Reciente

lunes, 5 de abril de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 143

Capítulo 143. Nacimiento De Los Kurkan (1)


Mientras Leah dormía, comenzaron a moverse de nuevo. Durante toda la marcha, Leah durmió tranquilamente en los brazos de Ishakan, sin preocuparse por nada.

La marcha continuó incluso cuando el sol se había ocultado y la oscuridad había llegado. En la noche en el desierto la temperatura descendía bruscamente en comparación con el día. Por ello, los viajeros buscaban diversas formas de mantener su calor corporal, como encender hogueras o acostarse sobre piedras que habían sido calentadas por el sol durante el día. Si no lo hacían, podrían morir de hipotermia.

Pero esto no le preocupaba a los Kurkan, porque tenían una temperatura corporal más alta que los humanos. A diferencia de los humanos, incluso tenían ojos que podían ver en la oscuridad, por lo que a menudo marchaban de noche, cuando estaba más fresco.

Sin embargo, para Leah que no era Kurkan, las noches en el desierto serían muy frías. Por lo tanto, Ishakan continuó sosteniendo a Leah en sus brazos, compartiendo su calor corporal mientras continuaba la marcha.

Las estrellas blancas brillaban en el negro cielo nocturno. Ishakan, que había estado observando las estrellas, miró a Leah en sus brazos y le acarició la cabeza. Ayer se despertó durante un rato, luego se volvió a quedar dormida y no ha despertado hasta ahora.

Ishakan, que había estado escuchando su rítmica respiración, miró lentamente hacia atrás. La marcha se detuvo de repente. Los otros Kurkan también miraron más allá de las dunas.

Pronto aparecieron decenas de personas bajo la brillante luz de la luna. A simple vista parecía una caravana cruzando el desierto, pero a medida que se acercaban, se podía distinguir su complexión y su piel bronceada. Haban, que estaba en la parte delantera, saludó agitando su gran mano. Genin, que estaba a su lado, también hizo un breve gesto de saludo.

Necesitaron tres semanas para cruzar más de la mitad del desierto desde los territorios de Estia. Y aunque parecía rápido, en realidad andaban a una velocidad deficiente para evitar la persecución. Pero no podían moverse más rápido debido a las malas condiciones en las que se encontraba Leah.

Sin embargo, gracias a los esfuerzos de Harban y Genin no fueron alcanzados por la persecución de la realeza. Los dos, acompañados de 30 guerreros Kurkan, emboscaron a los perseguidores y completaron con éxito la operación.

Pero eso no fue todo. Pudieron obtener información de los nobles sobornados y encargarse de los mensajeros enviados por la familia real hacia Byun Gyeongbaek. Byun Gyeongbaek of Oberde sabría todos los detalles después de que Leah llegara sana y salva al palacio real de Kurkan.

"Hemos vuelto, Ishakan."

Genin saludó con una respetuosa reverencia. Haban miró a Leah, que estaba en los brazos de Ishakan, e hizo una pregunta pícara.

"¿Está bien la Reina?"

Ishakan se rió del título que le puso.

"Por favor, llámala Leah. Ella no ha decidido nada."

En ese momento, Morga que estaba siendo llevado como equipaje en una carreta, se acercó y dijo. "Buen trabajo, Genin, Haban." Mientras se ataba su cabello largo que estaba desordenado. 

Haban mostró una expresión de tristeza por un breve momento en su rostro cansado. Mientras Haban se sorprendía de su propia compasión por Morga, Genin informaba a Ishakan.

"Los Tomari del continente se están moviendo."

Sus palabras hicieron que los ojos de los Kurkan se volvieran gélidos.

"Aunque no es seguro…por la dirección, parece que se están reuniendo en Estia."

"¿La Reina intentará hacer algo?"

"Es la primera vez que vemos una movilización tan grande. Creo que tenemos que tener cuidado."

"Llevaremos a cabo una reunión en cuanto regresemos."

"Sí, Ishakan."

Genin dirigió su mirada a Leah. Viéndola durmiendo profundamente, dijo con pesar.

"¿Leah aún no se ha despertado?"

"Se despertó durante un rato el día de ayer. Desde entonces ha estado durmiendo."

Morga, que estaba a su lado escuchando, intervino.

"Afortunadamente, la sangre de Ishakan funcionó mucho mejor de lo que esperaba."

Morga miró a Ishakan con los ojos llenos de admiración. Haban se encogió de hombros y dijo como si fuera algo evidente.

"Porque Ishakan es especial."

La razón por la que Ishakan era especial estaba relacionada con el nacimiento de los Kurkan. 

Hace mucho tiempo, había un grupo de individuos que no se asentaba en ninguna tierra, sino que vagaban de un lugar a otro. Este grupo de individuos nómadas eran conocidos como 'Gitanos' en el continente.

Pero se referían a sí mismos como 'Rom'. En su idioma, esta palabra significaba 'persona'. Los Rom querían que los respetaran como tal, pero no había manera de que los trataran como una etnia cuando ni siquiera poseían un pedazo de tierra.

Después de mucho tiempo de persecución y desprecio, los Rom desarrollaron un arraigado sentimiento de inferioridad, venganza e ira. En el momento en el que las emociones negativas alcanzaron su punto álgido, un Rom declaró.

¡Levántense, Rom! Vamos a tener nuestra tierra.

Ante la declaración de la poderosa hechicera, todos los Rom se reunieron, decididos a tener sus tierras en las cuales pudieran establecerse. Pero como nómadas, carecían de estructuras, fuertes caballeros y armamento. Les sería absolutamente imposible apoderarse de las tierras ocupadas por otros países.

Por esas razones, se les ocurrió la solución de crear un nuevo ejército. Un poderoso ejército que ningún país pudiera detener.

Al principio, secuestraron niños y les lavaron el cerebro. Sin embargo, dado que nunca habían manejado una tropa, no sabían cómo enseñar y entrenar a los soldados. 

Hicieron varios intentos, pero todos terminaron siendo un fracaso. Después de repetidos fracasos, los Rom recurrieron a un tabú. Crear una existencia no humana.

Intentaron el mestizaje con algunas bestias usando hechizos. El poder mágico de los Rom y el fuerte físico de las bestias, se combinaron para concebir un ser que nunca debería haber existido. Aunque tenía la apariencia de un humano, era mitad humano y mitad bestia.