Reciente

miércoles, 21 de abril de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 154

Capítulo 154. Conquista (1)


Aunque ella no estaba en Estia, su corazón seguía atrapado en el hermoso palacio real de ese país. La Reina la había estado dañando durante mucho tiempo, por lo que no se recuperaría fácilmente. Ishakan frunció el ceño mientras la mirada. Recordó la forma en que le suplicaba ayuda.

Ayúdame con esto, Ishakan.

En ese momento, ella tenía una ansiedad que él no podía comprender. Después de haber sufrido pesadillas y alucinaciones, Ishakan la ató como ella quería, haciéndole saber que estaba en un lugar seguro. Quiso hacerla entender que estaba en su dominio, no en el de la Reina. Sin embargo, le parecía que eso no bastaba.

Después de todo, era un problema que no podía resolverse a menos que se erradicara la causa principal. Ishakan se rió de repente. Luego acarició suavemente la frente de Leah con sus dedos.

Imaginando una corona en su cabello plateado, volvió a llevarse la pipa de tabaco a la boca.

***

Los Kurkan que regresaron al palacio real estaban muy ocupados. Como había pasado mucho tiempo desde que se fueron, tenían muchas cosas pendientes. Sin embargo, siempre los molestaban constantemente. 

La causa era la novia del Rey, que había sido robada a Estia. Como no podían saciar su curiosidad con Ishakan, le insistían a los Kurkan que había estado en Estia con él. Genin y Haban, que también estaban siendo acosados, apenas lograron escapar.

"De verdad me voy a morir."

Haban murmuró y empujó la puerta. La enorme puerta que iba desde el suelo hasta el techo, sólo podía abrirse si varias personas adultas se abalanzaban contra ella, pero para un Kurkan no suponía ningún problema.

Al entrar en la sala de conferencia, ambos se inclinaron cortésmente y se saludaron. La sala de conferencia con coloridas baldosas arabescas, tenía una larga mesa de madera de ébano decorada con oro.

Había alrededor de una docena de Kurkan sentados en la mesa. En este lugar donde se reunieron los jefes de las tribus, Haban y Genin asistieron como los guardianes del Rey.

Morga, el jefe de la tribu de la serpiente, también estaba sentado en la mesa. Tenía una cara de agotado. Fue porque había venido a la reunión inmediatamente después de levantarse, estuvo durmiendo desde que regresaron al Palacio.

"¿A dónde está el Rey?"

Preguntó el jefe de una tribu, y Genin respondió inmediatamente.

"Ishakan está reproduciéndose..."

A su lado, Haban le dio un codazo y le susurró.

"Ahora Leah está aquí, así que no usemos esa palabra."

Genin dijo, "Ah". Luego corrigió, "Apareándose..."

Haban volvió a darle un codazo. Genin dudó y luego habló algo insegura.

"¿R3laciones s3xuales......?"

Cuando finalmente Haban asintió, Genin continuó hablando con determinación.

"Se está esforzando en las r3laciones s3xuales."

Morga, que estaba observando a los dos idiotas, solo sonrió. Genin añadió, frunciendo el ceño.

"Estoy... preocupada."

Haban también comentó con una expresión seria.

"Sí. Creo que será demasiado para Leah."

Aunque los Kurkan pudieran tener r3laciones s3xuales durante varios días, Leah era un ser completamente diferente. Pensando en la delgada y débil Leah, Morga murmuró con sus ojos temblorosos.

"Creo que tengo un poco de culpa..."

En ese momento, la puerta se abrió. Todos los presentes se levantaron de sus asientos para expresar su respeto. El hombre que entró se sentó con naturalidad en el asiento de la cabecera de la mesa. Genin y Haban se situaron detrás de él.

Solo después de que Ishakan se sentara, los demás volvieron a sentarse. Ishakan miró a cada uno de los Kurkan reunidos en la sala de conferencias. 

"Nos hemos reunido nuevamente después de tanto tiempo."

Extendió la mano hacia un lado. Haban le entregó la pipa que había preparado de antemano. Ishakan aceptó la pipa y comenzó a hablar del punto principal. 

"Dentro de un mes, comenzaremos la conquista de Estia."

Ishakan sonrió ante la mirada de sorpresa de los Kurkan.

"Acaso no sería bueno dárselo a mi novia como regalo de bodas."