Reciente

martes, 26 de enero de 2021

SSS-Class Suicide Hunter - Capítulo 3

 Capítulo 3. Sin Embargo, Morirás (2)



“¿Qué?” -pregunté-.


“Lo inventé”, -dijo el Emperador de las Llamas-. “¿No puedes reconocer un farol?” Se rio. “No tengo ninguna habilidad para detectar mentiras. Fue un farol para engañar a la Santa. Wow, ustedes dos de verdad son ingenuos. ¿De verdad me creíste?”


“E-entonces…” Mis labios temblaban, estaba en shock. “¿Mataste a la Santa sin ninguna prueba concreta?”


La cazadora rango número 9, la Santa. A diferencia del psicópata frente a mí, ella era una cazadora honesta que donaba la mayoría de sus ingresos a orfanatos. Así fue como ganó el título de “Santa”, ¿pero este sujeto la mató basándose en una suposición?


‘Si eso es cierto, entonces…’ Él no es el más grande cazador, es el más grande psicópata.


“Oye”, -dijo el Emperador de las Llamas-. “Esas fueron duras palabras. ¿Cómo puedes juzgar a una persona de esa forma? Por supuesto que me aseguré. La Santa de verdad trató de matarme. Si no la mataba primero, ella me hubiera envenenado”.


El Emperador de las Llamas golpeó el suelo con el pie. “¡Maldita plaga! El solo recordarla me arruina el humor”.


“¿C-cómo supiste-“


“Lo sé todo”, -dijo el Emperador de las Llamas como si estuviera diciendo algo obvio-. “Solo lo sé todo. Tengo un truco secreto”.


Lo miré boquiabierto.


“Pero no necesitas saber acerca de eso”, -dijo-.


No sabía que decir. No era solo porque… el Emperador de las Llamas tuviera una confianza absurdamente grande sobre sí mismo. Había cierta convicción reflejada en sus ojos. Certeza en que había una razón lo suficientemente buena para matar a la Santa. Al menos, así me pareció a mí.


“Bueno, de verdad debes ser inocente, ya que mencionaste la habilidad de detección de mentiras”. La voz del Emperador de las Llamas estaba llena de sarcasmo.


“Ah…” No pude cerrar la boca.


“Para ser justos, es la primera vez que veo tu cara. Memoricé la cara de todas las ratas que se estaban escondiendo cerca de aquí. Las 18 caras. Incluso conté cada una de sus cabezas para estar seguro de que no había pasado por alto a ningún hijo de puta… De todas formas, tienes razón. No reconozco haber visto tu inocente cara entre ellos”.


El Emperador de las Llamas me tocó la cabeza. Dio una palmada, estaba sonriendo. ¿Por fin creía en mi inocencia?


“G-gracias-“


“Pero sabes quien soy”, -dijo-. “Incluso me viste matando a la Santa”.


Palmada.


“Eso por eso que tienes que morir por mí”. La mano del Emperador de las Llamas comenzó a sentirse caliente. Llamas se extendieron y comenzaron a engullir mi cabeza. Quemándola.


“Mi nombre es Yoo Soo-ha. Adiós”.


El calor se comenzó a extender por toda mi cabeza. Dentro comenzó a ponerse caliente. Quemándose, derritiéndose. Mi cráneo se sentía como un contenedor de aceite.


No podía hablar, ni gritar. Debido al intenso dolor, todo en mí se apagó. Me era imposible hacer siquiera el sonido más pequeño.


‘Ante un demente como él… Supongo que voy a morir de esta forma. Yo soy…’


Kim Gong-ja.


Era un nombre, el cual me fue dado por el cuidador del orfanato. Él quería que yo me volviera una gran persona como Confucio, pero viví una vida totalmente diferente a la de él y morí patéticamente como un perro callejero.


La pena me llenó. Desbordaba de mí y se quemaba en el suelo junto conmigo. Si se comparaba esto con un juego, esto sería un final malo. En pocas palabras, un vida arruinada. Una vida en la que morías quebrado.


Quedando solo pesar.


『 Has muerto 』


Lo odiaba.


『 Las condiciones han sido cumplidas 』


¿Por qué tenía que morir de esa forma? Mejor dicho, ¿por qué tenía que vivir así? Era injusto. La furia me consumió. Todo era injusto. Pude haber tenido una mejor vida. Tenía el derecho de tener una mejor vida.


Pero también había cometido tres errores: morir por error, vivir cometiendo errores y nacer por error. ¿Todo había sido un error desde mi nacimiento?


『 Copiando aleatoriamente las habilidades del cazador Yoo Soo-ha 』


『 Creando cartas de habilidad 』


No podía escuchar nada. Ni siquiera podía ver, pero un tenue luz destelló. Es como si hubiera luciérnagas bailando frente a mí. Algunas luciérnagas eran marrones, otras plateadas y algunas eran… doradas.


Rápido.


Las luciérnagas doradas volaban con rapidez. Eran tan rápidas que era casi imposible atraparlas. Había muchas luciérnagas marrones, parecían fáciles de atrapar. También había luciérnagas plateadas. Como era de esperar, también era posible atraparlas. Entonces, estaba el sol. La única luciérnaga dorada que destellaba tan rápidamente que apenas podía seguirla con los ojos. Brillaba tanto como el sol y tan difícil de enfocar. Esa misma.


『 Seleccione una carta, por favor 』


Alargué mi brazo para agarrar a la única luciérnaga dorada que brillaba con la luz del sol.


『 Carta seleccionada 』


Y la atrapé.


『 Copiando habilidad 』


Y entonces morí.


『 Activando habilidad 』


***


¿Sabes cómo luce el infierno?


Te lo diré de primera mano. Primero, no hay fuego. De hecho, no pude encontrar ni la más pequeña mota de fuego. Había gas, pero carecía del poder de fuego necesario para comenzar un incendio infernal. Ah. No había esperado que el infierno tuviera un refrigerador tan pequeño. También tenía una cama pequeña… e incluso una vieja televisión.


“¿Huh?”


En otras palabras, lucia exactamente como mi habitación. Espera, era mi habitación. No importaba como lo viera, este no era el infierno. Era mi amada habitación de 38 metros cuadrados, la cual había rentado por un bajo precio.


“¿h-hu…? ¿Huh?” Toqué mi cabeza con una mano.


Estaba perfectamente bien. Solo para asegurarme, miré el reflejo en la pantalla de mi celular. Vi una cara que lucia como una estatua sin terminar de Apolo. No era guapo, pero tampoco estaba mal.


No pude encontrar ninguna marca de quemadura.


“¿Huh…? ¿Qué está pasando?” En serio, ¿qué estaba pasando? ‘¿Acaso el Emperador de las Llamas me curó y me trajo a casa?’


Como si fuera posible.


Sin embargo… era la única explicación en la que podía pensar en ese momento. Quizás él era más amable de lo que pensaba. Estaba loco, pero quizás no era un asesino psicópata. Pudo haber pretendido matarme y luego salvarme al último momento.


“Noticias de última hora”.


¿Entonces, dejó la televisión encendida antes de irse?


“El Gremio Dragón Negro intenta conquistar el piso 40 de la Torre. ¿No declararon con confianza que finalmente iban a mostrar el poder del gremio más grande de todos?”


“Desafortunadamente, han regresado con las manos vacías”.


No, ese no era el caso. El Emperador de las Llamas no estaba presente en esta habitación de 38 metros cuadrados. Tampoco había dejado la televisión encendida antes de irse.


En cambio-


“¡El cazador Rango número 1! ¡El Emperador de las Llamas ha vuelto a subyugar a un Jefe en solitario!”


En cambio, él estaba en la pantalla de la televisión con las cejas fruncidas. Me encontré mirando fijamente la televisión.


“¡Hola, Emperador de las Llamas-nim!”


“Ah... Sí... Hola...”


“Ha rotó un nuevo récord una vez más. Usted y el Santo de la Espada han sido las únicas personas que han subyugado por sí solas a un jefe. Con la desaparición del Santo de la Espada, se puede decir que usted es la única persona capaz de tal hazaña. ¿Puedo pedirle que comparta sus impresiones?”


En la esquina superior derecha de la transmisión, había grandes letras en negrita que decían: EN VIVO.


Continué boquiabierto frente a la televisión.


“En primer lugar, me gustaría cambiar ese título de mierda”.


“¿Disculpe?”


“Hablo de ‘Emperador de las Llamas’. Llámame por mi nombre en vez de usar ese título de mierda”.


Yoo Soo-ha... el cazador Rango número 1. El protagonista de esta era. El héroe que envidiaba estaba allí. Así es. Tal vez, era inapropiado decir que estaba allí, ya que acababa de matarme, y yo morí por su mano hace un momento.


"No puede ser". Incluso mientras hablaba, "De ninguna manera", mis manos ya habían agarrado mi celular. Comprobé la fecha. Era ayer. Mis manos temblaban. Comprobé las comunidades de Internet.


—¡Oigan, el Emperador de las Llamas está haciendo de las suyas de nuevo!

Hace 2 minutos | Reportar


Aquí.


—¿No puede contener su lengua cuando el mundo entero lo está mirando?

Hace 1 minuto | Reportar


5 Respuestas:


Ahí también.


—¡El Emperador de las Llamas tiene una novia! ¡Aparentemente, es la Santa!

Hace 1 minuto | Reportar


4 Respuestas.


Este sitio también. Esa comunidad también. En todos los medios sociales.


Todo era igual.


Todos los textos que había visto ayer se publicaban en tiempo real. Ciertamente había visto estos mensajes exactos ayer, pero la gente respondía como si fuera la primera vez que veía la entrevista en la televisión.


A pesar de eso, había algo diferente.


—Quiero ser como el Emperador de las Llamas.


Hace 1 segundo | Editar


No pude encontrar los comentarios que había escrito.


Era obvio. Normalmente, ya estaría dejando comentarios apasionados. Pero mi alma dejó mi cuerpo hace mucho tiempo.


Había regresado al día de ayer.


Realmente había vuelto.


"Abrir cartas de habilidad…"


¡Flash!


Una carta dorada surgió frente a mí como las llamas.


[Quiero ser como tú (S+)]


Ya había memorizado esta habilidad después de leerla varias veces desde ayer. A pesar de ser Rango S, era una habilidad que era inutilizable. El precio de usarla era mi muerte. Era una rara habilidad de mierda. Pero, eso no era todo.


"Oh, Dios mío", -exclamé-.


Dos.


Había dos llamas ardientes delante de mí.


[Quiero ser como tú (S+)]


[Reloj del Retornado (EX)]


Dos cartas doradas flotaban ante mí.


‘¿Cómo?’ Mi corazón golpeó contra mi pecho, fuerte en mis oídos.


Reloj del Retornado. Esta era una nueva habilidad que nunca había visto antes. No estaba ahí cuando lo comprobé ayer, y no estaba ahí justo antes de morir ante el Emperador de las Llamas. Sólo tenía una habilidad de mierda que era totalmente inutilizable; nunca tuve otra habilidad con ese nombre... Definitivamente no tenía otra habilidad dorada. Habría notado absolutamente algo tan loco como eso.


‘¿Cómo?’ Así que, por supuesto, no podía entenderlo.


¿Cómo diablos había obtenido esta habilidad? ¿Cómo se había vuelto mía? No podía entenderlo. No lo entendía.


Pero...


‘Es mía’.


Lo sabía. Esta carta era mía.


‘Toda mía’.


También sabía que podía ser la carta de habilidad que cambiaría mi vida.


Alcancé la carta y la agarré.


La volteé.


Regresar. Decía "regresar".


Al morir, regresas 24 horas antes de tu muerte.


"Ah..."


Como si me hubiera caído un rayo en la cabeza, temblé. Mi corazón latía tan fuerte que bien podría haber sido un martillo de trineo.


Finalmente me di cuenta.


"Este era el truco secreto del Emperador de las Llamas..." -les murmuré a mis paredes-.


¿Cómo el Emperador de las Llamas se había convertido en el cazador Rango número 1 del mundo?


¿Cómo derrotó al inexpugnable jefe del décimo piso él solo?


Y por último, ¿por qué estaba tan seguro de que la Santa había tratado de matarlo?


Finalmente entendí todo.


| "La Santa de verdad trató de matarme". |


| "Si no la mataba primero, me hubiera envenenado." |


Esas fueron sus palabras.


| "Lo sé todo". |


| "Simplemente lo sé todo. Tengo un truco secreto." |


| "Pero no necesitas saberlo." |


Ya había muerto a manos de la Santa una vez.


Tal como dijo, fue envenenado hasta morir. Por eso volvió a las 24 horas anteriores, apretando los dientes para devolver lo que había sufrido. Por venganza.


‘Y por eso, incluso yo morí.’ Apreté los puños. ‘¡Mató a un inocente como yo! ¡Sólo porque yo estaba en su camino!’


Me cortó las piernas. Me quemó la cabeza. Y me mató. Jugó conmigo como un insecto.


La entrevista progresó:


“Antes de irse, por favor, dígales a nuestros televidentes una última cosa”.


“¿Hah?”


Debido a la pregunta del reportero, el Emperador de las Llamas se rascó la parte de atrás de la cabeza.


Ayer, lo miré como un héroe. Hoy, sólo veo a un psicópata. No importaba si era el número uno del mundo. No importaba si un sinnúmero de personas lo alababan como un héroe.


Era mi enemigo.


El Emperador de las Llamas miró directamente hacía la cámara.


“Aquellos que tendrán éxito, triunfarán”.


Yo le devolví la mirada.


“Pero no se interpongan en mi camino aunque triunfen”.


Agarré mi carta dorada. Era la misma carta que el hombre poseía, y era una habilidad que copié de él. El Emperador de las Llamas tenía el Rango número 1, y yo era el cazador más débil que ni siquiera tenía un rango. Pero ahora mismo, estaba en la misma línea de salida que él.


“O los mataré”.


Esta vez, iba a ser mi venganza.