Reciente

miércoles, 17 de febrero de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 117

Capítulo 117. Eres Buena Mintiendo


Leah se sorprendió mientras sollozaba. Fue una propuesta salvaje y dulce. Ninguna mujer en el mundo había recibido una propuesta como esa.

Pero no podía responder. Ishakan sonrió amargamente debido a que Leah no respondía. Viendo que sus ojos se oscurecieron, a Leah le dolió el corazón. Ella quería calmarlo de alguna manera, así que lo besó.

Le lamió los labios torpemente, y luego introdujo la lengua. Los duros dientes mordisquearon suavemente su lengua por un momento, que se retorcía levemente mientras profundizaba. 

Frotó, chupó y jugueteó con la lengua de Leah. Mientras se besaban ella seguía frotando su sen0. Realmente, ella estaba aplicando lo que Ishakan le había enseñado. Cuando sus labios se separaron, Ishakan miró fijamente a Leah.

"Tú..."

Con una voz quebrada le susurró a Leah.

"No siempre eres honesta."

Los ojos de Ishakan estaban llenos de malicia. Mordió la punta de la nariz de Leah y la soltó.

"Eres buena mintiendo."

Leah no respondió. Sin embargo, parecía que Ishakan ya lo sabía. Cómo se sentía Leah, y lo que quería responder.

En lugar de seguir hablando, Ishakan puso las piernas de Leah sobre su hombro. Debido a su considerable diferencia de tamaño corporal, las caderas de Leah quedaron medio levantadas. Y en esa posición, su virilidad penetró su cavidad.

"¡Huck...!"

Los ojos de Leah se agrandaron, le resultaba más difícil soportar la pen3tración en esta posición. Sus pantorrillas temblaban. En el momento en que la virilidad, que estaba entrando lentamente, llegó hasta lo más profundo de su interior, un calor estimulante se propagó por todo su cuerpo.

El calor se propagó desde su bajo vientre y recorrió todo su cuerpo. Leah dejó escapar un leve gemido y arqueó la espalda. Los huesos de su columna vertebral sobresalieron a lo largo de su curvada espalda. Aunque estaba temblando lamentablemente, Ishakan no se contuvo y comenzó a pen3trarla intensamente.

Después de experimentar un clímax muy intenso, Leah apenas pudo extender sus brazos y abrazar el cuello de Ishakan. Su cabeza seguía inclinada hacia atrás. Le suplicó con los labios temblorosos.

"Ishakan, yo, aca… acabo de venirme…"

Su interior estaba completamente mojado, así que estaba segura de que Ishakan también lo sabía. Sin embargo, no dejaba de mover su cintura. Realmente sentía que moriría. Rasguñando su espalda con las uñas, Leah dijo desesperadamente.

"Estoy agotada, ahhh, no puedo más..."

"¿Agotada?"

"Sí, hmm, estoy agotada… Descansemos un poco...."

Ishakan sonrió y movió su cintura con más intensidad.

"Seguramente es otra mentira."

Nunca había mentido sobre esto. Sin embargo, le resultaba difícil refutar su afirmación. Su mirada se estaba volviendo más borrosa. Sólo gemidos salían de su boca. 

Sentía que la saliva estaba fluyendo por las comisuras de su boca abierta. Finalmente, casi sin aliento, soltó sus brazos del cuello de Ishakan.

"Ah, ahhhh..."

Ella había alzando el cl!max de nuevo. Ishakan sujetó la espalda de Leah con sus antebrazos robustos y manos grandes. Miraba de forma maliciosa a Leah, que estaba desorientada y temblorosa.

Ishakan rodeó a Leah con sus brazos, y luego se levantó de la cama. Leah, que estaba suspendida en el aire sin fuerzas, tuvo un presentimiento espeluznante y comenzó a agitar su cuerpo. Ishakan la sujetó con más fuerza y puso su cuerpo contra la pared.

Una fría pared tocó a su espalda mientras sus piernas flotaban en el aire. Su conciencia nublada hizo que no le importara el hecho de tener s3xo en esta posición, más bien tenía miedo de caer al suelo, así que apretó sus muslos alrededor de Ishakan. Rodeándolo con todas sus fuerzas, su virilidad penetró su cavidad.

La enorme y caliente virilidad producía sonidos obsc3nos mientras penetraba su interior. Su cuerpo se balanceaba violentamente hacia arriba y hacia abajo debido a que la penetraba con mucha fuerza. Sus senos también rebotadan, y sus pezones se frotaban contra el pecho de Ishakan lleno de músculos.

"¡Hmm, huh, ahh...!"

A pesar de que ella había alcanzado el cl!max varias veces, volvió a sentir un cosquilleo en la parte inferior de su cuerpo.Un torrente de líquido salió entre la unión de sus gen!tales. Sentía que estaba enloqueciendo. Sus ojos purpuras se desenfocan. Las lágrimas que estaban acumuladas en los bordes de sus párpados comenzaron a fluir por sus mejillas.

"Di mi nombre."

Su lengua caliente lamió las lágrimas que ella derramaba.

"Tienes que recordar con quién lo estás haciendo."

Sólo podía aferrarse y confiar en el hombre que tenía delante. Con las últimas fuerzas que le quedaban, ella lo abrazó. Leah pronunció su nombre, sintiendo una mezcla de miedo y pl4cer. 

"Ah, Ishakan..."

Los ojos dorados se llenaron de satisfacción mientras Leah lo abrazaba.

"Hmm, Leah..."

Sus dientes le mordieron el cuello. Con un dolor agudo, Leah soltó un fuerte grito.

"Ahh, Ishakan, hmm..."

La virilidad gruesa y rígida llegó hasta lo más profundo de su interior. Al final, expulsó un líquido caliente, llenando todas sus paredes interiores. Sus brazos y piernas temblaron debido a un placer indescriptible. 

Pronto, todas sus fuerzas abandonaron su cuerpo, pero sus dedos siguieron temblando.

Mientras Leah seguía sumida en el cl!max, Ishakan siguió moviendo su virilidad ligeramente ablandada en su cavidad. Leah, que seguía inmersa en las sensaciones del cl!max, gimió desesperada mientras Ishakan restregaba el s3men en sus paredes interiores.