Reciente

domingo, 3 de enero de 2021

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 540

Capítulo 540.

Historia Secundaria 51. Monstruo y Monstruo (1)


No había nada más difícil que luchar en el territorio del enemigo.

Esto era  fácil de comprobar al recordar la fuga del Imperio y la guerra final.

El constante drenaje de energía vital había sido un gran dolor en el trasero.

Y esta vez, no se sabía qué tipo de efecto negativo tendría el territorio enemigo.

Por lo tantp, el equipo de la expedición sacó el Árbol del Mundo. Con su apoyo, la próxima batalla será sin duda más fácil.

¡Flash!

Una luz brillante estalló. Una señal de que el proceso de transferencia había terminado.

Un majestuoso árbol que sostiene el cielo como un pilar echó raíces en la llanura vacía.

¡PPIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!

En ese momento, un agudo ruido resonó.

El sonido provino del Árbol del Mundo.

"¿Eh?"

Taihi parpadeó y vaciló.

"¿Árbol del mundo...?"

Yuirel estaba igual.

Seol Jihu también frunció el ceño. Podía darse cuenta sin mirar.

El Árbol del Mundo estaba gritando. La forma en que la corteza se retorcía y las ramas se enroscaban, seguro que estaba sufriendo.

"Yuhui."

Cuando Seol Jihu la nombró, Seo Yuhui extendió sus brazos y lanzó un hechizo.

Nivel 10, Bailarina Exquisita, Desconocido — Milagro de Gloria Aeterna.

Un brillante cúmulo de luz envolvió instantáneamente al Árbol del Mundo antes de que se extendiera en todas las direcciones.

Los gritos del Árbol del Mundo disminuyeron lentamente.

El equipo de expedición, que estaba a punto de soltar un suspiro de alivio, mostró una mirada de incredulidad.

¡Kwaaaaaaa!

La luz no avanzaba. Durante la guerra final, había engullido el territorio de los Parásitos como un gran maremoto. Pero ahora, se detuvo frente al palacio imperial como si se hubiera topado con un muro invisible y se separó en dos direcciones.

El Árbol del Mundo dejó de gritar, pero parecía que apenas se mantenía con la luz de Seo Yuhui.

"......"

Habiendo encontrado un muro desde el principio, el equipo de la expedición se quedó en silencio. Una de sus cartas de triunfo se había vuelto inútil desde el inicio.

No podían decir que no hubiera ningún beneficio considerando la energía requerida para suprimir el Árbol del Mundo, pero eso no cambiaba el hecho de que el poder de purificación y sanación del Árbol del Mundo estaba anulado.

"Espera. Por ahí...."

Para cuando el silencio volvió a la zona, los ojos de Agnes se habían estrechado.

Fue lo mismo con Seol Jihu.

Desde el palacio imperial, algo largo y negro salió disparado.

Al principio, Seol Jihu pensó que se trataba de algún tipo de poste. Pero al examinarlo más de cerca, vio que era un brazo. Podía mirar cinco dedos en forma de garra y una persona colgando de una larga uña afilada.

A continuación, la chica de cabello corto que colgaba en el aire levantó lentamente la cabeza.

"¡Seol-Ah...!"

Seo Yuhui, que estaba bebiendo un Elixeer, se cubrió la boca del asombro.

Seol Jihu también apretó los dientes.

Yi Seol-Ah estaba en un estado horrible.

"Como si matarla no fuera suficiente, ¡Cómo se atreve a profanar su cadáver...!"

Tigre Blanco gritó enfadado.

"No, ella no está muerta todavía."

Agnes, que tenía los ojos más agudos entre todos, habló.

"La mayoría de sus funciones físicas están suprimidas, pero aún respira... No."

Agnes levantó la ceja.

"...Déjenme corregirme. La mayoría de su maná y vitalidad se han agotado."

Lo que significa que Yi Seol-Ah estaba casi muerta, que apenas respiraba.

Una pizca de ansiedad surgió en Seo Yuhui, cuyo rostro estaba pálido.

Lo que Agnes acaba de decir confirmaba algunas cosas. Viendo cómo Yi Seol-Ah estaba viva, había una buena posibilidad de que los otros también lo estuvieran. Aunque esto representaba una fortuna entre las desgracias... no era algo de lo que alegrarse.

Tenía que haber una razón para que el enemigo los dejara con vida. ¿Y si esa razón no solo era usarlos para recuperar su fuerza?

Sólo pensar en las posibilidades era horrible.

Seo Yuhui miró hacia adelante. Seol Jihu estaba mirando en silencio la mano negra. Por la forma en que sostenía la Lanza de la Pureza, no sería sorprendente que se precipitara hacia adelante en cualquier momento, pero de alguna manera se estaba conteniendo.

En ese momento, Yi Seol-Ah levantó lentamente su mano. Enderezó su tembloroso dedo índice y señaló a una persona, Seol Jihu.

Entonces ella volteó su mano y le hizo señas repetidamente.

"Parece que te está diciendo que entres solo."

Philip Muller murmuró mientras se acomodaba sus gafas. Como si afirmara sus palabras, el cuerpo de Yi Seol-Ah dibujó un círculo en el aire.

Una pizca de vacilación apareció en la cara de Seol Jihu. Quería aceptar su invitación pero no lo hizo. No es que le faltara confianza. No podía dejar a todos atrás cuando obviamente era una trampa.

"¿Qué vas a hacer?"

"No hay razón para que haga lo que dice."

Seol Jihu sacudió su cabeza.

En ese momento, la comisura de la boca de Yi Seol-Ah se enroscó, casi como si se burlara y dijera, 'Oh, ¿Es así?'

De repente, el área se volvió más oscura. Un viento frío y escalofriante azotó la zona, levantando un tornado.

Eso no fue todo. Un zumbido lleno de indescriptible maldad resonó. Mientras una misteriosa energía surgía en todas las direcciones, todos se prepararon para la batalla.

"No parece que te lo esté pidiendo. Te está forzando."

¡Wooooong! Después de un comentario nervioso, un ruido violento resonó.

"Ahora que hemos llegado a esto, ¿Por qué no vas? Te está provocando tan abiertamente. No tienes que quedarte atrás por nuestro bien."

Cinzia se acercó y lo dijo con docenas de círculos mágicos púrpuras esparcidos por la zona.

"De hecho, tenemos suficientes guerreros en este momento. Que una persona actúe de forma independiente no debería representar un gran problema."

Agnes también intervino mientras disparaba telarañas con sus manos.

"Puedo llevarte si no crees que puedes abrirte paso."

Tigre Blanco se transformó y gruñó mientras miraba el palacio imperial.

Seol Jihu sonrió mientras sentía sentimientos encontrados. Déjanos este lugar a nosotros y ve a salvar a todos. No era tan tonto como para no entender lo que decían.

"...No."

Necesitaba observar la situación un poco más.

Seol Jihu también quería ir, pero aún estaba indeciso.

Esta expedición se había formado porque todo el mundo confiaba en él. Si se marchaba, un vacío incomparable quedaría atrás.

Además, Seol Jihu sentía una energía única proviniendo desde el enemigo.

Si la raíz de los Parásitos era el parasitismo, la raíz del enemigo actual estaba más cerca del mal absoluto. Era el único del equipo que poseía una poderosa energía anti-maldad.

El aire frío se desvaneció repentinamente. Sombras comenzaron a elevarse desde la distancia, creando varias formas. Eran formas extrañas que Seol Jihu nunca había visto antes.

Al instante siguiente, la mano negra que atravesaba el cielo repentinamente tomó la cabeza de Yi Seol-Ah.

"¡Ah...!"

Como Seol Jihu no entró en su territorio, hizo descender a Yi Seol-Ah hacia el suelo, casi como si fuera un niño haciendo un berrinche.

A Yi Seol-Ah sólo le quedaba una vida. Cuando ese pensamiento cruzó su mente, los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

¡Pzzt!

Relámpagos crepitaban.

Eso fue todo.

Aunque sólo pisó el suelo una vez, Seol Jihu se convirtió instantáneamente en un punto en la visión de todos.

Dejando de lado la velocidad de Seol Jihu, todos se quedaron aturdidos por la rapidez con la que ocurrió.

No había pasado ni un segundo.

Seol Jihu llegó cuando Yi Seol-Ah estaba a punto de ser derribada en el suelo.

En ese instante, la garra que lanzaba a Yi Seol-Ah hacia Seol Jihu extendió sus dedos.

¡Chwaaak!

Cientos de espinas afiladas salieron disparadas. No sólo eran increíblemente afiladas, sino que cada una de ellas goteaba un negro líquido venenoso.

Seol Jihu rápidamente agarró a Yi Seol-Ah y giró la Lanza de la Pureza para formar una barrera. Simultáneamente, despertando la energía del relámpago en su interior, activó Mil Truenos.

Como las espinas venían por todos lados, resultaba imposible esquivarlas. Por lo tanto, planeaba contraatacar con un ataque de gran alcance y escapar por la abertura creada.

Fue entonces. En una fracción de segundo, una columna de fuego salió volando de la nada y golpeó a Seol Jihu.

'¿Esto es...?'

A pesar del fuego ardiente, Seol Jihu no sintió que estaba caliente. En lugar de sentir dolor, sintió calidez.

Cuando las espinas entrantes se hicieron pedazos al hacer contacto con las llamas, la descarga tiñó la cara de Seol Jihu.

'¡No me digas!'

¿Fuego Sagrado?

En el momento en que Seol Jihu se dio cuenta, un gran fuego cubrió su visión.

Un par de alas gigantes  envolvieron suavemente a Seol Jihu y a Yi Seol-Ah antes de volar.

Seol Jihu podía observar claramente a través de su cabello revoloteando.

Un largo cuello como el de una jirafa, grandes alas que aletean y plumas que brillaban en cinco colores.

"¡Ah...!"

La cara de Seol Jihu se iluminó. Casi gritó por su inesperada aparición, pero no era el momento adecuado para hacerlo.

—¡Detrás!

Tal vez furioso por el repentino estorbo, la garra los persiguió ferozmente. Sin embargo, la situación había cambiado.

Confiando a Yi Seol-Ah a un ala gigante, Seol Jihu pisó el aire y se precipitó hacia la garra. El dorado Qi de Espada Reforzado irradió desde la Lanza de la Pureza.

¡Crack!

La garra chocó con su ataque. Y mientras chocaban, una hermosa columna de fuego se precipitó sobre ella de nuevo.

La garra se retorció en la llama sagrada que roía su piel. Actuó rápidamente. Al darse cuenta de que su ataque había fallado, se giró rápidamente hacia el agujero del que había salido disparada.

Por supuesto, Seol Jihu no era de los que dejaban escapar a su presa. La persiguió y le agarró el brazo.

"¡Heeeup!"

Luego, lo haló con todas sus fuerzas.

El increíble poder de la fuerza de rango EX hizo que el brazo en retirada volviera a la superficie. Agarrando el brazo con fuerza, Seol Jihu despertó su energía aún más.

Con los ojos agrandados, vertió su maná en el brazo.

¡PZZZZZZZZT!

Al penetrar en el brazo, la energía del relámpago se esparció inmediatamente, alcanzando instantáneamente el cuerpo principal y electrocutándolo. La garra en el extremo del brazo que se desprendía furiosamente fue una clara prueba de este hecho.

¡Puhak!

El brazo explotó un segundo después, arrojando un líquido negro. Algunas de las gotas se dispararon hacia Seol Jihu, pero desaparecieron en la boca de un ave en particular.

Una espléndida muestra de trabajo en equipo se había desarrollado.

Pronto, Seol Jihu sintió que su brazo se rompía.

Al penetrar en el brazo, la energía del relámpago se esparció inmediatamente, alcanzando instantáneamente el cuerpo principal y electrocutándolo. La garra en el extremo del brazo que se desprendía furiosamente fue una clara prueba de este hecho.

¡Puhak!

El brazo explotó un segundo después, arrojando un líquido negro. Algunas de las gotas se dispararon hacia Seol Jihu, pero desaparecieron en la boca de un ave en particular.

Una espléndida muestra de trabajo en equipo se había desarrollado.

Pronto, Seol Jihu sintió que su brazo se rompía.

—Se cortó su propio brazo. No malgastes más energía.

Seol Jihu soltó el brazo, escuchando la voz a su lado.  El largo brazo se balanceó en el aire antes de caer indefenso al suelo.

"¡Tú...!"

Sólo entonces Seol Jihu se giró a un lado con una mirada de incredulidad.

"¿Cómo?"

—¿Cómo? ¿Qué quieres decir con 'cómo'?

Pequeño Polluelo resopló con Yi Seol-Ah bajo su axila.

—Estaba en una cita.

"¿Una cita?"

—Sí. Iba a la escena de la batalla final para mostrar mi grandeza a mis compañeros. Pero entonces, de repente detecté una extraña energía.... De todas formas...

Después de explicar cómo llegó aquí con calma...

—¡Pequeño bastardo!

El Pequeño Polluelo sonrió de repente.

—¿Por qué no me hablaste de un lugar tan delicioso? ¿Hmm?

Levantó su largo cuello hacia adelante y le dio un mordisco al brazo que estaba en el suelo.

—¡Deberías habérmelo dicho si conocías un lugar tan bueno!

Una risa se escapó de la boca de Seol Jihu.

"¡Me alegro de que hayas venido! ¡En un buen momento, de verdad!"

El Pequeño Polluelo era una existencia nacida para destruir el mal. Pudo mantenerse firme contra la Bondad Retorcida, así que no había forma de que no fuera útil en este momento.

—Eché un breve vistazo. Parece que el tipo se esconde bajo tierra.

El Pequeño Polluelo se asomó por el agujero antes de mirar hacia atrás.

—La energía que está emitiendo es mucho más fuerte que la de cualquiera de los Comandantes del Ejército. Pero... Aunque no puedo decirlo con certeza, no creo que sea tan fuerte como para no poder manejarlo.

El Pequeño Polluelo levantó la voz después de observar las extrañas criaturas sombrías que infestaban la zona.

—Pero, viendo como te llamó, debe tener algo en mente. Un plan, por así decirlo.

"¿Un plan?"

—Sí. ¿Recuerdas lo que dijo Bondad Retorcida cuando la encontramos por primera vez en el Reino de los Espíritus?

Aunque esto aparentemente salió de la nada, Seol Jihu asintió con la cabeza.

|Está bien. Descansen. Durante ese tiempo, puedes comer o incluso dormir.|

|Mientras no intenten desaparecer de mi vista, no tocaré ni un pelo de su cuerpo hasta que se recuperen completamente.|

|Les digo que coman, duerman, se recuperen y luchen contra mí cuando estén completamente preparados.|

|Ya que vine hasta aquí, ¿Por qué no puedo disfrutar un poco? Con algunos de ustedes como si estuvieran en sus últimos momentos, no podré presumir aunque los aniquile a todos.|

Seol Jihu se estremeció cuando recordó que casi había caído en su trampa. Si hubiera aceptado su amable oferta, la Fortaleza Tigol habría caído mucho antes de que regresaran.

"Fue literalmente una bondad retorcida."

—Bien, y tengo la misma sensación esta vez. Sólo te digo que lo tengas en cuenta.

Con eso, el Pequeño Polluelo le echó un vistazo a Seol Jihu.

—Por supuesto, la situación actual no se parece en nada a la de entonces. Tú deberías ser el que juzgue, compañero.

"......"

—¿No tienes confianza?

"Por supuesto que no."

Seol Jihu se rió. La aparición del Pequeño Polluelo le había quitado un peso de encima.

También había escuchado algunos consejos importantes antes de venir.

Seol Jihu miró hacia atrás por un segundo. Pudo mirar a su equipo de expedición totalmente preparado para la batalla.

Tomó una decisión sin mucha dificultad. Quizás porque su antiguo compañero había vuelto, se sentía confiado. El coraje parecía surgir de su corazón.

"¡Acabemos con esto entonces!"

—¡Bien!

El Pequeño Polluelo abrió su pico como si estuviera esperando esta respuesta.

La flama sagrada que exhaló hacia el palacio imperial se extendió por toda la tierra. Las criaturas sombrías que se encontraban en su camino se derritieron, dejando atrás un sendero.

"¡Cuida de Seol-Ah por mí!"

Dejando atrás estas palabras, Seol Jihu despegó del suelo.

Mientras desaparecía dentro del palacio, los ojos de Seol Jihu brillaban.

Aunque había estado viviendo en paz por un tiempo, ahora que estaba de vuelta en el campo de batalla, se sentía como si hubiera recuperado la energía de cuando estaba en su mejor momento.