Reciente

lunes, 7 de diciembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 516

Capítulo 516.

Historia Secundaria 27. Sé Aunque No Me Lo Digas Nada


Al principio, nada se sentía especial. Hugo pensó que era como cualquier otro que conocía durante las misiones.

La primera vez que Seol Jihu llamó la atención de Hugo fue cuando el grupo de Topos atacó su carruaje. Hugo pensó que se veía flaco y débil, pero para su sorpresa, Seol Jihu mató a los Topos con facilidad.

Fue como dijo Alex. Era demasiado fuerte para estar en el Nivel 1. En términos de capacidad, Seol Jihu parecía igualar el Nivel 2 e incluso el Nivel 3. Sin embargo, el hecho de que dudara en saquear los cadáveres demostró que se trataba de un novato.

Después de que su carruaje quedara destrozado, se vieron obligados a caminar hasta Haramark. Durante la marcha, Hugo se encontró con que se interesaba cada vez más con Seol Jihu. Nunca se quedó atrás, incluso cuando Hugo aumentó el ritmo, y escuchó sus historias triviales sin quejarse. Sobre todo, a Hugo le gustó que cuando Alex le preguntó a Seol Jihu sobre el saqueo, se mantuvo callado, como Hugo le había pedido. Hugo quería conocerlo más.

Cuando llegaron a Haramark, Hugo planeaba invitar a Seol Jihu a tomar una copa, pero Alex se le adelantó. Hugo se enfadó un poco, pero nada más.

"Oye, Chohong. ¿Es posible que un guerrero de Nivel 1 pueda derrotar a los Topos?"

"¿De qué estás hablando? ¿Cómo puede un Nivel 1 derrotar a los Topos?"

"Verás, estaba regresando de Scheherazade...."

"¿Quizás no es un Nivel 1?"

"¿Tú crees?"

"Obviamente. ¿Pero pretender estar en un nivel más bajo de lo que realmente es y no al revés? Supongo que eso es nuevo. Debe ser un pervertido o un loco."

Chohong le dijo a Hugo que lo olvidara y cambió de tema. Al parecer, las Tríadas se habían acercado a ellos para organizar una reunión para el día siguiente, y Dylan había ido a Sicilia para preparar la reunión.

Así que Hugo se olvidó rápidamente de ello. No podía negar que estaba interesado en Seol Jihu, pero no estaba desesperado.

Y entonces...

"¿Quién... Seol?"

"Tú.... No, espera. ¡Primero, entra!"

"Seol, ¿Qué te trae por aquí? Me sorprendiste."

El destino continuó uniéndolos.

Por ejemplo, Seol Jihu visitó Carpe Diem y lo rechazaron, pero más tarde ese día, se encontraron de nuevo durante la expedición de Samuel. Según Jang Maldong, esto era una coincidencia. Para Hugo, sin embargo, su encuentro era el camino hacia un milagro.

Un milagro. No podía describirlo como otra cosa que no fuera eso.

Cuando los Parásitos invadieron la fortaleza del valle, Hugo presenció un milagro. Seol Jihu atrajo al enemigo a un terreno estrecho, y diez escuadrones los emboscaron por todos lados.

La estrategia era simple. Cualquiera podría haberla ideado. Pero hay una gran diferencia entre sólo pensar y hacer. Al principio, Hugo estaba escéptico del plan de Seol Jihu, pero los resultados posteriores eliminaron todas sus dudas. La emoción comenzó a llenar su corazón mientras él se precipitaba hacia el enemigo, que estaba aplastado bajo las rocas. Se sintió como si estuviera soñando.

Eso no era todo.

Desde que Seol Jihu se unió a Carpe Diem, cada día trajo nuevas sorpresas. Hugo hizo cosas que nunca pensó que podría hacer y conoció a gente que creía que nunca conocería. Incluso Jang Maldong, que se retiró del Paraíso, había regresado.

Los constantes milagros mantuvieron a Hugo interesado. Cada día era diferente pero en el buen sentido. No sólo su vida se volvió más animada, sino que en el proceso, pudo descubrir quién era realmente. Estas experiencias cambiaron a Hugo.

"Sí, sí. Claro. De acuerdo. De ahora en adelante, Seol es nuestro líder."

Hugo estuvo de acuerdo con Chohong en nombrar a Seol Jihu como líder de Carpe Diem porque...

|Eso aplica para los tipos que actúan basados únicamente en su instinto en lugar de la razón.|

|Incluso los que lo reconocen, se toman su tiempo para observar antes de jurar su lealtad inconscientemente.|

Como dijo Cinzia...

"...Oye, estoy seguro de que ya lo sabes, pero si a Hugo no le gustara tu decisión, lo habría dicho. No es del tipo que esconde sus sentimientos."

"El hecho de que esté callado significa que no tiene quejas."

Como dijo Chohong, Hugo se había encariñado con Seol Jihu sin siquiera darse cuenta. Y, desde entonces....

Hugo estaba conduciendo por las calles de Detroit.

Su coche estaba lleno de equipaje, y un invitado especial estaba sentado en el asiento del pasajero.

El auto se detuvo frente a un orfanato.

"Oh. ¡Este lugar se ve muy bien!"

Ian salió del coche y miró a su alrededor. Un silbido se escapó de sus labios.

Tenía razón. El orfanato había sufrido tremendos cambios recientemente. El edificio había sido reparado, y el jardín estaba lleno de exquisitas fragancias. Lo más importante, la risa de los niños estaba en todas partes.

"¡Ya veo por qué Maldong está tan contento! ¡Esto es genial!"

"Gracias por sus amables palabras, y gracias por acceder a conocer a los niños. Se mueren por verte."

Hugo sonrió tímidamente mientras bajaba su bolso y otras pertenencias del coche.

Había trabajado duro para estar donde estaba hoy. El dinero no era el problema. El problema radicaba en la gente a cargo de las donaciones. A través de amenazas e intimidación, se deshizo del director y de otros empleados corruptos. Luego, los reemplazó con gente honesta y de confianza. El resultado de sus esfuerzos era el orfanato que estaba frente a ellos hoy.

"¡Es Hugo! ¡Hugo!"

"¡Hugoooo!"

Los niños que estaban jugando en el patio, cuando vieron a Hugo y corrieron hacia él.

"¡Eh, chicos! ¿Cómo están?"

"¡Genial! ¿Lo has traído? ¿Está aquí?"

Los niños preguntaron, con sus ojos brillando con expectación. Hugo sonrió ampliamente y apuntó su pulgar detrás de su hombro. Docenas de pares de ojos siguieron al pulgar de Hugo, al final de los cuales Ian sonrió y agitó la mano.

"Encantado de conocerlos. He escuchado que ustedes han querido verme."

¡Waaaah! Los niños corrieron hacia Ian al mismo tiempo.

"¿Es real? ¿Eres realmente el autor?"

"Sí, lo soy. ¡Puedes encontrar mi foto en la solapa del libro!"

"¡Guaoo! ¡Es real! ¡Es Ian Denzel!"

"Jejejeje. Les dije que lo soy."

Ian se frotó la nariz. Se estaba haciendo famoso en la Tierra. Su libro, publicado después de una rigurosa edición, se había convertido en un éxito de ventas mundial. Recientemente había sido adaptado a un cómic, expandiendo su base de fans para incluir no sólo a adultos, sino también a niños y adolescentes.

"¡Señor Autor! ¡Señor Autor! ¡Quiero preguntarte algo!"

Uno de los niños gritó, saltando arriba y abajo.

"Jejeje. Cálmate. Responderé a todas tus preguntas, así que no lo duden."

Ian se rió con satisfacción ante la multitud.

"¿Por qué al personaje principal le gustan tanto las tetas grandes? ¡Es un pervertido!"

Ian se estremeció. Pero como autor profesional, sabía que tenía que mantener la calma.

"Jajajajaja. Es normal que les gusten grandes. La gente a la que le gustan pequeños es aún más peligrosa."

"Ya veo", el chico asintió con la cabeza.

Pero las preguntas no se detuvieron. De hecho, esto fue sólo el comienzo.

De repente cambiaron sus expreciones, y....

"Corea es un país pequeño, pero la mayoría de los personajes fuertes de su novela son coreanos. Creo que eso es demasiado poco realista. Estoy de acuerdo con que el personaje principal sea el más fuerte, pero... el resto, podrías haberlo hecho mejor."

"Tiene razón. Algunas cosas son mejores que su último trabajo, pero la mejora general no es suficiente. Y también me gustaría señalar la falta de apariencia de ciertos personajes. Chohong, Flone y Teresa. No he visto mucho de ellos después de un cierto punto."

"Ciertos episodios son demasiado improbables y muy artificiales."

"Y la narrativa... es demasiado inconsistente. Algunas partes son demasiado detalladas, mientras que otras partes carecen de detalles."

Empezando con una crítica general de su trabajo...

"¿Y qué pasa con el Arco de Hawaii? El personaje principal parecía un profesional con las motos acuáticas. También le gana a un jugador de ping-pong semi-profesional aunque la única vez que ha jugado al ping-pong fue en la clase de educación física de la escuela secundaria. Además, ¿Juega al billar como un jugador profesional?"

"El festival fue aún más absurdo. ¿Quién iba a saber que el juego sería la solución a todo?"

"¡Y atiende a Hugo! ¿Por qué es el único sin novia?"

Hicieron observaciones bastante agudas.

Ian comenzó a sudar profusamente. Luego hizo un puchero, claramente frustrado.

"Mira, siempre resulta así. ¡Mi trabajo es notablemente sincero, pero el protagonista realiza tantas hazañas increíbles que los lectores no me creerán!"

Hugo sonrió torpemente mientras descargaba el equipaje de su coche.

Trató de detener a los niños, pero no le escucharon.

"¡Las historias secundarias son peores!"

"¿Verdad? ¡Ramen, ramen, ramen, ramen! En serio, ¿Puedes parar con el ramen?"

"También, harem. ¡Deja de usar el destino como excusa para el harem! ¡Quiero mirar algo diferente!"

"¡Sé honesto conmigo! Escribiste toda la novela sólo para poder llegar a las historias secundarias, ¿Tengo razón?"

Enfrentado a una crítica implacable, Ian se acarició su barba blanca con ojos abatidos.

"No... El ramen es real..."

"¡Mentiroso! ¿Por qué le importaría a los dioses algo tan trivial como el ramen? Si es real, ¿Por qué no hizo ramen y se lo dio a la Reina Parásito?"

Sin palabras al fin, Ian recurrió a Hugo para que le ayudara.

"¡Mm! El ramen es real. ¡Y está fuera del mundo!"

Hugo afirmó rápidamente.

"¿Pero no es, como, súper exagerado? Tenía curiosidad, así que lo hice personalmente, pero no fue tan genial...."

"El ramen de Seol es diferente. De hecho, ¡Tenía un tazón hace unos días!"

"¿En serio? El modelo para el personaje principal... ¿Su ramen es diferente?"

"¡Te digo que lo es!"

Hugo dijo y parpadeó. Los niños se habían quedado callados. Todos miraban a Hugo con sus grandes y redondos ojos llenos de curiosidad.

Hugo se dio cuenta de que había cometido un error, pero era demasiado tarde. Sus ojos estaban brillando de emoción.

"¡Quiero conocerlo!"

"¡Tráelo aquí también!"

Los niños corrieron hacia Hugo y le agarraron las piernas.

"¡Espera!"

"¡Tráelo aquí!"

“Yo... creo que está agobiado estos días."

"¡Pero ustedes son camaradas! ¡Dijiste que eran cercanosl! ¡Dijisteis que vendría enseguida si se lo pedías!"

Los niños argumentaron al unísono, y Hugo se tambaleó.

En conclusión, la visita de hoy dejó a Ian lastimado, y a Hugo presionado.

***

Hoy otra vez, '¿Seol Jihu Ramen?' estaba lleno de clientes. Hugo esperó a que todos los clientes se marcharan antes de entrar en el restaurante.

"¿Hugo?"

Seol Jihu mencionó mientras lavaba los platos en la cocina.

"Hoy llegas un poco tarde."

"Uh, sí, lo siento."

"Está bien. Por favor, siéntate."

"En realidad, yo..."

Hugo dudó antes de cambiar de tema.

"Tú, uh, pareces ocupado estos días."

"Bueno, sí. Me pregunto si ha sido una buena idea implementar un sistema de reservas. Lo hice para la conveniencia de los clientes, pero algunos preguntan si pueden hacer reservas todos los días durante los próximos 1.000 años. Quiero decir, no pueden hablar en serio, ¿Verdad?"

Seol Jihu refunfuñó, sacudiendo su cabeza a izquierda y derecha.

"¡Jajajaja! ¡Qué raro!"

Hugo fingió una risa, y luego suspiró.

Seol Jihu ladeó la cabeza pero esperó pacientemente a que Hugo empezara a hablar.

Después de un momento de silencio, Hugo comenzó a hablar.

"Um... Seol. ¿Te he dicho esto antes? ¿Que hay personas que no son Terrícolas pero que aún así quieren tu ramen?"

"¿Quién.... Ah, ¿Te refieres a los niños?"

"Sí. Así que te acuerdas."

"Por supuesto". En realidad iba a hablarte de ellos hoy. ¿Debería empezar de inmediato?"

"¿Eh?"

"Hacer una o dos docenas de tazones de ramen no es realmente mucho trabajo. Y no tienes que preocuparte de que los fideos se ablanden demasiado. Tengo recipientes con magia de conservación."

Para sorpresa de Hugo, Seol Jihu se ofreció generosamente.

El problema era que Hugo necesitaba algo más que ramen.

Después de un momento de vacilación, decidió ser honesto.

"Gracias por tu oferta, pero... um, cómo debería decir esto.... ¿Sabe que el libro del Señor Ian es muy popular en la Tierra?"

"Sí, lo he escuchado."

"Los niños deben haber leído la versión del cómic. Les hablé de ti, y ahora están obsesionados con la idea de conocerte en persona...."

Hugo se rascó la cabeza torpemente, incapaz de terminar su frase.

Seol Jihu miró a Hugo, que estaba evitando su mirada.

De repente preguntó.

"¿Cuántos niños hay?"

"¿Eh? Um, un poco más de cien. No había tantos al principio, pero el número creció constantemente.... Es mucho, ¿No?"

Seol Jihu sonrió ligeramente.

"Sabes, Hugo..."

Se detuvo abruptamente en medio de su frase.

Luego cambió rápidamente de tema.

"Ah, debo decirte que estamos planeando un viaje al extranjero."

Los ojos de Hugo se agrandaron.

"¿En serio?"

"Sí, estamos pensando en visitar Michigan, y probablemente echaremos un vistazo a Detroit mientras estamos en ello."

Seol Jihu continuó.

"Pero verás, no sabemos mucho sobre la ciudad. Esperábamos encontrar un guía que nos mostrara los alrededores."

Los ojos de Hugo se iluminaron. No era tan tonto como para no saber de qué hablaba Seol Jihu.

"¡Te ayudaré!"

Hugo anunció con emoción.

Seo Yuhui, que estaba ayudando con la limpieza, miró a Seol Jihu antes de sonreír. Esta era la primera vez que escuchaba sobre ese viaje, y mucho menos sobre su destino. Pero ella entedía la intención de Seol Jihu y no se opuso.

"Gracias, Señor Hugo. Viajaré con él."

Así que ella lo apoyó.

"Muy bien, ¿Cuándo es este viaje?"

"Ahora."

"¿......?"

"Nos prepararemos tan pronto como terminemos de limpiar."

Hugo parecía aturdido. '¿Tan pronto?' Su cara parecía decir.

Pero Seol Jihu no estaba mintiendo. Cerró el restaurante y se dirigió al templo.

"Te llamaré una vez que llegue a la Tierra. ¡Nos vemos entonces!"

Agitando su mano, Seol Jihu se dio la vuelta y comenzó a alejarse con Seo Yuhui.

Hugo miró fijamente la espalda de Seol Jihu, que se alejaba cada vez más.

'Ahora que lo pienso...'

Siempre había sido igual. Seol Jihu siempre lo sorprendía con lo inesperado.

"...¡Seol!"

En ese momento, Hugo casi instintivamente dijo el nombre de Seol Jihu.

Seol Jihu se detuvo. Se dio la vuelta y miró a Hugo.

Los labios de Hugo se movieron ligeramente. Tenía mucho que decir, pero no salió ninguna palabra. Se sintió un poco tímido e incómodo.

Fue entonces cuando los labios de Seol Jihu se curvaron en una sonrisa.

Un repentino destello de comprensión apareció en la cara de Hugo.

Así es. No se necesitaban palabras entre los dos. Su vínculo era más fuerte que lo que las palabras podían transmitir.

"¡Espera! ¡Vamos juntos!"

Hugo corrió rápidamente hacia Seol Jihu.

"Pero no tienes que apresurarte, Hugo."

"Ah, ¿A quién le importa? Y es 1:3. Es mejor estar en la Tierra."

Los dos hombres caminaron uno al lado del otro hacia el templo, charlando como siempre.