Reciente

miércoles, 21 de abril de 2021

Padre, No Quiero Casarme - Capítulo 47

Capítulo 47. Rumores


En el Salón de Flores de la Dama Fresia, unas mujeres que llevaban máscaras de disfraces mantenían una animada conversación sobre el banquete de cumpleaños que se celebraría una semana después. 

"Estoy deseando mirar la decoración que hará el Conde Arlo en la mansión", dijo una mujer.

"Yo también. El año pasado el lugar estaba bellamente decorado con rosas rojas, así que me pregunto qué aspecto tendrá este año...", dijo otra.

"También tengo curiosidad por saber qué llevará la estimada hija del Conde Arlo."

"Es una dama encantadora, así que se verá guapa se ponga lo que se ponga. De todos modos..." 

Cuando la mujer se detuvo, a otra mujer se le iluminaron los ojos y preguntó, "¿Qué pasa? Adelante, cuéntanoslo."

Sus labios se curvaron como si hubiera estado esperando esta misma pregunta. "Tengo mucha curiosidad por saber quién es la pareja de la Dama Floyen". La estrella principal del banquete sólo había sido mencionada durante un rato. Cuando el tema cambió rápidamente, las mujeres comenzaron a revelar su verdadera naturaleza.

"Fue Dama Floyen quien hizo que me interesara por asistir al banquete, sobre todo porque siempre causa problemas..."

"Ha habido más rumores escandalosos sobre ella recientemente, ¿Verdad?"

"Ah, hay un rumor sobre el hombre con el que sale. He escuchado que no puede revelarse debido a su estatus inferior..." 

¡Crack!

La mujer que estaba hablando se detuvo porque un sonido fuerte resonó en todo el salón. Los fragmentos de vidrio quedaron esparcidos por el suelo. La gente miró brevemente los fragmentos de vidrio, pensando que se trataba de un accidente. Cuando estaban a punto de reanudar sus conversaciones, la voz de un hombre rompió el silencio. 

"¿Les complace parlotear sobre rumores infundados?"

Este salón era un lugar de socialización para los nobles, un lugar donde se reunían los invitados honorables. Aunque los rostros de todos estaban cubiertos con máscaras, existía una regla no escrita de respeto mutuo. En respuesta al rudo tono de voz del hombre, las mujeres que habían estado charlando agudizaron sus miradas. 

"¿Cómo se atreve a hablar tan groseramente?", replicó alguien. "¡La gente ha sido testigo incluso del hombre con el que estaba!". Ella se quejó, pero su rabia se esfumó rápidamente al percibir el aura peligrosa del hombre. Se sintió abrumada por una fuerza extraña.

El hombre sonrió retorcidamente. "¿Pero lo has visto por ti misma?" 

"Aunque no lo haya visto, se ha comportado extrañamente. Probablemente por eso comenzaron los rumores."

"¿Extrañamente, dices?" El hombre se rió, luego dejó de sonreír. "Intenta decir eso delante de la Dama Floyen", murmuró con frialdad. Observó a las multitudes silenciosas que lo rodeaban, pero todos evitaron su mirada. "Veo que ni siquiera se atrevens a hablar con la persona implicada". Seguía sin haber respuesta. "Limpien este desastre", ordenó el hombre a los asistentes con voz fría. Obedecieron su orden sin dudarlo. Los nobles no tardaron en recuperar el sentido común y comenzaron a criticar al hombre. 

"¿Quién es? ¿Por qué es tan grosero?" 

"No respeta a las damas. Qué falta de respeto..."

El hombre miró fijamente a los nobles que se atrevían a hablar en su contra. Se sintieron abrumados por una espeluznante sensación y cerraron la boca de inmediato. El hombre se rió. "Patéticos". Aunque esta vez había insultado explícitamente, nadie se atrevió a oponérsele. Intuían que si seguían ofendiendo al insensible hombre, podrían pagarlo con sus vidas. Cuando el hombre se marchó, los nobles que lo observaban conteniendo la respiración, pudieron exhalar nuevamente.

***

Después de desayunar, regresé a mi habitación y me puse a escribir las respuestas a las cartas que había recibido. 'Les haré saber a los otros dos que he encontrado un compañero. También debería responder a mis otras cartas'.

En ese momento, alguien tocó mi puerta. "Soy Derrick, Dama".  Derrick sólo me buscaba si había un asunto importante durante la ausencia de mi padre, o si había algún visitante para mí. 

"¿Ha pasado algo, Derrick?" 

"Edmund, el hijo menor del Conde Rowen, está aquí en respuesta a su carta, Dama."

'Oh, ha venido aquí directamente en lugar de escribir otra respuesta'. Me quedé un poco desconcertada, pero como iba a ser mi compañero en el banquete, no estaba de más conocernos de antemano. "Me prepararé para bajar. ¿Puede decirle que espere un momento?"

"Sí, Dama."

Cuando Derrick se marchó, me volteé hacia mis sirvientas. "Muy bien, entonces..." Apenas pude pronunciar unas palabras, puesto que ya estaban ocupadas preparando mi traje.

"Venga por aquí, Dama. La vestiremos lo más rápido y bonito posible."

Suspiré al observar las expresiones decididas de Sella y Merilyn. 'Sólo quería cambiarme de ropa... Supongo que no se puede evitar'.