Reciente

viernes, 25 de diciembre de 2020

No Quiero Ser Amada - Capítulo 180

Capítulo 180. Hallazgo de Rihannan


Si ese fuera el caso, ¿Qué sucedería con su bebé si naciera como una princesa, y no como un príncipe? Usando a la Reina Madre como precedente, ella llegó al poder a través de muchas penurias sangrientas. Su bebé, nacida como princesa, podría generar muchos problemas en la búsqueda del trono como la reina gobernante.

Rihannan tenía una constitución débil. Esta sería probablemente la primera y última vez que pudiera darle un bebé. Así que estaba segura de que Igor se volvería a casar para tener un hijo como heredero.

Tal vez... la dejaría marcharse en este caso.

Decidida, Rihannan se armó de valor y se levantó del asiento. Después de pasar por varias habitaciones, se paró frente a la puerta de la sala de estudio.

Reunió el coraje y tocó la puerta, pero no pudo escuchar ningún movimiento desde el interior. Se quedó parada durante un rato, antes de abrir ligeramente la puerta entreabierta.

Tal como creía, Igor no estaba en ningún lugar del estudio. Sin embargo, no parecía que él hubiera planeado salir por mucho tiempo. Había documentos esparcidos sobre el escritorio.

Igor tenía la tendencia de mantener las cosas limpias. Normalmente ordenaba los documentos de forma prolija después de terminar su trabajo.

Preguntándose si debía esperarlo o volver, Rihannan notó que el cajón del escritorio estaba ligeramente abierto.

No era de las que miraban las pertenencias de los demás cuando el dueño no estaba cerca, pero las palabras que Basil le dijo sonaban en su cabeza sin cesar. Ella quería saber el motivo de lo que Igor hizo hace seis años.

La respuesta a esa pregunta podría estar dentro de ese cajón.

Rihannan agarró el pomo del cajón y lo haló. Dentro del cajón había una pequeña figura de madera con forma de barco.

"Esto..."

Ella dijo sorprendida, agarrando el bote de madera. Ella había asumido que Igor lo había tirado o lo había perdido. No había vuelto a mirar este barco desde que se lo regaló. 

Rihannan examinó la superficie del barco de madera. Estaba lisa y limpia. Como si la hubiera guardado con cuidado.

Por un momento, ella se sumió en sus pensamientos, acariciando suavemente el bote con sus dedos. Como dijo Basil, quizás Igor tenía una razón que no podía explicarle. Ella no debería seguir dudando de Igor de esta manera, debería preguntarle directamente...

Con sus pensamientos determinados, colocó el bote de nuevo en el cajón. Entonces, algo le llamó la atención. Había una pequeña caja en el interior profundo del cajón. 

Rihannan sacó la caja y la abrió. Dentro había algo que ella nunca pensó que volvería a ver.

"......"

Miró fijamente el objeto durante mucho tiempo antes de agarrarlo, con los dedos temblorosos.

Era la pluma dorada.

La había arrojado al mar hace seis años... pero aquí... estaba en perfecto estado...

¿Qué significaba eso? ¿Significaba que Igor había obtenido otra pluma dorada durante su primer encuentro? 

Eso parecía posible. En ese caso, él las habría compartido equitativamente entre ellos y... 

Rihannan negó con la cabeza.

Igor había salido del jardín primero.

No había posibilidad de que volviera a tomar la pluma después.

Creak...

En ese momento, el sonido de la puerta abriéndose resonó en la habitación. 

Rihannan se giró con rigidez.

Igor se quedó parado mirándola, con un rostro de sorpresa. Siendo precisos, su mirada estaba fija en la pluma que ella sostenía.

Inconscientemente, Rihannan agarró con más fuerza a la pluma dorada.

"...¿Cómo es que tienes esto?" Preguntó Rihannan.

Igor no respondió.

La expresión de perplejidad de Igor desapareció y quedó con una mirada tranquila en su rostro.

Igor cerró lentamente la puerta y se acercó a ella.

"Contéstame primero. ¿Por qué tienes esto?" Rihannan gritó con fuerza.