Reciente

viernes, 9 de abril de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 295

Capítulo 295. Lo Que Importa Es Que Te Crea (1)


Dentro de la caja había un precioso collar de joyas. Se trataba del collar de Evely que Rashta supuestamente había recogido en el Palacio del Sur. Sovieshu tenía pensado entregárselo antes, pero estaba tan ocupado con el trabajo que lo había olvidado.

"Échale un vistazo."

El mago de la corte aceptó educadamente la caja entregada por Sovieshu con ambas manos.

Los ojos del mago recorrieron el collar como un perro salvaje hambriento mientras Sovieshu observaba su mirada con atención.

Eventualmente, la tez del mago de la corte se iluminó.

"No sé si este es el collar de Evely, pero sin duda contiene maná."

"Llévatelo y pregúntale a Evely si es suyo."

"Sí."

"En caso de que sea suyo, pídeselo prestado para estudiarlo."

"Y si no lo es..."

Sovieshu recordó a Rashta, que le había preguntado si le regaló este collar a Evely, y respondió simplemente,

"Lo es."

Parecía seguro. Después de inclinarse ante Sovieshu y retirarse, el mago de la corte se dirigió directamente donde Evely.

Evely esperaba ansiosamente el regreso del mago en su laboratorio junto a sus otros asistentes, y se acercó en cuanto éste entró.

"¿Qué dijo Su Majestad? ¿Me ayudará?"

"Toma, míralo."

El mago le extendió la caja. Evely la tomó rápidamente y gritó al ver el collar. Estaba tan feliz que incluso pisó fuertemente el suelo, y preguntó,

"¿Cómo lo conseguiste tan rápido?"

"Parece que Su Majestad lo había recogido."

"¿Qué? ¿Esto?"

¿Por qué iba a recoger el Emperador un collar extraviado en el Palacio del Sur? A Evely le pareció extraño, pero no preguntó los detalles. Con sólo pensarlo un poco, la respuesta surgiría claramente. No quería confirmar este hecho desagradable.

"En cualquier caso, esto es bueno, Evely. Si este collar realmente te ha devuelto el maná, ¡entonces podrás recuperar el resto!"

Además, ahora esto era lo más importante.

Cuando el mago de la corte exclamó emocionado, Evely apretó el puño con fuerza y asintió,

"¡Sí!"

"Otros magos también podrían recuperar su maná."

Evely se puso el puño en su pecho. Su corazón latía rápidamente. Estaba muy emocionada y feliz.

La desaparición del maná de un mago era un sentimiento terriblemente doloroso y desesperante. Evely lo sabía muy bien, así que quería ser de ayuda para los magos en su misma situación.

"Espero que así sea."

Pero en cuanto Evely terminó de hablar.

Otro asistente del mago de la corte, que se había acercado para agarrar el collar, gritó repentinamente de dolor.

Evely hizo una pausa y miró en su dirección. El asistente superior se levantó como si hubiera sido alcanzado por un rayo.

"¿Asistente Superior?"

Antes de que pudiera preguntar qué le pasó, cayó al suelo de golpe. Ocurrió en un parpadeo. El sonido de su cabeza al chocar contra el suelo resonó violentamente, como un viejo árbol al caer.

"¡Asuya!"

El mago de la corte corrió aterrado hacia su discípulo y sacudió sus hombros desesperadamente.

"¡Asuya! ¿Qué te sucede? ¡Oye!"

Gritó sucesivamente el nombre de su discípulo antes de poner las manos sobre el escritorio, temblando. Sin pensarlo, tomó varios libros y los puso debajo de su cabeza. Le desabrochó los botones asfixiantes y le subió las mangas, pero su discípulo seguía inconsciente.

"¡Evely, trae al médico!"

"¡Sí!"

Evely, sorprendida y desconcertada, salió a toda prisa del laboratorio.

La piedra de maná del collar, que fue arrojado al suelo, brilló y se oscureció, pero ni Evely ni el mago de la corte pudieron ver la escena.

El discípulo caído se despertó después de un día entero.

Aunque se había golpeado la cabeza fuertemente al caer, afortunadamente no le pasó nada. Tenía un hematoma alrededor del omóplato, pero tampoco era grave.

Una horrible verdad le esperaba. La pérdida de su maná.

Había sido lo suficientemente competente para ser asistente de un mago de la corte, y estaba lleno de pasión por la magia. Sin embargo, en este corto periodo de tiempo, todo su maná había desaparecido.

"¡No puede ser!"

El asistente volvió a desmayarse de la conmoción.

Al ser informado del incidente, Sovieshu fue a visitarlo inmediatamente e hizo todo lo posible por reconfortar al asistente sumido en la desesperación.

El asistente se sintió conmovido por el apoyo personal del emperador, pero no pudo salir de la desesperación. Para él, que había vivido como mago toda su vida, se sentía vacío al perder el maná.

Sovieshu prometió al asistente desesperado,

"Definitivamente descubriré la causa y te devolveré el maná."

De hecho, a partir de ese día, trabajó en eso sin descanso.

Primero convocó a Evely y al mago de la corte, así como a los demás asistentes, para escuchar la versión de lo sucedido de cada uno.

Aunque todos presenciaron lo mismo, cada uno lo recordaría desde su propia perspectiva. Por lo tanto, pretendía armar un relato objetivo escuchando los distintos puntos de vistas.

Una vez terminado con esto, convocó a los magos de la corte para discutirlo.

Tras varios días de complicadas conversaciones sobre teorías y fenómenos del maná, se llegó a la importante conclusión de que esto estaba muy probablemente relacionado con el fenómeno de la disminución de los magos.

Llegada a esta conclusión, Sovieshu volvió a llamar a Evely. Ella había traído el collar que originó este incidente, así que debía aclarar la procedencia del mismo.

"¿Quién fue 'exactamente' el que te dio el collar?"

"El decano."

"¿No dijo nada especial cuando te lo dio?"

"Llevar puesto el collar de maná podría ayudarte a sentir el maná... Sólo dijo eso."

Después de que Evely se retirara, Sovieshu llamó a uno de sus secretarios y le ordenó,

"Ve a la academia y busca al decano. Pregúntale por la procedencia del collar que le dio a Evely. Además, averigua sobre el patrocinador que le envió este regalo."

* * *