hay cosas que hacer… La fecha para la expedición se ha fijado dentro de un mes, pero creo que será un poco más tarde."

Con cosas que hacer se refería a Byun Gyeongbaek. Lo más conveniente sería aprovechar esta oportunidad para encargarse de Byun Gyeongbaek, pero si centraban todas las tropas en eso, corrían el riesgo de que la familia real de Estia escapara. Lo más adecuado sería presionar a un nivel adecuado, y probablemente Ishakan actuaría de esa manera.

"......"

Haban se adelantó caminando mientras tarareaba, Leah apretó la falda de su vestido con cuidado. Cuando mencionó a Estia, su corazón comenzó a latir con fuerza.

Ella escuchó de nuevo el sonido de las cadenas en sus oídos. Era un sonido pequeño y tenue, pero sin duda estaba presente. Leah reprimió el impulso de taparse los oídos. Luego, se levantó ligeramente el vestido para comprobar sus tobillos.

Sus esbeltos tobillos relucían bajo la luz del sol. Después de asegurarse de que no había nada atado a ella, pensó en Ishakan.

Ella estaba en el desierto, en el territorio de Ishakan. Aunque sus tobillos estuvieran atados con cadenas, habría sido Ishakan el responsable.

"Oh, por cierto, he escuchado que te vas a casar." Leah, que estaba pensando en los ojos dorados, recobró los sentidos. Haban habló con emoción. "Probablemente primero se llevará a cabo la boda, así que podrían pasar dos meses antes de que hagamos la expedición." Al parecer la noticia de la boda se había extendido rápidamente.

Su emoción hizo que ella pudiera calmar la ansiedad que sentía. Leah desechó los pensamientos innecesarios y siguió en silencio a Haban.

Después de caminar un rato llegaron a un amplio salón. Haban le explicó que originalmente este lugar se utilizaba como un salón de banquetes. Entre hierbas medicinales, orbes de cristal, libros, braseros, y muchas otras cosas, varios Kurkan mantenían un intenso debate.

"¡Leah!"

Morga, que fue el primero en darse cuenta de la presencia de Leah, se acercó rápidamente a saludarla. Posteriormente, los otros hechiceros lo siguieron y rodearon a Leah.

Un total de 13 hechiceros, incluyendo a Morga, se habían reunido para Leah. Entre los Kurkan, eran los más poderosos.

Como estaban autorizados para observar a Leah, se quedaron mirándola sin pestañear. Después de quedarse mirando durante mucho tiempo su cabello plateado, la saludaron en voz baja.

"Es un honor conocerte, Leah..."

Leah sonrió y respondió agitando la mano.

"Puedes hablarme con tranquilidad."

Parecía que ella no se rompería, así que los hechiceros levantaron la voz ligeramente y la saludaron de nuevo. Luego, Morga habló.

"Hoy trataremos de descubrir qué tipo de hechizos tienes. Encontraremos una solución, puedes confiar en mí." Leah asintió ante sus palabras. 

En ese momento, uno de los hechiceros llamó a Leah.

"¡Leah!" Miraba a Leah con mucha emoción. No sólo era simpatía, la miraba como si estuviera viendo un Dios.

"Mi hija fue tomada como esclava... Gracias a usted, pudo volver al desierto." Dijo con voz llorosa. "Agradezco esta oportunidad de recompensarte. Te devolveré el favor."

Ella sintió una extraña sensación. Pensaba que todos los logros que consiguió como Princesa habían sido en vano y habían desaparecido cuando la entregaron a Byun Gyeongbaek.