Reciente

martes, 6 de abril de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 144

Capítulo 144. Nacimiento De Los Kurkan (2)


Estos seres que vinieron al mundo producto de un nacimiento no deseado fueron criados como bestias. Tenían la capacidad de aparearse y reproducirse con facilidad. Les lavaron el cerebro para que obedecieran mediante el uso de hechizos.

Realmente pudieron crear un ejército perfecto que eclipsaba el poder de los humanos. Pero cuando no estaban lejos de poner el continente bajo sus pies, algo sucedió. A medida que siguieron reproduciéndose, nació un mitad humano y mitad bestia en el que no funcionaba el lavado de cerebro. Un mutante con una fuerza abrumadora.

Ningún hechizo funcionaba en el mutante. El mutante incluso rompió el lavado de cerebro de los otros mitad humanos mitad bestias. Ellos se unieron bajo el liderazgo del mutante, y se rebelaron contra los Rom.

Los Rom fueron masacrados por el propio ejército que habían creado. Su ambición de dominar el continente se desmoronó de la noche a la mañana, incluso fueron llevados al borde de la extinción.

El mutante mató personalmente a la hechicera que los había creado y guió a los mitad humanos mitad bestias a las tierras más áridas, fuera del alcance de los humanos. 

Cuando llegaron al desierto, se convirtieron en una nueva raza, los Kurkan.

Con el paso de las generaciones, la sangre del mutante se fue desvaneciendo. Sin embargo, en ocasiones alguien nacía con grandes capacidades debido al atavismo. 

Ishakan era el más parecido al primer mutante. Estaba más cerca de la naturaleza salvaje de una bestia, poseía más fuerza que cualquier otro individuo, y tenía inmunidad a los hechizos.

"De todos modos, gracias a Ishakan, pudimos solventar un gran problema... Pero todavía no podemos estar tranquilos."

Morga miró a Leah con preocupación. Pudo bloquear temporalmente los hechizos utilizando la sangre de Ishakan, no los eliminó por completo. Habían varios hechizos que aún no había descifrado. Los días en que los hechizos se volvían más fuertes, ella incluso podía convulsionar repentinamente.

Por supuesto, se estaba esforzando al máximo para evitarlo, pero el problema era el cuerpo de Leah. Ella estaba muy debilitada, estaba al borde de un precipicio. Si intentaba contrarrestar abruptamente los hechizos realmente podría dañarla.

También había otro problema. Dado que la hechicería en sí misma era una energía negativa que deterioraba la vida, le sería difícil concebir una nueva vida. En pocas palabras, no podía quedar embarazada.

Morga miró a Ishakan. Los Kurkans tenían un fuerte deseo de reproducirse como los animales y sentían una gran alegría al tener hijos. Pero cuando le habló sobre este asunto, Ishakan le contestó tranquilamente.

Hay que mantener esto en secreto de Leah.

En Estia, una mujer que no podía procrear no servía para nada. Lo mismo ocurrió con la madre de Leah. La echaron porque quedó infértil después de que naciera Leah. Habiendo crecido en un lugar como ese, Leah seguramente se sentiría afligida cuando descubriera que era infértil.

Leah estaba mentalmente agotada. Ishakan no quería que se preocupara innecesariamente, para que sólo estuviera concentrada en su recuperación.

"Le serviremos con todo nuestro corazón."

Morga, que estaba perdido en sus pensamientos, levantó la mirada ante las palabras de Haban. Genin añadió.

"Mucha gente está esperando a Leah."

Mañana finalmente llegarían a Kurkan. Los Kurkan que habían escapado de su esclavitud esperaban ansiosos la llegada de sus salvadores.

"¡Haremos que se olvide de Estia!" Haban gritó, apretando los puños con fuerza. Dándose cuenta de su error, miró brevemente a Leah para comprobar que no le hubiera pasado nada. Luego, habló en voz baja. "De todos modos, ahora es nuestra Reina…quise decir, Leah."

Ishakan sonrió por las palabras de Haban. Luego miró a Leah que estaba en sus brazos. 

Su cuerpo pequeño y frágil podría romperse en cualquier momento...¿Cómo había podido soportar sola todo este tiempo?

Ishakan besó en el cabello a la dormida Leah. De ahora en adelante, nunca sufriría sola. Y también le demostraría que el tiempo que ha vivido como Princesa no ha sido en vano.