Reciente

sábado, 13 de febrero de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 268

Capítulo 268.



El Vizconde Roteschu también estaba en la fiesta, así que no fue difícil llamarlo.

Rashta ordenó al Vizconde Roteschu que la visitara antes de salir del palacio imperial.

El Vizconde fue a verla alrededor de las nueve de la noche. Rashta lo dejó pasar al salón y mandó salir a todas sus criadas.

Al quedarse solos, los ojos del Vizconde brillaron con intriga, pensando que hablaría de un secreto.

Rashta abrió la boca, ocultando la oscuridad en su interior.

"¿Puedes conseguir un mercenario hábil y discreto?"

El Vizconde Roteschu sonrió con orgullo,

"No es difícil para mí conseguir un mercenario."

"Un mercenario que mate por dinero."

El Vizconde Roteschu se sorprendió un poco, pero esta vez respondió con una sonrisa siniestra.

"Por supuesto."

Después de que el Vizconde se fuera, Rashta se llenó de alegría. ¡No puedo creer que pueda usar las manos del propio Vizconde Roteschu para matar a la despreciable Rivetti!

Si todo saliera bien, Rivetti moriría, y el Vizconde Roteschu estaría feliz sin saber lo que había hecho. ¿Y si luego le confieso la verdad? ¿No se volvería loco? 

Pero al despertarse después de una buena noche de sueño, la inquietud se apoderó de ella. ¿Y si el Vizconde Roteschu hiciera de esto otra debilidad? Ya tenía una relación con él que no podía soportar, ¿estaría bien añadir otra debilidad a la lista?

Después de mucho pensarlo, Rashta decidió acudir al Duque Elgy. De todos modos, quería contarle sobre la ofensa a su amistad por parte de Sovieshu y el Barón Lant.

Cuando Rashta le contó sobre las preocupaciones de Sovieshu y el Barón Lant, el Duque Elgy sonrió despreocupadamente.

"Es Rashta quien debe decidir si creer o no en los rumores. Lo importante no son los rumores, sino la verdad."

"El Duque Elgy es un hombre maravilloso, no entiendo por qué circulan malos rumores."

"Envidia."

"Sí. El Duque es uno de los hombres más apuestos que he visto. Tiene un fuerte encanto que está por encima de los demás."

Rashta confesó, mirando fijamente al Duque Elgy, que estaba relajado a pesar de los malos rumores.

Sin embargo, cuando le contó que le pidió al Vizconde Roteschu conseguir un mercenario, la expresión del Duque Elgy se volvió sumamente seria.

Al ver esa expresión, Rashta se preocupó aún más y preguntó.

"¿No crees que es una petición adecuada para el Vizconde Roteschu?" 

"Depende de lo que quieres que haga el mercenario. ¿Que le ordenarás hacer?"

Rashta vaciló, incapaz de decir, 'Haré que mate a la hija del Vizconde.' 

Ante la vacilación de Rashta, el Duque continuó como si no le molestara, 

"Independientemente de lo que quieres que haga, debes asegurarte de que ese mercenario traído por el Vizconde Roteschu no sea uno de sus hombres."

Rashta se preocupó. El Vizconde Roteschu tenía una mente malvada, y estaba impaciente por encontrar otro punto débil. 

El mercenario que traería el Vizconde Roteschu probablemente sería uno de sus hombres.

"Sería difícil creer en un mercenario traído por el Vizconde Roteschu. Entonces, ¿qué debo hacer?"

"No lo sé."

"Y si el Duque consigue a alguien..."

"No es un problema conseguirlo."

"¡Genial!"

Rashta estaba encantada, pero el Duque Elgy negó con la cabeza.

"Puedo conseguir a alguien, pero el problema es el mismo. Primero deberás asegurarte de que no sea uno de mis hombres."

"Pero el Duque es diferente a ese malvado Vizconde, ¿verdad?"

"Así es."

El Duque Elgy sonrió sutilmente.

"Pero Rashta, ¿no estás buscando a alguien para hacer algo que ni siquiera puedes decirme?"

Tenía razón.

Rashta volvió a su habitación y reflexionó mientras tomaba una taza de té.

Sin importar a través de quién consiguiera a un mercenario, debía tener extrema precaución.

Por supuesto, no podía ser del Vizconde Roteschu. Y si se equivocaba, podría tener a un segundo o tercer Roteschu.

'Rashta debe conseguirlo por sí misma.'

Después de mucho pensarlo, Rashta se decidió.

'De lo contrario, no podré estar tranquila.'

Aunque podía ser un poco peligroso, Rashta decidió ir personalmente al lugar en el que había vivido como esclava.

* * *

Mientras tanto, en ese momento.

Koshar, que había dirigido a la caballería y asaltado el cuartel temporal de los bandidos Mil Eternos, se encontraba en pleno enfrentamiento contra el Señor Celestial de los bandidos Mil Eternos, Kelderek.

El Señor Celestial de los bandidos Mil Eternos ya se había retirado a la retaguardia con sus camaradas heridos a toda prisa, y toda la caballería que Koshar había traído estaba alineada en tres filas.

Kelderek se estaba limpiando el sudor que le corría por la frente, pero al darse cuenta que no era sudor sino sangre, maldijo furioso.

"¡¿Por qué estás aquí?! ¡¿No puedes vivir sin ver nuestras caras?! ¡¿Huh?!"

"¿No estás siendo demasiado grosero con un amigo que no has visto en un tiempo?"

"¡¿Por qué serías mi amigo, bastardo?!"

"Incluso vine hasta aquí, porque te echaba de menos."

"¡Lárgate! Por favor, lárgate de mi vida."

Los caballeros del Imperio Occidental que seguían a Koshar intercambiaron miradas entre sí. Fue asombroso ver al líder de los temibles bandidos de los rumores hacer un rabieta frente a Koshar como un niño de siete años.

También fue refrescante ver a Koshar burlase sarcásticamente de este despreciable bandido. 

"¿Tu afecto ya no es el mismo? Me quedaré aquí a ver tu cara."


"¡Bastardo asqueroso!"

Kelderek resopló mientras se limpiaba la sangre. Pero Koshar seguía sonriendo y no mostraba signos de retroceder.

Parecía un caballero bondadoso debido a su apuesta apariencia, pero Kelderek sabía mejor que nadie lo loco que estaba Koshar.

Durante su estancia en la frontera del Imperio Oriental. Al principio, pensaba que se trataba de un joven noble desafortunado con un ardiente sentido de la justicia.

Pero cuando vio a Koshar aparecer de vez en cuando agitando su espada, y pidiéndole que jugara con él porque estaba aburrido, Kelderek se dio cuenta. ¡Ah, era un verdadero loco!

Kelderek también se dio cuenta de esto en una ocasión en la que se infiltró en la ciudad y vio a Koshar con su atuendo de noble. ¡Ah. No era un noble con un ardiente sentido de la justicia, sino un loco que había aprendido modales y controlaba su locura!

Frente a otros nobles, se hacía pasar muy bien como, 'un joven caballero que no podía adaptarse bien a la nobleza'.

"¡Bastardo abominable!"

Kelderek escupió, maldiciendo de nuevo, e indicó a sus hombres que se retiraran.

"¿Se van?"

Preguntó Koshar, levantando las cejas con decepción.

Entonces tiró de las riendas del caballo y éste relinchó. El bandido, montado en el caballo, gritó furioso.

"¡Me iré a otro lugar. Me iré a otro lugar donde no estés tú!"

* * *