Reciente

martes, 8 de diciembre de 2020

No Quiero Ser Amada - Capítulo 151

Capítulo 151. Una Cierta Fragancia


"¿De qué estás hablando?"

"La persona que empujó mi espalda. Cuando la persona se me acercó por detrás, percibí cierta fragancia de su cuerpo."

Igor puso una mirada de sorpresa. "¿Oliste una fragancia? ¿Recuerdas la fragancia?"

"Sí. Un olor como la menta. Definitivamente estoy segura."

"Si es un olor a menta, entonces se trata de un perfume comúnmente usado..."

La menta no se usaba normalmente para hacer perfumes. A menudo se utilizaba como medicina para aliviar el dolor. Esto podría considerarse como una importante evidencia.

"Habría sido genial si hubiera recordado esa información antes, pero por alguna extraña razón, sólo la recordé después de calmarme."

Mientras hablaba como si se culpara a sí misma, Igor le acarició la espalda para tranquilizarla.

"Lo has hecho bien con recordarlo ahora. Es normal que no seas capaz de recordar todos los detalles cuando todo sucedió tan repentinamente."

"¿Sería esto de alguna ayuda?"

"Definitivamente estoy seguro de que ayudará. Lo usaremos de cualquier manera para atrapar la cola del perpetrador."

Igor la besó en la frente.

"Ahora, duerme más. Todavía hay tiempo hasta que amanezca."

Rihanann asintió con la cabeza. Luego se acurrucó en su pecho y se volvió a dormir. Sin embargo, Igor no pudo dormir nada. Un incidente que ocurrió en el pasado no podía salir de su cabeza.

En el pasado, entre las personas que querían asesinar a Rihannan estaba el Conde Clovis. Eso porque el Conde Alessin aún estaba vivo en ese entonces. El Conde Alessin era dueño de tierras llenas de Piedras de Arco, y la asombrosa riqueza que poseía nastaba para que cualquiera tuviera pensamientos codiciosos.

Sin embargo, en esta vida, el Conde Alessin había fallecido hace mucho tiempo. Todas las tierras con Piedras de Arco en el subsuelo ahora pertenecían a Rihannan.

Debido a esto, no descartaba al Conde Clovis. Aunque en la situación actual no había ni una sola evidencia, al menos debía sospechar de él. Porque entre las personas que había conocido en el pasado, la única persona que tendría suficiente poder para influir en los terrenos de caza era el Conde Clovis.

Igor abrazó con fuerza a Rihannan, que había caído en un profundo sueño. Estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para que este calor no se le escapara de nuevo.

***

Tal como dijo el médico, su estilo de vida normal regresó.

Mientras Basil se ocupaba de investigar los terrenos de caza, Rihannan sustituyó a Basil y ayudó al trabajo de Igor poco a poco.

Gracias a eso, ella se dio cuenta de lo mucho que Igor había estado trabajando con Basil. Basil se desempeñaba como su sirviente personal y como su secretario, además afuera era el Gran Chambelán que manejaba la tesorería real. Además de eso, en situaciones de emergencia, también actuaba como guardaespaldas del rey.

"Mi Reina, por favor busque a Su Majestad. ¡Parece que se está escondiendo y no puedo encontrar ni un mechón de su cabello en ningún sitio!"

Un día, Basil vino corriendo hacia ella, sonando como si se estuviera muriéndose de preocupación, y Rihannan comenzó a sentirse inmediatamente preocupada.

"¿Realmente lo buscastes en todas partes? Con su gran tamaño, no creo que haya ningún lugar donde pueda esconderse tan fácilmente."

"Simplemente no lo sabes, mi Reina. Desde su juventud, ¡Ha sido un profesional del escondite! ¡Pasé la mitad de mi vida tratando de encontrarlo!"

Su voz estaba llena de verdaderas emociones de arrepentimiento. Rihanann asintió rápidamente antes de que Basil comenzara a hablar de nuevo durante mucho tiempo.

"Está bien. Lo encontraré y se lo entregaré personalmente, así que deja esos documentos aquí."

Al escuchar sus palabras, Basil se regocijó y rápidamente sacó un paquete de documentos de su abrigo. Luego, se lo entregó a Rihannan.

Cuando ella revisó los documentos después de que Basil se marchara, todos eran asuntos urgentes y requerían aprobación para hoy. Ella ahora entendía por qué Basil estaba tan ansioso.

En cualquier caso, ¿A dónde había ido?