Reciente

miércoles, 6 de enero de 2021

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 543

Capítulo 543.

Historia Secundaria 54. Veneno Con Veneno, Maldad Con Maldad (1)


¡Pzzzzzzzt!

Grandes relámpagos salieron del cuerpo del monstruo. Su cabeza medio destrozada se inclinó hacia abajo.

Seol Jihu sacó su mano que estaba cavando en su cuero cabelludo. Después de confirmar que el monstruo había sido neutralizado, se giró rápidamente hacia atrás.

Saltando en el aire, hizo girar la Lanza de la Pureza y cortó la cadena. Después de dejar caer suavemente a sus compañeros en el suelo, vertió un Elixeer en cada una de sus bocas.

El efecto del Elixeer resultó realmente magnífico. Las heridas físicas de sus cuerpos se curaron en un instante. Sin embargo, la mayoría de ellos no lograron abrir los ojos.

Taihi probablemente tenía razón, y deben haber sufrido daños no físicos.

Parecía que necesitaría usar los hechizos sagrados de Seo Yuhui y los Elixeers para mantenerlos vivos, para luego transportarlos de regreso lo más rápido posible y luego buscar una manera de salvarlos.

"Mm... mmm..."

Seol Jihu tuvo sentimientos encontrados viendo a Eun Yuri tomando el Elixeer como un bebé. En parte sentía que algo no estaba del todo bien.

'Ciertamente era más fuerte que un Comandante del Ejército, pero...'

Seol Jihu también se sorprendió cuando usó la Lanza de Venganza Castigadora. Incluso Sung Shihyun quedó aturdido de un solo golpe, pero el monstruo lo soportó y contraatacó.

Sin embargo, también resultó ser más débil de lo que Seol Jihu esperaba. Por supuesto, Seol Jihu estaba seguro de que este monstruo también sería capaz de abrumar al Equipo 1 y al equipo de rescate. Aunque entendía por qué un Deseo Divino de rango celestial 6 no funcionaba, no podía decir lo mismo de la esencia de la Reina Parásito o de una divinidad de rango superior.

'No se sintió nada especial...'

Fue entonces.

Kikikiki. Una risa suave sonó repentinamente en la habitación silenciosa.

'¿Se está riendo?'

Justo cuando Seol Jihu miró hacia atrás al cuerpo inerte del monstruo...

"¡Uek!"

Una energía aterradora lo presionó abruptamente. La energía opresiva tenía una clara voluntad.

Seol Jihu sintió de repente una voluntad desconocida transmitiéndose desde arriba. No es que Seol Jihu hubiera escuchado algo. No había una voz dentro de su cabeza como cuando hablaba con los Siete Pecados.

'¿Por qué...? ¿Por qué te estoy obstaculizando...?'

En el momento en que pensó esto, un trozo de memoria fragmentada se transmitió a su cabeza.

[¡Su Majestad Imperial! ¡Por favor, reconsidere este asunto...! ¡Por favor, preste atención a nuestras voces!]

[Mi voluntad no cambiará.]

'¿Qué?'

Una mirada de incredulidad apareció en la cara de Seol Jihu mientras procesaba la información que fluía en su cerebro.

[El Paraíso pertenece a este lord imperial. Aunque me lo roben debido a mi falta de fuerza, ¿Realmente crees que lo entregaré tan fácilmente?]

[¡El Imperio ha caído, pero el Paraíso no! Muchos reinos prevalecen, ¡Y también están las razas foráneas...!]

[¿Cómo pueden los otros reinos sobrevivir cuando el Imperio no lo ha hecho? ¿Y las razas foráneas no están bajando la cabeza ante la raza alienígena?]

[¡Su Majestad Imperial!]

[¡Detente! Ahora que hemos llegado tan lejos, la voluntad de este lord no cambiará.]

El último emperador del Imperio declaró con lágrimas de sangre.

[¡He perdido a mis parientes, mis leales sirvientes y súbditos, e incluso a mi amada nación!]

[Perder todo lo que debo proteger... ¡Cuán verdaderamente penoso, lamentable y doloroso!]

[¡Pero un día, este lord devolverá esta emoción al dios alienígena!]

[¡Atención a mi orden! ¡Activen el Círculo de Invocación del Dios del Otro Mundo!]

Seol Jihu no pudo ocultar su sorpresa después de procesar el recuerdo.

Tal vez debería decir que estaba aturdido.

No, no es que no lo entendiera. Nadie habría negado en ese momento que el Paraíso prácticamente había caído en manos de la Reina Parásito.

Y por lo tanto, el último emperador del Imperio planeó la venganza. No importa lo poderosa que fuera la Reina Parásito, no podría actuar como quisiera si un dios del mismo rango existiera en el mismo mundo.

Pero al final, su deseo no se pudo cumplir. Aunque logró activar el círculo de invocación, la Reina Parásito se dio cuenta en el último segundo y vino rápidamente a detenerlo.

A pesar de detener temporalmente el proceso, la Reina Parásito se puso en una posición preocupante. Intentó cortar la conexión, pero el círculo de invocación permaneció conectado. Esto sólo podía significar que el dios conectado tenía un nivel de existencia más alto que el suyo.

Afortunadamente, pudo usar la ley de la causalidad para evitar que el dios entrara en el Paraíso, pero mientras el dios no se rindiera, seguramente podría entrar decenas o cientos de años más tarde.

Al final, la Reina Parásito sólo podía retrasar lo inevitable tanto como pudiera y esperar que el dios se rindiera. Mientras tanto, se prepararía para lo peor, una nueva guerra.

Sin embargo, la Reina Parásito no pudo lograr sus objetivos en el Paraíso. Con su muerte, el secreto del Imperio también quedó enterrado en la historia.

Por supuesto, aunque nadie sabía del asunto, eso seguía progresando. Después de todo, la Reina Parásito ya no estaba presente para vigilar el círculo de invocación.

El dios del otro mundo había hecho considerables esfuerzos para entrar en el Paraíso. Sin embargo, la Reina Parásito había entrado primero en el planeta. La restricción que puso al devorar a la Deidad Principal fue tan poderosa que el dios del otro mundo no pudo hacer nada al respecto.

Pero gracias a la muerte de la Reina Parásito, el dios del otro mundo pudo acelerar el proceso e incluso tuvo éxito al enviar un servidor.

Pero eso fue todo. El dios de otro mundo no podía entrar por el pequeño agujero en la defensa del planeta, y debido a la inestable conexión, tampoco podía tramar nada usando a su servidor. En el mejor de los casos, el dios de otro mundo sólo podía vagar sin sentido por el círculo de invocación.

Si esta ruina nunca se hubiera encontrado, si el círculo de invocación y el servidor del dios del otro mundo hubieran permanecido enterrados, no habría existido ningún problema en la vida de Seol Jihu.

Pero la ruina fue encontrada durante la reconstrucción del Imperio, y el Equipo 1 se convirtió en el primer sacrificio. Devorando al equipo de rescate después del Equipo 1, se creó una gran posibilidad. Una oportunidad de hacer algo ahora, no cientos o miles de años después.

Y así, el dios del otro mundo le había preguntado a Seol Jihu.

Había venido sólo porque había sido llamado. Vino para escuchar la petición del invocador. Que la Reina Parásito lo bloqueara era un asunto distinto, pero ¿Por qué un humano trataba de bloquearlo también?

'No...'

Seol Jihu sacudió la cabeza y pensó. La Reina Parásito ha perecido. Y por lo tanto, no había necesidad de que viniera.

Seol Jihu hizo todo lo posible para explicar la historia completa, pero no esperaba mucho. Después de todo, los dioses parecían ser un grupo bastante egocéntrico.

Su expectativa resultó acertada.

"¡Keuk...!"

Seol Jihu gruñó. Se podía sentir una inmensa rabia, y contenida en esta rabia había una indescriptible voluntad malvada.

Vine hasta a este lugar porque me llamaste. ¿Soy alguien a quien puedes llamar y despedir a tu voluntad?

Seol Jihu simpatizaba con tener que vagar por el espacio debido a la obstrucción de la Reina Parásito, pero...

'¡Maldita sea...! ¿No podrías haber vuelto...?'

¡Woong!

En ese momento, un intenso sonido llenó el área. La vibración de los golpes se extendió y la habitación se convirtió en un espacio extraño donde no sonó ningún sonido.

Pronto, el polvo comenzó a caer de las paredes circundantes, revelando brillantes símbolos geométricos. Teñidos de luz, los símbolos comenzaron a desplazarse hacia arriba.

Fue en ese momento cuando Seol Jihu se dio cuenta de la verdad. La preparación estaba casi terminada para cuando el equipo de rescate había sido capturado. Si hubiera querido, el dios del otro mundo podría haber formado una conexión completa antes de que llegara.

Pero no lo hizo para hacer la conexión más estable. Esperaba que Seol Jihu también fuese devorado para un descenso más seguro.

El dios del otro mundo no debe haber esperado que su servidor quedara derrotado. Por eso estaba renunciando a su plan original y haciendo un movimiento ahora.

"¡Maldita sea!"

Seol Jihu se apresuró a blandir la Lanza de la Pureza. El Qi de Espada Reforzado salió volando en todas las direcciones y destruyó los símbolos, pero la activación del círculo de invocación no se detuvo. Incluso cuando Seol Jihu activó sus Nueve Ojos, todo lo que veía estaba de color negro.

'¡Cómo...! ¡Tengo que detenerlo!'

Mirando a su alrededor, Seol Jihu se dio cuenta. Los símbolos se dirigían a un solo lugar, casi como si se tratara de una tarea suprema.

Seol Jihu inmediatamente corrió hacia adelante. Levantando la Lanza de la Pureza en alto, activó el Movimiento Aéreo.

¡Shwiiiiish!

El cuerpo de Seol Jihu se elevó.

'¡Por favor...!'

Seol Jihu apuñaló la Lanza de la Pureza en el centro del techo en el mismo momento en que los símbolos brillantes se reunieron en un solo lugar.

Justo cuando Seol Jihu detonó el Qi de Espada Reforzado...

"¡Ah...!"

Sus ojos se agrandaron de golpe.

¡Boom!

***

Al mismo tiempo.

Se desató un alboroto en un penthouse del edificio de Apartamentos SY.

"¡Te odio, Papi!"

Una puerta se cerró con un lindo grito.

"Suna. ¿Suna?"

Kim Soohyun tocó la puerta varias veces. Como no hubo respuesta, se dio vuelta con la cara llena de nervios.

"¿Qué tan enojada crees que está?"

Preguntó, mirando una esfera azul flotante.

—Está acostada en su cama con la cara enterrada en su almohada.

El Código Cero habló claramente.

Kim Soohyun suspiró. Pero parecía que no tenía intención de cambiar de opinión cuando comenzó a caminar de regreso a su habitación en silencio.

—Estoy sorprendido. Pensé que no rechazarías la petición de tu adorable hija.

"Casi estoy de acuerdo... pero lo que no está permitido no está permitido."

Kim Soohyun sacudió su cabeza.

"Ese mundo ya se ha convertido en un desastre. Si sigue tomando prestado energía externa, sólo traerá un peor resultado a largo plazo. Deberías saber eso también."

—No voy a negar eso, pero tampoco se puede evitar. No puedes decir que tuvieron mala suerte.

"Incluso si eso es cierto, no hay razón para que intervengamos."

Kim Soohyun giró el pomo de la puerta de su habitación. Luego miró hacia la habitación de Suna.

"Además..."

Habló.

"Está protegido por alguien más fuerte que yo. No sé de qué se preocupa ella."

Código Cero dijo.

—Oh. No esperaba que dijeras eso.

"No estoy hablando sólo de su destreza marcial."

Kim Soohyun murmuró en voz baja.

El Dios Marcial, una leyenda que cambió el destino de un mundo y logró un mito invicto.

Sabía un poco sobre Seol Jihu.

Un hombre que cambió el futuro con sólo regresar sus emociones al pasado, un pionero que preparó el camino para un futuro ideal para todos.

Kim Soohyun no pudo hacerlo. Aunque se las arregló para lograr sus objetivos usando cualquier medio necesario, cuando miró hacia atrás desde la cima, solo quedó el arrepentimiento. Únicamente después de tomar prestado el poder del Código Cero pudo disminuir su culpa.

Si volviera a esos días y enviara sólo sus emociones como Seol Jihu, ¿Podría lograr el mismo resultado?

Kim Soohyun no podía afirmarlo con confianza. Como había considerado a todos, incluyendo a sus camaradas, como simples piezas de ajedrez, el resultado habría sido el mismo sin importar cuántas veces lo rehiciera. Después de todo, no pudo lograrlo incluso cuando regresó con sus recuerdos.

Realmente era simple. Kim Soohyun no pudo tener éxito con condiciones más favorables, y Seol Jihu tuvo éxito en un ambiente más desfavorable.

Así que, ¿Cómo podría Kim Soohyun no tenerle alta estima? ¡Incluso le tenía envidia!

"...Es un monstruo en un sentido diferente. Y lo digo sinceramente."

—Suena como si lo dijeras en serio.

"Hay mucho que puedo aprender de él. Además, él derrotó a mis esposas en una batalla frontal. Eso es algo que nunca podría hacer en mil millones de vidas... En realidad tengo curiosidad por saber como es su relación con los miembros de su familia. Todo debe estar llenos de risa y paz, ¿Verdad?"

—......

Código Cero no dijo nada.

Cerrando la puerta, Kim Soohyun se sentó en una silla. Viendo el Código Cero flotando, sonrió amargamente.

"De todas formas, también estoy sorprendido. No pensé que estarías tan interesado en él."

—En lugar de estar interesado... tengo curiosidad.

Código Cero habló.

—¿No sientes también curiosidad?

"¿Hmm?"

—NievePermanente, Conflagración Infernal, Fuego Primario, e incluso tu hija. Todos son dioses de rango pináculo.

"¿Y?"

—La Constelación Dorada ha llamado la atención de tales seres. También se dice que su potencial está por encima del tuyo.

Las cejas de Kim Soohyun se elevaron ligeramente.

—Pero mis pensamientos son un poco diferentes, jejeje.

Código Cero se rió en voz baja.

—Por eso tengo curiosidad. Curiosidad por saber quién tiene razón.

"Cielos, ¿Eso es lo que quieres saber?"

—¿Cómo no? Esta pregunta habría sido respondida hace mucho tiempo si los Siete Pecados del Paraíso no hubieran hecho un truco tan ridículo.

Los ojos de Kim Soohyun se agrandaron ante lo que dijo Código Cero. Luego murmuró "Ah", como si se hubiera dado cuenta de algo.

"No me digas. ¿Los dioses de ese mundo le pusieron a propósito una restricción por temor a su crecimiento?"

—No llegaré tan lejos.

El Código Cero continuó.

—Pero desde la perspectiva de un tercero, no puedo evitar criticar. La Constelación Dorada ha crecido demasiado para el propósito de la salvación de ese mundo.

"¿Qué quieres decir con eso?"

—Cada persona tiene un conjunto de guantes que se ajustan a su mano. Podría haberse probado diferentes guantes, pero los Pecados lo obligaron a usar un guante en particular.

El Código Cero continuó con una voz tranquila.

—Por supuesto, existía la ventaja de que el guante se adecuaba para luchar contra su enemigo, pero como guiaron su crecimiento de una manera contraria a su disposición natural, el resultado final fue que su crecimiento se vio restringido.

"Eso es cierto... No es que sólo el bien pueda derrotar al mal."

—Exactamente. El mal puede suprimirse con un mal aún mayor. La disposición natural de la Constelación Dorada no es diferente a la suya.

"¿En serio? Aunque parecía una persona amable."

—No, estoy seguro de ello. Sus acciones en ese mundo lo demuestran.

Código Cero apenas se contuvo de decir, 'Al menos no acabaste con un clan enemigo el día que creaste el tuyo porque no te agradaba'.

Kim Soohyun mantuvo la boca cerrada. Miró fijamente a Código Cero por un rato antes de hablar.

"Aún así, ¿Tengo el deber de ayudarte a satisfacer tu curiosidad?"

—No tienes un deber conmigo, pero sí con ese mundo.

"¿Qué quieres decir?"

—No diré que ha sido culpa tuya, pero todo ocurrió por culpa de la Reina Parásito que huyó al Paraíso. ¿No puedes al menos considerarlo un homicidio accidental?

"Hmm, si quieres."

Kim Soohyun se encogió de hombros. Se veía bastante apático.

"Déjame preguntarte algo."

Preguntó en voz baja.

"¿Quieres que vaya a ese mundo y ayude a ese hombre personalmente?"

—Sé que marcaste un límite diciendo que no está permitido. Respeto tu decisión.

"Entonces, ¿Esperas que envíe a Goh Yeonju o a Ahn Sol para ayudar?"

—Esa es una pregunta sin sentido. Incluso tu hija tiene que tener cuidado contigo a su alrededor. La Reina de las Sombras y la Santa Angelus no se atreverían a desafiarte.

"Una última pregunta entonces. ¿Quieres que le ordene a Suna, Mercedes, Gehenna o Hwajung que le otorgue la divinidad?"

—Por supuesto que no.

Código Cero se rió.

—¿Por qué te pediría que hicieras algo que pueda hacer por mi cuenta? Además, ni siquiera te lo habría pedido si fuera lo que  quisiera. La respuesta es obvia.

"...Está bien."

Al escuchar esto, Kim Soohyun asintió con la cabeza.

"Entonces, déjame cambiar la pregunta."

Sentado derecho, de repente golpeó levemente el escritorio con su dedo.

"Entonces, ¿Qué es lo que me estás pidiendo que haga?"

Código Cero habló como si estuviera esperando esta pregunta.

—Lo que quiero es...