Reciente

domingo, 10 de enero de 2021

No Quiero Ser Amada - Capítulo 259

Capítulo 259. Reunión Con Leticia


Como Rihannan había predicho que parte de esto ocurriría, ella no se sorprendió tanto con la noticia. Después de reflexionar un momento, habló.

"Deseo reunirme a Leticia personalmente."

"Eso no es posible."

Su expresión cambió rápidamente a una de miedo. Tal vez debido a lo que vio que le pasó a Rihannan cuando se reunió con la Reina Madre, llegó a la conclusión de que no dejaría que Rihannan viera a Leticia, sin importar las circunstancias.

"Tengo algo que decirle a Leticia directamente."

"¿Sabes lo que esa mujer te hizo en tus últimos momentos?"

Habló mientras apretaba los dientes.

"Ella te dio el veneno que te provoca la muerte más dolorosa entre todos. Para asegurarse de que morirías lo antes posible."

El dolor insoportable que sufrió después de beber el veneno pasó por la mente de Rihannan y la hizo palidecer completamente de inmediato. Ya había supuesto algo después de mirar el veneno que Danil le había dado, pero ahora lo había confirmado otra vez. Leticia realmente había odiado cada fibra de su ser hasta el último momento.

"Pero todavía necesito verla."

"¡Rihannan!"

"Esta vez, no haré cosas como desmayarme. Mi cuerpo se ha curado, y más que nada, Leticia nunca se atreverá a hacerme daño en este estado." Rihannan sonrió un poco. Era una sonrisa que no había visto en mucho tiempo. "Nunca te he pedido ni una sola vez un favor, ¿Verdad? Desearía que me concedieras este favor, pensando que es el primero y el último."

***

Dentro la prisión estaba exactamente como Rihannan la recordaba. Oscura, húmeda y fría. Un lugar en el que se pone a la gente que el mundo ha tirado a la basura.

En ese lugar, Rihannan se estremeció por un momento al recordar su vida pasada, pero pronto recuperó la compostura. Ya no se dejaría consumir por las pesadillas de su vida pasada. Después de todo, lo que ella había experimentado aquí, teóricamente, nunca sucedió.

Leticia estaba acurrucada, sentada en una esquina de un cuarto oscuro. Tenía la cara enterrada en sus rodillas cuando escuchó los sonidos del exterior, y rápidamente giró la cabeza hacia Rihannan. Tan pronto como reconoció que se trataba de Rihannan, sus ojos rojos ardieron.

"...¡Tú!" Leticia corrió inmediatamente y se aferró a los barrotes de hierro. Extendió su mano entre los barrotes y la agitó, tratando de alcanzarla.  "Fuiste tú, ¿Verdad? Tú me hiciste esto, ¿Verdad? Tú eres la que..."

El cabello rojo que todos alababan por su inmaculada belleza estaba ahora desordenado, y su hipnotizante rostro estaba arrugado como un demonio. Rihannan miró fijamente a Leticia en ese estado. Ella pensaba que una vez que viera a Leticia tendría miedo como la última vez o se enfadaría con ella, pero en contra de su suposición, no sentía ninguna emoción hacia Leticia. Simplemente consideró irónico que la posición entre ellas hubiera cambiado completamente entre su vida actual y la vida pasada.

"Mírame ahora. Todo esto es culpa tuya..."

"No es mi culpa, Leticia. Lo que has hecho te hace merecer todo esto."

Al escuchar la tranquila réplica de Rihannan, los ojos de Leticia se tensaron con las venas inyectadas de sangre.

"¡Cállate! Si no me hubieras echado en primer lugar..."

"En el pasado, te había aceptado en una ocasión. Aunque probablemente no lo recuerdes."

"¿Me aceptaste? ¿Qué quieres decir con 'me aceptaste'? El primer día que fui a esa casa, me echaste!"

"No. Al principio, definitivamente te acepté y te acogí. Por supuesto, no era realmente lo que quería, pero como eras mi hermana, pensé que debía tratarte con amabilidad."

"¿Qué clase de locura estás diciendo ahora mismo?"

"Leticia, hace seis años me mataste en esta prisión. Después de beber el veneno que me diste."