Reciente

viernes, 11 de diciembre de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 238

Capítulo 238. Confesión (1)



De vuelta en su habitación, Rashta cerró la puerta de golpe. Tan pronto como entró, se tiró en la cama, abrazando su almohada.

Sentía la cabeza caliente y su alrededor frió. Rashta resoplaba mientras golpeaba su almohada.

'Es una persona muy mala. ¡Realmente mala! ¿Cómo puede ser la actitud que el Gran Duque Kapmen mostró ayer tan diferente de la de hoy?'

Ayer estaba definitivamente enamorado de ella, pero hoy había sido tan frío como antes.

'¡Sólo ha pasado un día!'

Ni siquiera fue un día completo. Sólo habían pasado unas diez horas.

'La emperatriz depuesta debe haber hecho algo de nuevo.'

Rashta estaba segura de eso. Como el Gran Duque Kapmen mostró interés en ella, Navier se le acercó apresuradamente por la mañana para seducirlo. Lo hizo con Sovieshu, y ahora con el Gran Duque Kapmen.

"Aparenta ser una mujer muy digna."

Rashta refunfuño enfurecida al pensarlo.

"Pero en realidad es lo menos que es."

Pensaba que cuando estaba en el Imperio Oriental, Navier sedujo al Príncipe Heinley, y aquí volvió a seducir a Sovieshu. ¡Ahora incluso iba detrás del Gran Duque Kapmen! 

"Odiaba que el Gran Duque se enamorara de mí."

Rashta resopló.

Había personas así. Personas que querían ser el centro de atención en todas partes. A los ojos de Rashta, la emperatriz depuesta era una de esas personas.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que Rashta sacudiera la cabeza.

'En este momento no debo preocuparme por esas cosas.' 

Le parecía encantador que un hombre apuesto como el Gran Duque Kapmen estuviera detrás de ella, pero eso era todo.

'¿Ya no lo utilice para despertar los celos de Sovieshu?'

Rashta se levantó de la cama, dejando su almohada a un lado.

'Así es. Lo más importante ahora es lo que dijo el hermano de la emperatriz depuesta.'

Rashta se mordió las uñas, frunciendo el ceño.

'¿Cuál es el documento con mi nombre?'

Un documento que podría ser usado como una amenaza...

La respuesta no tardó en llegar a su mente.

'¡El documento de comercio de esclavos!'

***

Antes de que Rashta, que había terminado de reflexionar, visitara a Sovieshu. 

Sovieshu se adelantó, llamándola primero.

"Su Majestad, el Emperador quiere verla."

Rashta se levantó de su asiento con una sonrisa de que sabía que esto sucedería.

'Imagino que me está llamando porque está celoso.'

Trató de mostrarse calmada, pero al final no pudo soportarlo.

"Espera un momento."

Después de dirigirse al mensajero, Rashta se miró al espejo y se arregló la ropa.

"Vamos."

"Sí."

Cuando llegó a la habitación donde se hospedaba Sovieshu, el caballero le abrió la puerta. Mientras entraba, Rashta organizó sus ideas para hablar con Sovieshu.

'En primer lugar, necesitaré calmar a mi celoso marido...  Luego, le haré saber lo que dijo Koshar. Sovieshu se enojará tanto que se encargará de él.'

Sin embargo, lo primero que Rashta escuchó de Sovieshu fue una petición, no celos.

"Eres la emperatriz, cuida tus acciones."

Rashta se quedó momentáneamente desconcertada ante las palabras más severas de lo que esperaba.

Se devano los sesos, analizando las palabras de Sovieshu. Como resultado, llegó a la conclusión de que era otra forma de celos. La dignidad de la emperatriz era sólo una excusa, no quería que saliera con otros hombres.

Rashta se rió interiormente, y respondió dulcemente, 

"Por supuesto, Su Majestad."

Sin embargo, la expresión de Sovieshu se volvió más rígida ante su sonrisa radiante,

"No es una broma, Rashta."

"¿Eh?"

"Debido a la brecha de experiencia, no espero que estés a la altura de Navier. Pero al menos, ¿no deberías asegurarte de que las deficiencias no sean percibidas?"

"¿Qué deficiencias?"

Rashta preguntó, sintiendo que su orgullo fue herido.

Las palabras de Sovieshu eran demasiado ofensivas para ser dichas por celos.

"¿Tenías que hablar de esa manera al asistir a la boda nacional de otro país como invitada distinguida?" 

"Qué dijo Rashta."

"Mencionaste que Navier es infértil delante de todos." 

"Lo que dije es verdad." 

"Eso no es algo que se le dice a una pareja de recién casados, sea verdad o no. Además, podría haber escalado a un conflicto diplomático."

Navier, que amaba al Imperio Oriental, no permitiría que este incidente llegara tan lejos. Sovieshu estaba convencido de eso por su naturaleza. 

Aunque este incidente seguiría siendo una deshonra para el Imperio Oriental.

Rashta abrió los ojos completamente. La imagen de Sovieshu, buscando a Navier, volvió a su mente.

Sintió un dolor vertiginoso, como si un cuchillo fino hubiera atravesado su corazón.

"Su Majestad... ¿no le importa ni un poco lo que dijo en mi contra?"

Finalmente, Rashta preguntó al borde de las lágrimas.

Si escuchó sobre la infertilidad, pensó que también había escuchado lo que sucedió antes y después. 

¿Cómo pudo decir esto? ¡Debe ser obra de la emperatriz depuesta y su hermano!

"La emperatriz depuesta dijo que debería llamar hermana a la próxima concubina de Su Majestad. ¡Y su hermano me amenazó!"

"¿Te amenazó?" 

Preguntó Sovieshu, frunciendo el ceño.

"¿Cómo te amenazó?"

"Él..."

Rashta estaba a punto de contarle todo tal cual, pero terminó cerrando la boca.

La amenaza de Koshar se podía dividir en dos. Una era que sabía sobre su hijo oculto. La otra era que el documento de comercio de esclavos estaba en el Palacio del Imperio Oriental.

Ambas eran difíciles de decir. ¡Especialmente la de su hijo! 

Rashta, desconocía que Sovieshu sabía sobre su primer hijo, así que optó por hablar solamente sobre el documento de comercio de esclavos.

"El hermano de la emperatriz depuesta habló sobre un documento del pasado de Rashta."

"¿Sobre su pasado?"

"..."

"¿Todavía lo tiene?"

Esta vez, Sovieshu preguntó sorprendido. Por el bien del bebé que nacería, el asunto del pasado de Rashta debía ser tratado apropiadamente.

La desaparición del documento de comercio de esclavos que estuvo en manos del Vizconde Roteschu, lo había hecho sentir incómodo todo este tiempo...

Se sorprendió cuando Rashta lo mencionó.

"No lo sé. No dijo exactamente de qué documento se trataba... sólo mencionó que estaba en el palacio imperial."

Dijo Rashta, mientras Sovieshu estaba desconcertado por sus palabras. 

"¿En el Palacio Imperial?"

"Sí."

"Lo busqué, pero no pude encontrarlo."

Sovieshu murmuró.

En este punto, Rashta se dio cuenta de que el documento de comercio de esclavos en el que aparecía su nombre había venido de las manos del propio Vizconde Roteschu.

La amenaza de Koshar no eran simplemente palabras vacías, sino que ese documento estaba realmente vagando por algún lugar.

"¿Es cierto que perdió el documento?"

Preguntó Rashta, su cara se tornó pálida.

"¿Perdió el documento de comercio de esclavos de Rashta?"

"..."

"Dígame, Su Majestad, es asunto de Rashta."

Cuando Rashta lo agarró por el brazo y le suplicó, Sovieshu no tuvo más remedio que decírselo.

"Es cierto que Koshar tomó el documento del propio Vizconde Roteschu. Pero después el documento desapareció."

"¿No está en la casa? ¡En la casa de la emperatriz depuesta!"

"Busqué en cada rincón, pero no encontré nada. He buscado por todas partes."

Rashta se cubrió la cara con las manos.

¿Cómo pudo suceder esto? ¿Es posible que algún transeúnte haya encontrado el documento?

El palacio imperial era grande, muchas personas vivían y pasaban por allí. Incluso algunas partes del palacio estaban abiertas a los visitantes.

Sin embargo, el documento desapareció allí...

"¿Por qué, por qué no le dijiste a Rashta sobre eso?"

Incapaz de soportar el estrés, Rashta se agarró el vestido y gritó.

***