Reciente

lunes, 26 de abril de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 159

Capítulo 159. Matrimonio Kurkan (1)


"¿Cuál regalo?" Ya le había dado mucho. Se preguntaba qué regalo descabellado estaba preparando de nuevo.

Pero Ishakan no reveló nada más y desapareció rápidamente. Parecía que había intuido que Leah diría que no lo quería, y se marchó antes de que eso ocurriera. Leah, que estaba sentada, se acostó de nuevo en la suave cama.

Ya no necesitaba preocuparse por los asuntos estatales, tampoco angustiarse con los documentos pendientes, ni siquiera temer por encontrarse con Blain y Cerdina. Estaba en un momento de ocio. Después de disfrutar de un tiempo de relajación, volvió a escuchar que alguien tocaba la puerta.

"Leah, soy Genin."

Rápidamente Leah se puso una túnica sobre el camisón y dijo.

"Entra."

Entonces Genin apareció, sosteniendo una bandeja con ambas manos. Genin inclinó la cabeza para agradecerle al Kurkan que le había abierto la puerta. Pero cuando el Kurkan intentó asomar la cabeza para mirar dentro de la habitación, ella inmediatamente le dio una patada en la espinilla.

"¡Argh!"

Se escuchó el ruido de alguien cayendo sobre su trasero. Genin cerró la puerta con el pie fríamente. Genin se acercó con una bandeja llena de torres de comida.

"Buenos días, Leah. He traído comida deliciosa."

Leah saludó alegremente a Genin. "Hola Genin. Muchas gracias."

Genin colocó cuidadosamente la bandeja en la mesa de noche que estaba a un lado de la cama. "Puedes hablarme con confianza. Leah." Dijo Genin con seguridad. "A partir de ahora, siéntete libre con cualquier persona que conozcas. En el desierto no hay nadie más honorable que usted, Leah."

"Pero..."

Como ella estaba dudando, Genin insistió con firmeza.

"Está relacionado con la reputación de Ishakan."

Parecía que ella tenía razón. Genin se quedó mirándola fijamente, como si estuviera esperando una respuesta. Vacilante, Leah abrió la boca.

"Lo entiendo, Genin."

Una mirada de satisfacción apareció en el rostro de Genin. Sólo entonces, puso la bandeja llena de platos de comida frente a Leah, que se había sentado en la cama. Luego colocó un tenedor y un cuchillo en la bandeja de forma ordenada. No se olvidó de decirle que estos cubiertos habían sido hechos a medida para ella.

Tal vez debido al tormento Ishakan, tenía mucho apetito. Hoy tenía la mente más clara que nunca, y me sentía renovada. No había tenido ningún mal pensamiento. Por primera vez en mucho tiempo, Leah comería con entusiasmo.

Los hombros de Leah se estremecieron cuando probó la mermelada hecha con dátiles de palmera. Tenía un sabor muy dulce. Dejó la mermelada hecha de dátiles de palmera, y comió un poco del garbanzo sazonado.

Mientras Leah comía diligentemente, Genin no dejaba de mover las manos. Parecía que apenas contenía sus ganas de entrometerse, pidiéndole que probara esto y aquello.

Apenas pudo reprimir ese impulso y cambió el enfoque para entablar otro tipo de conversación mientras Leah desayunaba, diciendo algunas cosas eventualmente. 

La conversación, que comenzó de forma superficial hablando sobre el tiempo, se tornó un poco más seria al derivar en temas de la vida cotidiana. Porque últimamente la vida cotidiana de Leah no se podía considerar normal. De alguna manera, surgió el tema de los matrimonios por captura.

"El matrimonio por captura es el último recurso."

Era el último recurso que se utilizaba cuando existían dificultades para casarse debido a otros problemas, incluso si los sentimientos de ambos individuos coincidían.

Por otra parte, resultaba difícil que alguien del continente y alguien de Kurkan se casaran. En el continente se despreciaba a los Kurkan, incluso los llamaban bárbaros.

Cuando raptaban novias de otras partes del continente, a ellas se les daba tiempo para que eligieran si regresan a su lugar de residencia original o se casaban. Pero le dijo que hasta ahora ninguna de ellas había regresado.

"Yo también experimenté un matrimonio por captura."

Pudo percibir una pizca de vergüenza en la expresión de Genin, cuando se habló de su esposo. Un leve rubor apareció en su rostro. También le dijo tímidamente, que como hacía mucho tiempo que no estaba en su hogar, le había comprado unas flores. Leah le preguntó sonriendo.

"¿Le gustan las flores a tu esposo?"

"Sí, le gustan mucho. Tenía como pasatiempo la jardinería... pero ahora es un poco difícil..." Una oscuridad se reflejó en el rostro de Genin, pero desapareció rápidamente y dijo. "Mi esposo tiene curiosidad por conocerte."

Genin le dijo que le había hablado a su esposo con orgullo de ella, por lo que él tenía mucha curiosidad. Leah le dijo que no tenía nada de que enorgullecerse, pero le respondió alegremente que sí. Leah también sentía curiosidad por su esposo.

De alguna manera, la conversación se desvió hacia el matrimonio. Genin le explicó a Leah sobre el matrimonio Kurkan.

"Se hace una ceremonia para que ambos se den la bienvenida como pareja. Si piensas hacer la ceremonia, necesitas al menos un mes para prepararte."

Genin le dijo seriamente, que tenía que aumentar de peso y hacer ejercicio para mejorar su resistencia.

"Porque... una boda Kurkan no termina en un día."

Iniciaba la ceremonia, pasaban cinco noches juntos, y el último día, se llevaba a cabo una boda en la que juraban lealtad delante de los invitados.