Reciente

domingo, 3 de enero de 2021

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 541

Capítulo 541.

Historia Secundaria 52. Monstruo y Monstruo (2)


Seol Jihu se marchó.

—Tomen. Le di algo de mi energía, pero no creo que haya ayudado mucho.

El fénix voló al equipo de la expedición y puso a Yi Seol-Ah en el suelo.

"Seol-Ah... Seol-Ah...."

Seo Yuhui se apresuró a ponerse del lado de Yi Seol-Ah y rápidamente sacó un Elixeer que Seol Jihu había comprado usando un Deseo Divino.

"Sanar Heridas Críticas."

Incluso cantó un hechizo de curación de rango alto, pero Yi Seol-Ah permaneció tan quieta como una roca. Incluso cuando sus ojos heridos se regeneraron y sus otras heridas se curaron lentamente, no mostró signos de recuperar la conciencia.

"Si el Elixeer no funciona... me temo que no hay nada que podamos hacer en este momento."

Taihi, que había estado observando en silencio, susurró con una voz abatida.

"Todos los seres vivos tienen un núcleo fundamental que les permite conservar su propia existencia. Si ese núcleo se agota, entonces... ¡Ah, si tan sólo el Árbol del Mundo pudiera prestar su poder sagrado!"

Seo Yuhui se giró hacia el Árbol del Mundo. El árbol aún estaba luchando por mantenerse vivo, confiando en la luz que Seo Yuhui había creado, y parecía demasiado ocupado para hacer otra cosa.

"Oh, bueno. Supongo que sólo podemos rezar para que Seol Jihu mate a su atacante lo antes posible."

Cinzia simplemente dijo.

"No es que tengamos tiempo de sobra."

Como ella dijo. El grupo de grotescas criaturas sombra convocadas por el enemigo comenzaban a moverse. Habían tantas que toda la zona parecía negra desde lejos.

"Eso es mucho. No será divertido si pueden regenerarse."

Cinzia murmuró, mirando al cielo. El fénix estaba dando vueltas lentamente sobre sus cabezas, preparándose para lanzar su ataque.

La ausencia de Seol Jihu sin duda representava una gran pérdida, pero nadie parecía demasiado preocupado. No era como si nadie hubiera venido a reemplazarlo, y uno de ellos incluso tenía una botella de agua bendita.

"¿Quieres jugar un juego?"

Preguntó Cinzia, mirando las oleadas de enemigos que se precipitaban hacia ellos.

"El que mate más gana. El perdedor tiene que concederle un deseo al ganador. ¿Qué dicen?"

Baek Haeju miró a Cinzia. Se preguntó por qué Cinzia sugeriría tal cosa. '¿Está tratando de ayudarme a relajarme? O...'. Una mirada de sospecha cruzó su rostro.

"Por ejemplo, si pierdo... estaré encantada de apoyarte."

Cinzia continuó con una risa.

"Verás, escuché que últimamente te has quedado atrás de la Estrella de la Lujuria."

Una de las cejas de Baek Haeju se levantó instantáneamente.

"Seol Jihu nos debe mucho por esto. Siempre está dispuesto a dar y recibir, así que estoy segura que con gusto me hará un favor más tarde."

'¿Y?' Parecía decir la expresión de Baek Haeju.

"Piensa en ello. Si ganas, podría hablar bien de ti, o incluso enviarlo a una misión sin nadie más que tú."

"O podrías conseguir asesoramiento si prefieres eso. Tenemos una experta en relaciones." Cinzia señaló a Agnes y sonrió.

Baek Haeju ladeó lentamente su cabeza. Parecía estar muy pensativa por unos momentos. Entonces, de repente, la apatía de sus ojos cambió a otra cosa.

Cinzia sonrió.

"¿Qué te parece?"

"Está bien. Comencemos de inmediato."

Baek Haeju desapareció antes de que Cinzia respondiera. Sorprendida, Cinzia chasqueó su lengua mientras veía a Baek Haeju precipitándose sola hacia el enemigo.

"No pensé que lo haría realmente... Me pregunto, si alguna vez me enamoro, ¿Seré como ella? ¿Qué piensas? Agnes."

"No lo sé. No puedo imaginarte, de entre toda la gente, actuando lindo para impresionar a un hombre."

Agnes sacudió la cabeza.

"Te aplaudo por impulsarnos a sacar lo mejor de nosotros, pero recuerda, tendrás que asumir la responsabilidad de tus mentiras."

"Me duele escucharte decir eso. Me conoces lo suficiente para saber que considero todas las apuestas sagradas. Cumpliré mi promesa."

"Eso no."

Agnes se acomodó sus gafas y bajó su postura.

"La verdad es que nunca he tenido una relación con nadie."

Diciendo eso, ella inmediatamente se precipitó hacia adelante.

Cinzia se quedó aturdida por un momento y luego se echó a reír cuando ordenó a las Valkirias que atacaran.  Tigre Blanco avanzó a con cuatro patas. Philip Muller convocó varios círculos mágicos. Yuirel y Taihi convocaron a su ejército de espíritus. El fénix abrió su pico de par en par hacia el suelo.

Pronto, sonaron un estruendo de gritos y chillidos que desgarraban los oídos.

***

Mientras tanto, Seol Jihu se movía a un ritmo increíble. No tenía problemas para encontrar el camino incluso sin la guía de un Arquero. Había memorizado todos los pasadizos secretos con antelación, y siempre que se encontraba con un pasaje que parecía demasiado complicado, se abría paso con un puñetazo para seguir adelante.

Después de viajar a través de un largo túnel, Seol Jihu finalmente llegó al segundo piso. Ahí, lo vio, el campamento base establecido por el Equipo 1. Los rastros de sus camaradas.

"......"

Seol Jihu se detuvo brevemente, pero pronto volvió a correr hacia la oscuridad que había bajo tierra.

Pensó mientras corría. Un deseo divino de rango celestial 6 no funcionaba. Las divinidades aún más altas tampoco funcionaron. Pero cuando chocó brevemente con el enemigo en la superficie, sintió que podía derrotarlo fácilmente con la ayuda del fénix. El enemigo no se sentía tan fuerte como la Reina Parásito.

Entonces... ¿Qué pasó? Por mucho que lo pensara, no podía entender la razón de la contradicción. Finalmente, decidió que sólo había una cosa que podía hacer. Tenía que enfrentarse al enemigo. La verdad le esperaría allí.

¡Whoosh!

Sus piernas atravesaron rápidamente el pasaje. Los ojos de Seol Jihu, que miraban al frente, también brillaban de forma penetrante.

Su destino estaba a la vuelta de la esquina.

***

Alrededor del mismo tiempo...

El núcleo más profundo del segundo piso estaba envuelto en silencio. Sólo se veía oscuridad. Sólo se escuchaba ocasionalmente el débil sonido de alguien gimiendo de dolor como una bestia herida.

De repente algo se movió en las sombras. Se trepó por la pared y se frotó contra el aire. No, no el aire. Parecía estar acariciando la cabeza de alguien. Su largo cabello negro se balanceaba un poco cada vez que se movía. Y entonces, la oscuridad fue absorbida por la cabeza.

"...¡Ah!"

Una pequeña exclamación sonó.

"Ah, ah.... ¡Ah...!"

Una figura se estremeció y se sacudió en la oscuridad, casi como si su cerebro estuviera siendo sondeado.

Y pronto...

¡Crack! ¡Craaaack!

Hubo un sonido de huesos destrozados y carne regenerándose. Los extraños gemidos también se detuvieron. Jujujujuju. Una risa satisfecha llenó el ambiente mientras algo se levantaba de su asiento.

Fue entonces. Algo de repente giró la cabeza. En el momento en que se dio cuenta de que alguien se acercaba a paso rápido, ¡KWANG! La puerta de piedra se hizo pedazos con un fuerte golpe.

Seol Jihu emergió entre los restos de la puerta. Al principio parecía confundido porque cuando descubrió la puerta al final de las escaleras, pensó que tendría que bajar más. Entonces, de repente, su cara se volvió más dura. Esta habitación era más oscura que cualquier otra, pero Seol Jihu, que había consumido al Fénix de Viento Dorado, aún podía mirar tenuemente hacia adelante.

Estaba ante una vista increíble. Primero que vio a sus camaradas. Tanto el Equipo 1 como el equipo de rescate estaban atados al techo con cadenas. Estas cadenas parecían haber sido hechas de una manera especial, porque incluso sujetaban a Roselle, que era una voluntad remanente.

Y la criatura que le hizo esto a sus camaradas estaba parada en el medio de la habitación, mirando a Seol Jihu.

¡Pzzzt!

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron porque el enemigo se volvió opaco y comenzó a tambalearse como las líneas de una pantalla de televisión cuando pierda la señal. Sólo después de que Seol Jihu despertó su maná para mejorar su vista, se volvió claro de nuevo.

La criatura medía entre 3 y 4 metros de altura. Su largo y despeinado cabello pendía por debajo de su cintura como una cadena. Dentro de su boca, que ocupaba la mayor parte de su cara, había múltiples filas de dientes, como un tiburón. Debajo de su cuello había varias piezas de bambú pegadas para imitar el cuerpo humano.

Era una criatura de aspecto repulsivo. Y poderosa, también. Seol Jihu sintió que era lo suficientemente fuerte para dominar fácilmente a uno o dos Comandantes del Ejército en su estado de divinidad.

'Es él'.

No había duda en su mente de que esta era la criatura con la que había luchado brevemente en la superficie. Vio que sus dedos estaban pegados. El problema consistía en que el brazo que le habían cortado había vuelto a crecer, y había alguien colgando de la punta de los dedos de la criatura.

"Ah..."

Una vez más, se produjo un gemido.

Eun Yuri tembló. Ambos brazos le habían sido arrancados por la criatura. Su cabeza se movió poco a poco con un crujido como si una fuerza invisible la controlara. Sus ojos, medio cerrados y sin vida, miraban fijamente a Seol Jihu.

"Ah... Uu... Ah..."

Las lágrimas comenzaron a brotar en los ojos de Eun Yuri.

Los ojos de Seol Jihu se tensaron. Apretó los dientes, cerró los ojos y bajó la cabeza como para contener su ira.

—¡Kkikik!

De repente, escuchó una risa.

Eun Yuri, que abrió la boca para hablar, de repente tembló violentamente de un lado a otro.

La criatura estaba jugando con Eun Yuri como si fuera un juguete.

—¡Ke-Kekekeke! ¡Kejejejeje!

Su boca se abrió aún más al reírse burlonamente de Seol Jihu. Al mismo tiempo, se regocijaba. ¿Cómo no lo haría? Una apetitosa presa había entrado voluntariamente en su guarida por su cuenta. Esta presa parecía más fuerte que todas las demás presas que habían llegado antes que él, pero la criatura no estaba en absoluto preocupada. No había manera de que ella, una forma de vida avanzada creada personalmente por un dios, perdiera ante una especie tan insignificante.

La criatura retiró su mano de la cabeza de Eun Yuri. Una vez que sus dedos salieron de su cráneo, Eun Yuri perdió el conocimiento, y las cadenas atadas a su cuerpo la levantaron de nuevo en el aire.

—¡Kehee...!

La criatura miró a Seol Jihu con baba goteando de su boca. Su pelea anterior había agotado a la criatura, pero estaba bien. Ya había recuperado la mayor parte de su energía a través de la presa capturada. Ahora, todo lo que tenía que hacer era atraparlo, entonces podría hacer mucho más que sólo abrir la puerta...

—¿Kkik?

La criatura se estremeció.

Con un suspiro, Seol Jihu dio un paso adelante y levantó la Lanza de la Pureza hacia el frente.

Y en ese momento, todo, incluso la oscuridad que llenaba la habitación, se calmó. Como un río que se desborda y destruye presas que lo restringe, una increíblemente poderosa corriente de energía fue liberada del cuerpo de Seol Jihu con la intención de tragárselo todo.

Su rango cambió. La divinidad del humano, a quien la criatura consideraba un ser insignificante, crecía a un ritmo rápido.

Finalmente, cuando la lanza que exudaba un aura afilada apuntó hacia su dirección, la criatura inconscientemente dio un paso atrás.

'Sentí... ¿Miedo? ¿Yo? ¿Contra un ser tan insignificante?'

La criatura no podía creerlo. Abrió la boca para deshacerse de la desagradable sensación que nunca antes había sentido.

—¡KIAAAAAAAAAAA!

Un chillido que rompía los tímpanos sonó en el aire.

Cuando el eco del grito cesó, y el silencio llenó una vez más la habitación, en ese breve momento, Seol Jihu levantó la cabeza.

La criatura pudo verlo claramente. El par de ojos que la miraban en la oscuridad se volvieron más rojos hasta que finalmente, su color se tornó intensamente de un rojo sangre. Seol Jihu, sosteniendo la Lanza de la Pureza, bajó su cuerpo en posición.

Lancero Divino Nivel 9, Habilidad de Despertar — Berserk.

¡HUAAAAAAAA!

Un rugido ensordecedor sacudió el aire.

Al mismo tiempo....

¡FLASH!

Una luz brillante brotó de todo el cuerpo de Seol Jihu.

Dios de la Lanza activado.

Seol Jihu agarró la Lanza de la Pureza en su mano y se disparó hacia adelante.

Los dos monstruos colisionaron violentamente en el aire.