Reciente

lunes, 28 de diciembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 536

Capítulo 536.

Historia Secundaria 47. Nubes Oscuras (4)


Estaba totalmente silencioso en el exterior del palacio imperial. No importaba un monstruo, ni siquiera una rata podía verse corriendo por el lugar. Sin embargo, Rachel Chastain caminaba de un lado a otro en constante angustia.

"¿Qué hago? ¿Qué hago?"

Rachel Chastain miró el cristal de comunicación que tenía en su mano. La luz se había apagado. Estaba conectada incluso cuando el equipo de rescate entró en la habitación en la que estaba Yi Seol-Ah, pero de repente...

"¡Auuuuuuu!"

Rachel Chastain se agarró el cabello. Ella recordó lo que dijo Ian. Que debía correr sin mirar atrás si no tenía noticias del equipo de rescate durante 20 minutos después de que se cortara la comunicación.

Le había dicho que volviera directamente a la tierra, y que buscara ayuda llamando al número que estaba en el papel.

Sin embargo, ella había estado caminando indecisa durante los últimos 40 minutos.

"¿Qué debo hacer...?"

¿Bajo y reviso? ¿O me escapo como me lo pidieron?

¿Estará eso bien? ¿No debería al menos decirle al Representante lo que pasó?

No, el Líder de Equipo estaba de acuerdo con lo que dijo el Maestro Ian...

Todo tipo de pensamientos pasaron por su cabeza en círculos. Fue entonces.

"¡......!"

La nerviosa Rachel Chastain se sobresaltó de repente e inclinó la cabeza hacia arriba. No había sentido ningún tipo de energía, tampoco escuchado ningún sonido. Sólo sintió que algo se elevaba desde las profundidades del palacio imperial.

Aunque sólo vio el aire vacío, sintió que estaba ante una energía que no podía estimarse según los estándares humanos.

'¿Eh...?'

El oscuro cielo se volvió aún más oscuro. Parecía pesado como si se fuera a desplomar en cualquier momento.

Una mirada de confusión apareció en el rostro de Rachel Chastain. Un escalofrío recorrió su espalda cuando sintió que algo parecido a una risa burlona sonaba en el cielo.

Al mismo tiempo, su indecisión se desvaneció.

Para cuando pensó, 'Debería haber huido hace mucho tiempo', Rachel Chastain se encontraba huyendo del palacio a toda velocidad.

Dejando a un lado el extraño fenómeno, ella no podía soportar más quedarse en este lugar. Sentía como si se hubiera convertido en un insecto que podría ser pisoteado hasta la muerte en cualquier momento.

Rachel Chastain corrió con sólo su instinto de supervivencia guiándola.

"¡Aaaaack!"

Entonces, de repente, ella se desplomó. No se había tropezado. Algo le había agarrado el tobillo y la había tirado hacia atrás.

Agitándose en el suelo, Rachel Chastain miró hacia abajo a su pierna por el dolor que la inundaba.

Sus ojos se agrandaron. No se equivocaba. Una mano en forma de garra había surgido del suelo y le agarraba el tobillo tan fuerte que sentía que sus huesos se rompían.

No terminó en ese punto. Docenas de brazos se elevaron inmediatamente y se lanzaron hacia Rachel Chastain. Otros se elevaron hacia el cielo y se agitaron en el aire vacío.

No, no estaba completamente vacío.

¡Chwek!

El brillante collar apenas fue rozado por una garra. Aquellos que no sabían nada podrían sorprenderse al observar un collar volador. Después de evitar la garra mortal, el collar vaciló ligeramente al escuchar los gritos de ayuda de Rachel Chastain, pero se disparó en el siguiente instante.

***

Momentos antes.

[¡Perdón...!]

Una voz resonó en el aire.

[¡Lo siento...!]

De hecho, el collar volador no era otra que Flone. Aunque había sido arrastrada al laberinto junto con Eun Yuri, pudo escapar a mitad de camino gracias a que Eun Yuri exprimió la última pizca de su fuerza para cortar el collar y lanzar su anillo.

Flone trató de salvar a Eun Yuri frenéticamente, pero pudo calmarse con Roselle uniéndose a ella.

[No... Imposible... No puede ser medido ni siquiera con el origen... Eso sólo puede significar una cosa...]

[Nos equivocamos desde el principio. Había una razón por la que la Reina Parásito se ocupaba personalmente este lugar.]

[No estaba tratando de hacer algo aquí. ¡Estaba tratando de detener algo...!]

[¡Esto no es algo que podamos manejar! ¡Corre! ¡Deprisa! ¡Se volverá aún más peligroso si nos capturan...!]

Roselle juzgó con frialdad incluso en el repentino giro de los acontecimientos.

[Justo lo que hizo el Imperio... No, todavía hay esperanza. ¡Lo tenemos a él...!]

Flone escuchó a Roselle murmurar con preocupación durante la fuga, pero no le prestó demasiada atención. No sólo estaba ocupada escapando, sino que sabía que Roselle le explicaría cuando volvieran.

Sin embargo, la situación pronto empeoró. Habiendo notado que el dúo escapaba, la cosa misteriosa comenzó a perseguirlas.

[A este ritmo, ambas...]

[¡Adelante! La Autoridad de Gula podría ser capaz de resistirlo. Haz lo que puedas para regresar a salvo. ¡Por favor!]

Al final, Roselle eligió convertirse en cebo. Mientras le gritaba a Flone que no desperdiciara ni un solo segundo huyendo, Flone voló sin mirar atrás.

[¡Debes llegar...!]

Esas fueron las últimas palabras que Roselle dejó atrás.

En realidad, Flone tenía miedo de la cosa misteriosa. Incluso como alma, no podía entender que era esta cosa. Por eso, huyó con los ojos bien cerrados.

***

Una vez que Flone apenas escapó del palacio imperial, vio a Rachel Chastain luchando en el suelo. Algo que nunca había visto antes estaba destrozando a Rachel Chastain.

Aunque Flone la conocía, eligió no salvar a Rachel Chastain y huir en su lugar. Sabía que era la única que conocía la situación y podía buscar ayuda.

—¡KIAAAAAAAAAAAK!

Un grito horrible resonó detrás de ella, pero Flone no miró atrás. Volaba a máxima velocidad de regreso, dejando un rastro de humo negro.

Flone desapareció en un instante. A pesar de esto, la cosa estaba blandiendo ferozmente sus garras en el aire, tratando de capturarla.

***

Durante los últimos días, la atmósfera en Valhalla había estado en su punto más bajo de todos los tiempos. No se podía evitar. Habían reunido a sus miembros de élite e incluso reclutado a gente de fuera para enviar un equipo de rescate, pero no había noticias.

Lo último que supieron del equipo de rescate fue cuando informaron que entrarían en la ruina. Lo mismo había sucedido con el Equipo 1.

"¿Qué es lo que está pasando...? Podrían incluso derrotar a los Comandantes del Ejército."

"Exactamente. ¿Podría ser la segunda venida de la Reina Parásito...?"

Park Woori, que estaba susurrando con otro miembro, rápidamente cerró la boca. El ruido de los tacones sonó desde afuera, desde el pasillo.

"Silencio, todo el mundo. La representante está llegando."

Como dijo, la puerta se abrió y Kim Hannah apareció. Caminó a través de los escritorios y se dirigió al escritorio del fondo.

¡Tang! *Rodar*

La oficina se quedó en silencio al escucharla lanzar un cristal de comunicación.

"Huu..."

Luego se escuchó un profundo suspiro. Kim Hannah, que oprimía su frente con sus dedos, miró hacia arriba.

"...¿Tuvieron noticias de alguno de los dos equipos?"

"No. Hemos estado en espera frente a los cristales de comunicación todo el día y seguimos intentando contactar con ellos cada treinta minutos, pero..."

Park Woori se detuvo como si le avergonzara decir el resultado.

Kim Hannah se mordió el labio.

"Um... Representante."

Con cuidado, Park Woori habló respetuosamente.

"Puede que sea demasiado pronto para decirlo... pero ya sabes lo poderosos que son ambos equipos. El hecho de que no hayamos tenido noticias de ellos... Quizás deberíamos prepararnos para lo peor...."

En ese momento, los ojos de Kim Hannah se volvieron agudos.

"Mis disculpas."

Park Woori bajó rápidamente la cabeza y cerró la boca.

"...He estado pensando lo mismo."

Kim Hannah habló después de un breve momento de silencio.

"Sé lo urgente que es la situación en la que estamos. Pero tenemos que pasar por los procedimientos adecuados, especialmente cuando necesitamos mover todo el Paraíso."

"Cierto."

"Imagina lo que pasará si hacemos el anuncio ahora. Más de una o dos personas disfrutarán de nuestra desgracia y dirán:, '¿Y qué?' Estoy seguro de que la gente también nos presionará para resolver el problema puesto que somos los que lo causamos."

Es decir, Valhalla debería decírselo en secreto a sus aliados antes de hacer un anuncio público.

Park Woori asintió. Le preocupaba que Kim Hannah dijera algo como, '¡Tenemos que encargarnos de esto por nuestra cuenta por el honor y la reputación de Valhalla!'. Afortunadamente, parecía que no estaba tan ciega.

"Todo se van. Pero mantengan los cristales de comunicación con ustedes."

"Sí, señora."

Park Woori tomó al resto del equipo de inteligencia y se marchó en silencio.

Dejada sola, Kim Hannah se desplomó en su silla. Mientras los pasos del equipo de inteligencia desaparecían, ella dejó caer su cabeza, que había estado manteniendo con fuerza.

"Haaaaaa..."

Un profundo suspiro se escapó de sus labios.

"...¿Cómo es posible?"

Ella no podía entender cómo llegaron las cosas a esto. El equipo de rescate podía derrotar a un Comandante del Ejército, que fue la razón principal por la que los había enviado con tanta confianza.

"......"

¿Y si Park Woori tenía razón? ¿Y si había un monstruo en lo profundo del Imperio que era incluso más poderoso que un Comandante del Ejército?

En ese caso...

La cara de Kim Hannah se distorsionó. Una rostro apareció en su mente antes de que ella se diera cuenta.

Ella juró no agobiarlo. Quería aprovechar esta oportunidad para dejar la sombra del titán que fue Seol Jihu. Pero viendo el resultado, sólo podía reírse de su locura.

'...Ahora no es el momento de quedarse sentada'.

No tenía ninguna información en absoluto. Era tan frustrante que quería acudir a ese lugar allí ella misma. Por primera vez, se arrepintió de haber elegido una clase que no fuera de combate.

En cualquier caso, ahora que sabía que el equipo de rescate había fallado, no podía seguir sentada y esperar noticias. Tenía que hacer algo como representante de  Valhalla.

'Por ahora...'

Kim Hannah, que estaba dando toques en su escritorio, se levantó de un salto. Antes de salir de la oficina, caminó hacia la ventana y miró hacia afuera.

'...¿El cielo siempre ha sido tan oscuro?'

El cielo parecía más oscuro que de costumbre. Las nubes oscuras se acercaban lentamente a la ciudad. Sintiendo que el cielo oscuro era un presagio siniestro, Kim Hannah se quejó internamente.

***

Al mismo tiempo. Seol Jihu estaba de pie frente a una puerta con Seo Yuhui.

Hoy era el día en que presentaría a Seo Yuhui a sus padres.

"Vamos a entrar."

"Espera."

Seo Yuhui detuvo a Seol Jihu antes de que tocara el timbre.

"¿Cómo me veo? ¿Bien?"

"Te ves hermosa como siempre."

"Ya lo sé. Hablo de la forma en que estoy vestida. Tengo que darle a tu familia una buena primera impresión..."

Seol Jihu sonrió amargamente mientras veía a Seo Yuhui arreglarse el maquillaje y enderezar el dobladillo de su ropa. Incluso él estaba nervioso, así que sólo podía imaginar lo nerviosa que debía estar Seo Yuhui.

Pensando que necesitaría algo de tiempo antes de que ella estuviera lista, Seol Jihu decidió esperar pacientemente.

Seo Yuhui murmuró, "Bien, esto es perfecto", y luego respiró profundamente. Recogió los regalos que había traído y miró a Seol Jihu.

"Vamos ahora... ¿Jihu?"

Seol Jihu estaba mirando aturdidamente al cielo. Bajó la cabeza ante el llamado de Seo Yuhui y sacó las manos de su bolsillo.

"¿Estabas pensando en ese lugar?"

"No, no pensé en ese lugar para nada."

Seo Yuhui lo miró fijamente. Seol Jihu se estremeció antes de reírse torpemente.

"Sí. Sólo pensé en todos y en lo que podrían estar haciendo ahora..."

Seol Jihu miró al cielo otra vez. Preguntó Seo Yuhui.

"Entonces, ¿Quieres verlos rápidamente?"

"¿Después de llegar tan lejos?"

Seo Yuhui y Seol Jihu se rieron. Ambos sabían que no tenía sentido viajar al paraíso cuando tenían un plan tan importante para la cena.

"¿Estás seguro de que estás bien?"

"Por supuesto. No te preocupes."

Seol Jihu se encogió de hombros.

"En este momento, no hay nada más importante que esto. Esto es sobre nuestro futuro."

Deshaciéndose de la inexplicable sensación que le molestaba, Seol Jihu tocó el timbre.

***

Al mismo tiempo.

Flone llegó a Eva y se dirigió al edificio de Valhalla para informar de lo sucedido. Como si el día no pudiera empeorar, nadie estaba dentro del edificio. El edificio, que siempre estaba lleno de vigor, estaba completamente vacío.

[¿¡Ahora de todos los momentos!? ¿¡A dónde se fue todo el mundo!?]

No sería tan malo si los miembros restantes hubieran predicho lo que sucedió y se hubieran ido para atender la crisis, pero Flone no podía pensar con claridad.

Seol Jihu estaba en la Tierra. Para contarle lo que había sucedido, había que enviar a un Terrícola de vuelta. No podía agarrar a una persona al azar y pedirle un favor.

Al final, Flone fue al primer templo que estaba a la vista y se aferró a la estatua de la diosa.

[¡Sálvanos!]

[¿Hmm?]

Luxuria se sorprendió al presenciar el desesperado grito de Flone.

[¿Qué pasa? ¿Estás bien? Explica lo que pasó lentamente.]

[¿No sabes lo que está pasando...?]

Luxuria se quedó en silencio.

[...Sé que algo ha sucedido y que puede conducir a un gran peligro. No, sería más correcto llamarlo una suposición. Al fin y al cabo, no ha ocurrido todavía.]

Ella continuó con calma.

[Los dioses no son omniscientes. Especialmente cuando se trata de estos asuntos...]

Luxuria se detuvo.

[No tengo ni idea de lo que estás hablando. Sólo quiero salvar a mis amigos lo antes posible. No, ¡Necesito salvarlos!]

Flone juntó sus manos y las levantó unidas.

[Eso es...]

Dentro de sus manos había un objeto no identificable que parecía un trozo de carne o un tentáculo. Lo había recibido como regalo de cumpleaños de Seol Jihu.

Luxuria reconoció lo que era inmediatamente. Se trataba de un pedazo de divinidad que contenía un poder divino que estaba en un rango más alto que el de ella.

[Jihu dijo que podía ofrecer este artículo para ganar una gran cantidad de puntos de contribución. Dijo que incluso podía hacer un deseo divino. ¿Puedes tomar esto y salvar a todos?]

Preguntó Flone.

[Aunque te cueste creerlo...]

La voz de Luxuria se debilitó rápidamente.

[Ni siquiera esa divinidad es suficiente para conceder tu deseo.]

[En ese caso...]

Flone inmediatamente habló.

[Envíame a la Tierra.]

[¿Hmm? ¿Tú?]

[Sé que no tienes permiso para hacerlo. Pero tal vez sea posible con esto... Está bien aunque sea por un tiempo.]

Los ojos de Flone se humedecieron.

[No queda... nadie. Soy la  única que escapó de ese lugar, y no había nadie dentro del edificio. Cada segundo es valioso. No sé qué hacer. Todos son buenas personas. Si mueren porque no hice todo lo que pude... me volveré loca y moriré. Así que necesito verlo. ¡Necesito decirle que venga a ayudar!]

Aunque Flone había hablado de forma confusa, Luxuria no fue tan estúpida como para no darse cuenta de lo que Flone sentía.

[Envíame allí... Por favor...]

Murmurando con una voz sofocante, Flone bajó la cabeza. Pronto, el sonido de su llanto se extendió.

Leyendo la mente de Flone, Luxuria tomó una decisión. Sin perder ni un segundo más, se acercó a la joven llorando con lágrimas de sangre.

[¡Tu deseo...!]