Reciente

sábado, 28 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 351

Capítulo 351. Di Hades (1)


Urrrng-

El Ruyi Bang atascado en el cuerpo de Astraeus, tembló.

Checheche-

El cuerpo de Astraeus se dispersó como humo negro y comenzó a ser absorbido por el Ruyi Bang.

Luego, unos caracteres se grabaron en el Ruyi Bang. Esos caracteres conformaban el nombre de Astraeus.

Entonces, el Ruyi Bang se separó de nuevo, cayendo en las manos de Yeon-woo.

Todos los que habían estado mirando se pusieron rígidos. Algunos de ellos no podían entender lo que había sucedido.

Lo que Yeon-woo había hecho estaba más allá de la imaginación.

Sellar un dios.

La Autoridad que hacía que los dioses y demonios consideraran al Gran Sabio como el más malvado. Las almas de los dioses y demonios podían quedar atrapadas en la prisión del Ruyi Bang. Además, sus Autoridades serían entregadas a su dueño.

[Estás absorbiendo Bendiciones Divinas.]

[Estás absorbiendo Bendiciones Divinas.]

......

[El proceso de despertar su Cuerpo de Dragón Divino Demoníaco continúa.]

Crunch, crunch...

Yeon-woo pudo sentir la cantidad de Bendiciones Divinas que estaba recibiendo en su cuerpo después de matar a Astraeus y obtener el título de Mata Dioses.

Su alma experimentó una gran mejora. Las células de su cuerpo se endurecieron. Sus sentidos mejoraron bruscamente.

[Esté atento con la conmoción externa.]

Pero incluso en está situación, aquellos que estaban observando el campo de batalla no podían dar un paso adelante fácilmente.

El asesinato de un dios resultaba impactante, pero resultaba más increíble que la tregua se rompiera en sólo unos minutos.

Hades y Tifón estaban gobernando en el Tártaro. Una tregua en sus nombres tenía un gran significado, porque podía afectar su estatus.

Sin embargo, la tregua se había sido roto por un simple mortal que ni siquiera formaba parte de Di Hades.

Aunque Astraeus era considerada una de los Titanes más débiles, seguía siendo un 'dios'.

Un sobrenatural había sido asesinado de forma demasiado simple.

Incluso en el Tártaro, donde ocurrieron todo tipo de fenómenos extraños, nadie había imaginado esto.

Pero era la realidad.

Los subordinados de Hades voltearon rápidamente para mirarlo. Con la tregua entre los dos grandes seres rota, Hades podría sufrir algún efecto negativo.

Si Hades estaba en un estado crítico, Tifón y los otros Gigantes restantes podrían reanudar el ataque.

Pero...

"¡Jajajaja! Un loco bastardo como el Gran Sabio y AllForOne!"

Hades estalló en risa mirando a Yeon-woo. Actuaba de forma completamente diferente a su habitual lado cínico. Y no parecía para nada afectado.

'¿Cómo...?'

'¿Quizás...?'

Sus rápidos subordinados pudieron notar lo que había pasado.

La tregua de Hades y Tifón sólo incluía; Di Hades, los Titanes y Gigantes.

Pero Yeon-woo no estaba afiliado a ninguno de los bandos.

Había peleado con Di Hades, pero no era subordinado de Hades. Tampoco tenía ninguna relación con su territorio sagrado.

Su repentina interferencia no había roto la tregua.

'¡Qué increíble coincidencia! No. Es demasiado milagroso para llamarlo coincidencia'.

'No puede ser... hizo algo fuera de los cálculos, ¿Verdad?'

Sospecharon que Yeon-woo no lo había hecho por impulso, sino que lo había calculado minuciosamente. Se estremecieron, porque si realmente lo había planeado, parecía increíble.

Esto no se podía hacer con simples cálculos. Si por poco salía mal... si el sistema lo juzgaba como un aliado de Di Hades, habría habido una gran penalización.

Tenía que tener agallas para intentarlo.

"¿Qué hace todo el mundo? ¿Por qué no lo protegen?"

Di Hades se reunió ante la fría orden de Hades y comenzó a moverse para proteger a Yeon-woo.

Como el trato se había roto, era posible que los Titanes pudieran atacar.

Pero...

[Qué... divertido...]

El ojo del Tifón se abrió de nuevo a través de las nubes, como si pensara lo mismo que Hades.

El ojo estaba definitivamente sonriendo.

[Mucho...]

Con esas palabras, desapareció silenciosamente. La columna de luz que rodeaba a los Titanes se había ido, y un silencio se hizo presente en el campo de batalla.

"......"

"......"

Todo el mundo miraba desconcetado  a Yeon-woo, que estaba solo en el campo de batalla.

***

Kahn y el resto llegaron medio día después de que la batalla terminara.

Habían escuchado de Brahm que el templo del Rey del Inframundo estaba rodeado de Titanes y corrieron a toda velocidad para llegar.

Cuando llegaron, vieron un campo de batalla caótico en el que la batalla había terminado.

Los soldados estaban sentados en el suelo, jadeando para respirar.

Todos parecían exhaustos.

Había un olor a podrido en los cadáveres de los monstruos, pero no tenían la intención de limpiar todavía.

Los muros del castillo estaban medio desmoronados, y la mayor parte de la barrera se había derrumbado.

Nadie del grupo sabía lo que había pasado.

Sólo Brahm, que había sido un ser divino, se dio cuenta de la situación y murmuró.

"Las cosas están más complicadas de lo que pensaba."

Pensó que la situación en el Tártaro era peor de lo que esperaba.

Cualquiera podía darse cuenta después de mirar el territorio sagrado.

Un territorio sagrado era un lugar donde la voluntad del dios descendía. Era la única casa donde un dios podía quedarse en el mundo inferior. Si ese lugar se encontraba en un estado tan crítico, resultaba evidente lo mal que estaban las cosas a su alrededor.

"¿Seguiste a Caín?"

En ese momento, alguien se acercó silenciosamente a ellos.

Era una pequeña mujer con un cabello corto que le llegaba hasta los hombros, enredados como una melena de león. Ella tenía ojos agudos y desprendía un aura violenta como consecuencia de la batalla.

Sin embargo, el grupo se sorprendió por otra razón.

Era una jugadora como ellos.

Habían escuchado que jugadores iban al Tártaro para entrenarse, pero no sabían que se encontrarían con uno tan rápidamente.

"Sí."

Brahm respondió en nombre de todos.

La mujer escudriñó el grupo y habló con voz seca.

"Lord Hades me ordenó que los llevara ante él. Síganme."

La mujer sólo dijo lo que tenía que decir y comenzó a caminar. No parecía importarle si el grupo la seguía.

Kahn miró a Brahm, preguntándose qué hacer.

"Vamos a seguirla. Parece que Hades envió a su apóstol."

Brahm asintió y siguió en silencio a la mujer.

El resto del grupo estaba sorprendido mientras seguían a la mujer. ¿Un apóstol de Hades? Eso significaba que era tan poderosa como Benteke, quien había sido el apóstol de Poseidón. No, sólo basado en su aura...

'Ella parece más fuerte. ¿Qué tan poderosa será? Nunca he escuchado hablar de ella'.

Kahn miró a la mujer de arriba a abajo mientras pensaba.

La mujer se detuvo y miró fijamente a Kahn.

"Te lo advierto ahora. No hagas nada innecesario. Aquí, tu cuello será cortado, y nadie se compadecerá de ti."

Kahn se frotó el cuello sin saberlo. Sintió escalofríos en ese breve momento.

La mujer comenzó a caminar de nuevo con esas palabras, pero Kahn se quedó parado sudando frío.

'Ella... podría estar al nivel de los Nueve Reyes'.

***

"Cuánto tiempo sin verte, Hades."

Surgió una intención asesina de varias partes. Había pronunciado el nombre del dueño de este lugar sin ninguna formalidad.

Pero a Brahm no le importaba.

Aunque perdió su Autoridad después de obtener un cuerpo físico, debido a que había dejado el mundo celestial y había sido derrotado por Agares para convertirse en un subordinado del jugador. Había sido uno de los tres dioses principales de Deva.

Su personalidad del pasado no había desaparecido.

Además, Hades era uno de los pocos que conocía bien a Brahm.

Era porque ambos odiaban el mundo celestial.

Hades agitó su mano en su trono para calmar a sus subordinados. Luego, apoyó su barbilla en su mano y sonrió.

"Mis generales aún están acalorados por la batalla. Espero que lo entiendas."

"Lo entiendo."

"Grandioso". De todos modos, ha pasado un tiempo, Brahma. Has llegado en un estado impresionante."

Podría parecer que se estaba riendo de Brahma porque ni siquiera era un mortal.

Pero Brahm sabía que Hades siempre hablaba cínicamente, puesto que ambos veían el mundo de una manera similar.

Sin embargo, aunque Brahm había cambiado un poco después de conocer a Sesha, Hades parecía haberse vuelto aún más agudo y sarcástico.

Brahm se encogió de hombros.

"Mi estado es un poco patético... pero es divertido."

"¿Divertido?"

"Sí. Me siento libre después de deshacerme de las cosas que me molestaban."

Hades entrecerró los ojos, como si estuviera tratando de descubrir algo. Luego resopló, cuando una sonrisa se extendió por la cara de Brahm.

"Eras un psicópata que solía gritarle a Shiva; no puedo acostumbrarme a este lado tuyo."

"¿Por qué no te deshaces de tu pesada carga también? Eres demasiado trabajador, a diferencia de tus hermanos que siempre hacen alboroto."

"Gracias, pero me gustaría que no dijeras cosas inútiles."

Brahm chasqueó su lengua. De hecho, tampoco pensaba que Hades pudiera abandonar sus responsabilidades.

Tenía una gran responsabilidad.

La responsabilidad de ser el hermano mayor del Olimpo. La obligación de detener a los Titanes y Gigantes. La sinceridad de gobernar el Más Allá apropiadamente.

Todo eso impulsaba a Hades actualmente.

'El problema es que lo están devorando'.

Alguien que tienen tanta responsabilidad, tratando de detener la rebelión de los Titanes y Gigantes, sin importar lo fuerte que fuera, estaba destinado a caer.

'Pero no le pidió ayuda al Olimpo, e incluso lo mantuvo en secreto a su esposa, Perséfone... ¿Está pasando algo?'

Brahm pensó para sí mismo, pero no se lo preguntó a Hades.

Aunque los dioses y los demonios estaban vinculados a sociedades, eran seres individuales. Sería una falta de respeto preguntarle a Hades por qué tomó su decisión.

Aparte de eso, Brahm estaba más interesado en hacer rápido Kynee y encontrar pistas sobre dónde estaba Cha Jeong-woo. No había necesidad de inmiscuirse más de lo necesario.

"¿Pero a dónde enviaste al Maestro?"

Su conexión con Yeon-woo estaba tan débil, que no podía saber la ubicación exacta. Incluso si le hablaba, algo bloqueaba su comunicación.

"Escuchando las palabras 'Maestro' de Brahma... ¡Jajajaja! Ha valido la pena vivir todo este tiempo para presenciar esto."

"No intentes cambiar de tema. ¿Dónde está?"

Hades señaló el suelo.

Brahm frunció el ceño.

"¿El subterráneo?"

"En la prisión."

"¿¡Qué...!?"

"Se atrevió a romper la tregua que había hecho en mi nombre."

Brahm se agarró la frente. Parecía que su maestro había causado otro incidente.

Mirando a su alrededor, vio que los rostros de los subordinados de Hades. Pero no parecían estar mal. Parecían un poco incómodos, como si no estuvieran muy convencidos. Algunos de ellos incluso tenían rostros de alivio.

"Parece que nuestro maestro encontró otra forma astuta de causar caos."

"Bastante astuto. Consiguió a Astraeus."

"¡......!"

Esta vez, Brahm se sorprendió. Los otros tenían caras de desconcierto, sin saber quién era Astraeus.

"Caín... atrapó a un dios."

"¡......!"

"¡......!"

La hazaña de matar a un dios era una leyenda entre los jugadores.

Había rumores de que AllForOne posiblemente podría hacerlo.

¿Pero ahora lo había hecho Yeon-woo?

"Ella es insignificante para ser un Titán, pero... sigue siendo increíble. ¡Jajaja!"

Brahm se rió, diciendo que Yeon-woo estaba cualificado para ser su maestro. Las expresiones de Kahn y los demás se volvieron más desconcertadas.

Entonces, Brahm sonrió fríamente, y se comunicó a través de Telepatía con Hades.

[El secreto de los niveles podría filtrarse al mundo inferior; ¿Estás de acuerdo con eso?]

Hades resopló. Y respondió en voz alta.

"¿Crees que no seré capaz de manejarlo? Los que no pueden son unos tontos."

Los subordinados y jugadores los miraban llenos de dudas, sin saber de qué hablaban.

"Siempre eres el mismo. No cambias fácilmente. Está bien. Entonces volvamos a lo que estábamos hablando."

Brahm sonrió de nuevo y luego preguntó seriamente.

"¿Qué hace nuestro maestro abajo?"

¿Ya había comenzado a crear a Kynee?

"No lo sé."

"¡Qué...!"

"Él fue el que dijo que quería estar atrapado en ese lugar."

|He cometido un crimen, así que aceptaré mi castigo. Por favor, enciérrenme.|

Hades recordó cómo Yeon-woo le habló con confianza.

Por lo que había visto, Yeon-woo no era de los que se rendían tan fácilmente.

Estaba claro que había tenía algo en mente.

¿Qué estaba tratando de hacer esta vez?

Hades sonrió. Por primera vez en su aburrida vida en el Tártaro, había algo que lo estimulaba.

***

Mientras tanto, en la prisión subterránea.

[El despertar del Cuerpo de Dragón Divino Demoníaco está casi completo. El proceso de formación está comenzando.]

Crunch, crunch-

Yeon-woo estaba resemblando su cuerpo mientras soportaba un inmenso dolor.