Reciente

martes, 26 de enero de 2021

SSS-Class Suicide Hunter - Capítulo 4

 Capítulo 4. Cacería De Heroes (1)



Venganza. La sensación surgió a través de mí. Puse mi mente a trabajar porque ya lo sabía. ‘Es imposible ganar contra el Emperador de las Llamas con los métodos normales’.


Mi corazón golpeó contra mi pecho y resonó en mis oídos. Necesitaba calmarme. Aunque estaba caliente de emociones, mi mente necesitaba estar tan fresca como el agua.


Era difícil, sin embargo. Porque, en realidad, acababa de morir. Y no sólo morí, sino que morí de la manera más insoportable posible. Las llamas habían chamuscado capa tras capa de mi carne, quemando la dermis y destruyendo mis terminaciones nerviosas con estallidos de dolor abrumador por todo mi cuerpo. Mis gritos ya no se registraron después de que el fuego se comió mis oídos internos. A partir de ahí, fui una barbacoa con forma de hombre. Imaginé que mis músculos desprendían un olor parecido al de la carne de vacuno, lo que me hizo alegrarme de no poder oler o salivar en mi propio asado. Así, morí.


Una muerte horrible y repugnante.


"Mierda, ese maldito bastardo". Me quedé mirando los trozos de papel pegados por todas las paredes que me rodeaban. Esta era la historia del Emperador de las Llamas. Había numerosas entrevistas y artículos pegados en la pared. Detallaban su viaje desde sus años de novato hasta convertirse en el número 1 del mundo.


Obviamente, también había muchas fotos de él. La repugnancia me llenó. Quería destrozarlas todas. "Tsk. Aunque lo matara, ¿no volvería a las 24 horas anteriores a su muerte?"


No podría matarlo aunque quisiera. Ese era un gran problema. ‘A decir verdad, ¿no es un tramposo invencible?’


No sólo nuestra diferencia de habilidades era como comparar el sol con una pequeña luciérnaga, sino que el Emperador de las Llamas era también el Rango número 1 del mundo. Yo ni siquiera estaba clasificado. Aunque la Torre me reconoció por tener la mayor envidia... la fuerte envidia no significaba que tuviera talento.


Incluso si un milagro o una casualidad sucedía, era difícil para mí matar al Emperador de las Llamas. ‘Y aunque logre matarlo, hay un problema más grande con el que lidiar’.


¿Qué pasaría si matara al Emperador de las Llamas?


Simplemente volvería 24 horas antes de su muerte y ese sería mi fin. El Emperador de las Llamas usaría todo lo que estuviera a su disposición para matarme. Cuando se dé cuenta de que no puede matarme, me confinaría para la eternidad. Tal vez haría una cárcel subterránea para encarcelarme.


Con la fuerza física y las habilidades del Emperador de las Llamas, sería una tarea fácil el someterme. Y entonces, viviría el resto de mi vida confinado en una celda.


El Final Malo #2 de Kim Gong-ja: Desenlace de la Prisión Flamígera.


"Joder..." Matarlo era un problema. Morir ante él también era un problema. ¿Cómo iba a efectuar mi venganza contra este psicópata?


‘¿Qué debería hacer? ¿Cómo puedo vencer al Rango número 1?’


***


Pasó un día.


Pasé 24 horas encerrado en mi apartamento, explorando mis posibilidades. Había gastado toda mi energía y pensado en mi plan de venganza, pero no pude encontrar un solo hilo digno que pudiera agarrar. Un solo hilo del tapiz del Emperador de las Llamas me bastaría para desenredarlo a él y a toda su vida. Pero no se me ocurrió nada.


Miré el periódico y los artículos pegados en la pared, y seguí pensando. No me rendiría.


Cada pedazo de información relativa al Emperador de las Llamas estaba ahí. Tal vez examinándola me daría algún tipo de pista.


『 ¡El Emperador de las Llamas subyuga por sí solo el piso 39! 』


『 ¡El Emperador de las Llamas subyuga en solitario el piso 38! ¡Otra hazaña legendaria! 』


『 El cazador Yoo Soo-ha coronado como el número 1 del mundo. ¡El primer coreano en lograrlo! 』


『 Desaparición del Santo de la Espada y el Rango 1 vacío. ¿Quién tomará el trono?  Los expertos extranjeros creen que Yoo Soo-ha de corea es el mejor candidato. 』


『 ¡Despejado el inexpugnable décimo piso! ¿Quién es el misterioso héroe? 』


『 22 días desde la desaparición del Santo de la Espada. ¿Enfrentará la Asociación de Cazadores su peor crisis? 』


En ese momento...


"¿Eh?"


Un descubrimiento impactante.


"Espera un minuto... ¡Mira esto!" -Murmuré para mí mismo mientras tocaba un solo trozo de periódico-. Era una entrevista que encontré en Internet. Había impreso el artículo original y lo había puesto en la pared:


P: “Yoo Soo-ha-nim, ¿cuándo experimentó su primer despertar?”

YOO SOO-HA: “Durante el verano, cuando tenía 21 años. Así que, han pasado 11 años”.

P: “Debe tener buena memoria para ser capaz de recordar con precisión incluso la estación”.

YOO SOO-HA: “No creo que mi memoria sea particularmente buena. Sucede que me desperté en mi cumpleaños, hace 11 años, el 7 de junio”.

P: “Así que, despertó en su cumpleaños. ¿Pasó algo ese día?”

YSH: “Estaba en el primer piso de la Torre. No puedo decirle nada más. Es mi privacidad”.


Lo que estaba frente a mí era una entrevista normal.


Pero para mí... esa era la pista importante que estaba buscando. "Vaya, ¿en serio?" Lo miré fijamente, sorprendido. "Espera un minuto. ¡Esto podría funcionar!"


Mierda. Lo hice. Encontré una manera.


Una estrategia para matar al cazador rango número 1 del mundo.


Definitivamente no era una tarea fácil y otros me ridiculizarían diciendo que estaba loco. Pero al mismo tiempo, era el único método para matar al Emperador de las Llamas. Era algo que incluso alguien como yo, un cazador de clase F, podía lograr.


Me preparé completamente. ‘¡Realmente puedo tomar mi venganza!’


En ese momento, fuertes gritos llegaron desde el exterior.


"¡Es un incendio!" -gritó alguien-.


Para ver lo que estaba pasando, abrí la ventana. En el otro lado de la ciudad, el humo rojo se elevaba en el cielo. Los residentes gritaron y se lanzaron a la calle.


"¡Oh, no! ¿Qué debemos hacer?" -dijo alguien en pánico-.


"¡En lugar de quedarnos aquí parados, intentemos apagar el fuego!", -ordenó otra persona-.


"¡De acuerdo!" -dijo la persona en pánico-.


Muchos residentes pululaban por el lugar y empezaron a ayudar a apagar el fuego.


Nosotros, los Cazadores, vivíamos en un lugar diferente del mundo exterior. Para convertirnos en Cazadores, todos habíamos entrado en la Torre, y se hizo una ciudad dentro del 1er piso de la Torre.


Había muchos nombres para esta ciudad. Algunos la llamaban Babilonia y otros Naraka. Mientras que había Cazadores que simplemente la llamaban la ciudad del 1er piso, había otros que le daban un nombre anticuado como Ciudad de la Ascensión.


Gente de todo el mundo vivía en la Torre, así que tenía sentido que la ciudad del primer piso tuviera muchos nombres.


La mayoría de las personas que vivían en la Torre eran Cazadores. Les gustara o no, experimentaban regularmente eventos que amenazaban su vida. Así que, a diferencia de los del mundo exterior, los Cazadores estaban acostumbrados a reaccionar rápidamente ante el peligro.


Salí de mi habitación y me dirigí a ayudar a los residentes.


"Ese loco". Bajando las escaleras, comprobé la hora en mi celular. Habían pasado 24 horas desde que regresé de la muerte. Era la hora exacta en que el Emperador de las Llamas mató a la Santa.


Lo que significa... ‘¡Esa plaga! ¡Él inició el fuego para ocultar todas las pruebas!’


El Emperador de las Llamas, Yoo Soo-ha.


Era realmente una escoria despreciable.


***


Tan pronto como llegué, la Guardia Vigilante ya había llegado a la escena. Cazadores de grandes gremios llegaron uno tras otro. Normalmente gruñían y se desenvainaban las garras unos a otros, pero en cambio todos cooperaron para someter las llamas demoníacas.


"¡No uses tus habilidades de agua independientemente!" -gritó un miembro de la Asociación-. "Así es. ¡Necesitamos cronometrar nuestras habilidades juntos! Justo así."


"El gremio Dragón Negro administrará temporalmente esta área", -gritó otro miembro de la Asociación-. "Por favor, sigan nuestras instrucciones por un momento, todos!"


Cazadores que eran difíciles de encontrar, a menos que vieras sus caras en el periódico, todos se reunieron allí. Incluso dos o tres de los más importantes estaban presentes. Mientras ayudaba a los residentes, miré de vez en cuando a esos altos rangos.


"Por el momento", -dijo una alquimista-, "hemos terminado de aislar el área circundante. El problema es si hay o no hay sobrevivientes dentro... Creo que tendremos que enviar un equipo de rescate de inmediato." La reconocí... era la número 5 en el ranking: Una Maestra Alquimista y líder de un gremio lleno de médicos y farmacéuticos.


"Eso está bien. Este lugar era originalmente un barrio bajo. Nadie ha vivido aquí durante cinco años, así que se convirtió en un área prohibida", -dijo otra mujer-. "Es una suerte que se haya producido un incendio en un lugar como este." Ella era la Paladín, la número 10 en el ranking: Líder de la Guardia Vigilante, que era responsable del orden público de la ciudad.


Estas dos Cazadoras eran famosos por ayudar a los necesitados. Entre los primeros clasificados, no eran lobos solitarios que se quedaban de brazos cruzados. Llegaron a la escena más rápido que nadie y tomaron el mando.


Con estas dos mujeres poderosas, estaba claro que algo o alguien faltaba. ‘Normalmente, la Santa se interpondría entre ellas, pero...’


No estaba en ningún sitio.


Lo cual era obvio, ya que fue asesinada no por el típico lobo solitario, sino por el mayor solitario de todos.


Las únicas personas que sabían este hecho eran probablemente el Emperador de las Llamas y yo. Ni siquiera los otros altos rangos sabían esta verdad todavía... No, quizás nunca sabrán la verdad.


La Maestra Alquimista miró a su alrededor. "Eso es extraño. ¿Por qué no ha llegado la Srta. Santa todavía?"


"Escuché que ella tenía que hacer algo esta noche", -dijo la Paladín-. "No conozco los detalles. ¿Podría ser una cita?" Ella se rio. "Ha estado con el Emperador de las Llamas últimamente."


La Maestra Alquimista encorvó los hombros. "No me gusta el hombre conocido como el Emperador de las Llamas", -dijo ella-. "Aunque sería descortés por mi parte hablar a sus espaldas en un lugar así, me disgusta. Creo que la Srta. Santa debería conocer a una persona mejor".


"Sus estándares son demasiado altos. ¿Qué clase de hombre sería mejor que el Rango número 1? Por eso sigues soltera", -se burló ligeramente la Paladín-.


"Yo-yo puedo encontrar una pareja cuando quiera..." La Maestra Alquimista se sonrojó. "No estoy interesada ahora mismo..." Su voz se desvaneció.


Hablando del diablo, por supuesto que aparecería.


"¡Es el Emperador de las Llamas!" -gritó alguien-.


La gente que trabajaba para apagar los incendios se detuvo por un momento. Incluso los más importantes voltearon la cabeza.


Vestido con una sudadera con capucha y pantalones de chándal, el Emperador de las Llamas, o mejor dicho, la Plaga se dirigió casualmente hacia ellos. La Plaga parecía muy molesta. "Ah, joder. ¿Quién ha jugado con fuego sin mi permiso?" -dijo-.


Este loco psicópata bastardo.


La Paladín se volvió inmediatamente más profesional y le dio la bienvenida. "Saludos, Emperador de las Llamas, señor."


"Mhm. He llegado." Su tono era particularmente majestuoso.


"Como puede ver, alguien cometió un incendio en el viejo distrito de los barrios bajos", -dijo la Paladín-. "¿Podría, por favor, echarnos una mano?" -preguntó educadamente-.


Pero el Emperador de las Llamas permaneció distante. "Si os ayudo, ¿qué me vais a dar?" -preguntó-.


"Obtendría una gran satisfacción ayudando generosamente a los residentes", -dijo la Paladín-.


"Basta de tonterías. Dime qué me darás".


"Mañana, todos los medios de comunicación de todo el mundo escribirán en letras grandes y en negrita: 『 El Emperador de las Llamas somete el incendio, un acto caritativo de buena voluntad 』. Puede mejorar su imagen mientras atrae la atención de toda la gente del mundo", -dijo-.


El Emperador de las Llamas se rio. Metió las manos en los bolsillos y sonrió con satisfacción antes de decir lo siguiente: "¿Crees que me importan una mierda esos periodistas basura?"


Era un verdadero psicópata. Estaba claro que el Emperador de las Llamas estaba en el camino de la locura sin retorno.


Los residentes ya estaban grabando al Emperador de las Llamas con sus teléfonos. En tiempo real, cada palabra y acción del Emperador de las Llamas se transmitía por todo el mundo. Internet se calentó cuando los dos bandos, los que estaban del lado del Emperador de las Llamas y los que lo criticaban, se enfrentaron.


Me pregunto, ¿qué dirían los defensores?


—Sí. Deberían proteger ferozmente sus propios intereses.


—Ayudar a alguien de forma gratuita sólo te hace más fácil.


—Es bueno ver a un héroe que es tan honesto.


Estaba mareado por las contradicciones. El peso de quién era el Emperador de las Llamas realmente fue empujado contra mí en forma de un dolor de cabeza. ‘Nadie lo sabe’. El miedo me daba escalofríos en la columna vertebral. Están todos completamente equivocados. No es sincero, ese bastardo está loco.


A pesar de que las llamas bailaban delante de mí, mi corazón se enfrió. Esas llamas. Ese incendio provocado. Este desastre. Todo fue causado por el mismísimo Emperador de las Llamas. Sin embargo, regresó con una cara perfectamente serena y preguntó: "¿Qué me van a dar?"


Y así, finalmente me convencí a mí mismo: ‘¡Necesito deshacerme de él!’


Un monstruo.


No era sólo por mi venganza. Era por toda la humanidad. Por el bien de los Cazadores, ese monstruo merecía ser erradicado. Los monstruos eran simplemente monstruos. ¡Es la misión y el deber de un Cazador el matarlos!


‘Cueste lo que cueste... debo matarlo’.


En esta Torre, vivía un solo monstruo que jugaba con fuego. Literalmente disparaba fuego con sus manos. Un verdadero monstruo. Sí. Era así. Pero era inapropiado decir que simplemente estaba allí. Era bastante inapropiado.


Porque, ese monstruo era mi presa.


‘Incluso si muero’. Di un paso adelante.


Cada paso intencional me acercaba más.


Pasé por encima de los héroes que estaban preocupados por las medidas de seguimiento. Pasé por delante de la gente común que estaba haciendo todo lo posible para controlar el fuego. Hacia las llamas siempre en aumento, hacia el fuego que era tan feroz como el infierno, me acerqué.


"¿Eh? Espera un momento. ¿A dónde vas?" -dijo alguien-.


Caminé.


"¡Hyung-ssi! ¡No deberías acercarte demasiado a las llamas!" -dijo alguien más-.


Caminé hacia mi meta.


"¡Oh no! ¡Esa persona debe estar loca!" -dijo una voz femenina-.


"¡Alguien por favor, deténgalo!" -dijo una voz masculina-.


"¡Joder, qué hace ese loco bastardo!" -resonó otra voz masculina-.


Y entonces irrumpí hacia adelante.


Detrás de mí, la gente estaba haciendo un escándalo. Había quienes saltaban de arriba a abajo. Otros que dejaron de trabajar y me gritaron. Los ignoré a todos. Ignorándolos, simplemente corrí hacia mi meta.


Hacía calor. No era diferente al infierno. Con un rugido, el fuego me rodeó de un solo golpe. Las llamas me lamieron con lenguas rojas.


Me dolía como loco. Con cada paso, mi carne se derretía. Mis ojos ardían como papas fritas dentro de sus órbitas. Pero aun así... ‘¡Es mejor que morir ante el Emperador de las Llamas!’


Este era el único método para matar al Emperador de las Llamas con absoluta certeza.


¿Cuánto tiempo había estado corriendo? Sentí que corrí por bastante tiempo, pero también sentí que sólo fue un minuto. El humo obstruía lo que quedaba de mi garganta. Resoplé y tosí. Y luego dejé de toser. Dejé de toser todo el tiempo, y luego escuché una voz.


“Has muerto”.


Así es.


“Volverás 24 horas en el tiempo”.


Esa fue mi segunda muerte.


***


Cuando la gente me vio saltar al fuego, hicieron una gran conmoción diciendo que estaba loco.


Por supuesto, no estaba loco.


Era todo lo contrario. Tenía una comprensión muy fría de la situación actual. "...He vuelto", -dije en voz alta-. Mi voz sonaba perfectamente bien y no tenía ningún rastro de lo que sentí hace unos momentos. Aquí estaba yo.


De vuelta a mi infierno. Mi apartamento de 38 metros cuadrados, de una sola habitación. Las paredes estaban cubiertas de artículos de entrevistas, y una transmisión en vivo en la televisión. Era la tercera vez que escuchaba esta transmisión en vivo.


“¡Noticias de última hora!”


“El Gremio Dragón Negro intenta conquistar el piso 40 de la Torre...”


Una vez más, había vuelto al día de ayer.


Bien. La habilidad está funcionando correctamente. A diferencia de la última vez, no le presté atención a la televisión. No había necesidad. La habilidad que me permitía volver 24 horas en el tiempo funcionaba. Todo lo que tenía que hacer era asegurarme de que esto era cierto. Con esto, podría matar al Emperador de las Llamas.


『 Actualmente eres un Cazador de Clase F. 』


『 Debido a tu bajo rango, no serás penalizado. 』


"Como era de esperar", -murmuré para mí mismo-. "El Reloj del Retornado... dice que la penalización aumentará con la clase del Cazador, ¿verdad? Por el contrario, significaba que no se penaliza a los Cazadores con la Clase más baja. Si eres de la Clase F como yo, ni siquiera recibías una penalización.


"Esta es mi oportunidad".  Cuando todavía era de clase F, este era el momento. La única oportunidad de oro para cazar al Emperador de las Llamas.


Mi última oportunidad.


Saqué un cuchillo de mi mochila.


Era un cuchillo viejo. Un cuchillo que había estado guardando desde que empecé a trabajar como cazador. Aunque no era útil para matar monstruos... era suficiente para matar a una persona.


‘¿Cómo puedo matar al Emperador de las Llamas?’


Había pensado en ello. ¿Debo cooperar con la Santa antes de que muera? ¿Debería informar al Gremio Dragón Negro sobre mi habilidad y diseñar un plan para encarcelar al Emperador de las Llamas para siempre? ¿O debería intentar grabar el momento en que la Santa muere?


Cualquier método estaba bien. Pero simplemente estaban bien. No aseguraba que el Emperador de las Llamas muriera con seguridad.


‘No tengo los requisitos para ganarme la confianza de la Santa’.


Me faltaban las habilidades.


‘No tengo la autoridad para poner en acción a todo un gremio’.


Me faltaba la fuerza.


‘No creo que pueda grabar con éxito al Emperador de la Llama matando a la Santa’.


Me faltaba la confianza.


Pero...


Aun así, tenía algo.


‘Si muero, volveré a las 24 horas anteriores’.


Una habilidad.


El Reloj del Retornado que fue copiado del Emperador de las Llamas.


Sí. Tengo una habilidad.


Mi corazón latía en mis oídos, mi respiración era fuerte.


No te preocupes, Kim Gong-ja, ¡puedes hacerlo!


Intenté tragar, pero mi boca estaba seca. Respirando profundamente, miré la pared por última vez. Una entrevista de una revista con el Emperador de las Llamas estaba pegada allí, sin tocar.


P: “Yoo Soo-ha-nim, ¿cuándo experimentó su primer despertar?”

YOO SOO-HA: “Durante el verano, cuando tenía 21 años. Así que han pasado 11 años”.

P: “Debe tener buena memoria para ser capaz de recordar con precisión incluso la estación”.

YSH: “No creo que mi memoria sea particularmente buena. Sucede que me desperté en mi cumpleaños, hace 11 años, el 7 de junio”.


"Hace 11 años".


Hace 11 años, el 7 de junio. Todavía era verano.


Si cuentas los días al revés... "Son 4.050 días".


Eso es correcto.


Sólo necesito morir 4.050 veces.


Este era el único método para matar al Emperador de las Llamas con absoluta certeza.


‘Yoo Soo-ha... si eres un monstruo que no puede morir...’


Levanté el cuchillo.


‘¡Te mataré antes de que te conviertas en ese monstruo!’


Y entonces, me apuñalé el cuello.


Para volver atrás en el tiempo.


Retroceder 11 años en el pasado hasta el 7 de junio. Antes de que el Emperador de las Llamas despertara su primera habilidad. Antes de que pudiera volver 24 horas antes de su muerte, a esos días de verano.


¡Regresar al tiempo en que el Emperador de las Llamas aún podía morir!


Un gemido se escapó de mis dientes apretados.


El dolor me quemó, caliente y cortante. Mi corazón golpeó fuerte y profundo, a punto de estallar.  Corté mis terminaciones nerviosas mientras me gritaban para que me detuviera. Hasta que, como una luz, mi vista parpadeó. Y como un hilo, mi sentido del tacto fue cortado.


Pero entonces, todavía escuché una voz.


“Has muerto”.


“Volverás 24 horas en el tiempo”


Volví al día anterior.


El día anterior, estaba acostado en la cama. La televisión estaba apagada. Sin embargo, las paredes permanecían sin cambios, cubiertas con trozos de periódicos. Un día no fue suficiente para borrar la historia del Emperador de las Llamas, o mejor dicho, la historia de ese psicópata.


Miré fijamente la foto de Yoo Soo-ha.


"No importa". Si un día no era suficiente, entonces una semana. Si tampoco lo era una semana, entonces un mes. Si un mes no era suficiente, entonces un año. Si un año era inadecuado, entonces...


"Ahora". Saqué mi daga una vez más. "Sólo necesito morir 4.049 veces más."


Y me apuñalé hasta la muerte.