Reciente

domingo, 6 de diciembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 515

Capítulo 515.

Historia Secundaria 26. Este Hombre y, Este Hombre


Hugo se despertó después de estar inconsciente durante mucho tiempo. Una punzada recorrió su cabeza. Frunció el ceño. Se revisó y se dio cuenta de que su cuerpo no parecía estar en tan mal estado.

Sólo después de confirmar que su brazo derecho, que había sido atravesado por un perno, estaba bien, Hugo se dio cuenta de que estaba en una habitación desconocida.

Entonces, Hugo se asomó al pasillo desde el pequeño hueco de la puerta.

"El tratamiento está hecho. Tampoco fue fácil para él.... Todavía recuerdo vívidamente cómo se movía. Parecía una pantera."

"Jujuju, yo también me sorprendí."

Una voz familiar sonó.

Hugo sabía a quién pertenecían las dos voces. A los miembros de un equipo que apoyaba a Sicilia en el conflicto interno, un equipo que era dueño de un edificio a pesar de su pequeño tamaño, Raison D'être.

La voz envejecida debe pertenecer a Jang Maldong, a quien el rey de Haramark le dio el título de Maestro, y la voz profunda debe pertenecer a Edward Dylan, el Arquero de élite de Haramark.

En ese caso, la mujer que lo había mandado a volar debe ser Chung Chohong.

'¿Por qué...?'

¿Por qué le perdonaron la vida e incluso trataron sus heridas?

Hugo no estaba exento de dudas, pero sus instintos animales le decían que primero escuchara su conversación.

"Por cierto, ¿Conoces a ese amigo?"

"No, lo vi por primera vez hoy."

"Entonces, ¿Por qué te has esforzado tanto por salvarlo?"

"Mm..."

Jang Maldong se quedó pensativo. Hugo tenía tanta curiosidad como los otros.

"No lo sé. Lo hice sin pensar."

"......"

"La forma en que se movía, era como un animal salvaje. Uno que no sabe nada y que lucha por sobrevivir."

Jang Maldong se rió suavemente.

"Lo más importante... tenía los ojos claros. Incluso en una situación de vida o muerte, eran claros como el cristal, tanto que no podía encontrar ni una pizca de emoción en ellos. Cuando vi esos ojos, mi cuerpo actuó por sí mismo."

"Ser una buena persona es suficiente.... Eso es lo que dijiste en el pasado."

"Bueno, aún no sabemos si es una buena persona. Ustedes tenían razón en que actué precipitadamente. No voy a negar eso."

Hugo parpadeó. Estaba un poco confundido.

"Pero es cierto que es un tipo interesante. Ese movimiento... si pensamos en el futuro de Raison D'être..."

"...Quieres decir...."

Fue entonces. La puerta se abrió con un golpe, y Chung Chohong entró.

"Oh, ¿Se ha levantado?"

Chung Chohong gritó mientras miraba a Hugo. Mientras Hugo estaba nervioso, los dos hombres entraron también.

"Quédate en la cama."

Jang Maldong se ofreció, pero Hugo se mantuvo de pie. Parecía estar desconcertado, pero Jang Maldong podía distinguir que estaba siendo cauteloso.

"Un Sacerdote del Templo de Luxuria acaba de irse después de curarte. No debería haber ningún problema persistente con tu brazo. Intenta moverlo."

Hugo giró su brazo un par de veces. Luego, miró a Jang Maldong.

"...Como debs saber, el conflicto interno de Haramark ha terminado."

Después de un breve silencio, Jang Maldong caminó hasta una silla y se sentó.

"Parece que has firmado con una Marca Roja... No sé lo que sientes ahora mismo, pero te aconsejo que te mantengas al margen sin causar problemas. Ni siquiera pienses en vengar a tus camaradas."

"......"

"Puedes volver a la Tierra si quieres. Si no tienes ningún lugar a donde ir, eres bienvenido a quedarte aquí. Tenemos muchas habitaciones de sobra."

"¿Qué?"

Chohong protestó. Sin embargo, cuando Dylan le hizo una señal con sus ojos, ella se calló inmediatamente.

Hugo seguía en silencio. Sólo miraba a Jang Maldong como si lo estuviera examinando.

"Por cierto... ¿Cómo te llamas?"

Preguntó Jang Maldong.

Hugo permaneció en silencio.

"¡Tu nombre! ¿Estás sordo?"

Sólo cuando Jang Maldong le instó de nuevo, Hugo abrió su boca bien cerrada.

"Hugo."

¡Tak! Estrellas aparecieron sobre Hugo, junto con un fuerte dolor de cabeza. Hugo gritó, agarrando su cabeza y retrocediendo rápidamente. Jang Maldong había golpeado a Hugo con su bastón.

"¿Dónde has dejado tus modales? Soy mucho mayor que tú y también soy tu salvador. ¿Y qué?"

Jang Maldong gritó con su bastón apuntando hacia Hugo.

"¡Jajajaja! ¡Eres tan autoritario, viejo!"

Chung Chohong se echó a reír con las manos en la barriga.

"¿Cómo? ¿Un viejo autoritario?"

Jang Maldong giró su bastón hacia un lado.

"¿De qué te ríes?"

¡Pak, pak, pak!

Hugo miró de un lado a otro a Jang Maldong y Chung Chohong, el primero balanceando su bastón y la segunda gritando con cada golpe. Edward Dylan estaba parado cerca de ellos, con una sonrisa de vergüenza en su cara y los brazos cruzados. Eran personas aterradoras y de sangre fría como enemigos, así que este lado de ellos le parecía un poco sorprendente.

Chohong huyó después de haber sido golpeadapor un tiempo. Sólo entonces, Jang Maldong se aflojó la corbata y se sentó.

"Maldita mocosa... De todos modos, ¿Qué vas a hacer?"

"......"

"Puedes irte si quieres. No te detendré."

"......"

"¿O quieres quedarte un poco más?"

Hugo no dio una respuesta inmediata. Jang Maldong también esperó sin apuros. Hugo organizó sus pensamientos...

"...Sí."

Y lentamente asintió con la cabeza.

"Gracias por salvarme. Y por favor cuida bien de mí."

De todos modos, no tenía a dónde ir ahora que UDD se había ido.

"Qué tipo tan aburrido."

Jang Maldong se rió y luego extendió su mano.

"Soy Jang Maldong."

Hugo se inclinó y agarró con cuidado la mano de Jang Maldong.

Luego se estremeció. Miró fijamente a la mano de Jang Maldong. Luego, mientras retiraba lentamente la mano, sintió una extraña sensación en su mano.

"...Soy Richard Hugo."

Fue un calor que nunca había experimentado antes en su vida.

***

Hugo comenzó una nueva vida. Jang Maldong no se molestó con él después de que recuperó su salud. Hugo tampoco intentó hacer algo de forma intencionada. Se mantuvo callado mientras el conflicto interno de Haramark terminaba, y pasó sus días ayudando a Raison D'être.

Un día, Jang Maldong, que observaba en secreto a Hugo durante este tiempo, convocó a todos. Anunció que el equipo se iría de viaje a la Gran Montaña Rocosa.

Hugo debería haberse percatado cuando Dylan escapó, diciendo que un asunto importante había surgido, y Chohong gritó como una loca. Como mínimo, debería haber notado cuando la aterradora Agnes, que había estado dentro del edificio en ese momento, lo miró con lástima.

Sólo después de haber sido arrastrado a la montaña sin saber nada, Hugo se dio cuenta de en qué clase de infierno se había metido. Inicialmente, Hugo sólo recibió entrenamiento a un lado, mientras que Jang Maldong se centró en el entrenamiento de Chohong, pero incluso eso fue un infierno.

"¡Ese maldito viejo!"

Al final del primer día de entrenamiento, los ojos de Chohong brillaban mientras gritaba de rabia.

"¡Joder! ¡Joder! ¡MIERDAAAA! ¡Lo mataré! ¡¡¡Juro que lo mataré!!!"

Ella soltó todo tipo de maldiciones y luego intentó convencer a Hugo.

"Oye, ¿Tienes algo de dinero ahorrado?"

"¿......?"

"No me digas que sólo vas a aceptar sus tonterías. Dylan no está aquí. ¡Esta es la oportunidad perfecta para deshacerse de ese viejo!"

Hugo nervioso miró fijamente a Chohong. ¿Matarlo? No esperaba que esas palabras salieran de Chohong, que había estado con Jang Maldong durante mucho más tiempo.

"Al parecer, hay un sacerdote en el Templo de Luxuria que hará cualquier cosa por dinero. Deberíamos pedirle a ese sacerdote que mate al viejo."

"...Si estás hablando de lanzar una maldición, ¿No deberíamos pedirle a un Sacerdote de Invidia?"

"¡Estoy segura de que este Aacerdote se encargará de los detalles! ¿Qué te parece?"

"...No gracias. Él es mi salvador. Además, él está haciendo esto para ayudarnos a hacernos más fuertes. No creo que esto sea algo con lo que debas bromear."

Hugo sacudió la cabeza, diciendo que olvidaría haberla escuchado. Chohong chasqueó su lengua.

"Escucha, sólo puedes decir eso porque no has experimentado su entrenamiento enfocado. ¡Prácticamente te matará!"

Hugo todavía no se lo creía. Estaba un poco sorprendido de sí mismo. En su pasado habría estado malhumorado y corriendo, mientras gritaba para que lo dejara.

Pero algo en Jang Maldong se sentía diferente. Aunque seguía siendo rebelde, quería cumplir sus expectativas más que cualquier otra cosa.

Sin embargo, este pensamiento no duró ni un día entero.

Al día siguiente, comenzó el entrenamiento enfocado de Hugo. Al atardecer, Hugo había ido a buscar a Chohong, sollozando. Se arrepintió de lo que dijo ayer y aceptó  su trato.

Después de su entrenamiento, los dos realmente se dirigieron al Templo de Luxuria y pagaron a un Sacerdote para que rezara por la muerte de Jang Maldong. Debe haber sido al menos algo efectivo cuando desgracias triviales comenzaron a golpear a Jang Maldong. Mirando esto, se sentían un poco mejor.

Aunque Jang Maldong se enteró al final y los golpeó hasta dejarlos azules, seguía siendo una experiencia agradable y satisfactoria. Hugo sintió que estaba viviendo una vida completamente diferente a la del pasado.

Jang Maldong era estricto, solemne y serio, pero también cálido y atento. Dylan era prudente y calmado sabiendo como divertirse, además se llevaba bien con Chohong.

Cuando Hugo estaba con ellos, comenzó a reírse antes de darse cuenta. Parecían casi como familia. Como resultado, Hugo se olvidó de la Tierra y vivió en el Paraíso durante algún tiempo.

Entonces un día, cuando Hugo se había acostumbrado a su nueva vida, Jang Maldong lo convocó en silencio. Le preguntó si podían encontrarse en la Tierra.

Hugo estaba desconcertado, pero no se negó. Se preguntaba si serían capaces de hablar entre ellos sin la traducción automática del lenguaje del Paraíso, sin embargo, Jang Maldong resultó ser competente en Inglés.

En su primer encuentro, Jang Maldong le preguntó si podía conocer el lugar donde había crecido. Hugo dudó, pero aún así lo llevó a los barrios bajos de Detroit.

Jang Maldong chasqueó su lengua.

"No es un lugar muy bueno."

Ese fue su comentario después de visitar el ruinoso orfanato. No había necesidad de explicar lo deteriorado que estaba el edificio, y tampoco podía escuchar a ningún niño riéndose.

"Bueno, no puedo negar eso."

Sinceramente, Hugo se sentía incómodo con este lugar. Aunque se había acostumbrado a vivir en este lugar, era porque no tenía otra opción. De lo contrario, se habría ido hace mucho tiempo.

"No tengo buenos recuerdos de este lugar..."

"Buenos recuerdos, eh."

Jang Maldong sonrió amargamente. Luego, habló.

"Entonces puedes empezar a hacerlos de ahora en adelante."

"...¿Perdón?"

"Esos niños, quiero decir."

Jang Maldong levantó su bastón y dijo mientras señalaba a los niños sombríos.

"¿Por qué no hacer buenos recuerdos para esos niños?"

"......"

"Y esos pueden convertirse en buenos recuerdos para ti también."

Hugo se sorprendió. No esperaba que Jang Maldong dijera tales palabras.

Jang Maldong sonrió.

"Piensa en ello."

Luego se dio la vuelta y se alejó del orfanato.

Hugo lo persiguió y le preguntó.

"Espera. Todavía no entiendo por qué pediste verme aquí. ¿Fue sólo para decir que...?"

"...Ya sabes."

Jang Maldong habló mientras caminaba por la calle.

"Eres como un camaleón."

"¿Camaleón?"

"Cuando nos conocimos, viste a tus camaradas siendo aniquilados delante de tus ojos, pero no intentaste resistirte o responder. En ese momento, pensé que eras una persona muy inteligente o muy adaptable."

"Bueno..."

"Pero después de estar contigo hasta ahora, me di cuenta de algo."

Jang Maldong continuó.

"Pensé que eras una persona brusca e indescifrable al principio, pero te encontré riendo sin cuidado."

Jang Maldong sonrió.

"Por eso dije que eras como un camaleón."

Hugo todavía parecía confundido.

"No digo que no tengas tus creencias. Pero, eres rápido para dejarte llevar por tu entorno. Un tipo de persona que va con el flujo, si se quiere. No es que seas rápido o adaptable. Tus acciones son muy instintivas, casi como un hábito."

Jang Maldong continuó.

"Y este hábito tuyo... hay mucho espacio para que te afecte negativamente."

"¿Qué quieres decir?"

"Piensa en el peor de los casos. Digamos que mueres."

Después de escuchar esto, Hugo dejó caer su mandíbula, diciendo: "Ah."

Finalmente tuvo una idea de por qué Jang Maldong pidió verlo por separado en la Tierra.

"Ya veo... No suena como una mala idea, entonces. Vale, lo intentaré."

"Bien. Harás un buen trabajo de caridad. No sólo para esos niños, sino también para ti mismo."

Hugo se rascó la cabeza. Al final, todo esto había sido por su bien. ¿Hubo alguna vez alguien que se preocupara tanto por él? Hugo se sintió conmovido...

"Hay algo más que necesito decirte".

...Hasta que escuchó lo que Jang Maldong dijo a continuación.

"Planeo dejar ese mundo."

Hugo dejó de caminar. Miró a la espalda de Jang Maldong con los ojos agrandados.

"Ya le dije a Dylan.... Y estoy seguro de que Chohong también lo notó."

Hugo no tenía palabras. Esto salió de la nada, dejándolo sin palabras.

"Pero por qué tan de repente...."

"Lo decidí hace mucho tiempo."

Jang Maldong habló con calma.

"Incluso después de luchar tan desesperadamente... resultó que ayudé a arruinar el futuro de ese mundo. Da risa, ¿No lo crees?"

Hugo no sabía qué decir. No sabía lo suficiente sobre el viejo para entenderlo completamente.

"Pensé en usar tu hábito para impartirte mi sueño, pero..."

Jang Maldong miró hacia atrás.

"Pero no puedo obligarte a llevar una carga tan pesada. No a menos que tú mismo lo quisieras."

"Si hay algo que pueda hacer..."

"No. No es algo que pueda o deba confiarse."

Jang Maldong dijo firmemente.

"Sólo estoy... un poco cansado de todo esto."

Jang Maldong se dio la vuelta y empujó su sombrero de fieltro hacia abajo.

"Siempre puedes tomarte un pequeño descanso..."

Hugo instintivamente sintió que no podía retener a Jang Maldong. Sin embargo, aún así no se rindió.

"Quién sabe..."

Jang Maldong dejó escapar un profundo suspiro.

"No existe tal cosa como el 'nunca'. Así que, ¿Quién sabe? El destino funciona de maneras misteriosas, después de todo."

Entonces, de repente levantó la voz.

"Lo que no has podido encontrar durante años y años de lucha desesperada, puede que lo encuentres un día por un milagro conocido como coincidencia."

"......"

"Aprendí esa lección de vida de la manera más difícil."

Se rió.

"Si eso realmente sucede.... entonces podría considerar volver."

"...¿Realmente te estás retirando?"

"Sí. Pero aún así volveré a visitarte de vez en cuando."

Jang Maldong continuó caminando.

Hugo miró fijamente mientras el viejo se alejaba lentamente.

***

Jang Maldong dejó el Paraíso. Era un retiro oficial. Ahora, sólo tres miembros permanecían en Raison D'être.

Dylan, que heredó la posición de Jang Maldong, consoló al abatido Hugo.

"Llegará un día en que lo entenderás."

"......"

"No pienses demasiado en ello. Sólo disfruta del momento. Aunque sea sólo por hoy, diviértete. Dicho esto, ¿Cómo suena Carpe Diem?"

Así de simple, el Equipo Carpe Diem nació de los restos del Equipo Raison D'être.

Incluso después de que Jang Maldong se marchara, no hubo un gran cambio. Pocos podían compararse con Dylan como líder, y Hugo se había adaptado al nuevo entorno antes de que se diera cuenta.

Entonces un día, después de hacer un viaje infructuoso a la casa de subastas de Scheherazade, Hugo se subió a un carruaje de vuelta a Haramark. Mientras esperaba a que todos los pasajeros se reunieran, un joven se subió en el último momento.

"Por cierto, no ha pasado mucho tiempo desde que llegaste aquí, ¿Verdad?"

"¿Qué te hizo pensar eso?"

"No hay muchos Terrícolas que nos respondan educadamente como tú."

El joven no era particularmente digno de mención. Parecía un completo novato que acababa de graduarse de la Zona Neutral.

El interés de Hugo rápidamente se trasladó a una mujer Arquero con un arco largo en el lado opuesto.

"¡¡Arre!!"

Junto con el sonido del fuerte grito del cochero, el cuerpo de Hugo se inclinó ligeramente. Se mordió los labios y sólo pensó en cómo entablar una conversación con la Arquera.

Fue tal como dijo Jang Maldong.

El primer encuentro que cambiaría el destino de Hugo para siempre, la relación entre Seol Jihu y Hugo, comenzó por pura coincidencia.

Sin saberlo él mismo y el joven...