Reciente

miércoles, 27 de enero de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 259

Capítulo 259. Reina Sólo Ama Su Cuerpo (2)



Arian, la sirvienta experimentada, no consoló a Rashta porque no le importaba, y las recién llegadas, que acababan de convertirse en sirvientas, no se atrevían a hablar con la emperatriz, así que también mantuvieron la boca cerrada.

Rashta pasó toda la noche angustiada sin el consuelo de nadie, y finalmente fue al palacio del sur para encontrarse con Evely en cuanto amaneció al día siguiente. De todos modos, fue a ese lugar porque tenía previsto visitar al Duque Elgy.

"¿Quién eres tú?" 

Sin embargo, en cuanto Evely vio a Rashta, fue terriblemente grosera con ella. No había ni un ápice de cortesía en su actitud, y sus ojos estaban llenos de desprecio.

"¿Quién eres tú?"

Rashta quedó tan impactada que preguntó de vuelta. Algunos nobles no la reconocían como emperatriz y hacían comentarios sarcásticos, pero al menos conservaban la etiqueta al tratar con ella.

Rashta se enfadó al ver a esta chica que apareció de la nada actuar así.

A decir verdad, Evely ignoraba más la etiqueta de la corte que Rashta, pero conociendo a Evely como maga, Rashta ni siquiera pensó en eso.

"¡Qué grosera!"

Rashta frunció el ceño mientras imitaba a Navier, hablando de forma fría y digna.

Sin embargo, la voz parecida a la de Navier hizo que la expresión de Evely se oscureciera aún más.

"Me conociste el otro día. Escuchaste del Barón Lant que soy la emperatriz. ¿Cómo te atreves a ser tan grosera? ¿Quieres ser encarcelada?"

"Si me encarcelas, Su Majestad el Emperador no se quedará de brazos cruzados."

Evely utilizó como escudo el nombre de Sovieshu, que no había vuelto a ver desde el día de su llegada.

Sin embargo, Sovieshu era el escudo más efectivo contra Rashta. Rashta se estremeció. Al mismo tiempo, su enfado se intensificó.

'¿Cómo se atreve esta chica grosera, que ni siquiera conserva la etiqueta ante mí, ser tan engreída como para utilizar a mi esposo de escudo?' 

Estaba extremadamente enfadada.

"De qué lado crees que se pondrá Su Majestad, del mío como emperatriz o del tuyo como plebeya."

Rashta murmuró mirando fijamente a Evely mientras fingía estar calmada, y estuvo a punto de decirle a la Vizcondesa Verdi que arrestara a la chica inmediatamente por desacato a la emperatriz.

Pero un paso por delante, Evely habló con una fría sonrisa,

"Pronto serás mi hermana. No seas tan dura conmigo, hermana."

Debido a su estancia en el Palacio del Sur, Evely conoció a muchos invitados distinguidos de visita en el Imperio Oriental.

Se interesaron en ella por haber sido una maga y le contaron muchas cosas interesantes. Entre 'esas cosas interesantes' estaba lo que le decía la actual emperatriz a la anterior emperatriz durante sus días de concubina.

Evely ya se había enterado que Rashta llamaba 'hermana' a Navier en público.

Sin saberlo, Rashta se sobresaltó y gritó en cuanto Evely dijo, 'hermana'.

Rashta, que desconocía este hecho, gritó horrorizada en cuanto Evely la llamó 'hermana'.

"¡¿Cómo podría ser tu hermana?!"

Se le puso la piel de gallina. Una chica engreída que se acomodó en casa de otro como una serpiente enroscada para quitarle a su esposo en cualquier oportunidad mientras se mostraba amigable delante de los demás, este hecho le dio escalofríos.

Evely levantó las cejas y explicó con una sonrisa,

"Escuché que tener el mismo esposo, nos convierte en hermanas. ¿No es así?"

Rashta, al darse cuenta de que Evely estaba siendo sarcástica, se rió inmediatamente con frialdad.

"Santo cielo. Me preguntaba de dónde venía la piedra, resultó ser una piedra lanzada por la anterior emperatriz."

"¿La anterior emperatriz?"

"No sé qué has escuchado, pero las cosas son diferentes ahora. La anterior emperatriz tenía únicamente un matrimonio político con Su Majestad, y desde el principio, nunca lo quiso. Si fuera ese tipo de relación, podrías ser mi hermana. Pero me casé con Su Majestad porque nos amábamos, así que por supuesto no puedes ser mi hermana."

"¿Cómo sabes que Navier nunca lo quiso?"

"Lo sé mejor que tú, por supuesto. Estuve con ella mucho más tiempo."

"¡!"

"Así que no vuelvas a llamarme hermana. No quiero escuchar eso de ti."

"Hermana, hermana, hermana, hermana, hermana."

Mientras Evely se burlaba, pronunciando hermana en rápida sucesión, las venas en las sienes de Rashta se tensaron. Irritada, Rashta intentó de nuevo instruir a la Vizcondesa Verdi para que se llevara a Evely. Pero nuevamente algo más ocurrió primero.

"¡¿Qué comportamiento tan irrespetuoso es este?!"

Esta vez, aparecieron los padres falsos de Rashta, los Vizcondes Isqua. Ellos también se alojaban en el Palacio del Sur, y se acercaron al escuchar un alboroto.

Cuando el Vizconde Isqua vio a la chica, de quién más se hablaba últimamente, tratar a su hija de forma irrespetuosa en el Palacio del Sur, se abalanzó furioso y le dio una bofetada en la mejilla a Evely.

'Insolente. ¡¿Cómo puede una plebeya tratar así a Su Majestad la Emperatriz?!"

Ante la fuerte reprimenda, los ojos de Evely se agrandaron en sorpresa.

La Vizcondesa Isqua también insultó a Evely con frialdad.

"Eres una concubina atrevida y perversa. ¡No actúes como si quisieras acercarte a mi hija con una boca tan sucia!"

Los ojos de Evely, que se habían agrandado en sorpresa, se entrecerraron con frialdad.

Cuando Evely miró con fiereza en lugar de deprimirse, el Vizconde Isqua chasqueó la lengua perplejo,

"¿Quiénes son los padres de esta chica tan descortés? Bueno. Si la hubieran criado bien, no habría vendido su cuerpo para convertirse en la concubina del emperador a su edad."

Evely estaba enfadada, pero Rashta sonreía felizmente. A menos que encontraran a sus verdaderas hijas, los Vizcondes Isqua eran sus padres pasara lo que pasará.

"Ya está bien, padre. Es suficiente, madre. No es necesario desgastarse hablando con alguien como ella."

Rashta calmó rápidamente a sus padres falsos con una voz afectuosa, empujando a ambos por la espalda para ir a otro lado.

Mirando sus espaldas, Evely no pudo evitar derramar las lágrimas que estaba conteniendo. Para Evely, quien creció en un orfanato, los insultos de los Vizcondes Isqua fueron sumamente hirientes.

***

En los próximos días, Navier intercambió regalos con el Sumo Pontífice, la Princesa Soju y otros, exponiendo implícitamente sus conexiones personales.

Entre los países con los que Navier intercambiaba cartas, también había países que no tenían una buena relación con el Imperio Occidental.

Navier eligió más de un ayudante en vez de uno solo, que empezaron a trabajar en su oficina, tras lo cual avanzó en su trabajo de emperatriz a un ritmo vertiginoso.

Después de que los ayudantes de Navier terminaron su primer día de trabajo, sus colegas se acercaron al mismo tiempo como un enjambre a preguntar, "¿Cómo trabajaba la famosa Emperatriz Navier?"

Los ayudantes respondieron al unísono.

"Parece una máquina."

"Tenía tanta curiosidad que la miré a la cara durante 15 minutos, y revisaba un documento cada cinco minutos sin un solo cambio en su expresión."

Navier ya era reconocida por haber suprimido al Marqués Ketron mientras se reía durante el Consejo de Estado. Las personas estaban encantadas con la emperatriz de acero de la que sólo habían oído hablar.

No había nadie que odiara a la emperatriz por su buen trabajo. A menos que fuera un enemigo.

Pero el más complacido con la rapidez y capacidad de Navier para ocuparse de su trabajo, fue McKenna.

"¿Ve esto, Su Majestad? El documento traído por uno de los ayudantes de la Emperatriz. Es el documento para la reorganización institucional del Imperio. ¡Sólo tiene que hojearlo para su posterior aplicación!"

McKenna saltaba de alegría, prácticamente bailando. Convertirse en un imperio era un honor, pero también implicaba una sobrecarga de trabajo.

Pero la expresión de Heinley era sombría, incluso viendo la alegría de McKenna.

McKenna seguía mostrando su alegría mientras fingía no darse cuenta de su expresión, pero eventualmente preguntó porque estaba preocupado.

"¿Por qué tienes esa cara? ¿No te gusta? ¿No te gusta que esté un poco más cómodo?"

Si no respondía no dejaría de insistir, así que Heinley respondió renuentemente,

"Un poco. Pero no es por ti, así que no te preocupes."

"¿Seguro? ¿Ocurre algo malo?"

"..."

"¡Entonces si ocurre algo malo! ¿Qué es? Si se tratara de trabajo me lo habrías dicho enseguida...  ¿es un asunto personal? ¿No es así?"

Heinley chasqueó la lengua ante las perspicaces palabras de McKenna, pero al final compartió en voz baja su preocupación.

"Tengo un pequeño problema. No, quizá no sea un pequeño problema."

"¿Qué es?"

"Reina..."

"¿Su Majestad la Emperatriz?"

"Parece que sólo ama mi cuerpo."


"¿No es bueno que al menos ame tu cuerpo?"

Los ojos de Heinley se estrecharon ante las frías palabras de McKenna.

"Me pregunto si dirás lo mismo cuando te cases."

"Mi camino hacia el matrimonio ya ha sido bloqueado por Su Majestad. No puedo casarme si ni siquiera tengo tiempo para ir a casa."

"¿Por qué? Junto a mi hermano Koshar, eres el yerno perfecto más popular en estos días."

"Ni siquiera tendría tiempo para la boda."

McKenna habló con claridad mientras resoplaba. Eventualmente, le dio un consejo sincero sin más sarcasmo.

"Para que surja el verdadero amor, se necesita compartir momentos juntos. Su Majestad y la Emperatriz están siempre ocupados trabajando durante el día, ¿quizá no tienen mucho tiempo para acercarse el uno al otro?"