Reciente

viernes, 8 de enero de 2021

No Quiero Ser Amada - Capítulo 250

Capítulo 250. Somos Iguales (1)


Recuerdos del pasado continúa...

La reina madre dio un paso atrás inconscientemente.

"Yo tampoco quería que todo sucediera de esta manera. ¡Sabes cuánto amaba y cuidaba a esa chica!" Apenas podía hablar forzadamente. "Si hubieras hecho lo que te dije, esto no habría pasado. Si no hubieras difundido esos rumores sobre tu aventura amorosa con Leticia, esto no habría pasado. ¡Al final, la muerte de Rihannan fue por tu culpa!"

¿Rihannan realmente había muerto por su culpa? Pensó en la posibilidad por un momento, y luego lo aceptó inmediatamente. su madre estaba en lo cierto. Rihannan había muerto por su culpa. Ella se había caído por las escaleras por su culpa, y también le hizo perder a su bebé.

Si el bebé en su vientre estuviera bien, entonces la situación habría sido diferente. La reina hubiera podido mantener su poder político sobre los demás sólo por el hecho de tener el hijo del rey en su interior. Sin embargo, ella había perdido a su bebé y murió posteriormente por eso. Debido a los rumores que había difundido sobre Leticia, al final le dio a su madre una excusa para hacerlo.

"¿Tienes idea de cuánto dolor sentí en mi corazón cuando terminé tomando esa decisión? No había nadie a quien atesorara más que a Rihannan. La recibí como si fuera mi propia hija. Por eso fui tan amable con ella todo este tiempo aunque no pudiera concebir. ¡Definitivamente no ha sido una decisión fácil de tomar!"

Sus palabras contenían algo de verdad. La Reina Madre se preocupaba por Rihannan a su manera. Sin embargo, la Reina Madre no era alguien que dejaría escapar la última oportunidad de mantener el poder político. Después de todo, incentivó a que eligiera a Rihannan como reina rápidamente para que ella concibiera un descendiente por si acaso algo inoportuno sucediera.

La Reina Madre estaba ciega por la codicia. No hay otra cosa que haga a una persona más ciega que querer algo que una vez tuvo en sus manos, sobre todo tanto poder.

Como el poder que tanto le había costado obtener podía desaparecer, antepuso su ambición ante la vida de cualquier otra persona. Aunque esa vida fuera la de su propio hijo o ahijada.

"...Creo que puedo comenzar a entenderte ahora, madre."

Al escuchar sus repentinas e inesperadas palabras, la Reina Madre se sintió muy feliz.

"Sí. Gracias, Igor. Gracias por entenderlo. Ahh, es una pena que las cosas hayan resultado de esta manera." Las lágrimas corrían por su rostro al acercarse a Igor. "Pero me alegro de que al menos despertaras sano. Es una lástima lo que le ha sucedido a Rihannan, pero incluso estas cosas, después de mucho tiempo..."

No pudo completar su frase. Había sacado una larga cuchilla de su vaina y apuñaló a la Reina Madre en su estómago en un instante. La Reina Madre miró hacia arriba con los ojos agrandados, incapaz de creer lo que estaba pasando.

"I... Igor..."

"Ahora entiendo que soy igual que tú, madre."

Igor sacó la espada de su estómago. La sangre se derramó por todo el suelo y se escuchó un grito doloroso. Viendo a la Reina Madre caer al suelo impotente, Igor habló sin ninguna expresión en su rostro.

"Tú y yo somos del tipo de personas que nunca puede perdonar a nadie si se le quita lo que desea desesperadamente. Tú querías la sucesión al trono. Yo la quería a ella. A Rihannan. Tú me la quitaste."