Reciente

miércoles, 6 de enero de 2021

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 544

Capítulo 544.

Historia Secundaria 55. Veneno Con Veneno, Maldad Con Maldad (2)


—...es una.

La voz de Código Cero resonó.

"¿Una?"

—Sí. Todo lo que tienes que hacer es prestarle una de tus pertenencias. Eso debería bastar. El resto depende de la Constelación Dorada.

Kim Soohyun parpadeó.

***

 Alrededor del mismo tiempo...

La conmoción en el suelo se detuvo abruptamente, y el silencio volvió al campo de batalla. La evidencia de una lucha feroz se podía encontrar en todas partes, y el equipo de la expedición parecía agotado. En el frente, la túnica blanca de Baek Haeju estaba manchada de negro por la sangre de los monstruos alienígenas.

"¿Se ha terminado?"

Tigre Blanco parecía aturdido mientras miraba a su alrededor. Su reacción resulta natural. Los enemigos habían desaparecido repentinamente y sin previo aviso en medio de su lucha, casi como si nunca hubieran existido. Había peleado suficientes batallas para darse cuenta de que esto sólo podía significar una cosa: el marionetista que controlaba a los monstruos sombras estaba muerto. Lo que significaba...

"Parece que Seol Jihu tuvo éxito."

Cinzia dijo con calma. Aunque algunos se sintieron aliviados por la noticia, Philip Muller parecía dudoso. Esto parecía demasiado fácil. Por supuesto, eso en sí mismo no representaba un problema. De hecho, si no hubiera sabido nada, sus instintos no habrían levantado las alertas. Pero sabía que se suponía que su oponente era más fuerte que la Reina Parásito. Resultaba extraño que esta batalla durara menos tiempo que su batalla final contra los Parásitos. Por otra parte, este resultado tendría sentido si, por ejemplo, el enemigo tuviera una debilidad fatal y Seol Jihu atacara por casualidad el lugar correcto. Pero todavía...

Philip Muller organizó sus pensamientos y se giró hacia el Árbol del Mundo, examinándolo. El Árbol del Mundo no había sido capaz de ayudarlos hasta ahora, pero si su enemigo hubiera perecido de verdad, no tendría problemas para recuperarse. Afortunadamente, el árbol estaba recuperando rápidamente su forma anterior. Las ramas marchitas se extendieron y comenzaron a brillar. Las nubes oscuras desaparecieron del cielo y el sol volvió a brillar con fuerza.

"Hmm...."

Tal vez estaba exagerando. Philip Muller murmuró para sí mismo y cerró los ojos. Finalmente podría relajarse. Y entonces, justo cuando estaba a punto de bajar la guardia....

Kooong.

La tierra tembló.

El repentino y violento temblor hizo que todos se pusieran de pie.

"¿Qué diablos...?"

Yuirel rápidamente recuperó su equilibrio y miró a su alrededor, pero nada le parecía fuera de lugar.

"¡Árbol del Mundo-nim!"

De repente, Taihi gritó. Todos se giraron hacia el Árbol del Mundo, y sus ojos se abrieron inmediatamente. El Árbol del Mundo se estaba marchitando de nuevo a un ritmo rápido. Las hojas se caían y las ramas se secaban, hasta el punto de que comenzaban a romperse. Parecía como si el árbol se acurrucara en respuesta a un desastre repentino e impredecible.

¡Ppiiiiiiiiiiiiiiii!

El Árbol del Mundo gritó de dolor.

"¡El cielo es...!"

Incluso el cielo que estaba brillando de repente se oscureció de nuevo cuando las nubes negras se reunieron en lo alto. Era como si alguien hubiera pulsado el botón de rebobinar. Y entonces, hubo otro terremoto. Esta vez no terminó con una sola sacudida.

¡Koong! ¡Kurrrrr!

Algo se elevaba a la superficie desde las profundidades del suelo. La tierra tembló y se estremeció violentamente.

"¿¡Qué está pasando!?"

Alguien gritó, pero nadie pudo responder. Sólo podían reunirse dentro de la barrera de Seo Yuhui y observar cómo se desarrollaba la catástrofe.

"¡Jihu...!"

Seo Yuhui tomó a Yi Seol-Ah en sus brazos y miró el suelo con preocupación. Los sonidos y las vibraciones se acercaban cada vez más a ellos a cada segundo. Y muy pronto...

*Retumbar*

El suelo se abrió y se abultó hacia arriba.

¡KWAAANG!

Una enorme estructura se elevó sobre la superficie terrestre, como una ballena saltando al aire desde el océano. Esta estructura parecía un templo. Había venido del segundo piso de las ruinas subterráneas, pero el equipo de la expedición, que no tenía forma de saberlo, parecía desconcertado.

De repente, las paredes exteriores del templo se derrumbaron y comenzaron a caer una tras otra.

¡KWANG! ¡KWANG! ¡KWANG! ¡KWANG!

Una serie de explosiones estallaron, y el humo se elevó hacia el cielo. Una vez que el polvo se asentó, las cuatro paredes se pusieron en el suelo como alfombras, y el interior del templo se reveló en su centro.

"¡Allí...!"

Tigre Blanco encontró a Seol Jihu en el suelo y abrió la boca para decírselo a todo el mundo, pero se detuvo con solo haber pronunciado una palabra. Movió la cabeza y miró al cielo. No podía observar nada, pero su instinto animal le decía que, en ese mismo momento, un ser absolutamente aterrador le estaba mirando desde arriba.

Los Ejecutores también lo percibieron. No podían explicar cómo o por qué, pero sabían que un ser superior, irreconocible para la vista humana y lo suficientemente poderoso como para considerar a los Siete Pecados como simples insectos, los estaba observando.

Justo en este momento, Seol Jihu finalmente recuperó la conciencia.

'Ugh.... ¿Keuk...?'

Seol Jihu abrió los ojos con dificultad y luego los agrandó sorprendido. Lo último que recordaba fue el techo explotando. Debió desmayarse después de eso, porque no recordaba lo que sucedió después. Se despertó y se encontraba de nuevo en la superficie.

¡KUOOOOOOO!

De repente, un rugido ensordecedor resonó en el cielo. Esto hizo que Seol Jihu volviera a la realidad. Rápidamente levantó la vista con el ceño fruncido. La imagen parecía relativamente clara a sus ojos. Un gigantesco cúmulo de humo con tormentas girando en círculos a su alrededor, como la Gran Mancha Roja de Júpiter.

'Es él'.

Lo supo tan pronto como lo vio.

'Siempre ha sido él'.

Era el que había estado detrás del Paraíso todo este tiempo. Ni siquiera la Reina Parásito pudo detenerlo, así que lógicamente los Siete Pecados no podrían detenerlo.

'Maldita sea'.

Una cosa tras otra. Pero Seol Jihu eligió ponerse de pie en lugar de entrar en pánico. El oponente ya había rechazado su petición de irse. Ahora no tenía otra opción que luchar.

'Las probabilidades están en mi contra si lo enfrento frontalmente. Tengo que encontrar su debilidad... ¿Eh?'

Pero pronto, Seol Jihu se encontró con una situación difícil.

'¡La Lanza de la Pureza es...!'

Estaba rota. De hecho, se había partido por la mitad. Sólo el asta sin la cabeza permaneció en su mano. Parecía haber ocurrido durante la explosión.

'¿Dónde...?'

Seol Jihu miró rápidamente a su alrededor. No pasó mucho tiempo antes de que hallara la otra mitad de su lanza, no en el suelo sino arriba. El techo se había derrumbado junto con las cuatro paredes, pero la Lanza de la Pureza seguía atascada en su lugar, en el centro de un enorme círculo mágico que se extendía por kilómetros.

'¡El Círculo de Invocación del Dios del Otro Mundo!'

Cada vez que la Lanza de la Pureza parpadeaba, el círculo se abría en respuesta.

¡Creeeak!

El círculo mágico volvió a girar para completar la invocación. Pero en lugar de girar, crujió y rechinó como un engranaje con algo atascándolo. La lanza en su centro parecía estar desempeñando la función de ese algo.

Seol Jihu se sintió aliviado viendo que la Lanza de la Pureza seguía funcionando a pesar de estar partida por la mitad, pero no había tiempo para regocijarse. El hecho de que el dios del otro mundo hubiera sido invocado no había cambiado. Podía luchar sin un arma, pero sería mucho más débil, considerando lo poderosa que era la Lanza de la Pureza.

'De todos los tiempos....'

Al darse cuenta de que estaba a punto de comenzar lo que podría suponer la batalla más dura de su vida sin un arma, Seol Jihu se mordió el labio inferior.

***

Mientras tanto, dos seres lo observaban desde el espacio más allá de la atmósfera.

"...Ya veo."

Kim Soohyun bajó su cabeza ligeramente mientras observaba la situación abajo.

"Por eso Suna estaba tan preocupada."

—......

"Ese será un oponente difícil de vencer. La situación no parece prometedora."

—No es demasiado tarde todavía.

Código Cero habló con calma.

—Los principios universales y la ley de causalidad establecida por la Diosa del Parasitismo siguen vigentes.

—También, su decisión de golpear el núcleo del círculo de invocación ha sido efectiva.

Kim Soohyun asintió mientras escuchaba cuando de repente sus ojos se tensaron. El dios del otro mundo que había descendido al Paraíso notó su presencia. Y se alegró, a pesar de todas las circunstancias. El dios del otro mundo se regocijó con la aparición de nuevas presas, que parecían tan apetitosas como la Constelación Dorada.

"...Está muy confiado, ¿Verdad?"

Kim Soohyun se burló, y sus ojos se entrecerraron. En el pasado, se habría enfrentado inmediatamente al dios del otro mundo sólo por mirarlo. Pero ahora, estaba sin Hwajung y también sin la voluntad de intervenir.

"Aún no estoy seguro de que esto sea lo correcto."

—No deberías preocuparte.

Código Cero respondió.

—La Constelación Dorada reclamó su destino y se convirtió en el Lancero Divina. Pero su destino original lo habría llevado por el camino del Demonio de la Lanza. Es decir, si alguien no le hubiera allanado el camino de antemano y si hubiera seguido el camino que se suponía que debía seguir.

Kim Soohyun suspiró ante las palabras de Código Cero.

"No sé...."

Levantó su brazo y levantó la mano en el aire.

"Pero si tú lo dices."

Sacó algo largo de su bolsillo dimensional.

"Si hacer lo que dices romperá las restricciones..."

Lo giró en su mano y miró hacia abajo.

"Y ayudar a ese hombre...."

Y luego...

"Este es un pequeño precio a pagar."

Lo lanzó tan fuerte como pudo, hacia Seol Jihu.

***

¡Whoosh!

Seol Jihu, que estaba a punto de salir corriendo para atacar al enemigo antes de que la Lanza de la Pureza se quedara sin poder, se detuvo de repente.

¡Pak!

Algo cayó del cielo y golpeó el suelo con fuerza. Al principio, pensó que se trataba del ataque del dios del otro mundo. Pero una inspección más cercana demostró que no. Frente a Seol Jihu estaba...

'¿Una lanza?'

...Una lanza. No había nada especial en su apariencia. Una simple punta de lanza y un simple asta. Pero Seol Jihu no podía apartar la vista del tenue brillo carmesí que la rodeaba.

'Esta lanza...'

La Lanza Demoníaca Sura, un arma divina hecha personalmente por el Dios de la Destrucción para la estrella que llevaba el destino de la autodestrucción. Un arma sagrada usada en el Ragnarok y aceptada sólo como un mito.

Esta gran lanza mató a innumerables dioses antiguos durante la guerra de los dioses que duró más de mil años. Sin embargo, a cambio, Sura se sumió en una oscuridad sin fin. El mal acumulado erosionó a Sura hasta que finalmente, la lanza perdió su divinidad y se volvió vil, convirtiéndose en una lanza demoníaca conocida como Lanza Demoníaca Sura, que constantemente buscaba sangre y destrucción.

El mal que acechaba en Sura traía una serie de desgracias a su dueño. Pero si el dueño podía superar esas pruebas y ganarse el respeto de la lanza, la Lanza Demoníaca Sura le otorgaría una cantidad inconmensurable de poder para que pudiera mover montañas, destrozar el cielo y cambiar el mundo.

Pero por muy grandiosa que fuera, Seol Jihu no sabía nada de la Lanza Demoníaca Sura. Esta era la primera vez que la veía. Sin embargo, supo instintivamente que la lanza no sólo era más fuerte, sino también exactamente lo opuesto a la Lanza de la Pureza. Pero ahora no podía quejarse. Aceptaría con gusto cualquier cosa, aunque sea una lanza demoníaca o un trozo de heno, si eso significaba que podía superar este obstáculo.

'Préstame...'

Seol Jihu tomó la lanza sin dudarlo ni un momento.

'¡Préstame tu fuerza...!'

En el momento en que Seol Jihu agarró la Lanza Demoníaca Sura, el mundo entero se centró en él.

Código Cero y Kim Soohyun observaron a Seol Jihu con expectación.

'Me pregunto...'

Al principio, la Lanza Demoníaca Sura era hostil incluso con el Dios Marcial. Se preguntó cómo reaccionaría esa lanza temperamental a la Constelación Dorada.

"¡Mm!"

Tan pronto como agarró la lanza, Seol Jihu sintió una sensación punzante en la parte posterior de su cabeza. Resultaba doloroso pero extrañamente estimulante al mismo tiempo. Luego, lo siguiente que supo, fue que una misteriosa energía estaba sondeando su cerebro. Los recuerdos del pasado comenzaron a inundar su mente. No fue obra de Seol Jihu. La energía los estaba extrayendo por la fuerza.

'Este recuerdo es...'

Cuando escaló el Camino del Alma con la ayuda del Negro Seol Jihu.... Cuando tuvo que enfrentarse a todo el ejército de los Parásitos por su cuenta...

—¿Kik, kik, kik, kik...?

La energía que buscaba en el cerebro de Seol Jihu se detuvo. ¿Cuál es la debilidad de este hombre arrogante que se atreve a tocarme? ¿Qué clase de prueba debería darle? La energía examinó minuciosamente los recuerdos de Seol Jihu. Sin embargo...

—Escalofriante...

Seol Jihu ya había soportado demasiadas dificultades.

En su memoria, Seol Jihu finalmente alcanzó la cima de la montaña. Finalmente atravesó la defensa de los Parásitos con una lanza y dos piernas. Al mismo tiempo, el humo rojo oscuro que se elevaba de la Lanza Demoníaca Sura se disipó rápidamente, y el mundo se sumió en el silencio. La lanza bajó sus espinas y comenzó a cambiar de forma, lentamente, como una gota de tinte en un vaso de agua.

'No puede ser'.

Kim Soohyun no podía creer lo obediente que estaba siendo la Lanza Demoníaca Sura. Incluso el dios del otro mundo observaba a Seol Jihu con curiosidad. El silencio continuó hasta que, finalmente Seol Jihu se levantó lentamente mientras sacaba la Lanza Demoníaca Sura del suelo. Sus ojos cerrados se abrieron, revelando sus ojos hundidos que brillaban con una luz espantosa. Al mismo tiempo...

—¡Ke...!

La punta de la Lanza Demoníaca Sura se abrió como la boca de una bestia.

—¡KEEEEEEEEEEEEEE!

Un rugido ensordecedor llenó el aire, infundiendo miedo a todos los presentes.

Sura, el demonio que conquistó el reino asura, uno de los seis reinos del más allá, el gobernante de todos los fantasmas hambrientos que lo devora todo, descendió al Paraíso.