Reciente

martes, 26 de enero de 2021

SSS-Class Suicide Hunter - Capítulo 7

 Capítulo 7. La Identidad Monologante (1)



Busqué información sobre el Santo de la Espada en mi teléfono. 


—Originalmente, se decía que era un anciano de un viejo y rico conglomerado del norte de Europa.


—Su verdadero nombre es Marcus Calenberry. Fue bastante lamentable, pero se dijo que renunció a su familia, conexiones y fortuna y entró en la torre por sí mismo.


—Nadie sabe exactamente qué habilidades tiene.


—Se rumorea que tiene el hábito de murmurar para sí mismo.


Chasqueé la lengua.


‘No hay información útil’.


Incluso busqué cualquier video de entrevistas pero no pude encontrar ni uno solo. Aparentemente, este anciano era todo lo contrario al Emperador de las Llamas. Aunque tenía fama de tener una mala personalidad, se podía encontrar información sobre él en Internet. 


Por otro lado, el Santo de la Espada era un misterio.


La información en internet sobre el Santo de la Espada era muy vaga. Aparentemente era de una gran familia adinerada, supuestamente entró a la torre por su cuenta y se rumoreaba que murmuraba para sí mismo. Toda la información era especulativa.


‘¿Qué?’


Giré la cabeza hacia una mesa en un rincón. Allí, el Santo de la Espada se sentó solo, bebiendo su vodka con leche.


‘Al menos la información de que habla consigo mismo es correcta’.


El viejo con un extraño sentido de la moda se sentó en la mesa con su extraña bebida y parecía estar murmurando para sí mismo entre sorbos.


"Cállate. No seas tan ruidoso. En primer lugar, eres..."


No pude oír exactamente lo que el viejo estaba diciendo, pero parecía escupir con cada palabra que decía. Era una escena horrible, y no pude evitar estar un poco asustado. 


‘¿Sufre de psicosis?’


El cazador número uno era un psicótico. Eso era aterrador en sí mismo. Era como tener una bomba nuclear y no saber cuándo podría explotar. 


‘...No, si lo piensas, Yoo Soo-ha también había sido un psicópata’.


Tal vez una de las condiciones para convertirse en el número uno era ser un enfermo mental.


‘Casi todos los mejores clasificados son psicópatas’.


Sacudí la cabeza y seguí buscando información en internet. Sin embargo, la mayoría eran puramente especulaciones. Pero mientras seguía buscando, una publicación en un foro me llamó la atención.


—¡Precaución! ¡Palabras que nunca debes decir delante del Santo de la Espada!


¿Hmm?


Era un título interesante. El hilo fue publicado en el sitio web de la Comunidad de Especialidades de Cazadores. Un lugar para jugar, chatear y compartir información que sólo puede ser accedida por aquellos que tienen un Certificado de Cazador emitido por la Asociación. La publicación se hizo de forma anónima.


—Lo vi por mí mismo. Hay palabras que nunca debes decir delante del Santo de la Espada a menos que quieras morir.


—¿Cuáles son?


—Cualquier cosa sobre su familia. Hace unos días, unos cuantos cazadores de alto rango estaban peleando con el Santo de la Espada, y uno de ellos dijo: “Mirando cómo estás ahora, tus nietos afuera deben haber sufrido. Apuesto a que te gusta estar solo porque no se atreven a tenerte cerca. Qué vergüenza les daría si te vieran comportarte así”.


—¡Entonces, murió!


—¿Qué? ¡¿Murió?!


 —Sí. Fue asesinado. De hecho, sólo logró decir, “Qué tan avergonzados estarían tus nietos...” antes de que le cortaran la garganta. Su cabeza fue separada de su cuerpo en un instante.


Los comentarios después de eso se volvieron locos. 


—No seas loco.


—¡Probablemente es un rumor creado por esos grandes gremios!


—Lo está haciendo bien, así que la gente está tratando de pisotearlo de nuevo.


La mayoría de los que respondieron no lo creían, sin embargo el escritor anónimo fue persistente.


—¡Créanlo o no, no me importa! Me dieron ganas de decírselos, así que se los dije.


—Por supuesto, no digo que el Santo de la Espada estuviera equivocado. Fue culpa de ese tipo por mencionar a su familia. Sin embargo, es cierto que esos pocos poderes superiores se están confabulando contra él por este incidente. Puedes verlo con el constante abuso dirigido a él en los medios de comunicación en estos días.


—De todas formas, si alguna vez conoces al Santo de la Espada. Deberías probarlo.


"—eres demasiado ruidoso. Me encargaré de ello yo mismo, así que déjame en paz."


El viejo había estado murmurando para sí mismo desde que se sentó a la mesa. Realmente parecía que tenía una enfermedad mental. Sin embargo, aunque sufriera una psicosis, seguía estando en la cima del mundo. El hecho de que este viejo loco tuviera grandes habilidades más allá de la imaginación no cambió.


‘Bien’.


Y eso era suficiente para mí.


Valía la pena intentarlo.


"Gracias por la bebida".


"¡Ah, que tengas un buen viaje!"


El Santo de la Espada vació su copa.


Tan pronto como salió de la taberna, todos los clientes dejaron salir colectivamente el aliento que habían estado conteniendo.


"Finalmente se ha ido."


"Debe tener demencia. ¿Por qué siguió murmurando así?"


"¿Cierto?. De todos modos, el alcohol ya no sabe bien..."


Todos los clientes probablemente esperaban que el Santo de la Espada se fuera, ya que todos se levantaron para irse al mismo tiempo que yo.


Sin embargo, nuestras intenciones eran probablemente opuestas.


"Este es mi pago por la cerveza".


Me levanté rápidamente y pagué mi cuenta con el dueño. No tenía tiempo que perder.


"Ah, sí. Gracias. ¡Vuelva otra vez!"


"La cerveza estaba deliciosa. Lo haré."


El timbre de la puerta sonó cuando la abrí y salí. 


Era tarde en la noche y la oscuridad cubría la calle.


‘¿A dónde fuiste...?’


Miré a mi alrededor, había mucha gente saliendo de los numerosos bares de la calle. Docenas de personas riendo y tambaleándose mientras disfrutaban de los efectos del alcohol bajo el cielo nocturno.


‘¿Dónde estás, Sr. Primer lugar?’


Afortunadamente, después de mirar un rato, encontré la espalda que quería.


‘¡Te encontré!’


Todo fue gracias a su inusual atuendo. Probablemente era el único hombre en toda Babilonia que usaba un traje y llevaba una espada. Me reuní rápidamente y empecé a seguir al viejo.


‘¿Qué habilidades tienes?’


Mi corazón latía con fuerza.


El Emperador de las Llamas tenía una ridícula habilidad de regresión, que era una habilidad de rango EX. Entonces, ¿qué habilidades tendría el Santo de la Espada que era el más fuerte de la generación anterior? ¿No tendría habilidades que estuvieran aún más rotas? 


Esa habilidad pronto se volvería en mía. Si tengo suerte.


***


‘¿Cuánto tiempo he estado persiguiendo la espalda de este viejo?’


Hacía tiempo que habíamos dejado el corazón de la ciudad y habíamos empezado a caminar por las callejuelas. Mientras lo seguía, dejamos los callejones y las callejuelas y entramos en las afueras de la ciudad. Aquí, había un campo que no tenía edificios ni signos de construcción.


El Santo de la Espada caminó por este campo vacío.


‘Hmm’.


Caminé un poco más antes de detenerme detrás de un árbol.


"Este lugar debería ser lo suficientemente apropiado."


El Santo de la Espada se dio la vuelta, con la luz de las estrellas bañando su viejo cuerpo.


"¿Por qué no vienes aquí, joven?"


“…”


"Nadie sabrá lo que pase en este lugar."


Estaba mirando fijamente al árbol en el que me escondí. Y suspiré en mi corazón.


‘Me atrapó’.


Debería haberlo esperado. Desde el principio, no era razonable pensar que el cazador más fuerte no sabría que le seguía un cazador de clase baja como yo.


Sólo podía culpar a mi propia incompetencia cuando salí de detrás del árbol.


"Ah. Disculpe. Hay algo que quería preguntarle, Santo de la Espada-nim."


Traté de hablar tan educadamente como pude. Pero por alguna razón, el Santo de la Espada se rio.


"Huh. ¿No me has estado siguiendo todo este tiempo ya? No sé por qué te da tanto miedo hacerle una pregunta a este viejo".


“…”


¿Eh?


Por alguna razón. Parecía que el Santo de la Espada creía que yo estaba fingiendo intencionalmente tener miedo. Además, desde que se había dado la vuelta, el Santo de la Espada no había soltado la empuñadura de su espada, aunque yo no había hecho nada. Parecía que estaba listo para atacar en cualquier momento.


‘Uh. ¿Por qué?’


Por supuesto, este era el mejor resultado para mí, ya que mi propósito era que me matara de todos modos.


Pero no he hecho nada más que seguirlo...


Conociera o no mis intenciones, el Santo de la Espada parecía estar listo para acabar con mi vida. Como si en sus ojos, yo ya estuviera muerto y él sólo me estuviera entreteniendo.


"...Tu actuación es asombrosa. De hecho, debes ser un asesino increíble."


"¿Cómo…?" 


"No necesitas fingir que no sabes. Otros cazadores pueden caer en la trampa, pero no puedes engañar a mis ojos. Sé que eres un asesino enviado por el Gremio Dragón Negro."


Uh...


Viejo, realmente estás malinterpretando algo. 


‘¿Debería gustarme esto o no?’


De todos modos, esta forma también funcionaba. No tuve que hablar de sus nietos para que me matara. Aunque no entendí cómo confundió a un cazador de rango F como yo con un asesino. Honestamente, no podía entenderlo. 


"¡Uh-huh! Eres realmente abominable. ¡Ven aquí y actúa en mi cara!"


El Santo de la Espada me miró con la boca torcida como si mirara a un monstruo del que tenía que deshacerse. Era una expresión muy extraña que no podía entender.


"¿No te lo dije antes? No puedes engañar a mis ojos."


"Esto... Señor. Hay algo que realmente quiero preguntarle..."


Finalmente, sólo pregunté lo que quería saber.


"¿Qué le hace estar tan convencido de que soy un asesino? No he hecho nada que le haya hecho pensar eso."


"Cállate".


El Santo de la Espada sacó la espada de su costado.


"Tengo muchas habilidades. Entre ellas está una habilidad que me dice cuánta gente ha matado una persona. Gracias a esto, he podido evitar muchas crisis."


“…”


¿Qué? Todavía no lo entiendo.


‘Ah’.


Entonces, unos segundos después, me di cuenta. 


‘Maté a Yoo Soo-ha’.


Así es.


Asesiné a Yoo Soo-ha hoy porque sabía que se iba a convertir en un monstruo, pero la gente de esta época no lo sabía. Así que, ahora soy un asesino. 


A diferencia del mundo exterior, los asesinatos ocurrían con bastante frecuencia dentro de la torre.


Pero el asesinato sigue siendo asesinato.


En otras palabras, a los ojos del Santo de la Espada, probablemente había un número colgando sobre mi cabeza. El número sería un indicador prominente de asesinato, así que era natural que el Santo de la Espada estuviera en guardia contra mí.


"Sí, entiendo al Santo de la Espada."


"Hmmm."


"Incluso si está en guardia contra mí y no tengo nada que decir a eso. Puede tomarlo como una excusa pero escuche. Le seguí por una razón importante, no puedo decirle cuál es exactamente pero es una razón extremadamente importante. Puedo jurar por los cielos."


Era una declaración sincera. Pero la situación se volvió extraña en lugar de mejorar. Mientras escuchaba mi pequeño discurso, la expresión del Santo de la Espada empeoraba cada vez más.


"Repugnante".


"¿Cómo?"


"Un demonio que ha asesinado a tanta gente como tú se atreve a actuar de esa manera. No he vivido una vida limpia, pero... ¡nunca he cometido una masacre temeraria como tú!"


Sus palabras me confundieron y avergonzaron al mismo tiempo.


"No. Espere un segundo. ¿Masacre? Sólo he matado a una persona en toda mi vida."


"¡Realmente es una vergüenza decir una mentira tan descarada!"


El Santo de la Espada apuntó la punta de su espada hacia mí y dijo:


"Puedo ver el número 4091 colgando sobre tu cabeza."


Me quedé atónito.


"¿Qué... qué car-?"


Traté de preguntar "¿Qué carajo?" pero mis palabras se cortaron cuando me di cuenta de dónde venía el número 4091.


‘Ah’.


Era por la vez que maté a Yoo Soo-ha.


Y...


‘Es el número de veces que me suicidé’.


4090 veces.


La cantidad exacta de veces que me suicidé. 


"¡Prepárate, demonio!"


Si es así.


"No sé si fue esa bruja del Dragón Negro quien te envió o alguien más, ¡pero haré lo posible por matarte!"


Significaba que a los ojos de ese anciano, no era más que un asesino que había masacrado a 4091 seres humanos. Un escalofrío me recorrió la columna vertebral. 


No.


Esto era un problema serio.


‘Ya no es sólo cuestión de copiar las habilidades de Santo de la Espada o no’.


Así es.


‘En cualquier momento del futuro... si el Santo de la Espada me ve, intentará matarme’.


Porque a sus ojos, yo era un asesino abominable que, como un virus mortal, no debería permitirse sobrevivir en este mundo.


"¡Es-espere!"


Extendí mi mano.


"Por favor, espere un minuto..."


En ese momento. 


La espada del Santo de la Espada voló hacia mí a una velocidad imparable.