Reciente

sábado, 22 de mayo de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 313

Capítulo 313. 


El Duque Elgy destacaba en las calles inmundas.

Tanto los borrachos que gritaban en su embriaguez, como los pandilleros que peleaban para demostrar su fuerza, e incluso los taberneros enfadados hasta el punto de echar a los clientes borrachos, mantuvieron la boca cerrada cuando pasó el Duque Elgy.

Era mucho más alto que los demás y tenía una mirada altiva en su rostro, con un atuendo que parecía de tan alta clase que incluso mirarlo resultaba abrumador. A los ojos de cualquiera, el Duque Elgy era un noble o un miembro de la familia imperial.

La gente de aquí sabía bien que sería una pérdida luchar contra un hombre de tan alto estatus.

Sin embargo, uno tuvo el valor de hacerlo.

"Oye."

Esa persona era tan pequeña que ni siquiera parecía poder presentar pelea. Había gente que a pesar de su baja estatura peleaba bien, pero este hombre ni siquiera tenía ese aspecto.

Los borrachos y clientes de las tabernas se reían entre sí, murmurando que ese hombre delgado tenía muchas agallas, pero no sabía que estaba desperdiciando su vida.

No obstante, el hombre se acercó al Duque Elgy, que se había detenido, y actuó como si fuera un conocido.

"Gracias por ayudarme a encontrar a mi hija."

"¿Hija? ¿He hecho eso alguna vez?"

"Bueno, no directamente. ¿Pero no hizo posible que me reuniera con el Vizconde Roteschu?"

El hombre sonrió irónicamente y siguió hablando con voz amistosa.

"Pero no volveré a saludarte. Ni siquiera te lo pagaré. De todos modos, me ayudaste porque tenías un motivo oculto, ¿no es así? ¿Por eso me pediste que fingiera no conocerte la próxima vez que te viera?"

Era una voz suave pero maliciosa.

Una esquina de la boca del Duque Elgy se levantó de forma retorcida, y miró al hombre de cabello plateado que seguía pegado a él.

La ropa era vieja pero elegante, y aunque era pequeño tenía rasgos bien definidos. Este hombre, que sería bastante popular si estuviera bien arreglado, era el verdadero padre de Rashta.

Cuando Elgy lo observó directamente, el hombre sonrió aún más sarcásticamente. Luego, con las manos metidas en los bolsillos, preguntó en voz baja,

"Por cierto, ¿cuál es su relación con mi hija? ¿Eh? Bueno, no importa la relación que tengan. Lo importante es que usted vende información sobre mi hija. ¿No es así?"

El hombre, se acercó más a Elgy y extendió las palmas de las manos.

"Así que dame dinero. Eso o le diré a mi hija todo lo que estás haciendo a sus espaldas. Necesito dinero para mantener la boca cerrada. ¿De acuerdo?"

Sonrió maliciosamente mientras movía los dedos. Pronto se reuniría con su hija para sacarle dinero, parecía realmente feliz con la idea de también poder sacar dinero ahora.

"Eres despreciable."

Elgy quedó realmente impresionado. Aunque había hecho todo tipo de cosas peligrosas y conocido todo tipo de personas malvadas, personas tan desvergonzadas como este sujeto las podía contar con los dedos de una mano.

Al hombre parecía no importarle que Elgy lo maldijera, mantuvo las manos extendidas y se burló de él.

"¿Qué ocurre? Parece que tienes mucho dinero, pero te molesta pagar por mantener en secreto que vendes información sobre mi hija"

Pero antes de que el hombre terminara de hablar. Elgy agarró su cabeza con una mano y lo estampó contra una pared cercana. Los que estaban bebiendo alrededor huyeron sorprendidos.

El hombre luchó con ambas manos.

"¡Qué demonios! ¡Suéltame! ¡Suéltame!"

Elgy no lo soltó. En cambio, presionó al hombre contra la pared, extendió su otra mano y agarró el cuello del hombre como si fuera a arrancarlo.

"Dile lo que quieras. No me importa."

Cuando su tráquea estaba siendo aplastada y su cabeza hundida con una fuerza tremenda, el hombre agitó los brazos en señal de pánico. Golpeando apresuradamente la pared donde tenía la cabeza inmovilizada, le rogó que lo soltara.

Elgy soltó el cuello del hombre justo antes de que sus ojos se volvieran completamente blancos, y se alejó sin siquiera amenazarlo.

El hombre tosió unas cuantas veces y se limpió las lágrimas de los ojos. Aunque quería maldecir, Elgy ya estaba lejos. Mientras miraba su espalda, el hombre sonrió tontamente.

"¿Cómo puede un noble tener esos ojos? Parecen los de un bastardo asesino."

El hombre gruñó y escupió firmemente,

"Está bien. Haré lo que dices. Se lo contaré todo a mi hija, escoria. ¡Mi hija es la Emperatriz! ¡Mi hija es la Emperatriz!"

La estruendosa voz del hombre llegó a los oídos de Elgy.

'Ni siquiera tendré que intervenir.'

Elgy sacudió la cabeza ante los gritos confiados del hombre que aún podía escuchar. 

***

Hoy era el día en que su verdadero padre había decidido visitarla. Rashta pasó toda la mañana aturdida.

No sólo odiaba a sus padres por haber nacido como esclava, sino porque nunca le dieron amor.

Pero ahora mi desvergonzado padre aparecería delante de mí. ¿No es sorprendente?

"Su Majestad, ¿está bien no preparar ningún plato?"

"Está bien. No se trata de un invitado especial."

La sirvienta se retiró rápidamente ante la respuesta de Rashta. Pero su expresión estaba llena de curiosidad. Se preguntaba quién vendría, por qué la emperatriz estaba así desde la mañana y por qué no quería que se preparara el té ni los aperitivos. Las sirvientas no sabían que la persona que vendría a visitarla era el verdadero padre de la emperatriz, así que era natural.

Rashta rechinó los dientes. De hecho, hasta anoche, ella tampoco lo sabía. Aunque estaba preparada, no esperaba que fuera tan pronto.

¿Y si me niego a verlo? Quizá entonces esto se acabaría. Ella había tenido ese pensamiento. Su padre le había dicho al Vizconde Rostechu que volvería, pero aún no había aparecido. Pero anoche, un mensajero enviado desde la Mansión Roteschu, destruyó las esperanzas de Rashta.

Mientras estaba sumida en sus pensamientos, la sirvienta entró de nuevo y le hizo saber que su invitado había llegado.

"Llévalo al salón."

Rashta contó hasta cien antes de ir al salón. Nada más entrar, vio a un hombre extraño sentado en el sofá.

Su espalda estaba ligeramente encorvada y daba una impresión desagradable. Era un hombre repugnante. Tenía rasgos bien definidos, pero quedaban enterrados bajo su expresión malvada.

Rashta apretó el puño y optó por respirar profundo. Este hombre le resultaba extraño y familiar a la vez.

"Rashta, hija mía."