Reciente

lunes, 1 de febrero de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 262

Capítulo 262.  Jugada De Christa (1)



Christa se enfrentaba a una situación difícil actualmente. A causa del rumor que circulaba en la alta sociedad.

Originalmente, Christa solía tener una muy buena reputación en la alta sociedad. Era amable y cuidadosa con sus palabras al tratar con las personas, además de modesta a pesar de ser la reina. Después de que su esposo trajera a otras mujeres, la simpatía hacia ella creció, y los nobles la admiraban por mantenerse firme.

Tras la muerte de su esposo, las opiniones se dividieron en dos. Una mitad se compadecía de que perdiera la posición de reina siendo tan joven, y la otra mitad criticaba su permanencia en el palacio.

Sin embargo, quienes la criticaban también coincidían en que su situación era desafortunada.

Aunque se había convertido en reina, estaba preocupada por no tener hijos, preocupada por las concubinas de su esposo, preocupada por la fama del Príncipe Heinley, y de repente se vio forzada a dejar su posición de reina.

Pero después de la recepción de bodas de Heinley, un extraño rumor que comenzó a circular había socavado su reputación.

— Christa y Su Majestad Heinley están disfrutando de una aventura en secreto.

Los nobles tendían a ser tolerantes con el hecho de tener concubinas, pero tenían sus propios estándares.

¿Tenía una aventura en secreto con el hermano de su esposo? Esto fue algo que horrorizó a la nobleza.

Viendo que el asunto parecía agravarse, una dama de compañía de Christa habló con dificultad.

"Reina. Creo que lo mejor por ahora es ir a Compshire y observar la situación. Por supuesto que es un rumor, pero en un momento como este, no está de más ser precavido."

¿Ir a Compshire? La expresión de Christa se volvió rígida rápidamente ante la sugerencia de su dama de compañía.

No quería hacerlo. Tendría una vida cómoda en Compshire, pero sería tratada completamente diferente, como si su momento hubiera pasado.

Incluso su circulo cercano sería desplazado, siendo considerados 'la generación pasada'. Todos, incluidos familiares y amigos.

Ir a Compshire era entregarle todo el poder a Navier, convirtiéndose Christa en una huella del pasado.

Lo que significaba que Navier estaría por delante mientras ella se quedaría atrás, esperando a que su rastro desapareciera.

"¿No es solamente un rumor? Su Majestad el Emperador incluso está plagado de malos rumores, ¿por qué soy la única que debe evitarlo?"

"Aunque es cierto... Su Majestad el Emperador tenía una mala imagen desde el principio..."

"En cambio, nunca se tuvo esa imagen de la reina, así que es aún más sorprendente."

Christa se entristeció. La divorciada Navier tenía un nuevo y apuesto esposo, pero ¿cómo es posible que ella, que estaba desconsolada, fuera tratada así?

Además, no era mucho mayor que Navier. 

A una edad similar, era muy doloroso que una tuviera una nueva esperanza y la otra se convirtiera en un lúgubre pasado.

La expresión triste de Christa hizo que sus damas de compañía estuvieran al borde de las lágrimas junto a ella.

Christa se quedó con la mirada perdida en el cuadro de la pared a la distancia.

Después de un largo tiempo. Finalmente, Christa llegó a una conclusión. 

Había tomado una decisión firme.

"Si voy a Compshire así, mi vida terminará en ese momento. Me quedaré allí esperando mi muerte sin ningún propósito ni motivo."

"¡Reina! ¡No, absolutamente no!" 

"Mientras circule ese rumor, nada cambiará si voy a Compshire. El rumor me seguirá. Si me voy como si estuviera huyendo, el rumor podría hacerse más fuerte."

Hablando con voz tranquila, Christa se agarró la falda y bajó la mirada.

Lo que planeaba hacer a partir de ahora sería muy arriesgado.

Pero no podía simplemente perder todo sin hacer nada. Al menos quería luchar.

Bajo los párpados semicerrados, sus ojos brillaban intensamente.

"Dado que ha llegado a esto, debo aprovecharme del rumor."

***

Por la noche, en lugar de ir al dormitorio matrimonial, coloqué todos los papeles en el escritorio de mi habitación y me dediqué a trabajar.

Me costaba concentrarme porque mi mente no dejaba de dirigirse al dormitorio matrimonial, pero ahora mismo encontraba a Heinley tan detestable que no quería ver su rostro.

Sentía que mis pensamientos estaban divididos y traté de concentrarme al máximo en lo que estaba haciendo.

Afortunadamente, recuperé la concentración paulatinamente.

Pero apenas recuperé la velocidad de lectura, llamaron a la puerta del dormitorio matrimonial.

Los únicos que podían entrar en esa habitación éramos Heinley y yo, así que naturalmente se trataba de Heinley.

En lugar de responder, volteé deliberadamente el papel mientras sumergía la pluma en el tintero.

Aun así, no dejó de llamar a la puerta.

— Toc-toc, toc-toc-toc, toc-toc-toc-toc, toc-toc-toc-toc-toc...

Lejos de detenerse, comenzó a tocar la puerta rítmicamente.

¿Quiere ver quién gana? Definitivamente, no abriré la puerta. Juega solo.

Resoplé y volví a agarrar la pluma.

Pero era difícil ignorar ese ruido mientras trabajaba.

Eventualmente, agarré los documentos y salí sigilosamente de mi habitación, me traslade a la habitación libre de enfrente.

Las habitaciones libres rara vez se utilizaban, pero se mantenían limpias y tenían escritorios para usar.

Coloqué los papeles sobre el escritorio y me senté en la silla.

Sin embargo, como había una gran distancia entre el escritorio y la puerta, también me resultaba difícil concentrarme porque me sentía nerviosa estando de espaldas a la puerta.

No tuve más remedio que acercarme a la puerta.

Cuando puse un cojín junto a la puerta y me senté en él, me sentí finalmente un poco a gusto.

Después de colocar los papeles en mi regazo y abrir un poco la puerta sigilosamente, me sentí aún más a gusto.

Bien. Así será más fácil comprobar si Heinley sale o no.

"..."

Pero sin importar cuánto tiempo esperé, Heinley no salió.

¿Podría... estar llamando a la puerta todavía? 

No podía escuchar nada desde aquí, así que no tenía forma de saberlo. 

Mientras revisaba los papeles sentí una punzada de preocupación.

¿Qué pasa si golpea la puerta durante demasiado tiempo y se fracturara la mano? ¿O se desgarra la piel?

Al final, en el momento en que recogí mis papeles uno por uno, me puse de pie y abrí la puerta para regresar a mi habitación.

"¡!"

Casi se me sale el corazón, al ver a Heinley de pie frente a la puerta.

¿Cuándo salió? Estuve observando en todo momento, ¿no?

Cuando lo miré desconcertada, Heinley me miró afligido y murmuró,

"¿Tanto me detestas, Reina? ¿Tanto como para huir hasta aquí?"

"No huí, tenía mucho trabajo..."

Cuando estaba intentando explicar por qué estaba aquí, algo surgió en mi interior.

¿Por qué no entré al dormitorio matrimonial?

Si me quejara, 'Dijiste que era pesada' me vería como una niña pequeña obsesionada con cosas triviales.

Al final, dudé antes de inventar una excusa con otra intención,

"Te lesionaste al caer del caballo. Supuse que en ese estado te incomodaría que me acostara a tu lado."

"Reina, sabes que estoy perfectamente bien, pero lo haces a propósito, ¿no? ¿Te estás burlando de mí?"

"Piensa primero quién comenzó burlándose."

Dije bruscamente, me di la vuelta y me dirigí a mi habitación. Heinley me siguió e insistió.

"Lamento mi mediocre actuación. Pero quería llamar la atención de Reina aunque fuera de esa manera."

Realmente... quería golpear y besar esa boca. ¿Por qué habla así de adorable?

Cuando me quedé mirando su boca, Heinley vaciló y añadió rápidamente,

"Por supuesto, eso no significa que no haya hecho nada malo."

"Obviamente."

"¿Estás muy enfadada, Reina?"

"No tanto. Además, no fue tu mediocre actuación lo que me hizo sentir ofendida."

"¿De verdad?"

"Piénsalo con la mano sobre tu corazón. Aunque no sé si sea tan pesado como yo."

"¡!"
* * *