Reciente

sábado, 17 de abril de 2021

Padre, No Quiero Casarme - Capítulo 40

Capítulo 40. Un Giro Inesperado de los Acontecimientos


Recordé una parte de la novela que resumía al príncipe heredero como 'un psicópata que no derrama lágrimas'. Aunque esto sonaba duro, probablemente no le hacía justicia. 
 
'He escuchado que no duda en matar a la gente...' Había bastantes anécdotas sobre la crueldad del Príncipe Heredero. Una de ellas decía sobre la vez que envió la cabeza cortada de un asesino a su hermana, Beatrice, como regalo para su ceremonia de mayoría de edad.
 
Ese único incidente fue suficiente para demostrar lo loco que estaba, pero sus atrocidades no terminaban en ese punto. Al principio de la novela, envió asesinos para matar al Emperador. No era sólo un psicópata, sino un hombre malvado que parecía tener doble personalidad. Un personaje puramente tiránico en la novela que no derramaba lágrimas.

'Si su nombre está marcado con un círculo, probablemente significa que va a ser mi compañero...' Me mareé con este pensamiento y apenas pude apoyarme cuando tropecé. 
 
'No importa cuánto lo piense, ¿No es esto demasiado cruel? Incluso otros nobles tratan de evitar casar a su hija con el Príncipe Heredero...'
 
Aunque la posición de la Princesa solía ser codiciada, había otra razón por la que quedaba vacante. Al principio de la novela, circularon extraños rumores sobre la cicatriz de quemadura en su rostro, lo que explicaba por qué el Príncipe Heredero siempre llevaba un yelmo. 

'Además...' Había otro rumor que no se refería a su aspecto. Se decía que le gustaba el sadismo y la violencia en la cama.
 
Estos rumores hicieron que muchas mujeres de la nobleza apresuraran sus matrimonios con otros hombres para evitar comprometerse con el Príncipe Heredero. También lo hicieron sus padres, que no deseaban que sus hijas se casaran con un hombre de carácter tan violento, aunque fuera el Príncipe Heredero.

'En los recuerdos incluso me visitó en la cárcel'. En la novela, Jubelian había acabado con su vida para evitar ser torturada. Pensó que sería mejor morir que convertirse en víctima de sus maldades.
 
'¿Mi padre está realmente intentando venderme a este hombre terrible?' Apreté los dientes. Aunque había pedido a alguien que sobresaliera en términos de riqueza, competencia y fama, esto era demasiado. 
 
'También se olvidó de lo más importante... Definitivamente le mencioné la apariencia'. El Príncipe Heredero siempre se cubría la cara, por lo que nadie sabía su aspecto. Pero aunque fuera lo suficientemente atractivo para cumplir con mis estándares, seguía sin querer tener ninguna relación con él. 
 
'Mi vida estará en peligro si me caso con él. Pero el problema más urgente es...' Mi cabeza comenzó a doler mientras reflexionaba sobre mi situación. Podía rechazar a otros nobles por ser la hija de un estimado Duque, pero no podía rechazar a alguien de la familia imperial. 'Si me organizan una cita a ciegas con el Príncipe Heredero... no podía negarme a ir'. 

'Por supuesto, tengo que gustarle al Príncipe para que nos casemos...' Pero si realmente era un psicópata como se rumoreaba, seguramente no le importaría quién fuera su pareja, le bastaría con tener a alguien a quien acosar. 

'Lo más que puedo hacer es cambiar la opinión de mi padre sobre el Príncipe Heredero... pero eso no va a ser fácil'. Suspiré y volví a dejar el papel sobre el escritorio. 
 
'Tengo que idear una contramedida sin que mi padre sepa que he visto esta lista'. De lo contrario, podría acelerar la cita a ciegas para que no pudiera hacer nada. Por esta razón, salí de su oficina con la carta, las mancuernillas y el colgante en la mano.
 
***

'¿Su habitación siempre se ha visto tan espaciosa?' Max echó un vistazo a la desolada habitación y se sentó en la silla que la mujer siempre utilizaba.
 
'Es incómoda'. Sin embargo, se desplomó en la silla, sintiéndose extrañamente débil.
 
'¿Cuándo volverá?'

Rara vez hablaba con la mujer cuando estaba cerca, pero ahora que su presencia había desaparecido, no sabía cuánto tiempo más podría soportar estar solo. Sintió una extraña sensación de vacío en la desolada habitación. 

Rara vez hablaba con la mujer cuando estaba cerca, pero ahora que su presencia había desaparecido, no sabía cuánto tiempo más podría soportar estar solo. Sintió una extraña sensación de vacío en la desolada habitación. '¿Por qué tarda tanto?' Max tenía una mirada desolada.

'Hay alguien ahí'. De repente, su mirada se dirigió hacia la ventana abierta que daba al balcón. Se movió tan rápido que el culpable lo perdió de vista por un instante antes de reaparecer. 
 
"¡Ah!"
 
"¿Quién es usted?" Max agarró al inoportuno visitante por el cuello, con firmeza incluso cuando el hombre se resistía a su hostil sujeción. "¡Te he preguntado quién eres!"
 
"Por favor, déjame... ¡Argh...!"

"¿Qué haces en este lugar?" Max apretó su agarre. 

"¡La Señora me envió...!" El hombre se retorció y habló confusamente. 
 
Cuando Max soltó su agarre, el hombre se desplomó como una marioneta aflojada y tosió. 
 
Miró fijamente al hombre y luego preguntó con frialdad: "¿Cómo sabías que estaba aquí?"

"La Señora dijo que podrías estar aquí..." Antes las palabras del hombre, Max frunció las cejas. 
 
"Entonces, dime a que has venido."

El hombre logró recuperar el aliento y respondió: "Hemos recibido un informe que dice que los movimientos del Emperador han sido inusuales."
 
Max sonrió. "Sí, debe estar ocupado tratando de mantenerse con vida."
 
En respuesta, el hombre sacudió la cabeza y dijo: "Me dijeron que estaba pidiendo impacientemente el regreso del Príncipe Heredero, por consejo del Primer Ministro y los funcionarios". Max lo miró fijamente sin decir una palabra. "Creo que debería regresar al palacio de inmediato, Príncipe Maximiliano", dijo el hombre. 

Max sabía que debía salir rápidamente de la Mansión porque se trataba de un asunto urgente, pero por alguna razón, no movió ni un músculo y permaneció en el mismo sitio.
 
'¿De verdad tengo que irme ahora?'