Reciente

martes, 19 de enero de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 99

Capítulo 99. Matrimonio Por Captura (2)


Genin y Haban miraban tranquilamente a Ishakan, momentos del pasado pasaron por sus mentes. Cuando Ishakan decidió convertirse en el nuevo rey, solicitando su ayuda, juró que nunca sería como su predecesor. Estos recuerdos aún estaban vividos en sus mentes.

Ishakan extendió su mano. "Ha llegado el momento", declaró. "Todos ustedes todavía tienen un largo camino por recorrer."

Ishakan se puso a despedirse de cada uno de los Kurkan uno por uno. Mientras lo hacía, un caballero que estaba en la parte de atrás se acercó a Haban. Se trataba del Kurkan que le había servido a Leah en la casa de subastas.

"Disculpe", comenzó a hablar, "Pero esa mujer que nos salvó, ¿Sabe por casualidad dónde vive y si es soltera?"

Haban se asustó por las audaces preguntas del Kurkan. Se quedó paralizado como hubiera sido impactado por un relámpago, pero el Kurkan continuó hablando ignorando la reacción de Haban.

"Si está soltera, ¿Puedo venir a secuestrarla más tarde? Creo que me enamoré a primera vista. Por supuesto, le preguntaré educadamente si está de acuerdo con el matrimonio por captura..."

Genin movió su mano rápidamente, cerrando la boca del Kurkan a la fuerza. El Kurkan estaba sorprendido y un poco confundido por la situación. Ishakan, que había estado observando discretamente la escena, sonrió.

"Lushan", gritó con calma.

El Kurkan en cuestión, que acababa de quitar la mano de Genin de su boca, miró de reojo a Haban y a Genin antes de responder.

"Sí, mi rey."

Ishakan miró fijamente a Lushan en silencio, y el rostro de Lushan se volvió rígido poco a poco. Desvió su mirada hacia abajo, para no mirar los ojos dorados de Ishakan. Finalmente, no pudo soportar más la presión y comenzó a temblar ligeramente.

"Espero sinceramente que no lleves a cabo ninguno de esos planes", dijo lshakan.

"...Lo siento."

Lushan se inclinó profundamente. Haban y Genin lo miraron con lástima. Sin embargo, la ignorancia también se considera un pecado. A pesar de todo, Lushan tuvo suerte de que las cosas terminaran de esta manera.

Después de este pequeño acontecimiento, los Kurkan se despidieron y se marcharon al desierto. Ishakan observó las espaldas de sus compatriotas durante algún tiempo mientras avanzaban a través de las eulalias.

« Eulalia - es una planta herbácea. »

Su cabello revoloteaba en la brisa fresca. Pensaba en el sol ardiente y las arenas doradas de su ciudad natal. Extrañaba muchas cosas de ese lugar. Sin embargo, no podía volver todavía, puesto que aún tenía muchas cosas que hacer. Se marchó. Haban y Genin lo siguieron. Conversaron sobre una variedad de temas.

"Creo que Byun Gyeongbaek de Oberde se ha vuelto loco."

"Actúa como si actualmente estuviera sentado en el trono sólo porque la princesa le mencionó que podría tener éxito."

Ishakan se enfurecería si Byun Gyeongbaek se casara con la princesa real y obtuviera el derecho al trono. Byun Gyeongbaek sólo tenía control sobre las fronteras debido a su poder militar. Sin embargo, si pudiera obtener el poder de la familia real al casarse con la princesa, toda la historia cambiaría. 

Si Byun Gyeongbaek lograba fortificar su poder militar, asegurar los recursos financieros y conseguir el apoyo de los nobles a favor de la princesa, la posición del príncipe heredero se vería realmente amenazada. 

Al principio, Byun Gyeongbaek quería tener a la princesa real simplemente porque deseaba una esposa hermosa y honorable. Sin embargo, las pequeñas brasas de la codicia que Leah había alentado con su insinuación sobre el trono, estaban comenzando a arder.

"Este país es un desastre", refunfuñó Haban, "Y la princesa siempre se está sacrificando por ello..."

Ishakan sonrió. "Siempre habrá problemas dondequiera que se encuentren Gitanos", dijo.

Genin intervino. "¿Y que hay de la reina?"

"Bueno, eso me preocupa."

"Si la Reina es una Gitana, ¿No está todo el palacio en peligro?" Preguntó Haban, con voz grave. 

"Es más que peligroso. El palacio es suyo."

Los hechizos no eran omnipotentes. Había que trabajar duro y cumplir ciertas condiciones. Pero aunque iniciar un hechizo resultaba difícil, cuanto más tiempo permanecía activo, se volvía más poderoso y más difícil de romper. Había pasado mucho tiempo desde que la reina había llegado al palacio, así que el lugar debería estar plagado de hechizos de ella.

"Ella podría haber hechizado al rey también", dijo Ishakan.

"Debe tratarse de un antiguo hechizo. Lavado de cerebro, ¿No?"

"Tal vez. Fue la primera persona a la que ella se acercó."

Ella debe haber gastado mucho esfuerzo para obtener el amor del rey y fomentar que desterrara a la reina anterior. Cuando Ishakan vio al rey en el almuerzo, definitivamente no estaba en una condición normal. A estas alturas, el lavado de cerebro debía haber progresado bastante. Probablemente, la influencia de la reina debe haber penetrado lo suficiente en el rey, como para que no pudiera distinguir sus propios pensamientos de las exigencias de la ella. Sin embargo, el problema era que no se podía saber con seguridad hasta que punto había llegado la reina. Seguramente no se habría detenido con un simple hechizo sobre el rey.

Ishakan, ahora frunciendo el ceño, dijo.

"Llama a Morga", indicó. 

El rostro de Genin se oscureció y ella miró a Haban. La expresión en su rostro indicaba que no le agradaba la idea. Al percibir esto, Haban hizo un último esfuerzo para persuadir a Ishakan de lo contrario.

"Si llamamos a Morga", dijo, "Podríamos perder los rastros de los Tomaris que hemos estado siguiendo."

Ishakan sacudió la cabeza. "No hay forma de evitarlo. Este asunto es mucho más urgente."

Haban y Genin pusieron expresiones sombrías. Mientras tanto, Ishakan, fijó su mirada en el horizonte, en la dirección en la que se encontraba el palacio de Estia, aunque no estaba a la vista. Sus labios se curvaron en una sonrisa. El pequeño susurro vacilante de Leah reverberó en su mente, calentando las profundidades de su corazón.

|Quiero vivir.|

Ishakan estaba desesperado por cumplir sus deseos.