Reciente

miércoles, 30 de diciembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 538

Capítulo 538.

Historia Secundaria 49. Reunión de Héroes (2)


Fue alrededor de este momento cuando la situación de Park Woori dio un giro inesperado. Estaba ocupado preparándose para la próxima reunión cuando escuchó que un miembro del equipo de rescate había vuelto con vida.

Rachel Chastain.

La Arquera que había reclutado como respaldo de Dylan regresó sola.

Esta fue una buena noticia no sólo porque ella seguía viva, sino también porque finalmente pudieron averiguar lo que le había pasado al resto del equipo. Y eso también de alguien que lo experimentó de primera mano.

Normalmente, Park Woori habría llamado a la representante inmediatamente para darle las buenas noticias. Pero no pudo esta vez, porque....

"¡Juejejejeje!"

Rachel Chastain no era ella misma.

"Muer.... ¡Están todos muertos...!"

Su apariencia manchada y andrajosa ciertamente no se podía considerar normal, pero aún más aterradora era la forma en que murmuraba la misma frase una y otra vez con sus ojos inyectados de sangre bien abiertos.

"Cálmate, Rachel. Ya sabemos lo que está pasando, y estamos tomando medidas contra ello."

Park Woori decidió que primero debía calmarla. Le trajo una poción y siguió hablando sin parar.

"Y la Federación también viene en nuestra ayuda. Hey, ¿Puedes escuchar?"

Gracias a sus esfuerzos, Rachel Chastain parecía más tranquila ahora.

"Pronto se llevara a cabo una reunión aquí, en la sala de conferencia, y tu testimonio nos ayudaría mucho. Lo que digo es que necesitamos información. ¿Crees que puedes hablar?"

Todavía temblando, Rachel Chastain levantó lentamente su cabeza. Sus ojos sin vida miraron fijamente a Park Woori antes de mirar alrededor de la sala de conferencias.

"¿Cómo te sientes? ¿Alguna herida?"

"......"

"¿Puedes hablar?"

Después de un momento de silencio, Rachel asintió lentamente.

"Bien. Sé que esto debe ser difícil para ti, pero no tenemos mucho tiempo. Entonces... ¿Qué pasó allí? ¿Qué pasó con el resto del equipo?"

"Lo que... pasó...."

Repitió sus palabras sin pensar, y de repente abrió los ojos. Su boca también se abrió como para gritar. Sin embargo, no salió ningún sonido cuando se desplomó y golpeó su frente contra el suelo.

"¡Morirás!"

"¡Rachel!"

"¡Morirás! ¡Moriremos todos! ¡Es...!"

Se agarró el cabello revuelto y se echó a llorar.

Park Woori se mordió los labios mientras miraba fijamente a Rachel Chastain.

Como ella parecía inestable, planeaba recoger tantas declaraciones como pudiera de ella.

'¿Qué ha visto ella...?'

Pero su cara, llena de miedo, le decía que no era posible.

"Rachel. Cálmate. Hiciste bien en volver. Lo importante es que estás viva."

"¡Estaba sola afuera...! ¡Me dijeron que corriera en cuanto se perdiera la comunicación...!"

Park Woori rápidamente sacó un pequeño cuaderno, sin perder la preciosa información.

"Te dijeron que corrieras... y luego..."

"¡Estaba asustada... pensé que iba a morir...!"

"Ya veo. Entiendo. Aguanta un poco más. ¿Te hará sentir mejor saber que él está en camino?"

"¿Él...?"

El tono de voz de Rachel bajó de repente.

"Así es. Nunca lo habías conocido antes, ¿Verdad?"

Park Woori continuó en un tono casual. No notó el sutil cambio en la voz de Rachel porque estaba ocupado tomando notas de todo lo que ella decía.

"Ahora que ha vuelto, todo saldrá bien."

"¡Pero todos ustedes... todos ustedes morirán!"

"Jaja. Cierto.... ¿Qué tan aterrador es este monstruo?"

"¿Lo viste? Lo vi. Lo vi. ¡Esa horrible y aterradora energía que se escabulle...!"

"Para eliminar tanto a la expedición como al equipo de rescate... Supongo que este no es un debilucho. Aún así, no tienes que preocuparte."

Park Woori puso una mano en la espalda de Rachel Chastain.

"No sé con qué clase de monstruo te encontraste, pero..."

"......"

"Tenemos nuestros propios monstruos."

Rachel Chastain levantó la cabeza ligeramente.

Fue entonces.

¡KOONG!

"¿Por qué tanto ruido?"

Se escucharon pasos pesados al mismo tiempo que una voz autoritaria sonó en en el lugar. Una mujer alta con un abrigo recorrió la sala de conferencias con las dos manos metidas en los bolsillos.

"No me importa que tengan una pelea de enamorados, pero deberían pensar si es el momento y el lugar adecuado."

"Don Cinzia. Está usted aquí."

Park Woori inmediatamente enderezó su postura. Se encontró con sus ojos, brillantes como los de una leona, y tragó nerviosamente.

"¿Hm?"

Cinzia estaba a punto de pasar a los dos pero se detuvo de repente.

"...¿Por qué me miras así?"

Le preguntó a Rachel Chastain.

Park Woori miró alternativamente a Rachel y a Cinzia, luego le explicó rápidamente.

"Ella es una Arquera del equipo de rescate."

"¿Qué?"

"Acaba de regresar. Iba a informar a la representante después de calmarla un poco."

"...Justo ahora, lo dices."

Cinzia levantó un poco la barbilla.

"El momento es bastante sospechoso.... Oh, bueno... Veremos qué tiene que decir."

Ella se encogió de hombros y continuó hacia su asiento.

Una mujer delgada vestida con un traje de sirvienta siguió a Cinzia.

La Estrella de la Pereza y la Estrella del Orgullo...

Park Woori apretó sus puños. Nunca podría acostumbrarse a su abrumadora presencia. Siempre se sentía tan pequeño frente a ellos.

La lista no había terminado.

"El representante de Valhalla, quiero decir, antiguo Representante. ¿Ya está aquí?"

Philip Muller, la Estrella de la Avaricia...

"¡Keu! Nunca pensé que nos volveríamos a encontrar así!"

...Y Wu Lei, la Estrella de la Ira, entró en la sala de conferencias, seguido de Taihi y Yuirel, las líderes de las Hadas de las Cavernas y del Cielo, respectivamente. Tigre Blanco llegó poco después.

Park Woori no pudo evitar quedarse mirando con asombro. No movieron un dedo cuando Kim Hannah les pidió ayuda pero se reunieron en un instante ante la noticia del regreso de Seol Jihu. Una vez más, se dio cuenta de lo mucho que Seol Jihu significaba para la gente del Paraíso.

"¿Qué piensas? ¿Estás...?"

"...¿Ellos?"

'¿Estás aliviada ahora?' era lo que Park Woori iba a decir, pero de repente se detuvo. Rachel había asomado la cabeza por detrás de él y estaba mirando a los peces gordos del Paraíso.

"¿Estos son... los monstruos?"

Ella los escudriñó cuidadosamente. Y entonces, sus labios se curvaron hacia arriba en un gesto de burla.

"¿Tú...?"

La expresión de Park Woori se volvió incómoda.

Fue entonces cuando Rachel Chastain se giró repentinamente con una expresión de alarma. La mirada de Park Woori siguió a la de ella, y al momento siguiente, sus labios se abrieron.

Unas cuatro o cinco personas se pararon en la puerta. Entre ellos estaban Phi Sora, la Emperatriz Sagrada, la Estrella de la Lujuria...

Y entonces, él lo sintió, una presencia inconmensurable. Un aura lo suficientemente fuerte como para dominar a todos los reunidos en la sala.

Seol Jihu, el Apóstol de Gula, estaba aquí.

"¿Rachel Chastain?"

Una mirada de sorpresa apareció en la cara de Kim Hannah cuando entró en la sala de conferencias después de Seol Jihu.

"¿Qué sucedió? ¿Por qué Rachel...?"

"Ah. Acaba de llegar."

"¿Qué? ¿Por qué no...?"

"Lo siento. Iba a hacértelo saber."

"Eso no es lo que quería decir. ¿Por qué no la trataste de inmediato? Eso debería haber sido lo primero que hicieras. Está herida."

"¿Perdón? Oh, no, ella no tiene ninguna herida externa. Y me dijo que estaba bien."

"¿Qué? Entonces por qué parece que..."

De repente, Seol Jihu dio un paso adelante. Estiró un brazo frente a Kim Hannah y miró a Rachel Chastain, que lo observaba con atención por alguna razón. Su cara estaba llena de mala voluntad, pero también parecía un poco sorprendida.

Kim Hannah frunció el ceño.

"¿Señorita Rachel? ¿Qué es lo que pasa? ¿Podría ser que...?"

Pero antes de que pudiera terminar su frase, Seol Jihu agarró la Lanza de la Pureza.

"Retrocede."

Sucedió simultáneamente. Rachel Chastain se levantó de su silla y Seol Jihu extendió su brazo hacia adelante como un relámpago.

Puk.

Kim Hannah y Park Woori se estremecieron por sorpresa. La lanza de Seol Jihu atravesó el cuello de Rachel Chastain. Entonces, sin ninguna explicación, rápidamente empujó su lanza hacia arriba y apretó su agarre.

¡Pzzzzzzzt!

La luz dorada ardió alrededor del cuerpo de Rachel Chastain colgada en el aire. Era la energía anti-maldad, que no habían visto en años.

—¡KIAAAAAAAAK!

Un grito que rompía los tímpanos atravesó el aire. El cuerpo de Rachel Chastain convulsionó de dolor mientras un torrente de humo negro salía de su nariz. Las chispas de luz devoraron el humo, y pronto, desapareció por completo. El grito que sonaba en el aire también se detuvo.

"......"

Kim Hannah se quedó sin palabras. Si sus ojos no la engañaran, Rachel Chastain acaba de sonreír. Le sonrió a Seol Jihu como para alabarlo por un trabajo bien hecho.

Seol Jihu agitó sus brazos ligeramente, y el cuerpo de Rachel cayó al suelo sin hacer ruido.

"Justo ahora..."

Kim Hannah notó algo extraño mientras miraba el cuerpo de Rachel, que ahora emitía humo blanco y vapor.

No había sangre.

"Algo se sentía mal en ella."

Cinzia dijo sin rodeos.

El resto de los Ejecutores, como ella, no parecían sorprendidos en absoluto.

"¿No crees que es un desperdicio matarla tan pronto? Podríamos haber obtenido alguna información de ella."

Philip Muller intervino.

"...No."

Seol Jihu sacudió la cabeza.

"No habríamos obtenido mucho de ella."

"¿Por qué?"

"Ella no habría dicho nada."

"¿Cómo lo sabes?"

En lugar de responder, Seol Jihu movió cuidadosamente su brazo para cortar la ropa de Rachel Chastain con la punta de su lanza. Una vez que su cuerpo desnud0 quedó  revelado, los jadeos de sorpresa llenaron la habitación. Sus brazos y piernas... no, todo su cuerpo estaba cubierto de puntos de sutura. Era como si alguien la hubiera desmembrado en una docena de pedazos y luego los hubiera pegado de nuevo en la forma de una figura humana. Esto debe haber sido el motivo por el cual se veía tan mal.

Philip Muller hizo un gesto de dolor.

"...Así que no estaba poseída."

"Si ese hubiera sido el caso, entonces tal vez podríamos haberla salvado. Pero ya estaba muerta. Nada más que una marioneta."

"Fue enviada a este lugar para espiarnos. Ahora lo entiendo."

Philip Muller suspiró mientras cerraba su libro.

"Kim Hannah."

Seol Jihu miró a Kim Hannah. Ella se estremeció pero habló rápidamente.

"Oh, um, sí. Park Woori, tú te encargas del cuerpo. Yo regresaré a la Tierra."

Si pudiera encontrar a Rachel en la Tierra y traerla de vuelta al Paraíso, podrían finalmente averiguar qué le pasó al resto del equipo.

"Gracias por venir hasta aquí."

Una vez que Kim Hannah y Park Woori se marcharon, Seol Jihu caminó a través de la sala de conferencias y se sentó en la cabecera de la mesa.

"No nos hemos visto en mucho tiempo. Por mucho que me gustaría ponerme al día con cada uno de ustedes... no tenemos demasiado tiempo. Deberíamos comenzar la reunión. Tengo entendido que ya saben más o menos por qué los he llamado aquí."

"Me parece bien. Dicen que el tiempo es dinero."

Cinzia sonrió con satisfacción.

"Estoy seguro de que todos saben por qué nos has convocado."

Dijo Philip Muller.

"Lo que necesitamos son los detalles. ¿Puedes decirnos qué necesitas de nosotros?"

"Necesito vuestra fuerza."

Seol Jihu respondió simplemente.

"Y no sólo la suya. Puedo necesitar toda la fuerza de Paraíso."

"Toda la fuerza del Paraíso..."

Philip Muller dio un par de golpecitos en el dedo.

"Me suena un poco extremo. Pero conociéndote, creo que tienes información para apoyar tu afirmación."

"No mucha, pero sí."

Lo primero que hizo Seol Jihu después de regresar al Paraíso fue visitar el templo. Pidió un Deseo Divino, pero Gula le dijo que su deseo estaba 'fuera de los límites'.

"Pero eso significa... que el enemigo es un dios."

Wu Lei chasqueó su lengua y cruzó sus brazos.

"Un dios más fuerte que los Siete Pecados."

"Sí. Creo que nuestro enemigo está a la par con la Reina Parásito."

La atmósfera se volvió repentinamente pesada.

"Ni siquiera la esencia de la Reina Parásito fue suficiente para hacer realidad mi deseo. Los Siete Pecados lo intentaron pero no pudieron cambiar el resultado. Este enemigo puede ser incluso más fuerte que la Reina Parásito."

"¡Cielo santo! ¡No puedo creerlo!"

Wu Lei exclamó enfadado. No pudo mantener la calma después de escuchar tan impactantes noticias.

"Incluso si eso es cierto, ¿Por qué? ¿Por qué sucedió algo así? ¡Y yo que pensaba que el Paraíso estaba finalmente en paz!"

Seol Jihu cerró los ojos. Acababa de llegar al Paraíso. Todavía había mucho que no sabía. Por un momento, nada más que un pesado silencio llenó el aire.

" ...No sirve de nada preguntarse por qué."

De repente, la amarga voz de Philip Muller rompió el silencio.

"Todavía necesitamos más información. Dijiste que *podrías* necesitar toda la fuerza de Paradise. ¿Quieres decir que hay una posibilidad de que no la necesites?"

"Sí. He hablado con Gula-nim, y encontramos algunas discrepancias."

Seol Jihu asintió con la cabeza.

"Pero todavía tenemos que prepararnos para lo peor."

El hecho de que tengan que enfrentarse a un enemigo más fuerte que la Reina Parásito no ha cambiado. Ahora, la primera y más importante orden del día fue....

"Y tenemos que prepararnos para la guerra. El enemigo ya se nos ha adelantado."

Era evidente que el enemigo les había enviado una marioneta para espiarlos. Esto significaba que ahora tenía los medios y recursos para recopilar información sobre aquellos que consideraba sus enemigos.

"Espero que ese territorio no se contamine de nuevo."

Cinzia se recogió el cabello con una mano mientras suspiraba de fastidio.

"Prepararemos el Árbol del Mundo para la migración."

"Autorizaré un llamamiento a filas."

"No. Contra un dios, el tamaño del ejército no importa en absoluto. Nuestras posibilidades pueden ser mejores si reunimos sólo a las élites y atacamos rápidamente."

"Tienes razón en eso. Estoy de acuerdo. Tengo un mal presentimiento sobre esto. Deberíamos movernos antes de que el enemigo se haga demasiado fuerte."

Las discusiones siguieron.

"Creo que el antiguo representante de Valhalla está de acuerdo conmigo."

Philip Muller se giró hacia Seol Jihu.

"Si todo lo que le importara fuera prepararse para la guerra, no nos habría llamado hasta aquí. Porque hubiera sido más fácil si nos hubiéramos quedado donde estabamos."

Continuó.

"Pero el hecho de que nos hayas traído aquí a expensas de los Deseos Divinos.... Eso me dice que tus prioridades están en otra parte."

"La distancia no importa. Siempre puedo usar otro Deseo Divino para enviarlos de vuelta en un instante."

"Pero nunca desperdicias recursos en situaciones como esta."

"No pensé que esta reunión sería un desperdicio."

Seol Jihu continuó después de organizar sus pensamientos.

"Por supuesto, quiero ayudar a mis camaradas tan pronto como sea posible. Pero no podemos correr contra un enemigo tan fuerte. Necesitamos más información."

Philip Muller asintió con la cabeza. Definitivamente parecía más aliviado ahora. Le preocupaba que Seol Jihu se sintiera abrumado por la sed de venganza y sugiriera que marcharan inmediatamente al territorio enemigo. Pero el hombre que tenía delante estaba tan tranquilo como siempre lo había estado cuando se enfrentaba a una crisis. Y siempre había encontrado soluciones a las situaciones más desafiantes, una y otra vez.

"Está bien. ¿Así que tu plan es esperar hasta que Rachel Chastain regrese?"

"No."

Seol Jihu sacudió la cabeza. Francamente, no pensaba que Rachel Chastain ayudaría mucho.

"Voy a regresar a la Tierra."

Los ojos de todos se agrandaron cuando Seol Jihu se levantó lentamente de su silla.

"No tomará mucho tiempo. Mientras tanto, deberían..."

***

Una vez concluida la reunión, Seol Jihu regresó a la Tierra a través del portal. Su corazón estaba pesado por la preocupación mientras caminaba por las calles de Seúl. Todo sucedió tan rápido, y todavía había mucho que no entendía.

'Los deseos no funcionaron'.

La energía de los Siete Pecados, la esencia de la Reina Parásito... ambos no funcionaron. Incluso usó la divinidad que había recogido mientras trabajaba en su restaurante, no sirvió de nada. Seol Jihu se asustó un poco. Al final, recurrió a querer usar los 10 puntos de contribución de rango celestial que estaba ahorrando para una emergencia.

Sin embargo...

|Estos puntos de contribución no pueden ser usados para cumplir este deseo en particular.|

Se encontró con una respuesta inesperada.

|Ella misma puso estas restricciones.|

|Se supone que sólo debes usarlos para ciertas cosas, sin embargo, has gastado algunos un par de veces cuando lo quisiste. Así que...|

|No deberías culparla. Estos puntos de contribución que con gusto te otorgó son lo suficientemente poderosos para desafiar incluso a los dioses y reformar el universo entero. Es natural limitar tal poder.|

Eso dijo ella, pero él no podía perder la esperanza. Esa sería su forma más fácil y rápida de salir de esta situación.

"Huuuu..."

Apartamento SY.

Seol Jihu respiró profundamente frente a la puerta de su vecino.

"...Está bien."

Se dio una suave palmada en las mejillas con ambas manos y luego presionó el timbre de la puerta.