Reciente

domingo, 6 de diciembre de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 236

Capítulo 236. 


Sin duda, se pasó de la raya.

Las expresiones de las damas de compañía a mi lado se volvieron rígidas de inmediato. Finalmente, Mastas no pudo soportarlo más, pero cuando estaba a punto de decir algo, se escuchó una voz mezclada con una risa desde muy cerca.

"¿Lo dices como una persona con experiencia?"

Era mi hermano.

Incluso antes de darse la vuelta, Rashta se estremeció al reconocer su voz.


Sin embargo, inmediatamente miró a mi hermano, mostrando una expresión ingenua.

"¿Qué quieres decir?" 

Desafortunadamente, estaba de pie frente a Rashta, así que pude ver el cambio en su expresión.

Más importante aún... ¿mi hermano estará bien? ¿perderá la paciencia aquí?

Estaba un poco preocupada, pero afortunadamente, mi hermano le respondió a Rashta con una sonrisa. 

"No significa mucho. Lo preguntó porque Su Majestad del Imperio Oriental habla como si ya hubiera tenido un bebé."

"No puedo entenderlo bien."

"No hay un significado más profundo."

Mi hermano, que lo repitió otra vez, añadió en tono de broma.

"No estaba tratando de insinuar que Su Majestad la Emperatriz del Imperio Oriental tenía un hijo oculto."

Aunque lo dijo en tono de broma, era verdad.

La cara de Rashta se volvió notablemente rígida, probablemente debido a esto.

Rashta movió sus labios como si quisiera preguntar si se trataba de una amenaza.

Pero no podía simplemente preguntar, '¿Me estás chantajeando?'

Si lo hacía, lo estaría reconociendo como su punto débil.

Al final, Rashta se vio forzada a sonreír y decir de la misma manera burlona.

"Eres poco cuidadoso al hablar."

"¿Yo?"

"Tus palabras tienen espinas."

"Mis palabras. Entonces, ¿qué hay en las palabras de una persona que llama desconsideradamente infértil a la hermana de uno? ¿Cuchillos? ¿Dagas?"

"¡!"

"Oh, ahora que lo pienso, dejé eso ahí."

"Ni cuchillos ni dagas... Y Rashta no sabe nada sobre eso."

Esa es la forma en que Rashta hablaba originalmente... Aunque en la superficie estaba sonriendo, parecía que estaba entrando en pánico. Afortunadamente para Rashta nadie pareció darse cuenta de eso.

"No, no es algo que Su Majestad conociera. Lo tenía en mi poder."

"¿Eh?"

"Un documento importante con el nombre de Su Majestad la Emperatriz."

No creo que de repente esté hablando de un documento con mi nombre. El documento del que habla mi hermano debe tener el nombre de Rashta.

¿Qué clase de documento perdió mi hermano?

Rashta preguntó, también desconcertada.

"¿Un documento?"

"Lo dejé accidentalmente en el palacio. Oh, por supuesto, en el Palacio del Imperio Oriental. Lo recordé ahora que vi a Su Majestad la Emperatriz."

Rashta parecía no entenderlo todavía, y aunque era reacia, no pudo responder inmediatamente.

"Deberías buscarlo cuidadosamente. Estoy seguro que era un documento importante."

Mi hermano sonrió y me miró, pero en vez de acercarse a mí, se fue a otra parte.

¡Ah!

El documento del que mi hermano estaba hablando ahora, ¿podría ser el certificado de comercio de esclavos de Rashta? 

* * *

Mientras tanto.

Heinley estaba caminando al lado del Gran Duque Kapmen.

La atmósfera entre los dos era extraña.

Heinley estaba molesto e incómodo, mientras Kapmen tenía sentimientos encontrados, al pensar en lo que haría.

'¿Realmente debería llegar tan lejos? Ella se pondrá triste si hago esto, ¿aún así tenía que seguir adelante?'

Con cada paso que daba, la mente de Kapmen cambiaba de un lado a otro como una moneda.

[¿Para que me llamó? Es una molestia. Necesito volver rápidamente para estar con Reina.]

Sin embargo, al escuchar los verdaderos pensamientos de Heinley, que estaba a su lado, se decidió aún más.

Lo siguiente que vino a la mente de Heinley, fueron los recuerdos de su noche de bodas, lo que terminó de abrumar completamente su razón.

Para cuando llegó a su destino, los ojos de Kapmen estaban completamente rojos.

"¿De qué quieres hablar?"

Cuando vio a Kapmen detenerse, Heinley preguntó con una sonrisa.

Seguía siendo una molestia en su interior, pero no tenía intención de ser como Sovieshu, que se dejó llevar por su emociones y echó al Gran Duque Kapmen.

"Sé que estaba ocupado, me disculpo por llamarlo para hablar a solas."

Kapmen habló con calma, ocultando sus verdaderos pensamientos, entonces levantó dos de las copas de champán que un funcionario tenía en una bandeja. 

Después de que el funcionario asintiera y desapareciera, Kapmen le extendió una de las copas a Heinley.

"Está bien. Sólo estaba un poco ocupado."

Heinley aceptó la copa que Kapmen le ofreció.

"Más importante, ¿qué puedo hacer por usted?"

"Ah, me gustaría hablar brevemente sobre el acuerdo comercial."

"¿Del acuerdo comercial?"

Heinley asintió con la cabeza, llevándose la copa de champán a los labios.

"Así es. Una vez que terminen las celebraciones de la boda, Su Majestad la Emperatriz Navier comenzará a cumplir con su papel de Emperatriz. Espero que el acuerdo comercial con Rwibt sea una prioridad."

Kapmen inconscientemente lo miró fijamente. Su mirada descarada estremeció los sentidos de Heinley.

'¿Por qué me mira de esa manera?' Sintiéndose incómodo, Heinley volvió a bajar la copa de champán.

'Lo mire muy fijamente.'

Kapmen se dio cuenta tardíamente de su error y sonrió, fingiendo estar despreocupado, pero Heinley inteligentemente extendió su copa de champán a Kapmen y dijo,

"¿Qué le parece si intercambiamos nuestras bebidas?"

"¿Intercambiar nuestras bebidas?"

Kapmen sonrió como si no tuviera otra opción.

"Tiene un gusto extraño."

"Estaremos entrelazados en el futuro."

A pesar de su comentario, Heinley siguió ofreciéndole su copa de champán.

Kapmen intercambió su copa con Heinley sin mayores problemas. Luego, se bebió el champán inmediatamente.

Al ver esto, incluso Heinley sonrió torpemente, pensando, '¿Estoy exagerando?'

Kapmen bajó la mirada y sonrió internamente, escuchando los verdaderos pensamientos de Heinley.

Había vertido la poción en ambas copas por si acaso. Así que el resultado sería el mismo aunque se intercambiaran las copas.

Heinley no lo sabía, por eso inclinó la cabeza hacia atrás y bebió un sorbo de champán, aliviado. En ese momento, Kapmen se fue apresuradamente a otro lugar, manteniendo su mirada hacia abajo.

"¿Kapmen? ¿Gran Duque?"

Heinley llamó confundido al Gran Duque Kapmen, pero éste no se detuvo.

Qué hombre tan extraño. Heinley chasqueó la lengua mientras sacudía la cabeza.

"Um... ¿Su Majestad?"

Entonces, Christa se acercó cuidadosamente, llamando a Heinley.

"¿Cuñada?"

'¿Por qué Christa había venido aquí de repente?' 

Heinley miró a Christa sorprendido, y su corazón latió con fuerza tan pronto como sus ojos se encontraron.

Heinley tragó fuertemente.

De repente, se sintió atraído por Christa, como si no pudiera sacar su imagen de su mente.

Heinley no pudo evitar colocar su mano sobre su pecho.

'¿Qué es esto?'

Christa también tragó fuertemente al ver a Heinley así.

Antes, cuando bebió café con el Gran Duque Kapmen, él le dijo algo muy extraño. 

Le dijo que si amaba y quería acercarse a Heinley, fuera cuándo y adónde le indicara. Era en este momento, en este lugar.

Por supuesto, no creía en sus palabras. Sin embargo, estaba sumamente cerca del salón de fiestas, así que vino hasta aquí sólo por curiosidad.

Pero Heinley estaba mirándola... con una expresión de conmoción.

Además, como si quisiera negar algo, sacudía la cabeza y se mordía los labios.

"¿Su Majestad? ¿Se encuentra bien? Su cara está roja."

Christa extendió su mano cuidadosamente, observando su expresión.

Heinley dio un paso atrás.

Pero su cara todavía estaba roja.

"¿Su Majestad?"

Christa llamó a Heinley con una voz medio expectante y medio preocupada.

Heinley presionó su cara sonrojada con las palmas de su mano y rechinó los dientes.

'Fue el Gran Duque Kapmen. ¡Me hizo consumir algo extraño!'

Estaba actuando de forma extraña y su corazón latía descontroladamente.

Heinley se las arregló para abrir la boca, tenía la intención de decirle que lo mejor sería retirarse.

"Cuñada."

Pero su voz también sonaba dulce.

Heinley se sintió desesperado al notar que su propia voz estaba fuera de su control. Por otro lado, Christa se emocionó al escuchar esa voz.

Además, eso ojos. Esos ojos húmedos deseosos de afecto.

Había soñado con este momento durante más de una década.

Cuando Christa se dio cuenta que el sudor frío se estaba acumulando en la frente de Heinley, sacó un pañuelo de su bolsillo.

Sabía que el Gran Duque Kapmen había hecho algo. Pero sea lo que sea, nada de eso le importaba ahora.

Este momento fue como un sueño para ella.

"Su Majestad, está sudando."

Christa levantó su mano temblorosa y coloco el pañuelo en la frente de Heinley.

"Te limpiaré el sudor."

Heinley no podía moverse, sintiendo como si estuviera sufriendo de una parálisis del sueño.

Su cuerpo estaba fuera de su control.

Y esta escena fue vista por las nobles damas del Imperio Occidental, que salieron del salón de fiestas para tomar un poco de aire fresco.

Las damas se miraron entre sí, y se fueron rápidamente de este lugar. 

Sin embargo, las damas estaban profundamente indignadas por esa breve escena que presenciaron.

"¡Cómo pudo el novio, que acababa de casarse ayer, estar con su cuñada en una atmósfera tan íntima!"

"¿Cómo pudo Christa hacer esto?"

"Qué vergüenza. Aunque es común tener concubinas, ¿no es Christa la cuñada de Su Majestad?"

"Su predecesor debe estar revolcándose en la tumba."

"No tiene nada de extraño."

"¿No?"

"¿No solía amar a Su Majestad?"

"¿En serio?"

"Era una historia famosa. Se dice que cuando se convirtió en la Princesa Heredera no dejaba de gritar y llorar. Pensaba que se trataba de un rumor falso porque parecía que el difunto rey y su alteza tenían una buena relación..."

"¡Oh, Dios mío!"

"Aún así, ¡Por qué demonios Su Majestad estaba haciendo eso tan pronto como se casó!"

"Eso significa que las personas no cambian tan fácilmente."

Las damas que condenaron fríamente el comportamiento de Heinley y Christa, se dirigieron rápidamente hacia Navier.

Debido a que acababan de celebrar su boda, estaban profundamente indignadas que el Emperador Heinley estuviera haciendo esas cosas con su cuñada.

Incluso la anterior reina Christa, por lo que sentían pena, ahora parecía malvada.

De repente, las damas, que se sintieron triste por la Emperatriz Navier, corrieron al salón de fiestas para convertirse en su fuerza.