Reciente

sábado, 20 de febrero de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 271

Capítulo 271. Otra Personalidad De Heinley (2)




A este paso, Sovieshu intentará convertir a Evely en la tercera emperatriz, me arrebatará a mi hijo y se divorciará. ¡Como sucedió con la Emperatriz Navier! Debo actuar con inteligencia y calma. La Emperatriz Navier había tenido una aventura mientras estaba casada con Sovieshu, por lo que inmediatamente después de su divorcio se fue con ese hombre, pero como me he dedicado sólo a Sovieshu, estoy en una posición difícil.

Rashta rebuscó rápidamente en su joyero y sacó un gran y hermoso collar de zafiros, dándoselo como recompensa a la sirvienta que delató a su compañera.

"¿Esto es para mí?"

"Sí."

"Es tan precioso..."

"Haz lo que quieras, puedes venderlo o quedártelo. Por cierto, tu madre está en prisión, ¿verdad?"

"¿Eh? Sí."

"Usaré mi privilegio de inmunidad para sacarla de prisión."

La emperatriz tenía tres privilegios de inmunidad al año. Además, esto no entraba en lo que dijo Sovieshu de 'el poder de perjudicar a otros'.

"¡Gracias! ¡Muchas Gracias, Su Majestad la Emperatriz!"

La sirvienta se lo agradeció repetidamente entre lágrimas, antes de jurar que le sería leal el resto de su vida.

Después de que la sirvienta se fue, la Vizcondesa Verdi dijo preocupada,

"Su Majestad, la madre de esa sirvienta no debe ser puesta en libertad. ¡Es una criminal despiadada que envenenó a tres personas!"

"Lo sé. Lo supe cuando la investigué."

"Entonces por qué..."

"Quiero que las sirvientas juzguen el bien y el mal en función de su lealtad hacia mí. No en función de lo moralmente correcto."

Después de terminar su aclaración, Rashta se miró al espejo y frunció el ceño.

"No me quedará una gran cicatriz, ¿verdad?"

***

Me acostumbré mucho a mi trabajo, y mis ayudantes también se acostumbraron a mi forma de trabajar. Debido a eso, naturalmente la eficiencia y la velocidad de trabajo aumentaron.

Ahora estaba segura de que podría hacer algunas otras tareas a la vez. Ordené a un ayudante que enviara una carta al Gran Duque Kapmen para tratar los asuntos del acuerdo comercial con Rwibt.

El Gran Duque Kapmen envió una respuesta alrededor de cuatro horas más tarde, y después de eso, nos escribíamos tres o cuatro veces al día para discutir asuntos comerciales.

Después de unos días, el ayudante preguntó dudoso,

"¿No sería mejor reunirse para hablar en persona?"

"Cuando sea necesario. Ahora mismo no hay mucho que decir."

Maquillé casualmente la situación mientras postergaba el momento de reunirme con el Gran Duque Kapmen. 

Sin embargo, mis ayudantes parecieron encontrarlo aún más extraño a medida que pasaron los días.

Las cartas que intercambiábamos eran cada vez más largas y el intervalo entre cada una más corto. Mis ayudantes parecían estar pensando preocupados, '¿Se pelearon?'

Afortunadamente, antes de que sus sospechas se hicieran más fuertes, Wihan y Mullaney aparecieron cada uno con su propio resultado de investigación.

Los coloqué sobre el escritorio de mi oficina y leí los informes lentamente. Primero el de Mullaney, luego el de Wihan.

Los dos sucesores se miraron de reojo y esperaron ansiosos mi respuesta. Sus expresiones parecían realmente serias y cautelosas.

Después de un momento, pregunté a los dos mientras dejaba el informe que tenía en la mano.

"¿Hicieron la investigación juntos?"

Ambos sacudieron la cabeza, perplejos.

Me reí en silencio y extendí el informe de Wihan a Mullaney y viceversa.

"¿Les gustaría leerlo?"

En menos de tres minutos, las caras de ambos se volvieron rígidas.

Definitivamente, era compresible. Sus informes eran bastante similares. Incluso en los errores.

"No sé quién copió a quién, pero no fue una buena elección. He realizado mi propia investigación por separado, y hay muchas datos erróneos en sus informes."

Mullaney y Wihan parecían perplejos. Era difícil saber quién estaba actuando y quién estaba realmente perplejo, ambos tenían una expresión bastante convincente.

"Peor aún, la investigación es realmente vergonzosa. Estoy decepcionada. Ambos retírense. Yo me encargaré de esto."

Hablé deliberadamente de forma tajante y ordené a ambos que salieran.

Esa noche, Heinley estalló en carcajadas al escuchar mi historia.

"No pensé eso de ninguno de los dos. Qué sorpresa."

"¿Te parece gracioso?" 

"Como dije, no me imaginaba que eso sucedería."

Con mi cabeza sobre su pecho, levanté una mano y estiré su mejilla. 

"¿Pero fue realmente tan mala?"

"No fue tan mala. Sólo estaba tratando de engañarlos."

Heinley sonrió, sus ojos se curvaron como si hubiera leído mis pensamientos,

"Lo hiciste para descubrir quien copió el informe."

Asentí y mordí su mejilla. Ahora que esto había sucedido, sólo había una cosa que podía hacer.

Desear que no fuera Mullaney quien me visitara.

"¿Reina? Me da miedo que me muerdas la mejilla con una mirada tan seria. Parece que estuvieras tratando de arrancármela."

* * *

Pasaron tres días, pero contrariamente a lo esperado, ni Mullaney ni Wihan vinieron a verme. Ambos parecían ser inteligentes.

Entonces, qué debo hacer ahora... estaba reflexionado cuidadosamente mientras caminaba, cuando escuché unos murmullos. Pero el contenido era muy extraño.

"Un fantasma. ¿Estás seguro?"

"Oh, qué miedo. No digas eso. ¡No podré salir por la noche!"

"Es real. ¡No sé cuántas personas lo han visto ya!"

"Yo también he oído de eso. Se dice que es un fantasma masculino con una corona en la cabeza."

"¿De verdad? Entonces, ¿es posible que sea Su Majestad? El Difunto Rey Wharton III."

"¿Por qué se convertiría en un fantasma?"

"Hay un rumor de que Su Majestad Heinley envenenó al Difunto Rey."

Lo primero, era una historia divertida. Porque incluso en el Imperio Oriental, ocasionalmente ocurrían alborotos por apariciones de fantasmas. Pero lo último sonaba bastante malicioso.

Aunque también había oído hablar de ese rumor, no podía creer que haya sido mezclado con la historia del fantasma.

Al instante, me vinieron a la mente los nobles de lado de Christa. ¿Fueron quienes difundieron el rumor? Christa se fue a Compshire, pero los nobles y funcionarios que la apoyaban se quedaron.

Como apoyaban a Christa, no podrían hacer nada si ella perdía repentinamente toda su fuerza. ¿Es posible que estén apuntando a Heinley para intentar cambiar la situación?

Pero parecía la única que estaba preocupada por esto. Cuando busqué a Heinley alrededor del mediodía, él ya sabía del rumor. Sin embargo, no parecía pensar que tuviera alguna conexión con las fuerzas de Christa.

Al contrario, me preguntó con un brillo en sus ojos.

"Reina, ¿le tienes miedo a los fantasmas?"

"Si les tienes miedo, puedo quedarme a tu lado desde el atardecer hasta el amanecer."

"Está bien. No tengo miedo."

"¿Es un fantasma, pero no tienes miedo?"

"Realmente no."

"..."

"¿Heinley?"

"En realidad, tengo miedo, Reina. Así que... ¿te quedarás a mi lado desde el atardecer hasta el amanecer?"

"¿No crees que esto tiene relación con los partidarios de Christa?"

"Por supuesto que deberíamos investigar eso también. Pero aparte de eso, tengo miedo, Reina. Yo creo en los fantasmas."

De hecho, en cuanto se puso el sol, vino a mi habitación y se quedó junto a mi incluso mientras trabajaba o leía.

"Tengo miedo, ¿podemos tomar un baño juntos por la noche, Reina?"

"No."

Aunque parecía un poco sospechoso, Heinley actuaba como si realmente le tuviera miedo a los fantasmas. Así que decidí revelar la verdadera identidad del fantasma por su bien.

Después de decidirme, fui con mi guardias al lugar donde aparecía el fantasma en medio de la noche.

No dormí en el dormitorio compartido, para no tener que preocuparme de que Heinley se despertara.

Sin embargo, ya había otros visitantes en el lugar donde supuestamente aparecía el fantasma.

"Busquen cuidadosamente. Debe haber un dispositivo."

Heinley fue al primero que vi.

"¿Y si realmente aparece un fantasma?" 

McKenna fue el segundo.

"No hay ningún fantasma. Además, tampoco me preocupa si aparece."

¿Quién era este hombre que se parecía a mi esposo, y decía sin dudar que no había ningún fantasma?

El Heinley que yo conocía, estaba temblando de miedo por qué había un fantasma.

¿Debería considerar a esta otra personalidad de mi esposo como al tercero?

"Pero Su Majestad. Si el fantasma del Difunto Rey aparece, ¿cómo deberíamos lidiar con él?"

"Esparce sal."

La Emperatriz Se Volvió A Casar