Reciente

martes, 20 de abril de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 153

Capítulo 153. Atada (7)


Ishakan le echó lentamente hacía atrás el cabello empapado de sudor. Leah estaba dormida. Ella volvió a desmayarse después de tener relaciones s3xuales.

Después de contemplar el rostro blanco empapado de lágrimas, Ishakan le quitó las esposas que llevaba en las muñecas. Las cadenas traquetearon.

Había traído consigo estas esposas en caso de que ella entrara en pánico. No podía estar siempre cerca de ella, así que pretendía atarla para que no se hiciera daño si entraba en pánico. Sin embargo, nunca pensó que las usaría de esta manera.

Después de quitarle los grilletes, besó las marcas rojas de sus muñecas y luego de sus tobillos. Le lamió los huesos de los tobillos que sobresalían, le mordió ligeramente las rodillas y frotó su cara en el interior de sus muslos. Obviamente, el lugar oculto entre las piernas quedó a la vista.

Su rosada zona íntima, sin vello púb!co, estaba tan húmeda como la crema. El s3men que se había salido de su interior, Ishakan lo empujó de regreso. La sensación húmeda en sus dedos hizo que volviera a sentir un impulso en su parte baja. Ishakan suspiró suavemente.

"Haa..."

Luego sonrió para sus adentros. Sólo con mirarla, su virilidad se levantó. Aunque lo acusaran de ser una bestia, no podía decir nada al respecto.

Comenzó a frotar con sus manos su venosa virilidad. Pronto, el movimiento se volvió más rápido, produciendo un sonido rítmico. Ishakan se lamió los labios secos. Luego, entrecerrando los ojos ligeramente, observó el cuerpo blanco que tenía delante.

El cuerpo de Leah estaba lleno de marcas rojas. Mirándola, se sintió muy satisfecho, como una bestia que había marcado su territorio. 

Extendió su mano, agarrando su sen0. El suave p3zón sobresalía entre sus dedos. No pudo evitar bajar la cabeza. Lo mordió y lo lamió tanto que el p3zón rosa oscuro volvió a hincharse.

Aunque Ishakan se estaba comportando de forma un poco brusca, Leah no se movió ni un músculo. Probablemente estaba exhausta, sólo frunció ligeramente el ceño y dejó escapar un pequeño gemido. Sus pestañas plateadas temblaron.

"Mmm..."

Escuchar ese sonido lo estimuló instantáneamente. Ishakan puso una expresión salvaje, sentía que iba a venirse. Mientras apretaba su sen0, dejó escapar un gemido reprimido. "Mm, ahh..."

Sus músculos se tensaron. Roció en el vientre de Leah un líquido blanco. Su pecho se expandía y se contraía con cada respiración. Su virilidad sólo se calmó después de expulsar semen un par de veces más.

Ishakan acercó su cara a sus sen0s y los besó por todas partes. Oliendo su aroma, sintió que su virilidad se estaba levantando de nuevo, pero esta vez realmente intentaría contenerse. Pero no fue fácil. Sólo después de morder su delgado cuello, pudo levantarse.

Poco después, Ishakan que traía una tela de algodón para limpiar el vientre de Leah, se detuvo repentinamente. Observó a Leah, que estaba profundamente dormida.

Hoy la había alimentado de manera uniforme arriba y abajo, así que pensaba que no necesitaba alimentarla más. Además, no era una buena idea molestar a una persona que estaba durmiendo…

Pensando que si alguien pudiera saber sus intenciones, lo habría acusado severamente de no tener conciencia, Ishakan comenzó a limpiar el cuerpo de Leah. Después de limpiarla por todas partes, se sentó apoyándose en la cabecera de la cama. Entonces tiró de Leah para que ella pudiera apoyar la cabeza de mi muslo.

Cubrió el cuerpo de Leah con una manta. Luego, tanteó sobre la mesa de noche hasta agarrar una pipa de tabaco. Cuando estaba en Estia fumaba tabaco sin la pipa, pero ahora estaba de vuelta en Kurkan, no tenía que hacerlo.

Tomó una bocanada de la delgada y larga pipa a la boca. El característico aroma refrescante se extendió por la habitación. Su excitación fue disminuyendo gradualmente. Los ojos dorados que brillaban perdieron lentamente su intensidad. 

Ishakan miró a Leah con los ojos caídos y comenzó a acariciar su cabello. A pesar de ello, los párpados de ella solo temblaron. Debía estar muy cansada.

Sin embargo, un tenue tono rosado cubría sus pálidas mejillas. También, el aspecto sombrío de su rostro se había disipado considerablemente. Mientras Ishakan pasaba su mano por su cabello, recordó lo que le dijo Morga.

Es recomendable tenga r3laciones s3xuales con frecuencia.

Tan pronto como regresaron, Morga convocó a todos los hechiceros de Kurkan. Planeaba trabajar con ellos para descifrar los hechizos y estudiar métodos para deshacerlos. Por lo tanto, mientras hallaban el tratamiento apropiado, le dieron una prescripción provisional de tener 'r3laciones s3xuales frecuentes'.

La sangre de Ishakan había mostrado una eficacia mucho mejor de lo esperado. Basándose en esto, Morga esperaba que los fluidos corporales de Ishakan pudieran tener algún efecto sobre Leah, puesto que tenía inmunidad a los hechizos.

De hecho en el pasado, después de tener r3laciones s3xuales con Ishakan, Leah siempre estaba notablemente más estable.

Pero es sólo una hipótesis. Por favor, no te excedas.

Obviamente había añadido esas palabras por el bien de Leah. Por esa razón, Ishakan trató de contenerse, pero ella terminó desmayándose de todos modos. 

Ishakan exhaló el humo lentamente y acarició su delgado hombro. Parecía que su cuerpo había perdido más peso, seguramente por la severidad con la que la Reina la había tratado para prepararla para cuando se fuera hacia los territorios de Byun Gyeongbaek.

Ella necesitaba ganar un poco de peso.