Reciente

domingo, 24 de enero de 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 258

PATROCIONADORES DE LA NOVELA

Gracias a quienes han contribuido y apoyado nuestro trabajo.
Es una motivación saber que valoran y aprecian el esfuerzo de traer novelas al español.

BEAUTY PLUS
JESUS ILDEFONSO

¡Ovación de pie de toda la comunidad!


Capítulo 258.


Sovieshu estaba escuchando el reporte del Marqués Karl sobre el Duque Elgy.

De acuerdo con el reporte del Marqués Karl, había muchos rumores sobre el Duque Elgy relacionados con piratas peligrosos.

Pero todos esos rumores carecían de fundamento, por lo que era difícil saber si eran simplemente falsos rumores o no.

Después de escucharlo, Sovieshu soltó una pequeña risa burlona.

"Todo el mundo sabe que las familias reales de los países marítimos están asociadas con los piratas."

Se refería al hecho de que el Duque Elgy pertenecía a la familia real del país marítimo de Bohean Azul.

"Bueno. ¿Algo más?"

"El Duque Elgy ha tenido varios escándalos amorosos en la la alta sociedad."

"¿Podría llamarse eso un rumor? Es bien conocido."

"Pero hay algo extraño."

"¿Extraño?"

"Especialmente en los escándalos amorosos más graves, parece que el Duque Elgy siempre resultó ser la víctima, por lo que la otra parte tuvo que pagar un gran precio."

"¿Un gran precio?"

"Esos detalles no se conocen porque la otra parte siempre ha permanecido en silencio, pero..."

El Marqués Karl añadió con preocupación.

"Creo que es un mal tipo en muchos sentidos. Es costumbre permitir a los invitados distinguidos quedarse si lo desean, pero ¿no sería mejor enviar fuera al Duque Elgy aunque sea inventado una excusa?"

Después de decir esto, el Marqués Karl dudó un momento antes de volver a hablar,

"El Duque Elgy tiene una relación cercana con Su Majestad la Emperatriz, y me preocupa que todas las personas con que tuvo un escándalo no terminaron bien."

***

Los hombres nobles que acudieron tras recibir la invitación enviada por Rashta quedaron impresionados.

La fiesta de té no era ninguna farsa. Las grandes mesas blancas dispuestas en el jardín de la Casa de Cristal se veían impecables, los manteles sobre las mismas reflejaban sutilmente la luz del sol, dando un aspecto un aspecto muy lujoso.

Las mesas estaban repletas de todo tipo de platos deliciosos, como crujientes galletas horneadas, frutos secos espolvoreados con chocolate, merengues de color rosa claro y amarillo claro, pudín de melocotón, entre otros. Todo estaba tan bien preparado que haría suspirar a cualquiera.

Lo único que desconcertó a los hombres de la nobleza fue que alrededor de las hermosas mesas de té sólo estaban ellos vestidos con trajes de gala. No se veía ninguna dama ni joven dama conversando alegremente alrededor de las mesas de té.

¿Vienen más tarde? ¿Se cambió la hora de la fiesta de té? ¿Llegamos demasiado pronto? Los nobles tenían varias conjeturas. Pero no mucho después apareció Rashta, y se olvidaron de sus preguntas.

Cuando Rashta apareció con un vestido púrpura oscuro y una sombrilla, los ojos de los hombres nobles brillaron. No pudieron evitar maravillarse. ¡¿Quién más podría lucir un color tan espléndido y digno con tanta pureza?!

Rashta, que estaba sola con un vestido púrpura, parecía una lila floreciendo entre la maleza.

"Bienvenidos."

Rashta sonrió con dulzura, recibiendo gentilmente a los nobles.

"Espero que todos la pasen bien."

Tras terminar sus palabras, Rashta tomó una uva de un plato y se la llevó a la boca. En un instante, los ojos de los nobles se dirigieron a la boca de Rashta.

En lugar de comerse la uva de inmediato, Rashta puso la uva redonda entre sus labios rojizos y la chupó. La uva, que revelaba en su interior un color verde claro, desapareció lentamente de sus labios. La escena despertaba pensamientos obscenos.

Los hombres nobles que observaban esto no pudieron evitar tragar saliva. Rashta dijo con una sonrisa en sus ojos, "Delicioso," y se sentó lentamente en la cabecera de su mesa.

"Siéntense todos. ¿Por qué están ahí de pie mirándome aturdidos?"

Rashta sonrió, levantando ligeramente las comisuras de su boca. Ella creía conocer bien a los hombres. Pero no sabía cómo retener su corazones seriamente.

Si lo hubiera sabido, Alan no la habría traicionado. Pero obviamente sabía cómo atraparlos en poco tiempo.

Según la experiencia de Rashta, los hombres que no pertenecían a la nobleza se sentían atraídos por las mujeres nobles. Fantaseaban con mujeres nobles, elegantes e inteligentes.

Por el contrario, los hombres nobles fantaseaban con mujeres no pertenecientes a la nobleza. Consideraban que las mujeres nobles eran esnobs y calculadoras, que las mujeres no pertenecientes a la nobleza eran las únicas que podían dar amor verdadero.

<< Nota: Esnob; persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos. >>

Rashta sólo tenía que mostrarles lo que querían. 

Sin embargo, este comportamiento de Rashta no tardó en provocar malos rumores en la alta sociedad. No era raro que los hombres nobles invitaran sólo a hombres nobles a pasar el rato, y que mujeres nobles invitaran sólo a mujeres nobles a pasar el rato.

Pero invitar sólo a nobles del sexo opuesto a una fiesta de té. Algo así nunca había ocurrido en la historia del Imperio Oriental. Al menos, todos los nobles que escucharon de la 'fiesta de té para hombres' de Rashta pensaron lo mismo.

Ni siquiera los hombres nobles, que fueron invitados a la fiesta de té de Rashta y quedaron fascinados por sus encantos, se pusieron del lado de Rashta en esto.

La alta sociedad era un solo conjunto, en el que los nobles se dividían no por hombres y mujeres, sino por intereses y facciones. Las mujeres nobles excluidas por la emperatriz pertenecían a la misma familia que los hombres nobles invitados. Naturalmente, no tuvieron más remedio que ponerse del lado de su familia.

Rashta se sintió herida cuando Alan prefirió a su familia por encima del amor, y volvió a cometer el mismo error. La razón es que no podía entender del todo a las familias nobles.

Además, Rashta estaba a menudo con el Duque Elgy, lo que generó aún más sospechas sobre su comportamiento.

Entre los nobles conservadores y de mente cerrada, muchos no estaban contentos que la autentica emperatriz, Navier, haya sido desplazada por una emperatriz de origen plebeyo, de la que circulaban muchos malos rumores.

Ni siquiera se inmutaron cuando conocieron la noticia de que los Vizcondes Isqua eran los verdaderos padres de Rashta. Aunque su linaje era noble, seguían considerándola una plebeya porque había crecido como tal.

¡Pero ser emperatriz significaba reunirse con otros hombres para pasar el rato! Incluso su amigo con quien siempre andaba, era un miembro de la familia real de otro país, un reconocido playboy. Estaban enfadados porque no consideraban a Rashta apta de pertenecer a la familia imperial del Imperio Oriental.

Detrás de escena, el Marqués Farang también jugó un papel importante agitando las aguas, estaba muy enfadado porque su amigo había sido desterrado.

<< Nota: Se refiere a Koshar. >>

"¿Vizcondes Isqua? ¿No son nobles caídos, y nobles caídos de un país extranjero? ¿Los nobles caídos deben ser tratados como nobles en nuestro país? Y no sólo eso, incluso se les da un estatus respetable."

El Marqués Farang trató a los Vizcondes Isqua como una piedra rodante, instigando sutilmente a la nobleza autoritaria.

<< Nota: Una piedra rodante es parte del proverbio coreano 'Una piedra rodante desplaza de su lugar a la piedra incrustada.' >>

"Es un problema incluso si nace Su Alteza el Príncipe Heredero. No importa si se trata de una familia real extranjera o de alto estatus, ¿pero no corre por sus venas la sangre de una familia noble extranjera caída?"

Después de leer la atmósfera, el Barón Lant finalmente fue a visitar a Rashta y le aconsejó con preocupación, 

"Su Majestad. Últimamente están circulando malos rumores."

"¿Qué quieres decir con malos rumores?"

"Este..."

"¿Qué pasa? ¿Cuáles son los rumores?"

El Barón Lant no podía simplemente contar los vulgares rumores tal cual, así que le aconsejó lo más suavizado posible,

"El Duque Elgy tiene mala reputación, Su Majestad. Si se junta con él, no puede evitar que surjan comentarios vacíos al respecto. No es alguien digno de estar cerca de Su Majestad la Emperatriz del Imperio Oriental."

"¿La gente odia que Rashta se relacione con el Duque Elgy?"

"Así es. Y el hecho de que hace unos días organizara una fiesta con sólo hombres nobles..."

"Qué barbaridad."

Rashta mostró su insatisfacción cortándolo con firmeza.

"¿No es malo ver la amistad de forma extraña? Las personas que malinterpretan a los demás a su antojo son malas, las personas que son malinterpretadas sin cometer un error no son malas."

Rashta no aceptó en absoluto las palabras del Barón Lant. El Barón Lant se mostró aturdido y dijo algunas palabras más, pero al final se retiró sin conseguir nada y pidió a Sovieshu que se ocupara de esto.

Sovieshu también había escuchado rumores sobre Rashta por todas partes, así que inmediatamente aconsejó con amargura a Rashta esa noche.

"Últimamente he escuchado malos rumores sobre ti. Ten cuidado, Rashta."

Aunque Rashta se sintió agraviada, finalmente respondió "sí" con desanimo. Pero interiormente se sentía muy agraviada.

"Todo esto es culpa de esa chica maga que se encuentra en el palacio del sur."

Rashta apuntó a Evely, la supuesta concubina en el palacio del sur.

"Pero escuché que siempre está trabajando..."

"Los nobles hablan mal de Rashta porque Su Majestad protege y cuida de esa chica. Todo se acabaría si Su Majestad les ordenara severamente dejar de decir tales tonterías."

La Vizcondesa Verdi pensó que la conclusión de Rashta era un poco extraña, pero no se atrevió a decirlo para evitar que se disgustara.