Reciente

jueves, 12 de noviembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 492

Capítulo 492.

Historia Secundaria 3. Dichosa Luna de Miel


Después de la caída de los Parásitos, el nombre de Seol Jihu, sin duda, fue el más mencionado en el Paraíso. Independientemente de la clase de persona que era, no se podía negar que había derrotado a la Reina Parásito, estableciendo una hazaña que quedaría registrada en la historia del Paraíso para las edades venideras.

Las Hadas del Cielo alabaron su heroica hazaña en forma de canción, y los historiadores añadieron muchas palabras floridas para describir el legendario triunfo de Seol Jihu.

Por supuesto, Seol Jihu no fue el único que se mencionó. La siguiente persona más mencionada era Seo Yuhui, la Sacerdote que descubrió al héroe legendario y se quedó a su lado hasta el final. No había nada más de lo que al público le gustaría hablar.

Si se añadiera otra explicación a eso, la razón de la fama de Seo Yuhui debería estar relacionada con su relación con Seol Jihu. Después de todo, eran dos tortolitos muy conocidos en Eva.

Sin embargo, cualquier cosa podría volverse demasiado excesiva. El problema estaba en la forma en que la pareja expresaba su amor.

Hoy, sería igual. Temprano en la mañana, mientras el restaurante '¿Seol Jihu Ramen?' se preparaba para abrir, el lugar estaba lleno antes de que las puertas se abrieran.

Sorprendentemente, la gente sentada en las mesas eran todos conocidos de Seol Jihu.

Se trataba de un truco furtivo que encontraron rápidamente. Usando su amistad con Seol Jihu, venían mu temprano, diciendo, 'Vine a saludar~' Después de lo cual, se quedaban un rato y ordenaban tan pronto como el restaurante abría sus puertas.

Una vez que este método se hizo ampliamente conocido, algunos incluso comenzaron a venir la noche anterior, diciendo, 'Vine a pasar el rato~' Entonces, se quedaban a pasar la noche, usando las mesas como camas.

Al observar a estas personas, Cinzia chasqueó la lengua y aplaudió sarcásticamente su devoción. Agnes, por otro lado, los criticó por usar un método tan barato y deshonesto. Por supuesto, ambas se callaron cuando les preguntaron, 'Entonces, ¿Por qué no se deshacen de su asiento designado y tratan de esperar?'

En cualquier caso, los ganadores del concurso de hoy esperaban ansiosamente la llegada de Seol Jihu. Según Seo Yuhui, que preparaba los ingredientes en la cocina, había ido a visitar a los bebés que nacieron de las bolas de pelusa.

No fue hasta unos minutos antes de la hora de apertura que entendieron lo que quería decir. Los murmullos sonaron desde el exterior antes de que la puerta se abriera.

La multitud que esperaba ansiosamente se volteó hacia la puerta con emoción. Entonces, los ojos de todos se agrandaron sorprendidos.

Dejando a un lado a un grupo de bolas de pelusa que meneaban sus colas mientras lo seguían, se podía observar un gran ramo de flores en las manos de Seol Jihu mientras entraba.

Nadie sabía de dónde lo había sacado, pero estaba arreglado con flores blancas como la nieve, dándole un aspecto puro y hermoso.

Después de mirar el restaurante, Seol Jihu vio a Seo Yuhui cortando cebollas verdes en la cocina y sonrió.

"¿Hmm? ¿Qué pasa?"

Seo Yuhui miró hacia arriba e inclinó la cabeza.

Seol Jihu escondió el ramo a sus espaldas. Por supuesto, Seo Yuhui ya lo había visto.

Actuando como un extraño, dios sabrá qué juego de roles estaba haciendo, Seol Jihu se acercó con aires de grandeza.

"Escuché que había una dama en este lugar que era tan hermosa como una flor..."

Seol Jihu se detuvo y la miró fijamente con una mirada suave. Seo Yuhui sonrió amargamente, preguntándose qué broma estaba haciendo esta vez.

En ese momento, Seol Jihu de repente sacó el ramo. Los ojos de Seo Yuhui se agrandaron.

"...Oh no, ¿Qué he hecho?"

Los ojos de Seol Jihu aún estaban suaves. Se veían tan dulces que los espectadores pensaron que su mirada estaba goteando miel.

"Quise traer flores adecuadas a su belleza, pero..."

Mientras Seol Jihu continuaba, Seo Yuhui parpadeó rápidamente. Parecía extremadamente desconcertada.

"Parece que los rumores eran falsos."

La mandíbula de Teresa, que estaba con la mirada perdida, cayó lentamente. Parecía estar pensando, 'No es posible, ¿Verdad?' Sin embargo, su sospecha se convirtió rápidamente en realidad.

"Incluso estas flores están inclinando sus cabezas ante la belleza de la dama. ¡Aaah! ¿Qué debo hacer? ¡Incluso las flores no están a la altura de tu belleza!"

¡PFFFT! Agnes escupió el agua que estaba bebiendo.

"¡Perdón, jefa!"

"...No, está bien."

Cinzia respondió con calma y se limpió la cara con el dorso de la mano.

"Eso ha sido un poco duro para mí también...."

Ella estaba viendo a Seol Jihu sin palabras. Parecía como si estuviera viendo una especie extinguida.

Seo Yuhui ya no estaba en la escena. No, siendo más precisos, estaba en cuclillas en el mismo lugar con sus hombros temblando. Se rió locamente como si se estuviera muriendo de risa.

"¡Jihu, eso fue un poco, jajajaja!"

Tomando la risa de Seo Yuhui como una muestra de felicidad, Seol Jihu sonrió radiantemente también.

"¿Cómo me compensarás? ¡No tenía sentido que comprara estas flores sólo porque eres demasiado hermosa!"

Siguió diciendo líneas vergonzosas sin ninguna pena.

Seo Yuhui apenas detuvo su risa y se levantó. Aunque se estaba mordiendo el labio inferior, sonrió con los ojos como para alabar a Seol Jihu por el esfuerzo.

Luego, puso la palma de su mano en su mejilla.

"Lo siento."

Ella sonrió complacida.

"Lo siento por ser demasiado hermosa."

Seol Jihu asintió como si estuviera totalmente de acuerdo.

"Ser demasiado hermosa es un pecado, sabes."

"Entonces, ¿Qué debo hacer?"

"Tranquila. ¡Sentencié a Yuhui a estar con Seol Jihu durante 100 años! ¡jejejeje!"

Las pequeñas bolas de pelusa comenzaron a vomitar masivamente. Los adultos que observaban aturdidos a la pareja tomaron las pequeñas bolas y se dieron vuelta. Sacudiendo sus cabezas, salieron del restaurante.

Las bolas de pelusa no eran las únicas que mostraban esa reacción. De la otra audiencia que estaba sin palabras...

"Está..."

Teresa rompió el silencio.

"...Mierda."

Y Eun Yuri terminó su frase.

"¿Compraste esto para mí?"

Seo Yuhui tomó el ramo. Seol Jihu no pudo ocultar su sorpresa. Parada con un ramo en la mano, Seo Yuhui parecía una actriz recién salida de una película.

Sedoso cabello negro, pestañas bien cuidadas, labios encantadores, hombros estrechos y un par de pechos voluminosos en contraste...

Habiendo experimentado cuán cómoda y ajustada estaba la última área, los ojos de Seol Jihu se volvieron soñadores.

"Yuhui... ¿Por qué eres tan bonita?"

Antes de que alguien se diera cuenta, Seol Jihu estaba apoyado en la mesa de la cocina con su barbilla en las manos.

"¿Hmm? Contéstame. ¿Por qué eres tan bonita?"

Con sus cejas moviéndose como orugas, preguntó con una expresión cursi.

"Aing, no lo sé."

Las mejillas de Seo Yuhui se enrojecieron al no poder ocultar su vergüenza por más tiempo. Ella le había seguido la corriente porque le parecía demasiado lindo, pero a diferencia de cierta persona, ella tenía vergüenza.

"De todos modos, estas flores son hermosas..."

Seo Yuhui aclaró su garganta y habló.

"Pero, también son un poco lamentables."

"¿......?"

"Son hermosas cuando las recibes por primera vez, pero se marchitarán eventualmente."

"No tienes que preocuparte. Estas son..."

"No, eso no es lo que quiero decir."

Seo Yuhui habló sugestivamente.

"Una flor tiene que disfrutar de la luz del sol y ser regada para mantener su belleza."

Seo Yuhui miró a Seol Jihu.

"Ah~ si alguien puede hacer lo mismo por mí~"

Seol Jihu exclamó, "Ah". Seo Yuhui lo hizo bastante obvio. No importa lo tonto que fuera, al menos podía captar las indirectas directas.

"Eso me recuerda. Hay un dicho que dice que el que trabaja duro disfrutará de unas maravillosas vacaciones."

Esta parecía ser la respuesta correcta a medida que la sonrisa en la cara de Seo Yuhui se hacía más amplia.

"¿Quieres viajar? Sólo nosotros dos, claro."

"Oh, ¿En serio?"

Seo Yuhui preguntó con entusiasmo. Seol Jihu asintió. Baek Haeju había pedido una semana pagada de tiempo libre en el restaurante debido a su propio café. No había mejor oportunidad.

"¿Qué tienes en mente?"

"Mm~ ¿Qué te parece Hawai?"

"¿Hawaii?"

"Sí. Fui a ese lugar antes con los miembros de Valhalla. Fue genial. No podías unirte en ese entonces porque estabas enferma. Ha estado en mi mente desde entonces, así que esto es perfecto."

"Hawaii..."

Los ojos de Seo Yuhui se desenfocaron. Viendo a la sonriente Seol Jihu, tragó con fuerza.

"¿Cuándo quieres ir?"

"¡Hoy!"

"¿H-Hmm?"

Los ojos de Seo Yuhui se agrandaron.

"Ya que decidimos ir, ¿Por qué dudar? ¡Vámonos de inmediato!"

Seo Yuhui había estado buscando una oportunidad desde el festival. No pensó que Seol Jihu estaría tan ansioso.

"Pero, ¿Qué hay del restaurante...?"

"Está bien. Aún no hemos abierto este día. Sólo publicaremos un aviso de que nos tomaremos unos días libres."

La gente que había estado esperando desde la noche anterior se sobresaltó.

"Espera. Tenemos que comprar los boletos, hacer las maletas, y..."

"¡Todo lo que necesitamos son nuestros pasaportes y carteras! ¡Vámonos!"

Seol Jihu tiró del brazo a Seo Yuhui, diciendo que esta era la verdadera forma de disfrutar de un viaje. Luego anunció, "¡Estaremos cerrados temporalmente a partir de hoy!" y se marchó inmediatamente.

"......"

Sólo quedó un silencio persistente en el restaurante.

Este fue el destino final de los que intentaron hacer trampa. Ring, ring...

Con sólo el sonido del timbre de la puerta...

"Joder."

El insulto de María resonó en el vacío.

***

Seol Jihu se fue de viaje el día que regresó a la Tierra. Reservó el vuelo por su cuenta y llamó a Seo Yuhui tan pronto como encontró su pasaporte. Su actitud era completamente diferente comparada con la de cuando lo arrastraron a la fuerza en el pasado.

Una amplia sonrisa nunca abandonó su rostro desde el momento en que se encontró con Seo Yuhui, que llevaba un vestido blanco de la vieja escuela. Después de encontrarse en la terminal del aeropuerto, se subieron al avión con una sonrisa.

Fue lo mismo, incluso después de llegar a Hawaii. Los dos disfrutaron de una buena comida, tomaron un breve descanso y luego caminaron.

Seol Jihu ni siquiera se dio cuenta del tiempo que pasaba.

Caminando por la zona con los brazos entrelazados con los de Seo Yuhui, la vio probarse docenas de trajes de baño y sonrió ampliamente después de que se decidiera tímidamente por un bikini blanco de dos piezas. Luego corrieron por la playa, jugando a la pelota.

Una amplia sonrisa nunca abandonó su rostro desde el momento en que se encontró con Seo Yuhui, que llevaba un vestido blanco de la vieja escuela. Después de encontrarse en la terminal del aeropuerto, se subieron al avión con una sonrisa.

Fue lo mismo, incluso después de llegar a Hawaii. Los dos disfrutaron de una buena comida, tomaron un breve descanso y luego caminaron.

Seol Jihu ni siquiera se dio cuenta del tiempo que pasaba.

Caminando por la zona con los brazos entrelazados con los de Seo Yuhui, la vio probarse docenas de trajes de baño y sonrió ampliamente después de que se decidiera tímidamente por un bikini blanco de dos piezas. Luego corrieron por la playa, jugando a atraparse.

No podría estar más feliz mientras hacía todo esto. Con Seo Yuhui a su lado, el mundo se veía diferente.

Entonces, para cuando se dio cuenta, la noche había llegado.

Seol Jihu y Seo Yuhui caminaron por el mercado nocturno, también vieron los espectáculos nocturnos en la playa. Se sentaron en un teatro al aire libre y vieron una obra mientras bebían cerveza. No había nada mejor que beber cerveza estando frente a la brisa nocturna en la playa.

"¡Jajajaja! ¡Mira a esa persona!"

Seol Jihu aplaudió y se rió de un actor que imitaba el relinchar de un caballo. Entonces, de repente sus ojos se agrandaron.

"¿Yuhui?"

Seo Yuhui bajó la cabeza con una mano sobre su pecho izquierdo. Haa, haa. Incluso podía escucharla jadeando.

"¿Qué pasa? ¿Estás bien?"

"Sí... Es sólo..."

Ella gimió y levantó la cabeza lentamente. Su cara estaba notablemente roja incluso bajo la oscuridad de la noche.

"¿Qué me pasa...? Mi cabeza está girando...y mi corazón está ardiendo..."

"¿Qué?"

Seol Jihu la examinó rápidamente. El olor a alcohol salía de ella con cada aliento. Parecía estar borracha a pesar de que sólo había bebido dos latas de cerveza.

"No sabía que eras tan susceptible...."

"Uun...Haaaa..."

"Debes estar cansada de correr todo el día. Bien, dejemos de beber y vayámonos."

"Uun..."

Seol Jihu ayudó a Seo Yuhui a levantarse. Quería dirigirse a un hotel de lujo y tomar una habitación, pero Seo Yuhui se negó. Dijo que quería descansar lo antes posible y que estaba bien en cualquier lugar.

"Quédate aquí un rato. Iré a preguntar si tienen una habitación."

Seol Jihu se dirigió a un motel cercano y llegó hasta su mostrador.

"Hola, ¿Te queda alguna habitación?"

Preguntó en un inglés bastante fluido.

"Sí, ¿Para cuántas personas?"

"Para dos."

"¿Quiere una habitación o dos?"

Seol Jihu hizo una pausa por un momento. Miró a Seo Yuhui, que estaba apoyada en la pared, y sonrió lascivamente. Pensando en ello ahora, a menudo dormía en el abrazo de Seo Yuhui en el Paraíso, pero nunca en la Tierra.

"Hmm."

Con tos, dijo Seol Jihu.

"Yuhui, ¿Qué deberíamos hacer?"

"¿Hmm...?"

"Debí haber reservado un hotel... El hombre de la recepción dijo que sólo queda una habitación..."

Seol Jihu evitó mirar a los ojos de Seo Yuhui y le frotó la mejilla. Por un breve momento, Seo Yuhui sonrió débilmente.

"... ¿Sí? Supongo que no se puede evitar entonces."

"Podemos tratar de buscar un lugar diferente..."

"No, estoy bien. Quiero descansar."

Seol Jihu apretó su puño.

"Una habitación, por favor~"

Incluso se olvidó de hablar en inglés y sonrió con los pulgares en alto.

El hombre de la recepción miró fijamente a Seol Jihu mientras le entregaba la llave. Era evidente que no le agradaba Seol Jihu.

'Tan obvio'.

Aunque no entendía de qué hablaba la pareja, habiendo trabajado en esta famosa atracción turística durante años, había desarrollado un ojo perspicaz para estas situaciones.

Ya fueran colegas, amigos o extraños que se conocieran por primera vez, algunos hombres trataban de conseguirlo emborrachando a las mujeres.

"¡Está en el cuarto piso! ¡Vamos, Yuhui!"

Este emocionado hombre asiático tenía que ser una de esas personas.

'¡Como si te lo fuera a permitir! ¡Mírame arruinar tu noche!'

El hombre de la recepción se burló y se decidió. Normalmente no se entrometía en esas cosas... pero estaba celoso. La mujer que estaba con el hombre era tan hermosa que los celos habían brotado de su horrible cabeza.

Aunque su acción causara un problema, sólo tenía que decir que había ocurrido un malentendido por la barrera del lenguaje.

Así que esperó a que Seo Yuhui se acercara más después de que Seol Jihu subiera.

"Señorita."

Le habló en voz baja.

"Ese hombre te está mintiendo."

Seo Yuhui se detuvo.

"Quedan muchas habitaciones en este motel. No sólo una."

Sin embargo, Seo Yuhui continuó caminando, fingiendo no haberlo escuchado.

"¿No habla inglés?

"Señorita, espere."

El hombre de la recepción levantó la voz. Entonces, justo cuando estaba a punto de encender un traductor de voz...

"Callate."

El hombre dudaba de sus oídos.

"...¿Qué?"

¿Acaba de decir 'cállate'? El hombre entró en razón de repente. La mujer ya no mostraba ningún signo de estar borracha. En su lugar, lo miraba con los ojos de una zorra malvada.

"¿Tienes idea de cuánto tiempo he estado esperando este día? Es mi oportunidad para iluminar y brillar. Nunca desperdiciaré esta oportunidad. Así que, por favor, cállate. Por favor."

"¡Yuhui! ¿Necesitas ayuda para subir?"

En ese momento, Seol Jihu asomó la cabeza por el pasamanos y gritó. El hombre de la recepción se sobresaltó.

"Un... no... ya voy..."

Seo Yuhui se transformó en un microsegundo de una zorra malvada a una tambaleante mujer borracha.

"Debe ser duro. Déjame ayudarte."

Seol Jihu corrió de vuelta y levantó a Seo Yuhui con una princesa.

"Oye, puedes guardar tu resistencia para más tarde en..."

Y por un breve momento, una tímida sonrisa apareció en los labios de Seo Yuhui. Aunque Seol Jihu no se dio cuenta, el hombre de la recepción lo vio claramente. Seo Yuhui había sacado la lengua y se había lamido el labio superior.

Sólo entonces se dio cuenta de que estaba gravemente equivocado. Los papeles del cazador experimentado y la presa inocente se invirtieron.

Para cuando lo notó, la pareja estaba subiendo las escaleras. Era demasiado tarde para detenerlos.

Mirando a Seol Jihu, que caminaba con pasos ligeros mientras pensaba en descansar bien...

"¡Herman...!"

Extendió tardíamente su brazo.