Reciente

jueves, 25 de febrero de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 119

Capítulo 119. Dedicación A Estia


"¿También le vas a preguntar a Ishakan cuál es su signo zodiacal?

"No digas locuras, Haban."

Después de la reprimiendo de Morga, Haban se tapó rápidamente la boca con una mano. Lo hizo para ocultar su boca sonriente. Sin darle importancia al hecho de que parecía que Haban estaba sonriendo, Morga se limpió el sudor frío que emanaba debido a la tensión con el dorso de la mano.

Normalmente, habría atormentado con varios hechizos a Haban, pero actualmente su mente estaba concentrada en otra cosa. Se ató cuidadosamente su largo cabello y respiró profundamente. Preparado, Morga entró en el dormitorio del rey.

En la parte más profunda del dormitorio, había un hombre corpulento sentado en la amplia cama. Con un brazo abrazaba una gruesa manta y con su mano libre sostenía un tabaco.

El hombre tomó una calada y luego exhaló lentamente el humo. El humo gris estaba por todo el aire, pero no había ningún indicio de languidez en sus ojos. Aunque el tabaco podía influir en la naturaleza de los Kurkan, no le causó ningún efecto debido a que sus emociones estaban agitadas. Sus penetrantes ojos dorados miraban fijamente a Morga.

"...Ishakan."

Cuando inclinó la cabeza en señal de obediencia, el hombre pronunció lentamente su nombre.

"Morga."

Morga, levantó lentamente la cabeza, y pudo reconocer lo que Ishakan sostenía en su abrazo con tanto cariño.

Envuelta en la manta blanca, estaba la pequeña y delicada princesa de Estia. Por su aspecto, parecía que se derretiría al igual que cuando un copo de nieve hace contacto con la palma de una mano.

Morga se quedó mirando fijamente a la princesa. Aunque tenía una hermosa apariencia, siempre atraía la mirada de la gente de forma extraña.

Recordó el comportamiento que había visto de la princesa en el bosque. La princesa, que tenía un rostro tan inexpresivo como el de una muñeca, encajaba perfectamente con el bosque sombrío. Sus ojos púrpuras eran hermosos, pero carecían de emociones.

Pero esa misma princesa, ahora dormía más tranquila que nadie. Durmiendo con las mejillas sonrojadas, la mujer no se parecía a la que había visto en el bosque. Parecía una persona completamente diferente.

Mirando sus labios ligeramente abiertos, podía entender por qué Byun Gyeongbaek estaba obsesionado con la princesa. Si una persona tan indiferente actuaba con un poco más de amabilidad… Oh, no.

Morga rápidamente se deshizo de esos pensamientos, que surgieron en su mente de forma inconsciente, sin tener la oportunidad de filtrarlos. Si Ishakan descubriera lo que había pensado, lo destrozaría en pedazos.

No quería tener una muerte lamentable y prematura. Morga, que tenía un gran futuro como hechicero y esperaba vivir mucho tiempo como jefe de su tribu, enumeró rápidamente en su mente, veinticinco fórmulas a base de hierbas medicinales en orden inverso.

Sólo entonces, recobró la compostura necesaria para hablar con normalidad. Morga tosió ligeramente y luego dijo.

"No hay ningún problema si el humo del tabaco impregna el aire. Pero el tabaco puede resultar muy venenoso para ella, así que recuerda que ella no debe inhalar directamente el humo."

"Lo sé."

Después de asentir brevemente, Morga se acercó a la cama. Ishakan movió un poco la manta y sacó la mano de la princesa.

Su delicada mano se veía elegante, con finas venas a lo largo de ella. Tras un momento de admiración, Morga sostuvo su mano con cuidado.

Sacó un frasco medicinal y dejó caer una gota de la poción en la muñeca de ella. La poción líquida, tan clara como el rocío, comenzó a oscurecerse rápidamente en la muñeca de la princesa.

El líquido que se había ennegrecido, comenzó a convertirse en humo negro produciendo sonidos crepitantes hasta que se dispersó. Un suceso horrible. Mientras Morga miraba la muñeca limpia y sin rastro alguno, inconscientemente frunció el ceño.

"No puedo descifrarlo todo, pero... estoy seguro de esto."

Entonces, con voz firme, afirmó.

"La princesa se encuentra bajo un poderoso lavado de cerebro."

Devoción a Estia

Aunque parecía haber otros hechizos involucrados, debido a que estaban intrínsecamente entrelazados, sólo podía confirmar el lavado de cerebro en estos momentos.

"El lavado de cerebro está basado en sus propios ideales. Como la princesa ama a Estia, el lavado de cerebro debería haber comenzado desde ese punto."

El lavado de cerebro, que inició como una pequeña semilla, fue creciendo gradualmente con el paso del tiempo, y al final, hizo que ella priorizara al país por encima de su propio bienestar.

Por la misma razón, también estaba vinculado a la familia real. Estia sólo podía existir si la familia real existía...

"Como el hechizo se prolongó durante mucho tiempo, probablemente ella no puede distinguir entre sus propios pensamientos y el lavado de cerebro."

Morga dijo con una voz tensa.

"Si se remueve el lavado de cerebro imprudentemente, su mente colapsara."

Era un lavado de cerebro que se entrelazaba eficazmente entre los valores, las creencias y las ideas acumuladas a lo largo de la vida. Prácticamente, ahora ni siquiera podría considerarse lavado de cerebro.

"Dedicación a Estia... la vida de la princesa ni siquiera le pertenezca a ella misma."

Después de terminar de hablar, Morga miró a la princesa con empatía. Durante toda su vida, honró a la familia real como la Flor de Estia, y trabajó sin siquiera cuidar su propio cuerpo debido a la devoción impuesta. Hasta que finalmente terminó siendo vendida a Byun Gyeongbaek. Literalmente, se beneficiaron completamente de ella.