Reciente

jueves, 17 de diciembre de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 240

Capítulo 240. Te amo. Te amo. Te amo (1)




Sus párpados temblaban cuando bajó la mirada.

Apreté los puños, lo miré y le dije, "No te muevas. Espera aquí." Luego me dirigí a un lugar donde pudiera estar sola. 

Quería organizar mis pensamientos. Sin embargo, no podía pensar libremente delante del Gran Duque Kapmen.

Cuando llegué a un lugar donde no había nadie, suspiré mientras la tensión se disipaba. Luego, respire profundamente por un momento para calmar mi sorpresa.

Todavía estaba enojada porque hizo que Heinley tomara esa poción. Heinley sufrió mucho debido a eso. Incluso ahora, me miraba a los ojos con una expresión abatida.

Sin embargo, la expresión del Gran Duque Kapmen al contarme sobre su debilidad, me recordó a la expresión de Heinley cuando descubrí lo de la tribu cabeza de pájaro.

Pero... dejando de lado su expresión teñida de miedo... su habilidad era realmente incómoda.

No podía creer que fuera capaz de leer la mente de las personas.

De vez en cuando, realmente muy de vez en cuando, pensaba en Heinley cuando lo vi en la fuente o gimiendo en la cama.

El Gran Duque Kapmen también lo sabía.

"...."

Después de reflexionar un tiempo, me tranquilicé y regresé a ver al Gran Duque Kapmen.

Todavía estaba allí de pie, sosteniendo con fuerza algo parecido a un pequeño relicario.

Cuando me acerqué, el Gran Duque Kapmen inmediatamente ocultó lo que estaba sosteniendo con una cara inexpresiva.

En ese momento, dije,

"Lo que hiciste no sólo me afectó a mí, sino también a Heinley, y podría haber provocado un conflicto internacional."

Kapmen lo reconoció con calma. 

"... Lo sé."

Fue una actitud de que reconocería cualquier cosa que dijera.

Lo miré a los ojos y le mencioné la condición para llegar a un acuerdo. 

"Para llegar a un acuerdo comercial entre Rwibt y el Imperio Occidental. Debes permitir incluir tres cláusulas favorables para nosotros."

Kapmen levantó sus ojos abatidos para fijarse en mí, como si no esperara que saliera con esto.

Lo miré a los ojos de forma casual, diciendo en mi mente, 'Hablo en serio, hablo en serio, hablo en serio.'

Había pensando mucho sobre qué hacer al respecto.

¿Debería dejar que se convirtiera en un asunto de estado, o debería simplemente cerrar el acuerdo comercial y enviarlo de vuelta? 

Sin embargo, la distancia entre Rwibt y el Imperio Occidental era demasiado grande como para que pudiera convertirse en un asunto de estado.

Además, se encontraban en continentes distintos con poca interacción entre sí.

Sólo algunos comerciantes aventureros iban y venían ocasionalmente.

Si Rwibt estuviera también en el Continente Wol se podría conseguir un mediador, o hacer que éste país se encargara del asunto... Sin embargo, con Rwibt ubicado en otro continente eso era imposible.

Entonces, consideré que lo mejor sería obtener una ganancia garantizada de esto.

Por supuesto, necesitaba el consentimiento de Heinley en esta parte. 

"Con 'clausulas favorables', ¿a qué nivel te refieres...?"

Kapmen preguntó, entrecerrando los ojos.

"Las demandas se harán dentro de los límites del sentido común. Realizar demandas absurdas podría hacer que Imona e Imot rechazaran el acuerdo comercial."

<< Nota: Imona e Imot es la forma de llamar a los reyes de Rwibt. Puede consultar el Capítulo 34. >>

El Gran Duque Kapmen asintió.

"Incluso tus hábiles trucos son como la melodía de un ángel... está bien."

Me mordí el labio inferior con vergüenza ante su disparate.

Ahora que lo pienso, es extraño. Aunque Heinley bebió la poción tarde en la noche, dijo que los efectos desaparecieron al amanecer. ¿Por qué el Gran Duque de Kapmen seguía así después de todos estos meses?

Nuestros ojos se encontraron. El Gran Duque Kapmen debió escuchar mis pensamientos, pero no respondió.

"¿Sabes la razón?"

Cuando le pregunté con mi propia voz, se vio forzado a responder,

"Es porque te amo. No, esto es un disparate. Es mi propia poción, así que al parecer es más fuerte en mí."

"¿Por qué no ocurrió lo mismo con Rashta?"

A juzgar por el comportamiento de Rashta, él también reaccionó ante ella, aunque solamente temporal.

"Es porque tú fuiste la primera persona que vi."

Kapmen respondió con calma y bajó la mirada. Sus oscuros ojos desaparecieron bajo sus pestañas plateadas. 

Lo miré fijamente por un momento, pero no tenía la habilidad de leer la mente de las personas. Naturalmente, no sabía si ese comentario era cierto o no. En cualquier caso, el Gran Duque Kapmen todavía me amaba...

Dejé de pensar y hablé,

"Hay una cosa más que quiero que hagas."

El Gran Duque Kapmen levantó sus ojos para mirarme fijamente una vez más.

"¿Qué es?"

Sin embargo, inmediatamente su expresión se volvió rígida, como si hubiera leído mi mente. Lo siento, pero no tenía pensando cambiar de opinión.

Aunque la habilidad del Gran Duque Kapmen era aterradora, seguía siendo muy útil. A juzgar por la diferencia de actitud entre esta mañana y ahora, se sentía culpable por el gran daño que nos había hecho, al menos se sentía culpable hacia mí. Así que definitivamente me haría un favor.

Podría pensar que estaba tratando de aprovecharme de su sentimiento de culpa y de la poción de amor para beneficiarme de su habilidad.

El Gran Duque Kapmen mantuvo la boca cerrada, me miró fijamente durante un largo tiempo, y eventualmente respondió.

"Lo haré".

"... Gracias."

Después de eso, nos quedamos en silencio.

Parecía no haber más que decir, así que señalé torpemente detrás de mí con un dedo.

"Me iré ahora."

Entonces, Kapmen me llamó mientras me daba la vuelta.

"Su Majestad."

Cuando lo miré, caminó lentamente hacia mí, y dijo débilmente, como una persona que había estado muriendo de hambre durante una semana.

"Te ama. Sinceramente."

"¡!"

Se está dejando llevar por los efectos de la poción nuevamente, ¿verdad? 

Cuando lo miré sorprendida, él continuó lentamente.

"Tu... tu esposo."

* * *

Después de regresar a mi habitación, di vueltas por un rato con emociones mezcladas.

Heinley... ¿realmente me amaba?

¿Heinley?

Lo primero que pensé fue, '¿Por qué?'

Por supuesto, el propio Heinley me había dicho que me amaba. 

No creo que Kapmen, quien podía leer la mente de otras personas, fuera a mentir ahora, que se sentía culpable...

Sin embargo, no podía entender por qué Heinley me amaba.

Si me amaba, ¿cuándo comenzó?

Hubo momentos en los que pensaba 'Tal vez...' ¿Me amaba desde entonces? 

¿O se enamoró después de casarnos?

Si no es así... A él le había gustado toda nuestra noche de bodas. No pudo haber sido entonces, ¿verdad?

Heinley no era un verdadero playboy, pero era un hombre popular en la alta sociedad. 

No digo que sea malo. Es sólo que no entiendo por qué se enamoró de mí cuando conocía a tantas mujeres encantadoras.

No quería menospreciarme, pero no era una persona interesante con la que pasar el rato.

En una conversación soy más una oyente, raramente tomaba la iniciativa, y aunque me gustaban los chistes, muy pocas personas entendían los míos.

Aunque no odiaba pasar el rato con otras personas, prefería quedarme en mi habitación leyendo libros y revisando documentos.

Era una personalidad muy aburrida. Además, esta personalidad aburrida no era extraña. 

Ambos éramos jóvenes nobles. Pero teníamos gustos diferentes.

Sin embargo, ¿Heinley amaba a una persona tan aburrida como yo? 

Incluso mi ex-esposo, Sovieshu, me dejó y miró hacia otro lado.

¿Heinley realmente me amaba?

De repente, escuché un fuerte golpe de mi corazón.

Me sorprendí tanto que volví a mis sentidos y me di cuenta que el sonido no provenía de mi corazón, sino del dormitorio compartido.

Cuando abrí la puerta, encontré a Heinley acostado de espaldas en la cama abrazando mi almohada.

Al verme, Heinley se levantó rápidamente e inventó una excusa,

"No la estaba oliendo. Absolutamente no."

Su figura avergonzada era tan adorable que me acerqué impulsivamente a él y abracé su cabeza.

"¿Reina?"

Después de un tiempo, Heinley me llamó desconcertado.

"Reina. Esta posición... es un poco vergonzosa."

Seguí sosteniendo su cabeza entre mis brazos, fingiendo no saberlo.

Sentí un olor familiar, el olor de 'Reina'. 

Este hombre me amaba.

Mi corazón latía fuertemente ante la inesperada verdad.

Pero el miedo era mayor que eso.

Sentía como si estuviera de pie al borde de un acantilado sosteniendo un ramo de flores.

El Amor. El amor era un sentimiento que parecía dulce y hermoso, pero ¿realmente era así?

Ese sentimiento había conducido al frío Gran Duque Kapmen a la confusión, haciéndolo impulsivo, e hizo al racional Sovieshu tonto y también impulsivo.

¿Y cómo terminaba? No sé qué pasaría en el futuro con el Gran Duque Kapmen debido a la poción, pero Sovieshu...

Amaba a Rashta lo suficiente como para cubrir todas sus fallas. Se mostró como la historia de amor del siglo y ahora quería que volviera a su lado.

Me echó para convertir a Rashta en la emperatriz. Sin embargo, ahora me quería de regreso como la emperatriz.

Eso es lo que era el amor. Eso era todo.

Si Heinley me amaba, entonces, ¿podría haberse casado conmigo no por necesidad, sino por amor?

¿Cuánto tiempo durará ese amor? Y qué pasará cuando deje de amarme. Tenía miedo de eso.

Mientras estaba sumida en mis pensamientos, Heinley murmuró con una voz apenas audible.

"Te amo."

"..."

"No tienes que responder en este momento. Estamos casados, así que estaré a tu lado el resto de mi vida, esperando tu respuesta."

Heinley soltó la almohada que estaba sosteniendo, envolvió sus brazos alrededor de mi cintura y cerró los ojos.

Por un momento las palabras desaparecieron de nuestro mundo.

***