Reciente

sábado, 19 de diciembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 527

Capítulo 527.

Historia Secundaria 38. El Destino No Cambia


"¡Jajajajaja!"

Cuando Seol Jihu explicó la situación, Kim Hannah se echó a reír.

"¿De verdad? ¡Cielos, me estoy volviendo loca!"

Ella se rió incontrolablemente mientras golpeaba repetidamente el escritorio.

"¡Puaht! ¡Cierto, supongo que es una solución! ¡No tendrás que preocuparte de dejar a alguien embarazada si eres una chica!"

Kim Hannah se secó las lágrimas y recobró el aliento.

Seol Jihu sonrió amargamente.

"¡Maldita sea, qué solución! Pero convertirse en mujer de repente... entiendo que es efectivo, pero ¿No es demasiado?"

"No, en absoluto. Yuhui fue quien lo sugirió, pero estuve de acuerdo. Admito que me siento un poco incómodo siendo mujer... pero no es que tenga que vivir de esta manera para siempre. También me da paz mental."

"Bueno, si tú lo dices."

Kim Hannah asintió con la cabeza antes de inclinarse abruptamente hacia adelante.

"Espera, entonces, ¿Qué va a pasar de ahora en adelante?"

"¿Qué quieres decir?"

"El flujo del tiempo es diferente entre la Tierra y el Paraíso. Tu cuerpo va a envejecer en el tiempo del Paraíso, pero se reinicia cuando vuelve a la Tierra."

"Técnicamente, no se reinicia. Sólo se ajusta a sí mismo basado en el flujo de tiempo de la Tierra."

Seol Jihu corrigió a Kim Hannah, pero ella sacudió su cabeza como si eso no fuera algo importante.

"De todas formas, ¿Qué va a pasar en la Tierra?"

"El ajuste de tiempo sigue siendo el mismo. Aparte de eso, puedo elegir el género que quiero ser."

"Oh, ¿Eso es posible?"

"Aparentemente. Sin embargo, Gula-nim me pidió algo."

Seol Jihu habló como si no se tratara de gran cosa. Kim Hannah ladeó la cabeza.

"¿Una petición? ¿No es una condición?"

"No. Explicó que todos los puntos de contribución tienen diferentes niveles de calidad. Debido a que mi deseo consistía en volver a la Tierra en contra de la configuración que los Siete Pecados crearon originalmente, utiliza muchos puntos de contribución de calidad estándar. No es que no tenga puntos de contribución de alta calidad, pero parece que sólo pueden usarse para ciertas cosas limitadas, así que debería utilizarlos con moderación."

"¿Y qué?"

"Ella dijo que se encargaría de todo si le daba uno de los artículos que tengo almacenados en mi templo, así que eso es lo que hice."

"¿Qué le diste?"

"Tuve algunos clientes que dejaron artículos raros en lugar de pagar con dinero. ¿Quién sabía que el trozo de carne y el pedazo de tentáculo que dieron eran divinidades?"

Seol Jihu refunfuñó suavemente. Kim Hannah también soltó una risita vacía.

'Este tipo...'

Siempre hacía  cosas increíbles, cosas exageradas como si fueran pan comido. Realmente parecía tener un talento en este sentido. Si no fuera por su adicción a las apuestas, seguramente habría logrado algo notable en la Tierra.

"Entonces, ¿Contesté todas tus preguntas?"

"No, todavía no."

Kim Hannah sonrió de forma sugerente.

"Me pregunto por qué una belleza tan llamativa como tú vino a buscarme. ¿Seguramente no es sólo para darme celos?"

"¿Eh? ¿Soy tan bonita? ¿En serio?"

La 'mujer' delante de Kim Hannah ladeó la cabeza. La respiración de Kim Hannah se detuvo. La femenina Seol Jihu tenía ojos inmaculadamente puros, una apariencia inocente, y rasgos faciales bien formados. Junto con un aire de ingenua belleza, este adorable conejo blanco invocó el instinto protector de Kim Hannah.

Incluso como mujer, el poder destructivo de la femenino de Seol Jihu no era ninguna broma.

"De todos modos, vine aquí para pedirte consejo."

"¿Consejo? Ah, supongo que los hombres y las mujeres son muy diferentes biológicamente. Pero..." Kim Hannah escaneó a Seol Jihu antes de cruzar los brazos. "No sé si necesito enseñarte algo. ¿Por qué no actuar como siempre lo haces?"

"¿Por qué dices eso?"

"Es un poco diferente ahora que eres una chica."

"¿Hmm? ¿Cómo?"

"No necesitas saberlo. De todos modos, no puedo dejar que te vayas de esta manera. Quédate ahí un momento."

Kim Hannah se levantó y se acercó a Seol Jihu.

"¿Por qué?"

Extendió sus brazos hacia Seol Jihu, quien estaba inclinando su cabeza. Entre cada dedo estaban las herramientas básicas de maquillaje como un peine y un cepillo.

"Ah, realmente no quiero usar maquillaje..."

"Quédate quieto. Esta unni te convertirá en la flor más hermosa del Paraíso."

Después de poner el tónico en una almohadilla de algodón, Kim Hannah se agachó y comenzó a trabajar en el rostro de Seol Jihu con cuidado.

***

La transformación de Seol Jihu comenzó. Loción, esencia, crema... Después de terminar el proceso básico de maquillaje, Kim Hannah llevó a Seol Jihu a las aguas termales del sótano y lo lavó de pies a cabeza.

Seol Jihu cuestionó que el orden del maquillaje estuviera mal, pero Kim Hannah sólo respondió, 'No menosprecies las habilidades secretas de maquillaje de la Señorita Zorra'.

Supuestamente, su maquillaje duraría un día entero, y ni siquiera la lluvia podrían borrarlo. 

Por supuesto, Seol Jihu no tenía ni idea de lo que significaba todo eso. Así que permitió que Kim Hannah hiciera lo suyo.

Kim Hannah tenía un talento divino y una técnica incomparable para maquillar a alguien. Después del baño, Kim Hannah puso aceite fragante en el cuerpo de Seol Jihu. Luego, usó el delineador de ojos para dar un contorno más claro, le puso pestañas postizas con un rizador, que lo usó para darle más resistencia, y lo remató con rímel.

Después de darle un toque final con maquillaje, Kim Hannah le dio ropa interior y un vestido blanco para que lo usara.

"¡Grandioso! ¡Perfecto!"

Kim Hannah sonrió satisfecha mientras veía a Seol Jihu que tenía una mirada triste. Seol Jihu no pensó que todo esto fuese necesario, pero lo aceptó viendo lo feliz que estaba Kim Hannah.

"Muy bien chica, intenta salir. Todos se van a desmayar por ti."

Kim Hannah le dio una suave palmada en la espalda a Seol Jihu con una sonrisa. Aunque Seol Jihu sintió que Kim Hannah lo estaba usando como un pasatiempo, le agradeció y salió soltando un suspiro.

***

"¡Uhaaaaam! Dormí bien~"

El sol estaba en medio del cielo. Hugo salió de su habitación, estirándose y bostezando.

"Mm.... Creo que tomaré mi almuerzo en casa de Seol otra vez... ¿Hmm?"

Hugo, que caminaba emocionado ante la idea de comer el ramen de Seol Jihu otra vez, de repente hizo una pausa. Fue porque se encontró con una mujer en su camino hacia abajo.

"......"

En un instante, Hugo se aturdió. La mujer también miró a Hugo con sorpresa.

"¡Hola!"

Pronto, la mujer lo saludó con una brillante sonrisa.

"¿Cómo has estado?"

Hugo todavía estaba aturdido. Por alguna razón, su mente parecía desconcertada.

"¿Hmm?"

Cuando Hugo se quedó sin decir nada, la mujer ladeó la cabeza. Luego le dio una hermosa sonrisa antes de bajar.

Su cabello negro se balanceaba en el aire como el agua. Su expresión alegre y sus ojos claros desprendían un encanto inocente. Bajo su falda revoloteante había un par de piernas de color blanco. Además, desprendía una fragancia que parecía levantar el ánimo.

A Hugo ni siquiera se le ocurrió preguntarle su nombre. No tuvo el coraje de hacerlo. Sólo con mirarla bastaba para vaciar su mente por completo.

Incluso después de que se marchara, Hugo se quedó quieto durante mucho tiempo. Sólo la débil fragancia que ella dejó atrás le hacía cosquillas en la nariz.

Hugo miró aturdido las escaleras durante mucho tiempo.

***

Kazuki salió de la sala de conferencias después de una reunión.

"En lugar de entrar en un territorio inexplorado donde no podemos garantizar nuestra seguridad, aunque nos lleve más tiempo..."

Estaba hablando de una expedición mientras salía, cuando de repente se detuvo. Ayase Yui, la hermana pequeña de Kazuki, que estaba a su lado, miró la extraña reacción de Kazuki.

Kazuki miraba fijamente aturdido.

"¿Oppa?"

Kazuki no respondió. Su mandíbula también parecía haber caído un poco. Yui se giró en la dirección en la que estaba mirando y encontró a una mujer bajando las escaleras. Era la primera vez que la veía.

"¡Ah! Hola~ Ka..."

La mujer agitó la mano y saludó a Kazuki, antes de reflexionar. Ahora que lo pensaba, los demás no sabían de su situación. Pero también se sentiría un poco extraño teniendo que explicárselo a ellos.

Justo cuando ella estaba debatiendo si decirles o no, Kazuki se acercó a ella como si estuviera en trance.

'Ah'.

Su corazón se desplomó. Ya era demasiado tarde. 

Si se trataba de Kazuki, uno de los mejores Arqueros del Paraíso, ¿No se daría cuenta de su identidad? Cuando pensó en esto, Kazuki ya estaba delante de Seol Jihu.

"Disculpe, pero ¿Quién es usted?"

"...¿Perdón?"

"Nunca te he visto por aquí antes."

Parecía que Kazuki no se daba cuenta. La mujer dejó escapar un suspiro de alivio.

"Oh, soy..."

La mujer dudó antes de mostrar una expresión de preocupación en su cara. Los ojos de Kazuki se iluminaron.

"Vine aquí para ocuparme de un asunto."

"¿Un asunto?"

"Sí, vine a reunirme con la representante."

"Ah, debe referirse a la Representante Kim Hannah."

Kazuki asintió con una amable sonrisa que raramente se veía.

"Perfecto. Estaba en camino a reportarme con la Representante Kim."

"Ah, ya veo."

"Si quieres, puedo guiarte hasta allí."

"¿Eh?"

Cuando la mujer parpadeó, Kazuki continuó apresuradamente.

"Me llamo Ayase Kazuki. Estoy a cargo del Equipo 3 de Valhalla."

Por la forma en que agitó su mano e intentó hacer que la mujer se sintiera a gusto, parecía que estaba un poco nervioso.

Kazuki entonces frunció el ceño. Ahora que lo pensaba, no había comprobado la identidad de esta mujer desconocida. 

En ese momento, la mujer sonrió suavemente.

"Por supuesto, he escuchado hablar de ti."

"...¿En serio? Es un honor para mí."

Al escuchar estas palabras, la duda en la mente de Kazuki desapareció. Su cara se iluminó.

"Y gracias por el ofrecimiento, pero está bien."

Sin embargo, se estremeció ante sus siguientes palabras.

"Me acabo de reunir con ella."

"Ah..."

Exclamó Kazuki. Parecía muy desconsolado.

'¿Qué le pasa?'

Yui frunció el ceño mientras miraba a Kazuki. Normalmente, ni siquiera se habría interesado en este asunto.

"Eh... entonces... ¿Puedes al menos decirme tu nombre?"

¿Qué le pasaba a su tono? Hablaba más profundo y más educadamente que de costumbre.

"¿Mi nombre?"

"¿Quién eres?"

Yui se interpuso entre ellos. Cuando dio una mirada sospechosa, la mujer se puso nerviosa y corrió hacia abajo por las escaleras.

"¿No es un poco sospechosa?"

Yui se mordió los labios pero se volteó hacia un lado, sintiendo una mirada penetrante. Kazuki la miraba con resentimiento.

"¿Por qué estás mirando fijamente?"

"......"

"Pregunté, ¿Por qué estás mirando fijamente?"

"...No, nada."

Kazuki cerró los ojos. Con un profundo suspiro, bajó la cabeza y apretó la frente.

"¿Qué te pasa, Oppa? ¿Estás loco? ¡Nunca la habías visto antes! ¿Te has enamorado a primera vista o algo parecido?"

"...No lo sé."

Kazuki se mordió el labio ante la avalancha de preguntas de Yui. Incluso la primera vez que vio a Seo Yuhui no fue así. Pero en el momento en que puso sus ojos en esta mujer, se sintió atraído por una extraña emoción.

"Nunca he sentido nada como esto tampoco..."

***

'Estuvo cerca'.

Rápidamente cruzó el vestíbulo. Honestamente, que los demás lo vieran no significaba un gran inconveniente. Después de todo, siempre pudo explicar la situación. El problema era que sentía una fuerte repulsión fisiológica hacia todos los que conocía.

Justo cuando estaba pensando en volver a su restaurante...

"¡Ah!"

Se tropezó accidentalmente y se cayó hacia adelante, debido a que no se había acostumbrado a su cambio de físico.

Entonces, su cuerpo se detuvo antes de tocar el suelo. La mujer abrió los ojos. Un largo y musculoso brazo sostenía su cintura. Incluso la ayudó a levantarse en el momento siguiente.

Cuando levantó lentamente la cabeza, vio a un hombre de cabello largo y corpulento con un rostro intimidante. Era Vlad Halep.

"Ah... Gracias."

La mujer se inclinó con un toque de nerviosismo, porque Vlad la miraba fijamente.

"Um... ¿Puedes moverte un poco...?"

Vlad Halep miró directamente a la mujer nerviosa que estaba delante de él, y luego...

"¿Eh?"

De repente agarró el brazo de la mujer y la tiró a un lado.

"¡Espera!"

Detenida por Vlad Halep sin darse cuenta, la mujer se sentó en una silla y tomó la taza que Vlad Halep le ofreció. Contenía café con mantequilla.

"¿Por qué estás...? Bueno, estoy agradecida por ello, pero..."

Aunque estaba nerviosa, la mujer tomó el café y cuidadosamente tomó un sorbo. Sus frágiles manos envolvían la taza, sus pequeños y delicados labios sorbieron el café. Vlad Halep miró fijamente a la mujer mientras bebía el café. Parecía como si hubiera salido de un cuadro.

"¿Hmm?"

Cuando la mujer lo miró, Vlad Halep se estremeció y miró hacia otro lado.

"Um... ¿Por qué me diste esto?"

Al escuchar esta pregunta, la boca de Vlad Halep se abrió ligeramente. Habló.

"Parecías ansiosa..."

"¿Yo?"

"Como si te estuvieran persiguiendo... así que quería que te calmaras primero..."

Continuó dudando.

"También quería protegerte en caso de que estuvieras en peligro..."

Vlad Halep habló inarticuladamente.

"...¡Pft!"

En ese momento, la mujer se echó a reír, con su mano cubriéndose la boca. Los ojos de Vlad Halep se agrandaron.

"Ah, lo siento. Me pareció gracioso."

"Por qué...."

"Quiero decir, ¿No eres miembro del Valhalla? ¡Entonces deberías atraparme, no protegerme!"

La mujer aplaudió como si encontrara la situación hilarante. Luego golpeó el antebrazo de Vlad Halep con la palma de la mano.

"Nunca te he visto comportandote de esta manera. ¿Quién sabía que tenías un lado romántico?"

Vlad Halep se estremecía cada vez que su mano lo tocaba. Por alguna razón, no odiaba la sensación.

"De todos modos, gracias. Aprecio el café."

Al mirar su sonrisa radiante, Vlad Halep se sintió más tranquilo, y reunió el coraje para preguntar.

"¿Cómo está el....?"

"¡Sabe muy bien!"

"...Me alegro de...."

Las comisuras de su boca se curvaron.

Pronto, la mujer se marchó, agitando su mano. Vlad Halep jugueteó con la taza de café que ella había soltado. Todavía estaba caliente.

"...¿Oppa?"

Oana Halep, que casualmente pasaba por el salón, dudaba de sus ojos. Si ella no estaba viendo cosas, Vlad Halep se estaba riendo como un idiota con la boca abierta.

***

"¡Eh!"

Después de salir al jardín, los ojos de la mujer se agrandaron. Fue porque vio a un grupo de bebés Hombres Bestia reunidos con la boca abierta.

"¡Chicos!"

Cuando llamó a las bolas de pelusa en voz alta, se giraron hacia ella e inmediatamente se congelaron.

"¿Han estado bien?"

Ella se acercó después de un ligero saludo y luego encontró a un joven sentado en el centro del grupo. Era Yi Sungjin.

"Oh, ¿Los estabas alimentando?"

Se acercó a Yi Sungjin, se agachó y miró el plato en su mano. Sus voluptuosos pechos quedaron colgando por ello, y Yi Sungjin retrocedió asustado.

"¡Kking!"

En ese momento, uno de los bebés Hombres Bestia ladró. Se paró sobre sus patas traseras en el regazo de Yi Sungjin, con su boca sosteniendo una flor.

"Oh, ¿Me estás dando esto a mí?"

La mujer movió su cabello detrás de la oreja y se puso en cuclillas. Tomando la flor, le hizo cosquillas al bebé Hombre Bestia. La bola de pelusa se estiró con felicidad.

"Me alegro de que estés bien. Me he estado preguntando qué has estado haciendo."

Después de levantarse, la mujer sonrió al perpetuamente congelado Yi Sungjin.

"Gracias por cuidarlos. Es muy amable de tu parte."

Se acercó y suavemente acarició la cabeza de Yi Sungjin. Sintiendo el suave toque de su mano, el cuello de Yi Sungjin se encorvó como el de una tortuga.

"Me voy a ir ahora. ¡Te veré más tarde!"

La mujer se dio vuelta. Las bolas de pelusa la persiguieron y la despidieron. Yi Sungjin, que miraba fijamente su delgada cintura, bajó la cabeza. Frotando su nariz sonrojada, se tocó la cabeza, donde el calor de la mujer aún permanecía.

***

Después de volver al restaurante, la mujer comenzó el negocio de inmediato. No sólo había gente haciendo cola antes de que abriera el restaurante, sino que también quería averiguar cómo sabía el ramen que cocinaba en su estado actual.

Sin embargo, los clientes eran un poco diferentes hoy. No sólo había más clientes de lo habitual, sino que la mayoría eran hombres. Algunos de los que estaban en la cola incluso empezaron a gritar a los clientes que estaban cenando, diciéndoles que se dieran prisa y salieran.

'Por eso dije que deberíamos cerrar el restaurante por ahora'.

Seo Yuhui sonrió amargamente mientras miraba a la mujer que estaba trabajando duro, cocinando. ¿Pero qué podía hacer? Incluso ella no podía detener la pasión del chef por los fideos.

"¿A dónde fue el dueño? Más importante aún, ¿De dónde salió una dama tan hermosa?"

"Es la prima de Jihu. Jihu tiene que ausentarse por un tiempo, así que la trajimos como sustituta."

"Oh, ¿En serio? No sabía que la Zona Neutral se había abierto."

"Usamos un deseo."

"Ah, claro. Entonces, ¿Cómo se llama la nueva chef?"

"Seol Jisoo."

Seo Yuhui respondió a todas y cada una de las preguntas que le hicieron. Fue para permitir que la mujer, Seol Jisoo, cocinara sin preocuparse por nada más.

"Seol Jisoo. Qué nombre tan bonito. También es una excelente cocinera. ¡Creo que su ramen es incluso mejor que el del dueño!"

Un cliente bromeó y se rió.

"¿Qué dijiste?"

Estaba bromeando, por supuesto, pero Seol Jihu gritó enojado.

"Detente. Eres la misma persona de todos modos."

Seo Yuhui susurró y consoló a Seol Jisoo.

"Aunque no creo que sea diferente..."

Seol Jisoo refunfuñó en silencio antes de mirar hacia una mesa. Una pareja estaba sentada allí... Marcel Ghionea y Marika Larisa.

Marika Larisa estaba disfrutando del ramen frente a ella, pero Marcel Ghionea sólo fingía comérselo. Él sólo jugueteaba con sus palillos mientras su mirada se fijaba en su cara.

Los ojos de Seol Jisoo se entrecerraron.

'Los fideos...'

Seol Jisoo chasqueó su lengua e hizo un nuevo tazón de ramen. Dejó la cocina y reemplazó el tazón de ramen.

"Come esto."

"¿Sí?"

"Tus fideos están muy húmedos ahora."

"No."

"Está bien. Esta vez, asegúrate de comerlo antes de que los fideos se humedezcan."

Seol Jisoo le guiñó un ojo y luego se dio la vuelta.

"¡Está bien! ¡Gracias! ¡Muchas gracias!"

Marcel Ghionea respondió en voz alta. Luego puso su cara hacia el tazón con una expresión profundamente conmovida.

"......"

Marika Larisa miró fijamente a Marcel Ghionea antes de mirar a Seol Jisoo. Luego miró a Marcel Ghionea, cuya cara estaba roja.

"...¿Estás feliz?"

"¿Hmm?"

"Disfruta de tus fideos. Me voy primero."

Tak. Dejó sus palillos y se marchó enojada.

"¡M-Marika!"

Marcel Ghionea se levantó a toda prisa. Había terminado los fideos en un instante antes de perseguirla.

***

El restaurante cerró. Seol Jisoo se dirigió al templo, diciendo que volvería a casa, y Seo Yuhui se dirigió al edificio de Valhalla. Sabía que Seol Jisoo había ido a visitar a Kim Hannah y había regresado como una diosa. Ella quería saber lo que pasó.

Pero cuando entró en el vestíbulo, inmediatamente sintió una atmósfera extraña. Mirando alrededor, vio un grupo de cuatro hombres. Comenzando por Hugo, Kazuki, Vlad Halep, y Yi Sungjin, todos estaban sentados desvalidos. Un par de ellos miraban fijamente al techo con ojos nublados.

"...¿Qué les pasa?"

Seo Yuhui agarró a Chohong, que estaba cerca y le preguntó.

"No lo sé."

Chohong chasqueó su lengua y se encogió de hombros.

"Una mujer vino alrededor del mediodía, y han estado igual desde entonces."

"¿Mediodía?"

Las cejas de Seo Yuhui se levantaron.

'Cielos, ¿Son niños de diez años? ¿Se han contagiado de repente de una enfermedad del amor o algo parecido?'

Al escuchar esto, Seo Yuhui no podía seguir ignorando la gravedad de este problema.

"Señor Hugo, hola."

Para hacer una evaluación adecuada de la situación, se acercó a Hugo y le dijo hola. Pero para su sorpresa, Hugo no respondió.

"¿Señor Hugo?"

"Haaaaa..."

Cuando ella dijo su nombre de nuevo, Hugo dejó escapar un profundo suspiro. Luego habló como si le pareciera una molestia.

"Lo siento, pero ¿Puede dejarme en paz?"

"¿......?"

"Estoy pensando en algo. Sólo... necesito algo de tiempo ahora mismo."

Hugo le dio la espalda. Seo Yuhui estaba muy conmocionada. Hugo nunca había perdido la oportunidad de hablar con ella antes, pero ahora, ¡Estaba rechazándola! Tampoco fue sólo Hugo.

"Extraño..."

Kazuki frunció el ceño con su mano en el corazón.

"¿Por qué mi corazón se siente tan vacío... y por qué me duele tanto...?"

A diferencia de los dos anteriores, Vlad Halep sonreía de oreja a oreja.

"Jujuju, mi café... La próxima vez, haré uno aún más sabroso..."

Mientras tanto, Yi Sungjin se frotaba la cabeza una y otra vez.

Después de observar al grupo por un rato, Seo Yuhui abrió su ventana de estado. Entonces, se sobresaltó de miedo. El título 'Flor del Paraíso' había desaparecido de su ventana de estado. No parecía una simple coincidencia.

'De ninguna manera. ¡Eso es imposible!'

Cierto, era imposible. Si Seol Jisoo realmente le había quitado el título, significaba que había provocado una ola destructiva en la ciudad en menos de un día.

'No me digas. ¿En la Tierra también?'

Seo Yuhui se dio la vuelta rápidamente.

***

Después de salir del edificio 102, Seo Yuhui se dirigió corriendo al puesto de guardia de la entrada principal. Como Phi Sora estaba en el Paraíso, pensó que los guardias habrían detenido a Seol Jisoo.

Pero ese no fue el caso. No pudo encontrar a Seol Jisoo en la entrada principal. Sólo vio a un guardia mirando aturdido al cielo. Igual que la escena que había presenciado en Valhalla.

Lo mismo se pudo observar en la recepción del Edificio 101.

"¿Qué pasó? ¿Dejaste entrar a una extraña sin comprobar su identidad?"

"Ella dijo que vino a visitar a alguien..."

"¿Y el intercomunicador? ¿Alguien llamó para responder por ella?"

"No..."

"Entonces, ¿Por qué?"

"Bueno... le dije que escribiera su información en el registro de visitas. Tengo su nombre y su número."

"...Entrégamelo, y fingiré que esto nunca sucedió."

"Prefiero renunciar."

Los empleados se peleaban entre ellos. Incluso los Apartamentos SY, que contaban con una seguridad férrea, habían sido vulnerados.

'Por favor, por favor...'

Seo Yuhui iba en el ascensor mientras rezaba para que no pasara nada. Entonces, en el momento en que ella salió... ¡Kwang! Un fuerte sonido sonó. Seo Yuhui corrió a toda prisa y vio una escena que superaba incluso su imaginación más salvaje.

Seol Jisoo tenía su espalda contra la pared. De pie frente a ella estaba Kim Soohyun, que se inclinaba hacia Seol Jisoo con una mano en la pared. Una mirada de confusión ocupaba el rostro de Kim Soohyun.

"¿Por qué... estás haciendo esto...?"

Kim Soohyun respondió a la frágil voz de Seol Jisoo.

"...Lo siento, no quise asustarte."

Kim Soohyun retiró lentamente su mano de la pared.

"Es sólo que... no sé... tampoco nunca he sentido nada como esto..."

"Te lo dije, yo..."

"No importa."

Kim Soohyun respiró profundamente como si no se entendiera a sí mismo. Luego miró a Seol Jisoo con determinación.

"Sólo quiero que sepas esto."

Habló.

"¡Si es por ti, estoy dispuesto a hacer...!"

¡Puk! Un sonido sordo sonó. ¡Kwack! Kim Soohyun se balanceó antes de caer de espaldas.

"Ya basta de tonterías."

Seol Jisoo miró hacia arriba. Vio a una descontenta Hwajung.

"¿Qué? ¿A quién le importa si ella es un hombre en el interior? ¿Es suficiente con que sea una mujer por fuera? ¿Estás loco, eh?"

Hwajung pisó a Kim Soohyun con su pie.

Kim Soohyun no reaccionó. Parecía estar muerto.

"Haaa... Habías estado demasiado quieto últimamente. Los viejos hábitos nunca mueren, ¿Eh?"

Hwajung levantó a Kim Soohyun antes de mirar a Seol Jisoo y chasquear su lengua. Luego miró a Seo Yuhui.

"Deberías dejarlo en paz también."

"......"

"Hacer esto no cambiará su destino en un nivel fundamental. Sólo cambiará su harem a un harem inverso."

"......"

"Puedes continuar si quieres seguir viendo a un montón de tipos a su alrededor."

Después de reprender a Seo Yuhui, Hwajung arrastró a Kim Soohyun de vuelta a su unidad. Un silencio incómodo se hizo presente.

¿Por qué todo tiene que ser tan extremo contigo?

Seo Yuhui suspiró.

"Jihu..."

Se acercó a Seol Jihu y bajó la cabeza.

"Vamos a... regresar a..."

Seo Yuhui levantó la bandera blanca. Al final, Seol Jihu volvió a ser un hombre en menos de un día.

La única consecuencia de este incidente fue que Seol Jihu siguió siendo molestado por un grupo de tipos que le pedían que les presentara a su prima durante semanas.