Reciente

lunes, 3 de mayo de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 162

Capítulo 162. Isha (2)

Nadie en el desierto se atrevería a llamarlo Isha. Leah volvió a llamarlo 'Isha' en su mente. Entonces lo imaginó durante su niñez. El hombre robusto y sólido como un roble, debería haber sido sólo un pequeño retoño llamado Isha…

"No pasa nada." Leah, que estaba perdida en su imaginación, giró la cabeza hacia un lado. Ishakan, que estaba abrazado a Leah, la besó en la mejilla. "No me llames de esa manera muy a menudo. Si me llamas Isha..."

Ishakan dejó de hablar. Pero su sonrisa traviesa hablaba por sí misma. Leah no podía entender porque se exc!taba cuando ella lo llamaba Isha. Pensando que los Kurkan eran diferentes a los humanos, simplemente ignoró este asunto.

De todos modos, pensaba que sería un poco peligroso continuar esta conversación. Leah cambió deliberadamente el tema de la conversación.

"¿Cuál es el trabajo urgente que tenías esta mañana?"

Ishakan guardó silencio por un momento. Luego dijo, apartando la mirada.

"Debes saber que he matado a mi predecesor para ascender al trono."

Agarró el papel en el que Leah había escrito su nombre y lo guardó en el cajón del escritorio.

"Hay un grupo remanente que sigue al anterior Rey… Se dice que se han unido a Byun Gyeongbaek de Oberde. Parece que Byun Gyeongbaek intentará recuperar a la novia raptada."

Ishakan dijo seriamente.

"Ha llegado el momento de demostrarle quién es tu verdadero esposo."

Escuchando la palabra 'esposo' que salió de sus labios sin vacilar, ella se sintió avergonzada. Leah asintió lentamente con las mejillas ligeramente sonrojadas.

Ishakan acarició la mejilla de Leah con una sonrisa. Leah abrió un poco los labios y luego los cerró rápidamente. Parecía que había algo más aparte del asunto de Byun Gyeongbaek.

Creía que Ishakan estaba ocultando algo.

Ella quería preguntarle qué era, pero no tuvo el valor de hacerlo. No quería arruinar estos momentos de felicidad en su vida. Aunque todo fuera un sueño...

Leah cerró los ojos. El débil sonido de las cadenas resonó en sus oídos y desapareció lentamente.
 
***
 
Byun Gyeongbaek reinaba en la frontera del oeste. Había estado mucho tiempo acumulando tropas en la frontera para mantener a raya a los Kurkan; ganando una gran riqueza, poder y fama.

Cuando alcanzó una posición en la que ni siquiera el Rey podía tratarlo con imprudencia, Byun Gyeongbaek consideró que necesitaba una recompensa razonable por su dedicación a Estia. Esa recompensa sería la persona que había deseado desde hace mucho tiempo, la Princesa de Estia.

La belleza de la princesa no sólo se conocía en Estia, sino también en el resto del continente. Tenía el elegante cabello plateado y las preciosas pupilas púrpuras que simbolizaban a la familia real de Estia. Los nobles de Estia presumían y alardeaban de la belleza de la Princesa a otros países. Lógicamente, Byun Gyeongbaek se interesó por la Princesa. 

Cuando finalmente consiguió convertirse en su prometido después de todos sus esfuerzos, Byun Gyeongbaek pensaba que sólo faltaba la boda. Sin embargo, su plan perfecto comenzó a torcerse cuando apareció aquel tipo.

El nuevo Rey de los bárbaros.

A diferencia del Rey anterior, con quien podía entenderse bien, el nuevo Rey era muy feroz y salvaje. Desde que él ascendió al trono, comenzaron a sufrir la derrota en todas las batallas que se libraban en la frontera. Además, los traficantes de esclavos se quejaban de que se había vuelto más difícil conseguir esclavos bárbaros. Esto fue muy molesto para Byun Gyeongbaek.

Pero eso no fue todo. De repente vino a Estia en busca de la paz, y comenzó a codiciar a la Princesa. Byun Gyeongbaek no podía dejar que le quitara a la Princesa, que era la recompensa que había estado esperado.

Sin embargo, los bárbaros al final hicieron una fechoría. Emboscaron la procesión nupcial que dirigía hacia la frontera oeste y raptaron a la Princesa.

La ira de Byun Gyeongbaek no podía expresarse con palabras. Mientras estaba buscando una manera de recuperar a la Princesa, unos sospechosos bárbaros lo visitaron. Se identificaron como súbditos leales del Rey anterior, e hicieron una propuesta muy interesante.

"Le devolveremos la Princesa."

Sólo querían venganza. Su plan consistía en recuperar a la novia raptada, vengarse del Rey actual y huir lejos. Aunque a cambio exigían una gran fortuna, no representaba un problema para Byun Gyeongbaek.

"Está bien, cumpliré con lo que quieren. Así que, sin importar los medios..."

Byun Gyeongbaek ordenó con un brillo en los ojos.

"Traigan a la Princesa ante mí."