Reciente

lunes, 16 de noviembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 495

Capítulo 495.

Historia Secundaria 6. Lo Que Deberían Haber Dejado en Paz


En un día cálido y soleado, Seo Yuhui se detuvo en una cafetería cerca de un campus universitario temprano por la mañana. Aunque no tenía planes de salir hoy, algo había surgido de repente.

Se habría negado y disfrutado de un rato divertido con Seol Jihu, pero no podía rechazar la solicitud de reunión debido a la identidad especial de la persona que la llamaba. Después de todo, consideraba que era algo que tenía que hacer en algún momento.

"Bienvenida."

Yoo Seonhwa, que estaba limpiando una mesa, la saludó con una brillante sonrisa.

"Toma asiento. ¿Puedes esperar un momento?"

Seo Yuhui respondió con un asentimiento antes de sentarse en la mesa. Tal vez porque era temprano por la mañana, la cafetería estaba relativamente vacío.

Pronto, una empleada sacó té caliente, y Seo Yuhui miró la cafetería mientras lo bebía.

'Así que este es el nuevo lugar que abrió...'

La decoración se veía impecable y moderna, como si fuera un reflejo de la personalidad de Yoo Seonhwa.

—Pero si te enfadas~

Una canción pop sonaba dentro del café.

—Vas a arañar y a herir a otros~

'¿No es una canción muy vieja?'

Seo Yuhui se rió e inconscientemente cantó la canción en su cabeza.

En ese momento...

"Gata ladrona~"

—Nero, Nero, Nero~

Yoo Seonhwa pasó por la mesa en la que estaba sentado Seo Yuhui.

Seo Yuhui se puso nerviosa. 'No es un gato negro, ¿Pero qué? ¿Gata ladrona?'

"Gata ladrona~"

—Nero, Nero, Nero~

No había escuchado mal. Yoo Seonhwa lo repitió por segunda vez.

"Lalalalalalalalala~"

 Viendo al alegremente tarareo de Yoo Seonhwa, los ojos de Seo Yuhui se entrecerraron. Ella no era del tipo de persona que recibe una paliza unilateral. Inmediatamente se levantó y se acercó a la empleada.

"¿Puedo pedir una canción?"

"¿Perdón?"

"Por favor. Hay una canción que quiero que ella... quiero decir, hay una canción que quiero escuchar."

Presionada por Seo Yuhui, la empleada asintió con la cabeza. Pronto, una nueva canción comenzó a sonar en el café.

—Lo tiraste a la basura~

Yoo Seonhwa se detuvo mientras limpiaba una mesa.

—Lo consolé~

Cuando giró lentamente la cabeza, vio a Seo Yuhui sentada en su asiento y disfrutando de la canción.

—Así es como lo conocí y me enamoré de él~

La cabeza de Yoo Seonhwa se inclinó. La sonrisa en su rostro se hizo más gruesa. Por un momento, una chispa de electricidad crepitó entre ellas.

Tak. Yoo Seonhwa dejó el trapo, pisó fuertemente y se sentó en el lado opuesto. Seo Yuhui sonrió brillantemente.

"Pensé que estabas ocupada."

"No, ya casi he terminado."

Yoo Seonhwa continuó sonriendo como si quitarla significara admitir su pérdida.

"También pensé que sería mejor terminar con esto antes de que los clientes empiecen a llegar."

La forma en que lo dijo, sonó algo amenazante. Seo Yuhui se encogió de hombros como si no le importara.

"Mi Jihu es bastante lindo, ¿No te parece?"

Preguntó Yoo Seonhwa de repente.

"Sí, es adorable."

Seo Yuhui respondió sin cambiar su expresión.

"Me ha estado buscando todo el tiempo y trata de estar siempre conmigo. Realmente es una preocupación."

"Sé lo que quieres decir. Debe estar afectando sus vidas diarias."

Yoo Seonhwa respondió como si lo hubiera experimentado antes.

"Sólo tienes que hacer que se duerma. Eso es lo que normalmente hacía. Será fácil si lo alimentas hasta que esté lleno."

"¿De verdad?"

Las esquinas de los labios de Seo Yuhui se curvaron.

"He tratado de alimentarlo y hacerlo dormir, pero todavía se queda pegado a mí.... Y se queja si trato de alejarme aunque sea un metro."

Eso significa que Seol Jihu la amaba mucho.

Yoo Seonhwa no pestañeó.

"No debes saber."

De hecho, respondió como si estuviera esperando este momento.

"Eso significa que no está profundamente dormido. Sólo está durmiendo ligeramente."

"¿......?"

"Cuando está así, es mejor cubrir sus ojos con la mano. Eso le ayudará a dormirse. Desde su juventud, Jihu ha tenido el hábito de dormir con su mano cubriéndose los ojos. Y no, no puede usar una máscara de ojos. Tiene que ser una mano."

Seo Yuhui permaneció sentada aturdida sin poder hablar.

"A veces quitará tu mano de sus ojos. Cuando hace eso, es mejor dejarlo en paz por 30 minutos. Significa que se siente súper cómodo y le gustaría disfrutar de la sensación por un poco más de tiempo."

"......"

"Si no te quita la mano, lo más probable es que mueva su pierna derecha, barriendo el suelo como un perro mueve la cola. Ahí es cuando puedes sentirte aliviada. Significa: 'Ah~ tengo tanto sueño~ que me voy a quedar dormido de esta manera~'."

Seo Yuhui parecía medio convencida, medio incrédula, y también un poco sin palabras.

Surrp. Yoo Seonhwa bebió tranquilamente el té que su empleada trajo. Después de un breve momento de silencio, habló.

"¿Por qué no bajas un poco el ritmo?"

Yoo Seonhwa habló después de dejar la taza de té.

"¿No te has divertido lo suficiente?"

"No, para nada."

Seo Yuhui resopló como si estuviera diciendo algo absurdo.

"No he tenido suficiente. De hecho, todavía tengo ganas de más. Tal vez estaré satisfecha cien años después."

Es decir, significaba que no tenía intención de detenerse durante un siglo.

"Parece que tienes un gran malentendido sobre la relación entre Jihu y yo...."

Yoo Seonhwa chasqueó su lengua.

"Nunca he desechado a Jihu."

"Oh, ¿En serio?"

"¿Romper? Sí, lo he hecho. Docenas de veces, de hecho. Pero lo importante es que Jihu siempre volvió a mí y que siempre lo acepté."

Yoo Seonhwa añadió, "Estoy segura de que no será diferente esta vez."

"Si estás tan segura..."

Seo Yuhui tampoco se retractó.

"¿No deberías estar hablando con Jihu y no conmigo?"

"Hablar con Jihu no resolverá este problema."

Yoo Seonhwa sacudió la cabeza.

"Sólo me preocupa que salgas lastimada. ¿Recuerdas la conversación que tuvimos en el hospital?"

Seo Yuhui se acordaba.

|Nadie conoce a Jihu mejor que yo. Puede que Jihu no escuche a sus padres, pero me escucha a mí.|

|Por supuesto, es lo mismo para mí. El único hombre al que escucho y el único que me conoce bien es Jihu. Nos hemos acostumbrado el uno al otro con el tiempo que llevamos juntos.|

|La forma en que queríamos que fuera el otro.|

Las esquinas de la boca de Yoo Seonhwa se curvó. Viendo esta sonrisa, Seo Yuhui sintió una desconocida sensación de peligro. Sentía que le robarían a Seol Jihu si Yoo Seonhwa realmente intentaba tenerlo.

"Eso es todo. Dije lo que quería decir."

Yoo Seonhwa se levantó.

"Te veré pronto."

***

'¿Seol Jihu Ramen?' estaba tan ruidoso como siempre. Varias personas se lamentaban por el estado cerrado del restaurante mientras Seol Jihu estaba acostado en el regazo de Seo Yuhui con una actitud de, 'Ustedes ladren, mientras duermo'.

Seo Yuhui miraba fijamente a Seol Jihu mientras se movía en su regazo. Entonces, ella puso su mano sobre sus ojos.

"Uun...."

Un confortable gemido se escapó de la boca de Seol Jihu. Su pierna derecha se movió de un lado a otro como la cola de un perro, barriendo el suelo. Pronto, cuando Seol Jihu comenzó a respirar profundamente, los párpados de Seo Yuhui temblaron débilmente.

Su reacción había sido precisamente como Yoo Seonhwa lo describió.

Fue en ese momento que Baek Haeju entró en el restaurante. Cuando apareció, las mujeres que estaban ocupadas criticando a Seol Jihu se callaron.

Kim Hannah también miró a Baek Haeju con una mirada de nerviosismo. Si ni siquiera Baek Haeju podía resolver este problema... entonces no había nada más que pudieran hacer.

Baek Haeju caminó ligera y rápidamente, actuando como si viniera a tomar lo que le correspondía.

Seo Yuhui abrazó fuertemente a Seol Jihu de forma desafiante. A pesar de todo, Baek Haeju se detuvo frente al profundamente dormido Seol Jihu.

"Jihu."

Ella cruzó las manos sobre su vientre, se inclinó un poco y sonrió.

"Mi Jihu, ¿Estás durmiendo?"

Cuando su suave voz sonó, Seol Jihu se estremeció.

"No puedes dormir aquí. Abre los ojos. Eres un buen chico, ¿Verdad?"

Ella lo tranquilizó y lo confortó. Los párpados de Seol Jihu temblaban.

"Abre tus ojos y ven aquí. Ven conmigo."

Pronto, algo místico sucedió. Seol Jihu, que se negaba a ceder sin importar cuánta gente hablaba a su alrededor, abrió muy estrechamente los ojos. Como si fuera guiado por la voz de Baek Haeju, levantó lentamente su cabeza.

"Bien. Buen chico."

"Jihu, no."

Seo Yuhui giró rápidamente la cabeza de Seol Jihu de vuelta.

"Quédate aquí. Estarás conmigo, ¿Verdad?"

Una mirada de confusión apareció en el rostro de Seol Jihu. Con ojos soñolientos, miró de un lado a otro entre Seo Yuhui y Baek Haeju.

Baek Haeju resopló.

"Mi Jihu, debes estar hambriento."

Baek Haeju cambió su estrategia.

"¿Quieres ir a comer conmigo?"

"......"

"Conozco un lugar que tiene un excelente cerdo galbi y naengmyeon~"

En ese momento, los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe. Sus pupilas brillaron como si Baek Haeju acabara de cantar un hechizo mágico. Fue tan repentino que incluso Seo Yuhui se sorprendió.

"¿Cerdo galbi y... naengmyeon...?"

"Sip, sip. Tú también conoces el lugar. No hemos ido desde hace tiempo."

"Eso es cierto."

Seol Jihu engulló y mostró signos de levantarse.

Seo Yuhui se puso nerviosa. No sabía que a Seol Jihu le gustaban tanto el cerdo galbi y naengmyeon.

"Yo... yo también conozco un buen lugar."

Cuando Seo Yuhui intervino rápidamente, las orejas de Seol Jihu se levantaron en señal de interés.

"¡Oh!" Baek Haeju se burló.

"No será tan divertido con sólo nosotros dos. ¿Por qué no invitamos a tus padres también? Hace tiempo que no salimos a comer."

Baek Haeju inmediatamente sacó una nueva carta.

"Quiero conocer a tus padres, Jihu. ¿Por qué no aprovecho esta oportunidad para presentarme?"

Seo Yuhui también intervino.

"Jajajaja."

Baek Haeju se rió. Bajó la voz y susurró.

"Sigues copiando lo que digo... Qué desagradable, Señorita Yuhui."

"Estoy seguro de que no es tan desagradable como una ex que no puede olvidarse del tipo al que dejó."

Seo Yuhui también respondió.

Las cejas de Baek Haeju se movieron.

Fue entonces.

"¡Esperen!"

Junto con un grito, un cabello color rosa se interpuso entre las dos mujeres.

"¿Qué están haciendo ustedes dos?"

La mujer que separó a Baek Haeju y Seo Yuhui era Teresa.

"Deberíamos preguntar qué te trae por aquí."

Phi Sora señaló la razón de su presencia.

"¿Yo? Vine de visita desde que tenía asuntos en Eva."

"¿Qué asuntos?"

"Un encuentro entre Padre y Charlotte Aria. Era aburrido, así que me escabullí~"

Teresa miró a las dos mujeres y se lamió los labios. Tenía una expresión pícara, como la de una niña que encuentra un nuevo e interesante juguete.

"¿Qué clase de pelea de amor es esta? ¿Están escribiendo una comedia romántica?"

Después de meterse con ella ligeramente, Teresa se puso las manos en las caderas.

"Esto es perfecto. Actuaré como mediadora."

"¿Qué quieres decir?"

Phi Sora preguntó.

"Hay un dicho; Cuando estés en el Paraíso, haz lo que hacen los Paradisíacos."

"Entonces, ¿Qué estás insinuando?"

"Simple. ¿No es una tienda de ramen?"

Teresa señaló el suelo.

"Jihu es el jefe de cocina, y las dos son chefs ayudantes que ayudan al jefe de cocina."

"¿Y qué?"

"¡Así que las dos deberían tener un concurso de cocina!"

"¿Qué?"

"Y con un plato de fideos también. La perdedora puede retractarse. ¿Qué les parece?"

Phi Sora dudó de sus oídos y parpadeó rápidamente. Justo cuando estaba a punto de preguntar qué tontería estaba diciendo...

"Señorita Phi Sora, ¿Ama usted a Jihu?"

Teresa de repente lanzó un gancho.

"¿De qué estás hablando? ¿Te has vuelto loca durante el tiempo que has estado fuera?"

"Entonces, la razón por la que estás enojada es que no puedes comer el ramen de Jihu, ¿Verdad?"

"¡Sí! ¡Eso es exactamente!"

"Entonces deja de quejarte y apóyame."

Teresa guiñó un ojo.

Phi Sora se sorprendió.

"...¿Por qué debería hacer eso?"

"Piensa en ello. Jihu ha perdido su pasión por el ramen."

Teresa continuó.

"Pero si ve a alguien cocinándolo con todo su corazón y esfuerzo... tal vez pueda recuperar su pasión pasada."

Phi Sora frunció el ceño. Quería decir algo en refutación pero no se le ocurrió nada. Aunque sonaba estúpido, tenía sentido.

"...Argh, bien, haz lo que quieras."

Al final, se rindió y dio un paso atrás.

"Bien. ¿Tienen ustedes dos algún problema con eso?"

Teresa miró a las dos mujeres y les preguntó.

Seo Yuhui no tenía planes de aceptar el duelo, pero cuando Baek Haeju la miró de reojo, inmediatamente cambió de opinión. Por alguna razón, Baek Haeju estaba extremadamente nerviosa.

"¿Una, una competencia de platos de fideos?"

Además de eso, mostró una fuerte aversión a las palabras plato de fideos.

"Está bien."

Sintiéndose segura, Seo Yuhui levantó su mano en señal de acuerdo.

"De todos modos, es casi la hora del almuerzo. Lo haré."

Baek Haeju dijo, "Ah".

"Puede retirarse si no está segura, Señorita Baek Haeju."

Al escuchar esto, apretó los dientes. Estaba claramente frustrada.

Teresa sonrió, casi como si todo saliera según lo planeado.

"Quiero participar."

Eso fue hasta que Eun Yuri de repente levantó su mano.

"¿Eh?"

"Yo también quiero unirme a la competencia."

"¿Por... por qué?"

"No dijiste que no podía, ¿Verdad? Y no puedo dejar a Oppa así tampoco."

Eun Yuri anunció valientemente.

"Si gano, me llevaré a Oppa. Tendrá que hacer logros conmigo. Nuevos logros entre un guerrero y una maga que superarán las contribuciones que hizo con cierta Sacerdote."

Cuando Eun Yuri reveló su aspiración, Teresa mostró signos de estar en una situación difícil.

"...Supongo que no se puede evitar. Espera."

Ella dejó la tienda de ramen y luego trajo un nuevo invitado.

Era el rey de Haramark, Prihi Hussey.

"¿Por qué lo trajiste aquí?"

"Shh. Tengo una razón."

Teresa silenció a la que preguntaba.

"A mí también me gustaría saberlo."

Prihi habló.

"Ella sólo me dijo que debería almorzar en este lugar mientras estaba en Eva...."

Después de mirar por la tienda, él se mordió los labios descontento.

"Siento como si me hubieran llevado a un silencioso campo de batalla lleno de balas de cañón."

Como se esperaba de un rey, Prihi era muy astuto.

"Jojojo, eres muy gracioso, padre. Ven, toma asiento. Date prisa."

Prihi inclinó la cabeza y se sentó en una mesa junto a Seol Jihu.

Y así, se llevó a cabo un concurso de cocina administrado por Teresa. Las participantes fueron Baek Haeju, Seo Yuhui, y Eun Yuri. Los jueces fueron Seol Jihu y Prihi Hussey.

Las tres mujeres se movieron hábilmente y se concentraron en la cocina. Dado que estaban haciendo fideos, no tardaron mucho en hacer los platos.

Eun Yuri fue la primera en terminar.

"Aquí. Ya está hecho."

Teresa tomó el tazón y se estremeció. Después de mirar a Seol Jihu, que estaba esperando ansiosamente, se acercó a Prihi.

"Por favor, pruebe y dé su honesta opinión."

Después de decir eso, Teresa murmuró en voz baja. "Si puedes, claro."

"Vaya, vaya, no esperaba esto de ti."

Prihi se rió entre dientes de felicidad.

"Pensar que atenderías a tu padre antes que a tu espo..."

Sin embargo, no pudo terminar su frase. Fue porque vio a la extraña criatura en el tazón. Docenas de tentáculos se extendían de un bulto negro y pegajoso, moviéndose de un lado a otro. Parecía como si estuviera mirando un nido en miniatura.

"......"

Prihi miró a Teresa.

Teresa estaba atando a Prihi con una cuerda.

"Mi querida hija, ¿Cuál es el significado de esto?"

"Estoy en el proceso de suceder al trono, padre."

Después de sujetar con éxito a Prihi, Teresa clavó un tenedor en el bulto y se lo llevó a la boca.

"Di ah~"

"¡Ingrata! ¡Sabía que no debería haber criado a una zorra de cabello rosado!"

"Ah~"

"¡No!"

Prihi luchó. Sin embargo, resultó inútil cuando Teresa le metió el tenedor en la boca.

"¡......!"

Prihi saltó en el aire. Sin exagerar, subió dos metros completos mientras aún estaba atado a la silla.

Después de caer al suelo, Prihi convulsionó sin hacer ruido. Se sacudió como un pez que acababa de salir del océano.

Eventualmente, su cuerpo se volvió blando. A menos que sea un error, se podía mirar una cosa blanca, como el alma, saliendo de su boca de ágape.

[¿Eeeh? ¡No! ¡No te vayas!]

Flone tuvo que impedir que ascendiera al cielo.

"Uf, gracias a Dios."

Teresa estaba satisfecha de saber que había protegido a Seol Jihu.

"Así que, esa fue su razón...."

Phi Sora se estremeció ante la maldad de Teresa. ¿Quién hubiera pensado que ella incluso sacrificaría a su propio padre?

"Perdón por la interrupción, a todos."

Teresa se disculpó sinceramente antes de instar a la competencia a reiniciar. Las dos mujeres restantes siguieron cocinando.

La segunda persona en terminar fue Baek Haeju. Finalmente, salió un plato apropiado.

"Oh, ¿Esto es naengmyeon al estilo de Hamheung?"

Seol Jihu no pudo ocultar su asombro después de observar el tazón que trajo Teresa.

"Es difícil encontrar lugares que puedan hacer un naengmyeon apropiado al estilo de Hamheung... Ha pasado un tiempo desde la última vez que probé tu plato, Haeju."

Slurp, slurp. Seol Jihu sorbió los fideos una vez con sus palillos.

Tak. Fue exactamente una vez.

Masticó los fideos, saboreando el sabor, y luego dejó los palillos. Asintió con la cabeza con una cara inexpresiva. No hizo ningún comentario. Por alguna razón, Baek Haeju parecía extremadamente aliviada.

"Jihu~"

Finalmente, Seo Yuhui llegó con su plato.

"Este es un naengmyeon al estilo Jinju. Es mi orgullo."

"...¿Un naengmyeon al estilo Jinju?"

"Sí. ¿Por qué?"

"Naengmyeon al estilo Jinju es.... No, lo probaré primero."

Seo Yuhui actuaba como si hubiera ganado. Seol Jihu no había tocado mucho el plato de Baek Haeju. Sin embargo, estaba segura de que él comería su plato deliciosamente, como siempre.

Por supuesto, este pensamiento se hizo pedazos exactamente 10 segundos después.

Al igual que antes, Seol Jihu dejó sus palillos después de tomar un sorbo.

"Gracias por la comida."

Incluso dio las palabras finales para terminar la competencia.

"Entonces, ¿Quién es la ganadora?"

Teresa puso su dedo frente a la boca de Seol Jihu como si fuera un micrófono.

"Bueno..."

¡Mientras la expectativa de todos alcanzaba un máximo nivel...!

"Ambas se esforzaron mucho."

Una respuesta decepcionante salió a relucir. Habló como si no tuviera mucho sentido o tuviera mucha expectativa en esta competición en primer lugar.

"Querida, no puedes comportarte así."

Phi Sora dio un paso adelante de nuevo.

"Esto es una competición. Tienes que decidir claramente la ganadora."

"¿Perdón?"

"¿Perdón? ¿Perdoooon? ¿Estás disfrutando de esta situación en este momento? "

"No, no es así."

"Entonces date prisa y dilo. ¿No ves a esas dos? Se esfuerzan tanto en hacer su plato. ¿No deberías al menos darles una respuesta adecuada?"

Al final de su discurso, Phi Sora subió el tono de voz. Fue porque finalmente descubrió a Baek Haeju dando señales intensas desde detrás de Seol Jihu.

Baek Haeju agitaba su cabeza con locura y agitaba sus manos de un lado a otro. Se veía demasiado desesperada.

Fue entonces.

"...Tienes razón."

La voz de Seol Jihu sonó más suave de repente.

"Pusieron mucho esfuerzo en hacer estos platos. Debería darles una respuesta adecuada. Eso es correcto ya que yo soy el juez."

Phi Sora parpadeó. La atmósfera alrededor de Seol Jihu había cambiado repentinamente. Tenía una cara seria.

"Gracias por recordármelo. Casi cometí un error."

Seol Jihu bajó la cabeza.

'Ah'.

Phi Sora reflexionó. Ahora que lo pensaba, había visto a Seol Jihu de esta manera unas cuantas veces antes. Por ejemplo, la primera noche que llegaron a Eva...

"Juzgaré de nuevo".

La voz de Seol Jihu sonó. Se inclinó hacia atrás en su asiento y juntó los dedos. Respirando profundamente. Incluso cruzó las piernas.

Mirando los dos platos de Naengmyeon, sus ojos brillaron ferozmente.

El hombre sentado en ese asiento había dejado de ser Seol Jihu.

Era la celebridad de renombre mundial y el chef de primera clase con incontables estrellas Michelin... Seoldon Ramsey.